atropellos

Guelaya y Melilla ConBici exigen una vuelta al cole con una movilidad sostenible segura

Posted on Actualizado enn

Apoyamos la recomendación sobre transporte activo de los ministerios y las CCAA y exigimos a la Ciudad inversiones para una vuelta al cole con movilidad sostenible segura

  • Melilla sufre un repunte del tráfico que intensifica la violencia vial acumulando excesivos atropellos  de mujeres y niños en pasos peatonales
  • El derecho a ir en coche hasta el colegio es el mismo que tienen las familias que quieren ir al colegio andando o en bicicleta sin ponerse en peligro
  • Solo cuatro centros educativos tienen camino escolar seguro. Es hora de invertir en seguridad vial para el conjunto de la población escolarizada.

Hay 20 millones de euros de origen europeo que llegan a Melilla para invertir vinculados al Covid-19, y asegurar un transporte activo que respete la seguridad en la escolarización de miles de escolares también en Melilla es una de las recomendaciones que han consensuado tres ministerios del Gobierno liderados por el de Sanidad con las CCAA y Ciudades.

Se recomendará a la ciudadanía la priorización del transporte activo (andando o en bicicleta) en rutas seguras a la escuela como opción de movilidad que mejor garantiza la distancia interpersonal, siendo además una opción más saludable y que evita compartir espacios cerrados.”

La violencia vial y la necesidad de pacificar el tráfico rodado es una de las demandas sociales más antiguas de la ciudad. Todos los intentos de las entidades sociales que hemos demandado ser escuchados en las comisiones de tráfico desde hace años han caído en saco roto.

Melilla, como consecuencia del repunte de tráfico que ha seguido a las fases del desconfinamiento, ha comenzado a intensificar la violencia vial, que se está cebando últimamente en mujeres y niños atropellados en pasos peatonales.

¿Va la Delegación provincial del ministerio y la Ciudad Autónoma a defender el derecho de la ciudadanía a priorizar el transporte activo para ir al colegio?

Invertir en técnicos de infantil, como se ha anunciado, es algo que ya se hace desde hace años y se financia con dinero de los presupuestos de la Ciudad, que ha aprobado un plan de contingencia propio de donde tiene que salir el dinero para contratar a más técnicos de infantil.

El acceso seguro a los centros educativos mediante transporte activo sí es una necesidad derivada del Covid-19, porque la irracional ratio elevada de Melilla no tiene nada que ver con la pandemia, sino con la falta histórica de construcciones escolares.

España tiene una natalidad decreciente, pero la tendencia demográfica de Melilla es, en cambio, creciente; es uno de los problemas que los Gobiernos nacionales nunca han sabido ver desde hace décadas, y el Covid-19 no hace sino acrecentar las deficiencias de todo tipo, ambientales y educativas.

Guelaya y Melilla ConBici esperan que las decisiones que se tomen en Melilla sean coherentes con la recomendación sobre transporte activo consensuada y se promueva en la ciudad con dinero público. 

Tan solo cuatro centros educativos han desarrollado caminos escolares seguros hasta ahora, con todas las dudas sobre su eficiencia. La mayoría de los centros de educación primaria no cuentan con entornos saludables y seguros para la movilidad sostenible, y es el momento de gastar el dinero en la seguridad de las familias de escolares, profesorado y personal no docente que quieren ir caminando o en bicicleta al colegio.