Área de ecología urbana

Guelaya organiza una charla-coloquio sobre Cambio Climático en apoyo de la plataforma ciudadana Rebelión por el Clima Melilla

Posted on Actualizado enn

• La conferencia se celebrará el miércoles 12 de junio en el salón del Club Marítimo a las 20 h y será impartirá por Jose Terrón

• Guelaya invita a todas las personas interesadas a asistir y cargarse de razones para demandar la declaración de la emergencia climática en Melilla de la mano de Rebelión por el Clima Melilla

• La respuesta política a la emergencia climática sigue siendo insuficiente

El cambio climático sigue siendo el mayor reto que tiene actualmente la Humanidad, y la respuesta política tras la cumbre de París ha sido decepcionante.

Un informe de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) cifra los efectos del cambio climático en la prolongación de cinco semanas del periodo de verano, la duplicación de las noches tropicales y la reducción de los recursos hídricos disponibles. Es una pequeña muestra de los cambios que se experimentarán si no se logra contener el incremento de la temperatura global y una nueva señal de alarma que muestra la emergencia climática actual.

Pero la respuesta política en España es insuficiente y en Melilla es inexistente o simple postureo.
Guelaya hace un llamamiento a las personas de Melilla a informarse, tener criterio propio y no dejarse engañar por noticias falsas, que existen y vendrán en el futuro porque reducir las emisiones contaminantes choca con enormes intereses económicos que, organizados en forma de lobby energético, han conseguido presionando al poder político mantener sus privilegios.

Guelaya Ecologistas en Acción reconoce que el anteproyecto de Ley de Cambio Climático y el borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima van en el camino correcto, pero plantean unas reducciones insuficientes.

1. Los objetivos no son suficientes. Todas las propuestas deberían incluir una evaluación comparativa de sus compromisos con los objetivos presentados en el informe del IPPC, explicando con claridad la ruta de descenso anual de emisiones. De nuevo es necesario señalar que solo una reducción del 7 % anual constituiría un mínimo a garantizar, siendo un 10 % anual la reducción necesaria y adecuada bajo criterios de justicia climática

2. El 58 % del ahorro de energía alcanzado mediante mejoras de la eficiencia, especialmente en el sector residencial, se utiliza para generar nuevos consumos. Esto indica que en 2030 la huella ecológica de España será superior a dos planetas, manteniendo una situación insostenible.

3. Aunque el transporte es el sector más emisor, la falta de medidas a nivel nacional deja a las entidades regionales y locales la responsabilidad de la reducción de las emisiones. La promoción del vehículo eléctrico oculta la inviabilidad del transporte individual y la falta de voluntad de atajar la reducción del número vehículos privados. Melilla sigue manteniendo un porcentaje de desplazamientos en vehículos a motor altísimos cuando al menos el 50% de las emisiones por el transporte terrestre deberían eleminarse, sin contar con el transporte marítimo que se está convirtiendo en un problema más grave que el transporte terrestre si cabe.
4. El sistema eléctrico está en condiciones de lograr una descarbonización rápida sin carbón, nuclear u otras energías fósiles. Sin embargo, la falta de ambición solo protege las cuentas de amortización de las grandes eléctricas, como es el caso de ENDESA en Melilla.
5. Es patente la falta de medidas en muchos aspectos clave que puedan fortalecer un cambio de escala de lo local a lo global. No se apuesta por lograr que el consumo local y sostenible se articule como la cadena alimentaria mayoritaria para la población, lo que se contrapone con la falta de freno de un proceso de industrialización agroalimentaria creciente. El exceso de consumo de agua en melilla, casi el doble que la media española, se acompaña con la obtención más cara energéticamente, la desalinización y la impulsión del agua desalinizada a 90 metros de altura en vertical para que llegue al embalse de las Adelfas. El tratamiento de residuos sigue siendo mayoritariamente quemar la basura, más de 100 toneladas diarias de contaminación de CO2.
Asistir a la conferencia del miércoles a las 20 h en el Club Marítimo es una buena forma de empezar a rebelarse por el clima en Melilla. Si las personas no nos preocupamos de nuestro futuro y el de los que viene detrás y ya están aquí ¿quién se va a preocupar?

charla Pepe Terrón

 

La falta de control del territorio será el principal problema que tendrá que solucionar el nuevo gobierno en materia de vertidos ilegales de escombros y basuras

Posted on

  •  El barranco de M.ª Cristina se convierte en un macrovertedero ilegal.

 

  • Guelaya Ecologistas en Acción ofrece su colaboración y sus propuestas a la persona que tenga que resolver este problema, sea quien sea, y del partido político que sea.

 

La falta de control del territorio es la conclusión a la que llega Guelaya Ecologistas en Acción en su informe trimestral sobre vertidos ilegales en Melilla, referido a los vertidos en la pista de carros (Sendero verde) y a la aparición de nuevos macrovertederos ilegales.

Sin duda, esta será uno de los asuntos que la persona que sea nombrada responsable de medio ambiente o que tenga en su consejeria las competencias de residuos tendrá que resolver, tras cuatro años en los que no ha sido posible el control de los vertidos, a pesar de los enormes esfuerzos desplegados.

La limpieza realizada en marzo para la carrera “La Africana” se mantiene razonablemente entre Beni Enzar y el CETI, salvo en caminos y carreteras laterales en donde sí aparecen puntos de vertidos aislados. La explanada de Rostrogordo solo mantiene los escombros viejos que ya estaba en el mes de marzo pero se conserva limpia de los más recientes recogidos en bolsas.

En el sector entre la carretera del Centro de Menores y el campo de golf se ha formado un gran punto negro alrededor de un contenedor de basuras que hace años que no se recoge.

Sin embargo, en el sector que va entre la carretera de Palma Santa y la carretera a la frontera de Mariguari hemos encontrado 35 vertidos en los 600 metros de pista. Este sector ha aparecido recientemente cerrado a la circulación por un placa colocada por Seguridad Ciudadana, salvo para vehículos autorizados. La prohibición no ha tenido la consecuencia deseada de evitar los vertidos en la zona.

La solución que Guelaya propuso ya en su día es que se instalen cámaras de vigilancia para conocer las matrículas de los coches que realizan los vertidos.

Ante la ausencia de vertidos en la pista de carros y explanada de Rostrogordo con respecto a marzo Guelaya se planteó varias hipótesis:

La primera es que no se producen los vertidos porque debido al aumento de vigilancia se llevan al vertedero de inertes. Hemos preguntado allí y en los últimos meses no se ha notado un aumento significativo de la entrada de vertidos sino más bien lo contrario. “La cosa está floja” reconocen, aunque sí admiten que el servicio de limpieza encuentra en las calles escombros abandonados fruto de numerosas conductas incívicas.

Ante esto Guelaya barajó otras explicaciones y en concreto que se estén vertiendo los escombros en otros lugares y la búsqueda se concretó en el barranco de M.ª Cristina (que va desde el polvorín al Rastro) mas un punto negro en el barranco de Cabrerizas que no parece que sea reciente.

El barranco de M.ª Cristina que también estaba afectado por vertidos se ha convertido en un macrovertedero donde se han podido fotografiar aproximadamente 187 vertidos en 750 metros lineales de carretera o camino de tierra, 1 vertido cada 4 metros lineales, aunque es difícil de precisar porque se realizan unos sobre otros, por lo que deben ser más. Sin duda se trata del mayor vertedero ilegal de Melilla con muchas toneladas de escombros.

Guelaya ya ha procedido a denunciar la existencia de estos vertidos ilegales para que se proceda a la vigilancia de la zona.

DSCN3195

Guelaya organiza una limpieza de basuras marinas en la escollera del Puerto Noray

Posted on

  • Este sábado 1 de junio a las 11:00 todas las personas interesadas están invitadas a participar

 

  • La campaña internacional Clean Up the Med está coordinada por Ecologistas en Acción en toda España, y por Guelaya en Melilla.

 

  • Las basuras marinas no solo perjudican a la biodiversidad, es también una de las causas del Cambio climático

 

Como todos los años, Ecologistas en Acción ha organizado en España la limpieza de playas y costas de la campaña internacional Clean Up the Med y al igual que en los últimos cinco años, Guelaya sigue fiel a su cita organizando el evento en Melilla.

 

En el caso de nuestra ciudad todas las playas de uso público tienen servicio de recogida de basuras en estas fechas, salvo la playa de Horcas Coloradas, donde hay 500 metros de playa sin servicio de limpieza debido a que no es zona de baño y el acceso está limitado. No obstante, ese sector de playa está siendo seguida por Guelaya con limpiezas trimestrales y algunas más espontáneas en un seguimiento de basuras marinas en proyectos de ciencia ciudadana estatales.

 

Por eso Guelaya suele seleccionar para las limpiezas de la campaña Clean Up los espigones y diques, como el dique sur o el puerto noray, que ya fue objeto de una limpieza en años anteriores.

 

Este año hemos seleccionado Puerto Noray para recoger la basuras de su escollera, ya que ha sido premiada con una bandera azul, motivo por el cual vamos a darle prioridad a la limpieza de esa infraestructura portuaria, ya que es conocido que la autoridad portuaria no tiene responsabilidad en la limpieza de los espigones y escolleras y la Ciudad Autónoma tampoco.

 

El motivo por el que son un problema ambiental las basuras marinas y sobre todo los plásticos es ampliamente conocido ya por parte de las personas por su efecto sobre la biodiversidad. Los plásticos son ingeridos en el agua por muchos organismos, como las tortugas marinas, que confunden las bolsas de plástico con las medusas. La consecuencia es que las bolsas bloquean el estómago de las tortugas, que mueren literalmente de hambre.

 

Pero a los daños sobre la biodiversidad que provocan las basuras marinas se añade ahora otro problema más, debido a que los plásticos que quedan al sol en las orillas y espigones emiten gases invernadero, por lo que de salir a las orillas todas las toneladas de plásticos que se encuentran en los fondos marinos la emergencia climática actual se multiplicaría.

 

Ha sido un estudio de la universidad de Hawaii quien ha identificado el problema y lo ha divulgado. Los gases que emiten los plásticos al sol son dos fundamentalmente, el metano y el etileno.

 

De entre todos los plásticos, el peor enemigo del clima es el polietileno, concluye el estudio, cuyos resultados han sido publicados en la revista científica Plos One. Este material -que se utiliza, por ejemplo, en las bolsas de la compra– es el emisor más prolífico de ambos gases de efecto invernadero. También es, según el estudio, el polímero sintético más producido y desechado del mundo.

 

Seguir limpiando la costa no es suficiente para superar el problema. Necesitamos medidas que no se están tomando por parte de las administraciones pero las personas podemos mediante nuestras acciones solcionar el problema.

 

Guelaya llama a la gente de Melilla a participar en la campaña contra los alimentos envasados del 3 al 9 de junio. Una semana sin comprar plásticos al comprar comida es posible.

 

Y por otro lado, pedimos a la Ciudad que no espere más para prohibir las bolsas de plástico, adelantándose a la fecha impuesta por Europa.

 

Por la emergencia climática, mejor vivir sin plásticos.

cartel clean up

ENDESA y Cambio Climático

Posted on

La Ciudad Autónoma tendrá que obligar a la central de ENDESA a contaminar menos el aire en Melilla si quiere luchar contra el cambio climático

El Gobierno local que salga de las elecciones deberá resolver la Autorización Ambiental Integrada y obligar a la internacional italiana a instalar las Mejores Técnicas Disponibles, que no son quemar fuel-oil.

La contaminación atmosférica afecta a la salud de los trabajadores de Endesa, y a quienes trabajan en los alrededores de la central o residen en sus cercanías.

Enchufar coches a una central que utiliza fuel-oil es quemar el dinero de las subvenciones del Estado al coche eléctrico. Es prioritario que Melilla desarrolle energías renovables.

Se nos acaba el tiempo para intentar poner freno a un cambio climático irreversible.

La lucha contra el cambio climático es el principal problema de la humanidad. Nuestros hijos no tienen futuro si no actuamos ahora y no podemos esperar más. El futuro es ya.

Al nuevo gobierno nacional y al nuevo  gobierno que salga en las próximas elecciones locales, los ciudadanos tenemos que exigirles que sean capaces de defender el bien común aunque tengan que enfrentarse con los intereses de las grandes empresas privadas. Si los políticos no actúan tendremos que hacerlo los ciudadanos, y es hora de empezar a hablar de acciones concretas, en Melilla, en España, en Europa y a nivel mundial.

Además de plantearnos cómo producimos la energía que necesitamos, hay que plantearse si somos eficientes con la energía. Las medidas de ahorro energético tienen que ser prioritarias.

La contaminación que la central eléctrica de Endesa está vertiendo a la atmósfera desde su ubicación en el centro de la ciudad  se reglamenta desde la Autorización Ambiental Integrada (AAI), que concede la ciudad, y está en proceso de cambio tras denunciar Guelaya que se basaba en legislación de tiempos de Franco.

Si la nueva AAI que debe aprobar la Ciudad Autónoma mantiene los actuales motores contaminantes de fuel oil, estará demostrando que defiende los intereses de una multinacional  italiana antes que la salud de los melillenses y la lucha global contra el cambio climático.

La legislación es muy clara, Endesa tiene que producir electricidad utilizando las “Mejores Técnicas Disponibles”, así las llama la legislación europea y nacional. Y existen tecnologías adecuadas para que Endesa disminuya la contaminación atmosférica de forma drástica.

La nueva AAI considera a Endesa como una Instalación de Combustión Mediana, cuando debería ser considerada como una Gran Instalación de Combustión; la diferencia entre una y otra es clave: por normativa europea, en 2021 las Grandes instalaciones de  Combustión sólo podrán expulsar por sus chimeneas un máximo de 625 miligramos por metro cúbico de óxidos de nitrógeno, mientras que las instalaciones medianas podrán expulsar 1850, casi el triple.

Tenemos que reducir sí o sí las emisiones de gases invernadero en todo el mundo, también en Melilla, y para ello Endesa tiene que cambiar urgentemente; en 2017 aumentó  un 5,2% sus emisiones de óxidos de nitrógeno y un 1,3% las de CO2. Nos urge bajar en picado las emisiones de gases invernadero y Endesa-Melilla no hace más que aumentarlas.

Si no se exige a Endesa que reduzca la contaminación en 2021 es porque no se quiere. Este es el momento de obligar a que  la industria contaminante a reducir sus emisiones.

En lo que se refiere a gases invernadero en España, según el Observatorio de la Sostenibilidad, “Endesa es, y será el primer emisor durante muchos años, hasta que no realice una profunda transformación de sus métodos de generación eléctrica”. En 2018 Endesa emitió en España 30 millones de toneladas gases invernadero, lo que supone el 9,28% del total del país.

Hace tres años Endesa-Melilla obtuvo por parte de la Agencia Europea de la Energía, debido a su bajísima eficiencia energética, la calificación de séptima industria más contaminante de toda Europa: contamina una barbaridad para la electricidad que produce.

Se nos acaba el tiempo para intentar poner freno a un cambio climático irreversible.

2030 es la fecha límite, según el IPCC (Panel Internacional de Cambio Climático) para conseguir que la temperatura media del planeta no aumenta más de 1,5 grados; sobrepasar esta cifra nos abocaría muy probablemente a lo que los científicos denominan “catástrofe global”.

El futuro es ya.

El arroyo mezquita se llena de basuras y residuos industriales al menor descuido de los servicios de limpieza. Falta control del territorio.

Posted on Actualizado enn

Informe de  primavera de Guelaya sobre el control de vertidos en Melilla

Se ha producido un retroceso importante en el arroyo Mezquita que se llena de basuras comerciales y aumentan los vertidos industriales de aceites usados en el último trimestre.

  • Guelaya prefiere 800.000 euros en medidas preventivas para evitar vertidos en los cauces que estanques con luces de colores. Las medidas preventivas prometidas no se han aplicado.
  • El 80% de la basura que está vertida en el arroyo mezquita acabará en el fondo de nuestra bahía y el 20% restante saldrá a la playa y será recogida por personas voluntarias de Melilla y las entidades de la sociedad civil.
  • En el lado positivo, la prueba “la Africana” ha provocado un gran esfuerzo con presupuesto civil en retirar los vertidos de escombros y basuras de la pista de carros y puntos negros denunciados por Guelaya en el informe de enero.

Como venimos haciendo trimestralmente desde hace un año, Guelaya ha comprobado la situación de los vertidos ilegales de escombros y residuos industriales en la ciudad tras el informe del pasado mes de enero.

El arroyo Mezquita ha sufrido un retroceso evidente por la falta de capacidad para mantener limpio al mismo tiempo los cauces y los terrenos por los que pasa “La Africana”.

Los vertidos de basuras del arroyo mezquita cuando llueva fuerte acabarán en nuestras playas como basuras marinas, pero solo en el 20% porque el resto se quedará en los fondos marinos. Las rejillas del cauce de la valla en las proximidades de la frontera no dejan lugar a dudas. Cuando haya que abrirlas en una riada,  se convertirán en basuras marinas.

Pero lo que es más preocupante es el aumento de puntos del cauce con aceites usados encharcados, ya que se trata de vertidos industriales que han sido denunciados reiteradamente, lo que plantea dos problemas añadidos:

La falta de control del territorio que se convierte en un espacio “sin ley” donde las denuncias reiteradas no sirven para nada.

La empresa que cobra por el mantenimiento de la red de pluviales que desemboca en el arroyo Mezquita tiene obligaciones contraídas con la ciudad mediante contrato por las que debe limpiar la red y pasan los años sin que los aliviadores del arroyo mezquita dejen de vomitar un líquido negro que no puede confundir a casi nadie, porque son vertidos industriales de aceites de locomoción.

En lo positivo, en lo que respecta a la pista de carros, el punto negro de vertidos de escayolas que se creó en las inmediaciones del punto limpio y el de la explanada de Rostrogrodo, han sido limpiadas,  aunque habitual por la coincidencia con la prueba deportiva “La Africana”.

Pero hay que valorar negativamente que a pesar de la limpieza, en solo unos días volvían a aparecer vertidos en los mismos lugares limpiados días antes, lo que demuestra que no hay medidas de prevención ni de sanción que funcionen actualmente en la ciudad.

En lo que respecta a la legislación ambiental Guelaya denuncia que falta control del territorio por parte de las Admnistraciones, y que algo tendremos que hacer los melillenses para conseguir ese reto, porque no parece que los gobiernos locales hayan resultado eficaces en este sentido en la útima década.

Guelaya exije soluciones eficaces a los partidos que se presentan a las elecciones ante las promesas que hasta ahora han incumplidas o bien han demostrado no ser  eficaces.

CONSUMO DE AGUA Y POBLACIÓN NO CENSADA EN MELILLA

Posted on

Guelaya exige solución al excesivo gasto de agua y que se clarifique el tamaño de población no censada de Melilla para poder planificar servicios públicos

 

Si en Melilla se consumieron 306 litros de agua por habitante y día en 2017, como dice Quevedo, y no 396 como dice Guelaya, entonces es que la población no censada de Melilla está en torno a 38.000 personas y no 10.000, como estimaba Guelaya

 

En 2018 la  población total de Melilla habría sido de más de 125.000 personas, frente a los 86.000  censados.

 

 

El consumo medio de agua en España está en torno a 136 por habitante y día.

 

 

Guelaya cuenta con  los datos oficiales del agua potable suministrada a la red de Melilla desde 2011 hasta 2017. Cuando en Guelaya hemos estimado un consumo de 400 litros por habitante y día hemos tenido en cuenta la cantidad de agua suministrada a la red, la población censada según el Instituto Nacional de Estadística y la población no censada, que hemos estimado en torno a 10.000 personas,  basándonos en los datos suministrados por el Plan Hidrológico 2015-2021aprobado, entre otros, por el gobierno de la ciudad. Si se consumen casi 100 litros menos, como dice el Consejero de Medio Ambiente, la única explicación posible es una población no censada mucho mayor que la estimada por Guelaya. El señor Quevedo debería explicar cómo obtiene sus cifras de consumo de agua, debería decir cuál estima él que es el número de personas que hay que contabilizar como habitantes que consumen agua.

 

Hace dos años Guelaya hizo un estudio para tratar de averiguar dónde se consumía en Melilla una cantidad de agua tan desorbitada. No hay explicación en las fugas, que están dentro de lo asumible, ni en el campo de golf, que no se riega con agua potable, ni en los enganches ilegales, que sin  duda habrá, pero que no pueden ser responsables de cifras tan descomunales de sobreconsumo. La única explicación posible estaba en una población real muy superior a la oficial, pero no teníamos ningún dato para poder afirmarlo; la confirmación nos llega ahora con los datos de consumo suministrados por el señor Quevedo; si estos datos son reales, solo se explican por una población de hecho muy superior a la oficial.

Alguien tendrá la tentación de explicar estos datos con los miles de personas que entran y salen de nuestra ciudad diariamente, pero los expertos en agua consultados por Guelaya nos aseguran que ese tipo de población consume poca agua. Por otro lado, aun con una población flotante de casi 40.000 habitantes los 300 litros por persona y día siguen siendo una barbaridad cuando se comparan con la media de España que está en 136 litros. Los melillenses no nos duchamos siete veces al día ni vivimos mayoritariamente en chalets con jardines que haya que regar. ¿Dónde se va el agua? ¿Podemos tener una población flotante todavía muy superior a los 38.000 no censados que se derivan de los datos suministrados por el señor Quevedo?

 

No corresponde a Guelaya valorar las posibles ventajas o inconvenientes de estos datos de población pero sí nos preguntamos por qué no se han tenido en cuenta en el Plan Hidrológico, herramienta imprescindible para calcular el agua que necesita la ciudad; el Plan Hidrológico de Melilla estableció el objetivo de disminuir el consumo de agua y no se ha cumplido tras 6 años de aplicación del mismo. Eso es un problema que hay que resolver y exigimos medidas para que se cumpla lo que se planifica.

Para 2021 el Plan Hidrológico prevé una población total real de 106.000 personas, a la que hay que abastecer de agua, pero los datos que se desprenden del consumo de agua indicado por el señor Quevedo implicarían una población total cercana a los 130.000 habitantes.

Es preciso saber cuántos habitantes reales tiene Melilla para poder establecer nuestros objetivos de reducción del consumo de agua.

Las campañas de ahorro de agua, si se han hecho, han pasado totalmente desapercibidas para los melillenses y no pueden considerarse como un elemento que haya contribuido a la reducción en el consumo que apuntó el señor Quevedo, es más, en 2015, 2016 y 2017 el consumo de agua en la ciudad  no ha dejado de aumentar. Es cierto que el consumo ha bajado con respecto a 2012, pero es que en 2012 se produjo un pico de sobreconsumo, no es un buen referente. No disponemos de los datos de 2018, pero sí sabemos, por declaraciones a prensa del señor Quevedo que ese año seguían metiéndose en la red 38.000 metros cúbicos diarios, lo mismo que en 2017, luego si  el consumo bajó, bienvenido sea, pero  es muy probable que sea debido a la bajada de presión a que se  sometió la red por las continuas averías de la desaladora. Los días con menos presión se ahorraba agua, el resto de días seguía gastándose de forma desmesurada.

Mientras tanto seguimos esperando unos objetivos cuantificables en la reducción del consumo de agua, unas medidas evaluables para alcanzarlo y una información sobre la población real de Melilla.

Desaladora

 

En el Día Mundial del Agua Melilla suspende en casi todos los indicadores.

Posted on

  • En época electoral no es tiempo de buscar culpables sino de proponer soluciones
  • Los problemas del agua deben resolverse contando con el Consejo del Agua de Melilla, con la presencia de todas las administraciones y los representantes de la sociedad civil.

Guelaya Ecologistas en Acción organizó el año pasado una serie de mesas redondas con partidos políticos y la administración pública con el objeto de hacer una valoración de la situación del agua. Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, el 21 de marzo, hemos repasado las conclusiones de las actividades desarrolladas hace ya un año y nos encontramos con una valoración negativa en casi todos los indicadores.

A continuación valoramos y proponemos soluciones sobre aquellos aspectos que fueron debatidos en las jornadas sobre el agua organizadas en 2018 por Guelaya.

Problemas sobre el abastecimiento de agua potable

Se mantienen los problemas de abastecimiento en lugares concretos y por deficiencias de la desalinizadora.

Problemas sobre el consumo de agua en la ciudad

Seguimos sin cumplir el objetivo de  260 litros/hab/día, que a su vez es el doble de la media nacional. El consumo incluso se ha incrementado ligeramente y debe estar por encima de los 400 litros habitante y día.

La propuesta ecologista siempre se dirige a la disminución del consumo, no a elevar la demanda de agua.

El objetivo prioritario es gastar menos agua, no producir más agua.

Las campañas de ahorro de agua que la Ciudad ha puesto en marcha han demostrado ser ineficaces, pero no por ello deben de sejar de hacerse, sino que se deben hacer de otra manera, puerta a puerta, aprovechando el potencial de contar con suficientes educadores sociales capacitados para trabajar en campañas de ahorro de agua casa a casa.

La reutilización de las aguas residuales es positivo, pero la utilización del agua de riego de zonas verdes no se hacia de sondeos que se utilizaran para el consumo humano. El cmapo de golf no puede utilizar agua de pozo, tiene que regar exclusivamente mediante agua reutilizada.

Problemas sobre la calidad del agua

No se ha dado ningún paso hacia la mejora de la calidad del agua. La mejora de la calidad del agua se ha dejado que dependa del proyecto de ampliación de la desalinizadora.

La evaluación ambiental del proyecto de ampliación de la desalinizadora fue concluyente, no se podía ejecutar el proyecto técnico presentado y se debía reformular porque algunas de las soluciones técncias no eran viables ambientalmente.

Además, el período de ejecución debía duplicarse como medida de prudencia ante la ubicación de la desalinizadora en las proximidades de la Red Natura 2000 y de las consecuencias de la ampliación  en las especies protegidas.

Tras la Resolución de 9 de abril de 2018, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, por la que se formula informe de impacto ambiental del proyecto Construcción, ampliación, terminación e integración de la desaladora de agua marina de Melilla, hace casi un año

¿qué Administración pública ha encargado la reformulación del proyecto de ampliación y quién ha financiado la contratación de la redacción de un nuevo proyecto técnico?.

Porque pensar que la legislación ambiental está para no cumplirla no demuestra respeto hacia los Estados democráticos de derecho.

Sobre la falta de cumplimiento de los objetivos  ambientales del Plan Hidrológico

Demandamos políticas públicas del agua basadas en la Directiva Marco del Agua y un proyecto de renaturalización del río de Oro  y nos respondieron con una fuente en la desembocadura del río que al parecer funciona los fines de semana como vertedero.

Hemos demandado una solución que en el tema de agua tiene un componente técnico importante, pero que las administraciones se tiren los trastos a la cabeza y no tomen decisiones, no es aceptable por parte de ningún representante de la sociedad civil.

Y demandamos que esas decisiones se tomen en Melilla en el Consejo del Agua, del que formamos parte. Sigue siendo una petición urgente de Guelaya, pero la respuesta ha sido convocarnos a una reunión de participación en Sevilla.

Por eso Seguiremos demandando la convocatoria de una reunión del Consejo del Agua en Melilla.