Área de ecología urbana

Nuevo riego en la plantación de la Cantera del Nano

Posted on Actualizado enn

De nuevo se ha colaborado con los niños y niñas de la asociación Cañada Viva.

Ayer lunes, el riego de la plantación de la cantera que realizamos con #CañadaViva! terminó como es habitual con una recogida de residuos de la zona que se está regenerando. La cantera del Nano es un sitio especial, pues por su ubicación sobre el valle del río de Oro es el último lugar de Melilla que ilumina el sol antes de ocultarse tras las colinas de Mariguari.

Los árboles que estamos poniendo allí siguen creciendo a buen ritmo, y la zona promete ser en el futuro uno de los rincones verdes más bonitos de la ciudad.

El control de la patiamarilla y las mentiras del Consejero Mohatar

Posted on Actualizado enn

Guelaya lleva 6 años alertando a la Consejería de M.A. del problema de superpoblación de la gaviota patiamarilla y reclamando su control

Hemos ofrecido nuestra ayuda para la retirada de huevos de manera reiterada.

A Guelaya no le mueve otro objetivo que ayudar a proteger el patrimonio medioambiental de Melilla.

A la incompetencia manifiesta del consejero Hassan Mohatar para solucionar los problemas medioambientales de Melilla se le une últimamente una preocupante tendencia a atacar con falsedades a los colectivos que nos preocupamos por el medio ambiente de la ciudad.

Pero la mentira tiene las patas muy cortas. Mohatar ha declarado que «los ecologistas» obstaculizan el trabajo de control de la gaviota patiamarilla. No hay más que consultar nuestro blog para constatar que llevamos más de seis años reclamando el control de la población de gaviota patiamarilla en Melilla mediante la retirada de huevos, ofreciendo nuestra colaboración desde el principio para asegurar el éxito de las campañas de control y aportando toda la información que recabamos a través de los censos y estudios realizados sobre esta especie y sobre cómo afecta su expansión demográfica a otras especies tales como la gaviota de Audouin o las rapaces nocturnas y diurnas.

Respecto a la gaviota de Audouin, especie protegida y principal afectada por la explosión demográfica de la patiamarilla, hace cuatro años, al principio de la legislatura, colaboramos con la Consejería en la elaboración de un Reglamento de cuidado de esta especie Es un ejemplo de tantas aportaciones imprescindibles para el cuidado medioambiental de la ciudad que hacemos desinteresadamente y que duerme el sueño de los justos en un cajón de la misma.. Otro ejemplo, es el reglamento de arbolado y zonas verdes que presentamos hace mas de un año para evitar las catastróficas actuaciones en el arbolado y los parques de la ciudad y que no se han dignado tramitar.

Lo decimos siempre, y lo volvemos a decir: A lo largo de nuestra historia han sido muchos los ataques que hemos recibido por parte de distintas autoridades ambientales, ataques más intensos cuanto mayor era el grado de incompetencia de la persona que nos atacaba, y nunca han conseguido el objetivo de acallarnos. Y esta vez no es una excepción.

El 75% de la población de Melilla vive con menos zonas verdes que las recomendadas

Posted on

· Un estudio aplicado a Melilla estima en 8 muertes evitables al año las debidas a la falta de zonas verdes.

· No solo interesa el número de metros cuadrados de zonas verdes por habitante sino el reparto equitativo de zonas verdes de proximidad

· Guelaya espera que el nuevo PGOU sirva para mejorar la falta de zonas verdes en Meli-lla

En las alegaciones que Guelaya ha realizado sobre las zonas verdes de Melilla nos hemos referido a la falta de metros cuadrados de zonas verdes por habitante teniendo en cuenta que prácticamente la mitad de la superficie verde que refleja el PGOU está fuera de la superficie urbana, en los pinos de Rostrogordo.

Ahora queremos llamar la atención sobre la importancia de que las zonas verdes se distribuyan de forma equitativa en zonas verdes de proximidad y el acceso universal de la población a las mismas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en base a la evidencia científica existente, recomienda establece la meta de que haya un espacio verde de al menos media hectárea a una distancia a menos de 300 metros en línea recta desde cada domicilio.

En un estudio reciente publicado en la revista The Lancet Planetary Health realizado por un equipo de la “Iniciativa de Planificación, medio Ambiente y Salud” de ISGlobal ha estimado la mortalidad atribuible a la falta de espacios verdes de 978 ciudades y 49 áreas metropolitanas españolas utilizando el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI) como indicador principal a partir de imágenes de satélite.

En el caso de Melilla el 75% de la población vive con menos zonas verdes de proximidad recomendados por la OMS, y se estima en 8 personas las muertes evitables al año las que se producen por no seguir las recomendaciones.

Por eso el tratamiento de las zonas verdes en el PGOU no solo tiene que ver con la adaptación al cambio climático sino sobre todo con la salud pública.

Las zonas verdes están vinculadas con beneficios para las personas como menor mortalidad prematura, mayor esperanza de vida, mejoras en la salud mental, menos enfermedades cardiovasculares, mejor función cognitiva para la infancia y personas mayores.

También ayuda a mitigar la contaminación atmosférica y los niveles de calor y ruido; y brinda oportunidades para la actividad física y la interacción social.

La redacción de un nuevo PGOU es una oportunidad para comenzar a mejorar tanto la falta de zonas verdes de proximidad, que para que la población acceda cómodamente a ellas debe estar a 300 metros de la vivienda, como el reparto equitativo en todos los barrios, con zonas de sombra que permitan contrarrestar las islas de calor.

Guelaya espera que la Ciudad Autónoma asuma en concreto el Objetivo 11 de la agenda 20/30, “lo-grar que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sosteni-bles” y en especial la meta Meta 11.7:

“De aquí a 2030, proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusi-vos y accesibles, en particular para las mujeres y los niños, las personas de edad y las personas con discapacidad.”

Sería una irresponsabilidad que el nuevo PGOU de Melilla no incluya un Plan de adaptación al cam-bio climático que persiga de forma explícita una planificación concreta de esta meta para beneficio del 75% de los melillenses con carencias en zonas verdes.

Mucho hormigón y poca sombra. Paseo Marítimo con Palmeras washintonias que no dan sombra.

Los datos socioeconómicos no sustentan el modelo de ciudad que el PGOU mantiene desde 1995

Posted on Actualizado enn

  • La realidad social de Melilla no permite mantener un modelo de ciudad con máxima edificabilidad
  • No se puede concebir el PGOU como renovación o actualización del procedimiento iniciado hace una década porque las condiciones socio-económicas han cambiado

Mantener el mismo modelo de ciudad que en 1995 con un cambio de Plan es inviable porque las condiciones socio-económicas de la ciudad han cambiado. Esa es la conclusión a la que Guelaya Ecologistas en acción ha llegado y en base a la cual presenta sus últimas alegaciones al PGOU, incluyendo la necesidad de iniciar el procedimiento de evaluación ambiental según la Ley 21/213 de Evaluación Ambiental.

Así lo manifestó en la reuniones previas que Guelaya ha mantenido con el Consejero de Infraestrcutruas, Urbanismo y Deportes y así lo alega ahora, porque no es posible considerar este PGOU ni la continuación de un modelo de ciudad del siglo pasado, ni la actualización del iniciado hace más de una década porque las condiciones socioeconómicas han cambiado tanto que es imposible encontrar una continuidad entre el informe de sostenibilidad aprobado inicialmente en 2012 y el vuelto a aprobar otra vez inicialmente en 2021.

Las condiciones socioeconómicas que los informes de sostenibilidad elaborados en 2012 y en 2021 reflejan no responden al escenario actual, ya que suponen un crecimiento sostenido de población que no coincide con los datos actuales.

La población de Melilla, según el INE, se ha mantenido en 86.000 habitantes desde 2016 a 2019, subiendo a 87.000 en 2020 y bajando nuevamente a 86.000 en 2021. Por lo tanto, en los últimos siete años la población se ha estabilizado, o incluso ha disminuido. El saldo migratorio es 2019 fue negativo, -1%. Por tanto, el escenario demográfico actual no ha sido tenido en cuenta en la planificación urbanística.

En lo que respecta a la actividad económica, tampoco se recoge la situación actual fruto de una serie de circunstancias extraordinarias que afectan gravemente al futuro económico de la ciudad. Todos los datos que el informe de sostenibilidad recoge sobre actividad económica tanto en 2012 como en 2021 están alejados de la realidad y de la actualidad.

Si utilizamos la descarga de mercancías en el puerto de Melilla como indicador de la actividad económica de la ciudad, nos encontramos con que en diciembre de 2021 se desembarcó un 4.16% menos que en el mismo mes de 2020. Es decir, se desembarcó menos que en los momentos de pandemia, y aproximadamente la mitad que en años anteriores.

El tráfico de mercancías del puerto de Melilla comenzó a bajar en 2018 con el cierre de la aduana comercial que impuso Marruecos, y se desplomó definitivamente en 2020 con el cierre del contrabando. El contrabando era la vía que aportaba, con mucha diferencia, mayor afluencia de mercancías al puerto.

Por increíble que parezca, los datos socio-económicos que incluye el informe de sostenibilidad no incluyen terminan en 2015 en la mayoría de los casos, y apuesta  por un modelo de ciudad en crecimiento demográfico y económico constantes para justificar un modelo de máxima edificabilidad en una ciudad en una crisis económica profunda y con una tasa demográfica negativa.

Solicitamos que se desista de considerar el informe de sostenibilidad  de 2021 como una renovación o actualización del aprobado en 2012 ya que no actualiza los datos socioeconómicos y omite los datos más recientes que imponen condiciones extraordinarias y cambios significativos para la planificación urbanística. Debe actualizarse su contenido y por ello debe iniciarse el procedimiento de evaluación ambiental ordinaria de acuerdo a la Ley  21/2013

Ciudad densa y compacta sin zonas verdes de proximidad (1)

Nuevas alegaciones al PGOU de Guelaya

Posted on Actualizado enn

. El Plan de Movilidad Urbana sostenible debe ser un Plan Especial de obligado cumplimiento en el PGOU.

· El PMUS propone un cambio de modelo de movilidad que choca frontalmente con el modelo de ciudad que defiende el PGOU de máxima edificabilidad.

La declaración de intenciones del nuevo PGOU no puede ser más rancia, mantener el mismo modelo de ciudad que en 1995 tras 27 años como si no hubiera pasado nada en los criterios urbanísticos, climáticos, o de movilidad.

El caso del PMUS es muy claro en este sentido, se incluye en el nuevo PGOU como un elemento más, sin integrar ni relacionar con otras normas urbanísticas.

Los objetivos del PMUS invitan a pensar más bien en un cambio del modelo de movilidad, de acuerdo por otro lado a las tendencias contemporáneas y las directrices actuales sobre planificación urbanística. Por ello creemos que se producirán conflictos entre modelos de ciudad, que tendrán como consecuencia que el PMUS se vea obstaculizado en su desarrollo por las normas urbanísticas obsoletas anteriores.

Los conflictos ya se están produciendo con el PGOU en vigor. Tras la aprobación del PMUS, el carril bici diseñado para la plaza Torres Quevedo había desaparecido en la propuesta que la Consejería presentaba al Foro por la movilidad en mayo pasado. Y más recientemente en el anuncio de los accesos al hospital universitario realizado por la Consejería de Infraestructuras, Urbanismo y Deportes el carril bici bidireccional de la calle Donantes de Sangre había desaparecido también, aunque en el área de movilidad existe un anteproyecto.

Un Plan como el de movilidad sostenible que propone desde hace 8 años un cambio de modelo de movilidad que está siendo puenteado en todas las actuaciones de obras va a seguir siendo papel mojado si se mantiene como un elemento más en el PGOU.

Las normas urbanísticas deben respetar los criterios y proyectos planificados en el PMUS, y deben orientarse hacia un cambio del modelo de movilidad. Por eso Guelaya alega que solo si se considera el PMUS un Plan Especial que el PGOU deberá cumplir obligatoriamente estaremos actualizando la movilidad de la ciudad al siglo XXI y a la situación de emergencia climática.

Y en un segundo orden de cosas, “saltarse” por primera vez la pista de carros para crear en el extremo sur de la ciudad una zona deportiva no solamente parece peligroso para mantener el terreno urbano limitado por la pista de carros sino que se plantea totalmente innecesario dado que existen alternativas integradas en la trama urbana más centradas en la ciudad.

Desde Guelaya proponemos que las instalaciones deportivas deben ubicarse en lugares donde vive la gente, no cada vez más lejos, afuera de los polígonos industriales, obligando a los usuarios a utilizar el coche para recorrer la ciudad de lado a lado para hacer deporte.

La ubicación de unas nuevas instalaciones deportivas en el extremo sur de la ciudad producirá una mayor huella de carbono por los desplazamientos motorizados más largos que si se ubica en el interior de la trama urbana.

Por eso Guelaya alega que las nuevas instalaciones deportivas se ubiquen en los cuarteles que a su vez albergarán la futura ciudad universitaria ya que al incluir una Facultad de Ciencias de la Educación y el Deporte precisará de nuevas instalaciones deportivas

Guelaya anima a los melillenses a alegar al PGOU en defensa de las zonas verdes

Posted on Actualizado enn

  • El PGOU no deja claro qué es y qué no es una zona verde. 35.388 m2 de rotondas e isletas sin acceso no pueden ser zonas verdes.
  • Los pinos de Rostrogordo son parte de la Red Natura 2000 y no deben contabilizarse como parque periurbano sino como zona periférica de una Zona de Especial Conservación.
  • El PGOU debe incluir un Plan especial de zonas verdes como adaptación al cambio climático.
  • Animamos a cada melillense a presentar de forma individual alegaciones a este PGOU para proteger nuestras zonas verdes, y facilitamos en este enlace y al final de este artículo el formulario que hay que rellenar en el que hemos incluido nuestro primer bloque de alegaciones.

Guelaya comenzó a presentar sus alegaciones al PGOU con un bloque de tres sobre zonas verdes, que hacemos público invitando a la ciudadanía a presentarlas igualmente hasta el próximo 24 de julio.

Las zonas verdes de Melilla no cuentan con una definición correcta porque heredan del viejo PGOU la consideración de zonas libres, que englobaba tanto a un aparcamiento como un parque infantil o un jardín. Se trata de mantener una mentalidad del siglo pasado en la que lo verde no tiene valor en sí, ya que no se puede “construir”.

Guelaya propone que para considerar una superficie de Melilla zona verde tenga que cumplir varias condiciones. La primera, que la ciudadanía tenga acceso a la misma para estancia u ocio.

Esa definición que sí viene incluida en el nuevo PGOU choca con la consideración de 35.388 m2 de rotondas e isletas de tráfico que no tienen acceso, y en las que no se puede estar. Guelaya alega que no se puede considerar las rotondas e isletas como zonas verdes por no cumplir esas condiciones. La conclusión es que hay que crear una superficie equivalente para mantener la proporción de m2/habitante de zona verdes.

La otra condición que debe cumplir una zona verde es que sea verde. El PGOU solo señala para ello la existencia de vegetación, sin señalar la superficie mínima cubierta con tierra vegetal y vegetación.

Por ejemplo, el aparcamiento del pabellón deportivo Javier Imbroda, con vegetación en las isletas, podría considerarse una zona verde, al igual que la explanada de San Lorenzo o la plaza de las Cuatro Culturas. Los parques infantiles sin embargo, no se consideran zonas verdes con buen criterio en el nuevo PGOU.

Es necesario incluir como condición para que una superficie sea zona verde que al menos el 51% de su superficie esté cubierta por tierra vegetal y vegetación. De lo que más tiene que haber en una zona verde es verde.

Sobre los pinos de Rostrogrdo el PGOU los incluye como parque perirubano y lo define como “aquellas zonas naturales para el uso de los ciudadanos encuadradas en zonas no urbanas”. Sin embargo, no incluye como zona verde los espacios protegidos de la Red Natura 2000 de los que los pinares forman parte como zona “periférica”.

Incluir los pinares de Rostrogrodo como zona verde aislada de la trama urbana y aislarla de su ámbito de gestión como zona protegida de los terrenos forestales de los que forman parte sirve para incluir 350.000 m2 cuadrados que suponen alrededor del 50% de las zonas verdes totales de la ciudad. Es decir, la proporción de superficie de zona verdes/zona urbanizada es la mitad de la que debería ser si no se incluyeran los pinos. Una buena manera de densificar y proponer la máxima edificabilidad del terreno, que es el objetivo del PGOU-95, que se mantiene con el objetivo de seguir obteniendo la máxima edificabilidad del terreno.

Finalmente, pero no por ello menos importante, en una ciudad que cuenta con una declaración de emergencia climática, y que carece de reglamento de zonas verdes actualizado, llama la atención que no se dedique ni una sola línea del informe de sostenibilidad a promover el papel que la vegetación deberá tener como instrumento de minorización y adaptación al cambio climático, tanto en la zona urbana como en la Red Natura 2000.

Solicitamos que se dote al PGOU de un Plan Especial que sirva al mismo tiempo de normativa de zonas verdes, tanto en lo que respecta a las zonas verdes urbanas, como a las que forman parte de las masas forestales de la ciudad, en la Red Natura 2000, y determine el papel que las zonas verdes van a tener como herramientas de adaptación y minorización del cambio climático.

Animamos a l@s melillenses a presentar de forma individual alegaciones a este PGOU para proteger nuestras zonas verdes, y para facilitar la presentación ponemos a su disposición el formulario que hay que presentar en el siguiente enlace desde el que se puede descargar:

Rotonda sin acceso peatonal contabilizada como zona verde en PGOU

La gaviota de Audouin mantiene a duras penas sus colonias en Melilla

Posted on Actualizado enn

  • La colonia del acuartelamiento Capitán Arenas ha sido abandonada este año
  • La colonia ubicada este año nuevamente en el dique sur consiguió un éxito reproductor mínimo de 0.45 pollos/nido, semejante al de años anteriores
  • Un equipo de investigadores de la Estación Biológica de Doñana instaló emisores GPS –GSM en aves adultas de la colonia del dique sur
  • Una segunda colonia se instala este año en el puerto de Melilla pero la Autoridad portuaria no ha permitido el acceso y seguimiento por razones de seguridad

Esta año la colonia ubicada en el acuartelamiento del Capitán Arenas no ha sido ocupada, sin embargo la especie se ha instalado en la zona del dique Sur, donde Guelaya Ecologistas en Acción y SEO Melilla han realizado el seguimiento.  En esta colonia, además del seguimiento de ocupación y reproducción se han llevado a cabo actividades específicas relacionadas con un proyecto de investigación (LifeWatch ERIC – SUMHAL, LIFEWATCH-2019-09-CSIC-13) donde participan investigadores del Departamento de Biología de la Conservación de la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC), bajo la dirección de Manuela G. Forero.  Esta investigación forma parte de un objetivo más global que pretende analizar la ecología de alimentación y la interacción con actividades humanas de las aves marinas en el Mar de Alborán y Golfo de Cádiz, ambas regiones bajo una elevada presión antrópica en ambas orillas.

Inicialmente, el tamaño de la colonia se estimó en un total de 77 parejas reproductoras. El equipo de investigación de la EBD, con la ayuda de Guelaya y SEO Melillaentre los días 16 a 18 de mayo capturaron y marcaron con GPS un total de 13 individuos adultos de gaviotas de Audouin de la colonia de Melilla, con el objetivo de registrar los movimientos y el comportamiento de alimentación de la especie y su interacción con las actividades pesqueras y uso de otros recursos tróficos de origen antrópico como es el caso de los verterderos.

Posteriormente al marcaje de los adultos, el pasado 27 de junio miembros del equipo de seguimiento pudimos constatar la presencia de 35 pollos, de los cuales al menos 14 eran volantones y estaban ya en el agua frente a la colonia. Previamente al 27, el grupo de anillamiento de SEO Melilla anilló a 47 pollos en la colonia.

En base a estos datos, estimamos que la tasa de pollos/nido que salieron adelante en la colonia es de 0.45, valor dentro del rango de valores registrados en años anteriores (0.30 y 0.70). Sin embargo, la existencia de muchos huecos entre las rocas de la escollera hace pensar que podríamos estar subestimando este dato y que pudiera haber más pollos escondidos.

Por último, tenemos que señalar que en el puerto de Melilla se observó un posadero de gaviotas de Audouin muy cerrado que hizo pensar en la existencia de una segunda colonia. Tras este hallazgo solicitamos a la Autoridad Portuaria de Melilla una autorización para registrar y evaluar dicha colonia, pero por motivos de seguridad en el sector en el que se ubicaba, junto al faro, dicha autorización nos fue denegada. Aunque por esta razón no se ha podido realizar un seguimiento exhaustivo de esta colonia, sí hemos podido constatar la presencia de pollos en la colonia.  Como conclusión del seguimiento realizado, estimamos que la población reproductora de gaviota de Audouin en Melilla sigue su tendencia a la baja, con una reducción que sitúa a la población en unas 100-200 parejas reproductoras entre los dos núcleos localizados, Dique Sur y Puerto de Melilla.

Pollos de gaviota de Audouin

Pese a la pandemia, toda la población melillense volvió a respirar aire insalubre en 2021

Posted on Actualizado enn

· Como en 2020, la reducción de la movilidad por la crisis de la COVID–19 ha provocado una mejora general sin precedentes de la calidad del aire. No obstante, los 86.000 melillenses han seguido respirando aire contaminado.

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en 800 estaciones oficiales de medición instaladas en todo el Estado español, entre ellas la estación móvil situada en tres ubicaciones de Melilla durante parte del año pasado.

Entre sus principales conclusiones, destacan:

– Durante 2021 la calidad del aire en España y Melilla ha mantenido la mejora sustancial ya observada durante 2020, con una reducción notable de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono troposférico, y más matizada de los de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), en sus mínimos de la última década.

– El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia los nuevos valores máximos de contaminación recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación de la Unión Europea. De acuerdo a esos niveles, el aire contaminado afectó en 2021 a la totalidad de la población melillense. En cambio, por la caída del ozono el territorio de Melilla no sufrió contaminación que dañara la vegetación.

– Si se toman los estándares de la normativa, más laxos que las recomendaciones de la OMS, con la información disponible toda la población de Melilla también respiró aire contaminado por encima del límite legal de partículas PM10.

– La estabilidad atmosférica primaveral activó los episodios de contaminación por partículas, en su mayor parte procedentes del norte de África. El invierno en cambio resultó inestable y húmedo, favoreciendo la dispersión y deposición de los contaminantes típicos de esta estación (NO2 y partículas). El relativamente moderado calor estival contribuyó al descenso del ozono, pese a la intensa ola de calor de mediados de agosto.

– Los factores esenciales para explicar la mejoría de la calidad del aire durante 2021 son la restricción general de la movilidad y la contracción económica derivadas de las medidas adoptadas para combatir la COVID-19, con la dramática situación sanitaria y social que hemos vivido en los dos últimos años.

– Las partículas (PM10 y PM2,5) y el dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire siguieron afectando a la totalidad de la población melillense, por efecto de las emisiones del tráfico motorizado, la planta incineradora, la central termoeléctrica y el puerto marítimo. Los niveles de ozono fueron muy irregulares, sin apenas superaciones de los estándares legal y de la OMS.

– La contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden. Cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). Según el Instituto

de Salud Carlos III, 10.000 de ellas fallecen en episodios de alta contaminación. La mejora de la situación en 2021 es en este sentido una excelente noticia.

– Los costes sanitarios y laborales derivados de la contaminación atmosférica representan 50.000 millones de dólares al año, un 3,5 % del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

– Los Planes de Mejora de la Calidad del Aire son obligatorios según la legislación vigente. Pero, en muchos casos no existen, y en otros son inefectivos por falta de voluntad política. El Gobierno de Melilla carece de un protocolo frente a episodios de contaminación como los que periódicamente afectan a la ciudad, en situaciones meteorológicas estables.

– La única forma de mejorar la calidad del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando la movilidad activa peatonal y ciclista y el transporte público limpio. La Ley de Cambio Climático obliga a que todas las ciudades de más de 50.000 habitantes cuenten con zonas de bajas emisiones antes de 2023. El Gobierno de Melilla ha contratado la delimitación de estas zonas en la ciudad, para cuya implantación está recibiendo abundantes fondos públicos.

– La crisis sanitaria de la COVID–19 ha demostrado que la reducción del tráfico tiene claros efectos en la mejora de la calidad del aire que respiramos, en las ciudades y en las zonas rurales. No obstante, el repunte en los últimos meses de la contaminación del aire en las grandes ciudades es un indicio preocupante de que no hemos aprendido lo suficiente.

Más información:

Miguel Ángel Ceballos, coordinador del informe, 653 072 277

José Cabo, Ecologistas en Acción de Melilla, 634 520 447

Informe completo y resumen: https://www.ecologistasenaccion.org/202687

El tráfico de Melilla es fuente de contaminación

Se reabre el caso “escoria”

Posted on Actualizado enn

· La Audiencia provincial estimó el recurso de apelación presentado por Guelaya

· Se trata de un presunto delito contra los recursos naturales y el medio ambiente debido al vertido de escorias de la incineradora de Melilla en el vertedero de inertes

Con fecha 15 de junio de 2022 la Audiencia Provincial estimó parcialmente el recurso de apelación presentado por Guelaya con relación a los daños de los vertidos de escorias en suelos, aguas subterráneas y aguas de playas y la continuación de las Diligencias Previas a fin de que por el Juez de Instrucción se practiquen las diligencias de investigación necesarias para la determinación de los hechos.

La primera denuncia de Guelaya se produjo en agosto de 2018 contra la resolución de la Consejería de Medio Ambiente de almacenamiento temporal de escorias en el vertedero de inertes. Las denuncias de Guelaya pusieron en marcha una investigación de la Fiscalía y el Seprona que culminaron con la apertura de Diligencias Previas por parte del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº2 de Melilla.

No obstante, el Juzgado nº 2 dictó el 4 de marzo de 2021 un auto en el que decretó el sobreseimiento provisional de la causa. El auto de 15 de junio reabre la causa en lo que afecta a los daños que se han podido producir sobre el medio ambiente que deberán ser investigados.

Recordamos que se trata del vertido de escorias de la incineradora, que poseen numerosos contaminantes, sobre todo metales pesados, que las caracterizan como residuos no peligrosos, y por tanto, no pueden ser vertidos en un vertedero de inertes, donde no existe ninguna medida para evitar la difusión de los contaminantes en el medio.

Los residuos se clasifican por la legislación ambiental en tres categorías: inertes, no peligrosos y peligrosos, según las cantidades y peligrosidad de los contaminantes. Las escorias se clasifican en una categoría intermedia porque presentan más contaminantes que los inertes y menos que los peligrosos, pero ello no quita el riesgo de contaminación demostrado por los análisis ya practicados, que sobrepasan los umbrales en cloruros, cobre, molibdeno y en el caso de las escorias de la explanada de maduración en cromo y zinc.

La situación que provoca la denuncia de Guelaya es la colmatación del vaso de residuos no peligrosos que comienza a funcionar en 2015 y se colmata en 2018. Ante este hecho, cabían varias soluciones, enviar a la península las escorias del vaso de residuos no peligrosos y reutilizarlo, o bien su clausura y sellado y la creación de un nuevo vertedero no peligrosos. Sin embargo la decisión de la Consejería en 2018 fue verter las escorias como si fueran residuos inertes, que no poseen contaminantes.

La Audiencia provincial ordena ahora la práctica de las diligencias de investigación, entre ellas la toma de muestras pendientes, tanto de los lodos de incineradora, como en playas y en las escorias maduradas y no maduradas.

La solución al problema que Guelaya ha solicitado reiteradas veces es el envío de las escorias a la península, la última vez en las alegaciones presentadas y rechazadas a los presupuestos de la Ciudad Autónoma del año en curso 2022. Desgraciadamente, la Consejería de Medio Ambiente no nos ha dejado otro camino que acudir a la Justicia.

Vaso colmatado de escorias incineradora Melilla

BANDERAS NEGRAS 2022

Posted on Actualizado enn

Guelaya otorga sus Banderas Negras 2022

La bandera negra de Melilla por mala gestión es para el proyecto de cortar todos los árboles del cuartel Primo de Rivera, y levantar edificios de quince pisos de altura en primera línea de playa.

La bandera negra de Melilla por contaminación es para los continuos vertidos de basuras en los cauces de la ciudad.

Ecologistas en Acción ha presentado su informe Banderas Negras 2022, con el que saca a la luz los casos más significativos de contaminación y mala gestión ambiental de las costas del Estado español.

En cada territorio se otorgan dos banderas negras, una por mala gestión y otra por contaminación

El cuartel «Primo de Rivera», comúnmente denominado Cuartel de Caballería es la base del Regimiento «Alcántara». Está ubicado en el Paseo Marítimo, frente a la Playa del Hipódromo, un lugar privilegiado en el urbanismo de la ciudad. En su interior podemos encontrar un gran número de árboles centenarios de gran porte. Este cuartel es propiedad del Ministerio de Defensa, quien suscribió un convenio con la Ciudad Autónoma para cederles éste y otros acuartelamientos por la disminución del personal militar que se ha acusado en los últimos años. En el interior del cuartel los edificios se distribuyen entre carreteras y zonas verdes, con un diseño urbanístico que podría respetarse. Colindante al cuartel de caballería hay un centro educativo en uso, que, pese a tener pocos años de antigüedad, también será derruido.

En el cuartel de Caballería se pretenden levantar dos edificios de viviendas de 15 plantas cada uno, un hotel también de 15 plantas, un centro educativo nuevo, un centro comercial y 940 plazas de aparcamiento. Todos los árboles de gran porte serán trasplantados.

Guelaya-Ecologistas en Acción ha presentado alegaciones en el proceso de evaluación ambiental; las dos principales son referidas a la muerte del arbolado centenario que no resistirá el trasplante, y al enorme impacto visual que se va a producir en el paisaje del litoral del Paseo Marítimo Mir Berlanga Melilla, donde se ubican la mayoría de las playas.

La bandera negra de Melilla por contaminación es para los continuos vertidos de basuras en los cauces de la ciudad.

Los vertidos de basuras, escombros y enseres diversos que se acumulan en el río de Oro, arroyo Mezquita, arroyo Farhana y resto de cauces de la ciudad son arrastrados hacia el mar en los episodios de lluvias torrenciales, se depositan en el fondo de la bahía, aparecen en nuestras playas y escolleras en los temporales y también son arrastrados mar adentro.

El problema de las basuras en los cauces y en toda la periferia de la ciudad sólo está siendo atacado por la Consejería de Medio Ambiente con limpiezas a través de los planes de empleo; pero, además de ser esporádicas, no resuelven el problema. Desde Guelaya-Ecologistas en Acción hemos solicitado a la Consejería de Medio Ambiente que las limpiezas sean sistemáticas y se acompañen de un plan de vigilancia y de sanciones. Este problema también lo hemos denunciado a la Confederación Hidrográfica. Llama la atención que la confederación considera que el problema debe resolverlo la ciudad autónoma y viceversa, la ciudad pone el foco en que debe hacerlo la Confederación. Lo cierto es que tenemos los cauces llenos de basuras y no hay ningún proyecto de gestión para solucionarlo.

El informe Banderas Negras 2022 es una herramienta para visibilizar casos flagrantes de contaminación y mala gestión ambiental de nuestras costas. Todas las administraciones tienen que tomar conciencia de estos problemas y actuar de manera inmediata para mejorar la salud de nuestros ecosistemas, de nuestras economías y de las propias personas

Imagen -maqueta proyecto cuartel Primo de Rivera, Caballería