Área de ecología urbana

La iniciativa de la policía local en la calle La Legión es un buen comienzo, pero es solo un primer paso

Posted on

  • Guelaya apoya la iniciativa de la policía local cortando el tráfico en la calle La legión pero manifiesta su preocupación por la falta de medida posteriores.
  • Los vecinos del Real y el área de movilidad deben consensuar las medidas posteriores.
  • El tramo cortado debería pasar a calle 10 y tomar medidas de pacificación en la calle Jiménez Iglesias con pasos sobre-elevados.


El ex-jefe de la policía local de Pontevedra, Daniel Macenlle, que hace unos años visitó Melilla invitado por Guelaya, nos contó como comenzó la peatonalización del centro de Pontevedra, dando la orden a la policía local de que se cortara el tráfico de algunas calles céntricas con vallas en el primer verano de mandato tras las elecciones que
ganaron con un programa electoral de movilidad sostenible.


Pontevedra, después de esa medida, ha desarrollado un modelo de movilidad sostenible que ha sido alabado en toda Europa y constituye una referencia para los municipios españoles.


Eso es lo mismo que ha hecho hace unos días la policía local de Melilla. Poner unas vallas y desviar el tráfico en una calle de la ciudad. Exactamente igual que comenzó Pontevedra su cambio de modelo de movilidad.


La calle La Legión se convirtió en la primera calle 20 de plataforma única de la ciudad desarrollando el Plan de movilidad urbana sostenible que sigue vigente con el objetivo de reducir el tráfico.


En 2018 la Mesa por la movilidad denunció que en el tráfico había pasado de 288vehículos/hora a 789. Con ello, la percepción de inseguridad vial de los vecinos se comprobaba al tiempo que se demostraba que los casi 2 millones de euros que costó la obra no habían conseguido el objetivo marcado. Este verano, a coste 0, la policía local ha conseguido hacer de la calle La legión una vía segura para las personas.


Por eso, Guelaya aplaude la decisión de la policía local como un comienzo, pero manifiesta su preocupación por lo que viene después, porque en Pontevedra la policía local formaba parte de un equipo de Gobierno que actuaba de forma coordinada, y en Melilla tenemos muchas dudas sobre eso.


La decisión no ha sido una iniciativa del área de movilidad de la consejería de Medio Ambiente, aunque haya sido informada. El desarrollo del PMUS plan de movilidad urbana sostenible de Melilla es competencia del área de movilidad y las medidas que ahora hay que tomar para que la iniciativa se consolide también son de su competencia.


Cortar el tráfico de una calle como La Legión, como en cualquier calle de Melilla, ya no es posible al 100%. Los residentes tienen necesidad de acceder a sus casas, al igual que los comerciantes de la zona necesitan zonas de carga y descarga. Los cuerpos de seguridad, bomberos…necesitan tener acceso a todas las calles.


Lo que el PMUS plantea son las calles 10 para este tipo de situaciones, para se trate de la decisión como permanente. Esa ha sido además las demandas que desde Guelaya se han reiterado en muchas calles. El fondo del problema de la movilidad sostenible y de la seguridad vial sigue siendo que cada vez circulen menos coches, y cada vez sea más seguro desplazarse caminando, en bicicleta y en transporte colectivo. Si no se toman medidas en ese sentido de disuadir a los conductores de desplazarse en coche privado estamos desviando el problema de la calle La Legión a la calle Jiménez Iglesias, porque la “evaporación del tráfico” en una calle conllevará al aumento de tráfico en otra u otras.


Hay que plantear medidas de pacificación en Jiménez Iglesias, como por ejemplo instalando pasos sobre-levados. Pero eso no lo puede hacer la policía local ni es una medida a coste 0.


Los vecinos del Real deberían haber sido como mínimo informados. Ya han manifestado su preocupación los de Jiménez Iglesias y si no se toman medidas de pacificación de tráfico en esa calle, Guelaya compartirá esa preocupación.

Guelaya valora las consecuencias a corto plazo del nuevo proyecto energético de Melilla pero advierte que no es sostenible usar gas porque es un combustible fósil.

Posted on

  • Hace 20 años usar gas como combustible para la transición energética en Melilla hubiera sido una genialidad; ahora llega algo tarde.

  • El objetivo de descarbonización total de Melilla, de acuerdo con el “Monitor Deloitte” es posible en 2040, pero no por el gas sino por la renovable fotovoltaica.

  • Guelaya teme que el proyecto desincentive el apoyo a las renovables por parte del gobierno de la Ciudad.

Guelaya agradece a los organizadores de la presentación del proyecto energético ENDESA/ENAGAS la invitación a participar en la misma.
Manifestamos nuestra satisfacción porque se empiecen a cumplir los acuerdos de la Declaración de Emergencia Climática sobre energía que la Asamblea de la Ciudad firmó en respuesta a la propuesta ciudadana de la Alianza por el Clima, de la que Guelaya forma parte. El medio ambiente no es el problema, es la solución para el empleo verde.
Y parece que tienen que venir de afuera para creerlo.


Valoramos las ventajas a corto plazo que el proyecto va a tener en cuanto a los objetivos de emisiones marcados por la Ley de Cambio Climático para el año 2030, así como a la reducción de contaminación atmosférica, los beneficios a corto plazo sobre la salud pública y los puestos de trabajo que la inversión de entre 80 y 90 millones de euros va a
tener en la ciudad.
Pero a los ecologistas les toca el papel de pensar a largo plazo para definir la
sostenibilidad de los proyectos y sobre este proyecto también hay zonas oscuras.

Tras las Jornadas sobre fotovoltaica que Guelaya organizó con profesionales del sector y con la Consejería de Medio Ambiente, sabemos que el objetivo demandado por Ecologistas en acción en todo el Estado es posible en Melilla gracias a las conclusiones del “Monitor Deloitte”, siempre y cuando se promuevan ayudas públicas para promover
la fotovoltaica en comunidades de autoconsumo que permitan democratizar el sector eléctrico y dejarlo fuera del control de las decisiones de las grandes corporaciones energéticas.


Por eso desde Guelaya decimos alto y claro que no es sostenible usar gas, es solo un modelo de transición que llega 20 ó 30 años tarde porque el petróleo era más rentable de explotar.

Si desde Endesa reconocen que es posible la descarbonización total de los territorios extrapeninsulares, por una vez tenemos que darle la razón a ENDESA, ¡¡ES VERDAD!!, es lo que reclamamos los ecologistas para todo el Estado.
Por eso afirmamos que a la Administración del Estado les corresponde establecer el periodo de amortización de las infraestructuras vinculadas con el gas, que es un combustible fósil que no podremos utilizar a partir de 2040, porque el objetivo es que el 100% de la energía eléctrica en ese año sea de fuentes renovables, y el gas no lo es. Si la amortización de este proyecto dura más de 20 años, Melilla se quedará al margen del objetivo general de la descarbonización total.


Y a la Ciudad Autónoma le recordamos que si no se invierten en los próximos 10 años 10 millones de euros de acuerdo a las conclusiones de las Jornadas técnicas sobre fotovoltaicas organizadas por Guelaya para conseguir apoyar las comunidades de autoconsumo en los techos de Melilla, se estará bloqueando la única posibilidad que
tenemos los melillenses para democratizar la energía, dejando el futuro energético de Melilla en manos de grandes corporaciones. Porque si no se apoyan los pequeños proyectos, los techos de nuestras casas van a acabar en manos de grandes corporaciones que nos los van a alquilar para acabar haciendo negocio con ellos.

Guelaya cuestiona la vuelta atrás del aparcamiento en la zona centro

Posted on

  • Guelaya defiende las medidas en favor de los residentes que ninguna administración ha querido poner en marcha desde que se consensuaron en el foro de la movilidad en 2019.

  • Reiteramos nuestro apoyo al plan de dinamización del centro presentado por los comerciantes en el último Foro de la movilidad.

La existencia de un movimiento vecinal en el centro que ha pedido volver a aparcar en las calles 10 en nuestra ciudad ha sorprendido a Guelaya justo un día después de la pedalada por la movilidad sostenible y la seguridad vial.


Hemos preguntado por el movimiento vecinal que ha pedido en medios de comunicación volver a aparcar en las calles del centro para resolver un problema de seguridad y no lo hemos encontrado. La propuesta de volver a aparcar en las calles 10 creemos que carece de fundamento y de consenso en el Foro de la movilidad al que pertenecemos, junto a otros agentes sociales de la ciudad, entre ellos los agentes económicos.


Ni el presidente de la asociación de comerciantes del centro ni el presidente de la asociación de hostelería conocen a las personas que constituyen este movimiento vecinal, al igual que tampoco los conocemos las personas de Guelaya que somos residentes en el centro de la ciudad.


El problema de seguridad del centro por las noches es un viejo problema que ya existía antes de peatonalizar las calles y por tanto nada tiene que ver con los avances en movilidad sostenible de Melilla, aunque no por ello deja de ser un problema para los residentes aunque es bastante más complejo que aparcar o no aparcar.


La peatonalización del centro de Melilla fue una decisión consensuada en el Foro por la movilidad hace 3 años en donde se debatió sobre los derechos de los residentes en cuanto al acceso a sus viviendas en coche para personas con problemas de movilidad o de cualquier otra diversidad funcional y por supuesto a mantener el paso a taxis,
vehículos de emergencias y cuerpos de seguridad, y de carga y descarga de uso comercial. No puede haber vuelta a atrás en cuanto al aparcamiento en el centro.


Las calles del centro tienen que estar cerradas al tráfico, eso es explicable por el nivel de alerta anti-terrorista 4 en el que vivimos, lo que ha provocado que todas las calles peatonales de España estén cortadas al tráfico tras los terribles atropellos de las Ramblas de Barcelona. Es mejor plantear los problemas con crudeza. ¿alguien quiere tener abierto al tráfico la calle O´Donnell con sus terrazas?
Las calles están desiertas en toda Melilla por la noche en todos los barrios porque las limitaciones del COVID-19 impiden la vida nocturna, con coches o sin coches. No hay nada que hacer ni a donde ir.



Desde la aprobación de las “calles 10” hasta ahora ninguna administración ha tomado una sola medida específica para los residentes del centro, ni con bonificaciones para los aparcamientos subterráneos, ni con mecanismos de bloqueo retráctiles del tráfico de las calles para que puedan pasar los vehículos autorizados, como en otras ciudades europeas.


Pero volver a aparcar en las calles del centro para mejorar la seguridad no es una medida que tenga ningún fundamento. La movilidad sostenible no es la causa de la inseguridad, aunque sí es parte de la solución.

Guelaya organizó el Primer Encuentro sobre Energías Renovables en Melilla para promover el autoconsumo eléctrico

Posted on


  • El Encuentro on line celebrado el 18 de mayo contó con la participación de la Dirección General de Transición Ecológica de la Generalitat de Valencia, la Concejalía de Emergencia Climática de la ciudad de Valencia, la asociación nacional de empresarios de renovables APPA, las Consejerías de Medio Ambiente y de Urbanismo de Melilla, y de Gaselec-Distribución.

  • Ha sido una reunión fructífera, en la que se han debatido las especiales dificultades de Melilla para el problema del almacenamiento procedente de autoconsumo eléctrico, se han aportado diversas soluciones y se ha valorado la mini-eólica como una buena opción en Melilla.

Melilla es idónea para instalación de energía fotovoltaica en sus tejados por el gran número de horas de sol y por la buena radiación en nuestra latitud, especialmente para comunidades energéticas y es buena para la mini-eólica porque tenemos una velocidad media de viento de 6 m/s.
Guelaya ha organizado el primer Encuentro sobre Energías Renovables en Melilla centrado en poner en contacto diversas entidades de fuera de Melilla, que llevan tiempo apostando fuertemente por la instalación de fotovoltaica, como son la Generalitat de Valencia y APPA, asociación nacional de empresarios de renovables, con las entidades locales que deben hacer el esfuerzo de potenciar masivamente el autoconsumo eléctrico:
Consejerías de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Infraestructuras y Urbanismo, y Gaselec-Distribución. Guelaya quiere agradecer públicamente la participación de todas las entidades.
Con este Encuentro, celebrado el 18 de Mayo, desde Guelaya hemos hecho el esfuerzo de tratar de potenciar y acelerar el autoconsumo eléctrico como paso imprescindible para adaptarnos y minorizar nuestra contribución cambio climático.
Hemos podido conocer el compromiso, al menos verbal, de la Consejería de Medio Ambiente con la descarbonización de nuestra ciudad. Según Hassan Mohatar, el Informe Deloitte considera que esto es posible en 2040, lo que implica poner fin a la contaminación de Endesa y a la del tráfico rodado. Se disponen de 2,7 millones de euros, provenientes del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Desarrollo Energético) y de la propia Ciudad Autónoma, para una primera atacada; y se hablan de 400.000 euros para subvencionar la instalación de placas fotovoltaicas. La Consejería de Urbanismo apuesta porque los techos de nuestros edificios sean de uso comunitario para poder instalar en ellos paneles fotovoltaicos. Gaselec afirma asumir como reto la necesidad de poder almacenar la energía sobrante de los paneles.
La Generalitat de Valencia afirma que tras firmar la Declaración de Emergencia Climática pusieron en marcha el Decreto de Promoción de Renovables, en el que se establecen medidas para facilitar la instalación de energías limpias, como la dispensa de licencia de obras y su sustitución por una Declaración Responsable o la obligación de satisfacer su autoconsumo eléctrico toda nave de nueva construcción de más de 1.000 m2. La Concejalía de Emergencia Climática de Valencia valora como muy positiva la Oficina de la Energía que pusieron en marcha, donde cualquier ciudadano puede enterarse de los trámites necesarios para instalar autoconsumo eléctrico, de las subvenciones disponibles e incluso de formas personalizadas para abaratar su recibo de la luz.
Tanto la Comunidad Valenciana como APPA insisten en el gran interés para Melilla de las “Comunidades Energéticas”. Desde un tejado, como pudiera ser el de un centro comercial, o el de un edificio privado con capacidad para instalar muchos paneles, se puede vender energía a edificios colindantes, hasta un radio de 500 m. Conforme más paneles se concentren en una sola instalación, más se abarata la producción, y se recuerda que el precio de las baterías de almacenamiento ha bajado mucho y que se pueden hacer centros de almacenamiento.
Todos los presentes estaban de acuerdo en que las nuevas tarifas eléctricas, que entrarán en vigor el próximo 1 de Junio, encarecen bastante el consumo de electricidad en horas punta, lo que favorece la instalación de fotovoltaica; cuando más cara será la luz, lo que tendrá lugar en las horas centrales del día, la podremos obtener gratis si disponemos de paneles fotovoltaicos.


Corresponde ahora a nuestras autoridades establecer y difundir proyectos de instalación de renovables en Melilla, y nos corresponde a los melillenses la decisión, rentable económicamente, de implicarnos en el autoconsumo eléctrico.

La consejera de Educación, Cultura, Festejos e Igualdad recibió a la Mesa por la Movilidad y aceptó el reto de la moción por los entornos escolares saludables

Posted on Actualizado enn

  • La representación de la Mesa por la Movilidad constituida por Guelaya, MelillaConBici y SATE/Stes presentó a la consejera la solicitud de la moción en defensa de la infancia.
  • La consejera Elena Fernández Treviño compartió los criterios de la moción y propondrá al equipo de gobierno la presentación de la misma al Pleno de la Asamblea.
  • Según la MESA, se trata de una oportunidad para que el gobierno de la Ciudad demuestre su capacidad de coordinar las competencias de al menos cuatro Consejerías en una política transversal de la infancia y del medio ambiente.

Los representantes de la Mesa por la movilidad de Melilla presentaron y argumentaron a la
consejera Elena Fernández Treviño la moción sobre entornos escolares saludables que el seminario
Movilidad e Infancia del centro nacional de educación ambiental del MITERD ha elaborado,
iniciativa que se ha puesto en marcha en toda España y que la Mesa por la Movilidad quiere que
también se desarrolle en la ciudad de Melilla.
El reto principal de esta solicitud es que para presentarla en el pleno de la Asamblea de Melilla
necesita al menos una coordinación de cuatro consejerías que tienen que ver con Salud Pública,
Educación y Cultura, Urbanismo y Medio Ambiente. Las peticiones concretas de la moción han
sido avaladas por expertos, profesionales e investigadores y por tanto están sólidamente
fundamentada y justificadas en Melilla.
La aprobación de la moción creará la necesidad de evaluar los entornos escolares como una manera
de valorar lo que se está haciendo y en qué dirección se está actuando, ya que la moción va
acompañada de criterios de evaluación para el seguimiento de los distintos tipos de seguimientos a
los entornos escolares.
Los acuerdos que la moción incluye tratan en primer lugar de las instalaciones de los propios
centros escolares, cuyo mantenimiento corresponde a la Ciudad Autónoma. En concreto se pide:


1. Sustituir las zonas de aparcamiento que se encuentren dentro del recinto escolar por áreas
estanciales y de juego.


2. Reservar en todos los recintos educativos, o en sus aledaños, un espacio seguro para el
aparcamiento de bicicletas, patines y patinetes para incentivar la movilidad activa al centro.


3. Revegetar los patios escolares con arbolado y plantas que proporcionen sombra, frescor y color a
estos espacios, mejoren la calidad del aire y amortigüen el ruido.


En segundo lugar se proponen actuaciones en los alrededores y accesos a los centros escolares que
tienen que ver con la violencia vial y el cumplimiento del Plan de Movilidad Urbana Sostenible
PMUS:


4. Limitar el aparcamiento y el tráfico en las calles del entorno y, muy especialmente, en las
inmediaciones de las entradas a los centros.


5. Vigilar y hacer cumplir estrictamente la normativa vial a la entrada y salida de estudiantes para
que el entorno escolar sea un espacio seguro y de convivencia.


6. Priorizar la movilidad peatonal y ciclista en el viario del entorno escolar, creando corredores de
acceso libres de coches, fomentando la presencia de vegetación y agua, y promoviendo zonas
estanciales, de encuentro y de juego en el espacio público.


Naturalmente, no tiene sentido intentar desarrollar un PMUS sin una adecuada “Planificación
urbanística”, por lo que la moción incluye un tercer bloque de actuaciones:

  1. Integrar en la redacción del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) medidas para fomentar entornos escolares seguros y saludables.

8. Incorporar en los Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) medidas específicas de
limitación y pacificación del tráfico en los entornos escolares.

9. Promover un cambio generalizado hacia el modelo de “Ciudad30” para reducir la velocidad del
tráfico en todo el viario urbano.

Finalmente, la “Zonificación escolar” tiene que ver con la necesidad de que los centros públicos de
la ciudad se perciban como centros que permiten la igualdad de oportunidades de la infancia que
estudia en ellos en las etapas obligatorias, cuestión que depende no solo de la CAM sino también
del MECD, que debe garantizar la calidad de la educación entre los centros educativos con
indiferencia de la ubicación o distrito del mismo; se trata de evitar la percepción social de que no
todos los colegios forman igual, y para ello se debe cumplir el último requerimiento de la moción:

10. Priorizar la proximidad al centro escolar como criterio básico del área escolar, en beneficio de la
infancia y de toda la comunidad, revirtiendo la implantación de “zona única de escolarización” que
tan negativamente influye en el incremento de desplazamientos motorizados diarios.

Ya no nos quedan excusas, en Melilla debemos empezar a dar el paso hacia las energías renovables.

Posted on

  • Estamos obligados por ley a reducir un 23% nuestras emisiones de gases invernadero en 2030

  • Melilla debe apostar por instalar fotovoltaica masivamente en los tejados.

  • Con un millón de euros al año, en diez años, habríamos reducido en más de un 30% los gases invernadero de Endesa

España ha aprobado recientemente una  Ley de Cambio Climático que nos obliga a reducir las emisiones de gases invernadero un 23% en 2030. Ecologistas en Acción considera que este compromiso es insuficiente y, cierto es, que en la península hoy día ya se están consiguiendo picos de producción de electricidad proveniente de fuentes renovables del 70%, por lo que, globalmente, se debería aspirar a una mayor reducción de emisiones, pero también es cierto que en Melilla partimos de cero en instalaciones de electricidad de renovables, por lo que desde Guelaya consideramos que el 23 % sí debe constituir un objetivo mínimo incuestionable para nuestra ciudad. 

No tendríamos que depender de que nos obliguen por ley, sabemos que el cambio climático está aquí, lo sabemos los ciudadanos, que observamos el aumento inexorable de las temperaturas, y lo saben nuestr@s responsables polític@s. Sirva de ejemplo que el estudio efectuado en el Plan Estratégico de Melilla da, para el año 2100, picos de temperatura que podrían llegar en nuestra ciudad, durante varios meses, a 45o.

Coincidiendo con la publicación esta semana del manifiesto sobre energías renovables de Ecologistas en Acción, Guelaya quiere recordar que sólo tenemos dos caminos para luchar contra el cambio climático, y los dos hay que  afrontarlos con urgencia:

1. Protegernos y adaptarnos. Esto requiere de medidas como dotar a la ciudad de arbolado de sombra, aumentar las zonas de tierra y reducir las de cemento, disminuir el consumo de agua…. y otras muchas. Guelaya está luchando  para que se incorporen al próximo Plan General de Ordenación Urbana.

2. Disminuir los gases invernadero para frenar las subidas de temperatura lo antes posible. Para ello es imprescindible recortar al máximo el consumo de combustibles fósiles, tanto en su uso para la obtención de electricidad como para el transporte.

La central térmica de Melilla funciona con fuel oíl, lo que hoy día sólo puede calificarse como un despropósito, es fundamental comenzar a producir energía renovable lo más masivamente posible para poder reducir los gases invernadero de Endesa.

Esto solo puede conseguirse apostando fuerte por la instalación de paneles fotovoltaicos en nuestros tejados. Necesitamos dinero público para promover estas instalaciones. En las cubiertas de los edificios públicos deberíamos estar instalando ya los paneles con cargo íntegro al presupuesto de la ciudad. En los edificios privados hay que promover la instalación como ya se está haciendo en el resto de España, subvencionando una buena parte del costo total, ofreciendo reducción del IBI durante varios años, o de cualquier otra forma que anime al contribuyente a hacer un desembolso, que va a recuperar en un plazo de poco más de cinco años.

Hay edificios que no tienen sitio en sus tejados para la instalación de paneles, pero muchos podrán engancharse de la electricidad suministrada por otra instalación  cercana, que tenga sitio para ella y para poder “vender” a sus vecinos; esto se está haciendo ya en otras ciudades, por ejemplo, un colegio, con horario de mañana, puede suministrar electricidad a edificios colindantes durante la tarde.

Hay muchas soluciones y, en todas, hay que destacar que el interés no es sólo ambiental, sino también económico; la electricidad que suministra una placa fotovoltaica, incluyendo los costes de la instalación, es ya mucho más barata que la proveniente de fuel oíl, gasoil o gas. Hoy día una instalación de unos 100 kw tiene un coste aproximado de 80.000  euros. Si con un millón de euros, hace cinco años podían conseguirse 0,25 Mw de electricidad de fotovoltaica, hoy se conseguirían 1,25 Mw, seis veces más. Invirtiendo un millón de euros al año en Melilla, en 10 años tendríamos cubierto con solar fotovoltaica el 30 % de lo que produce actualmente Endesa. LLegaríamos a 2030 con los deberes hechos.

Melilla va a recibir bastante dinero proveniente de los Fondos Europeos de Recuperación, el 40% se deben destinar a la lucha contra el cambio climático. Desde Guelaya esperamos que nuestros gobernantes estén a la altura de la situación y se centren en lo realmente importante.

Porque la ley nos obliga y, sobre todo, por sentido común: ¡hay que actuar ya!

Energía fotovoltaica en techos.

Guelaya presentó sus propuestas iniciales al consejero de Infraestructuras, Urbanismo y Deporte sobre el PGOU

Posted on

  • La Consejería reconoce a Guelaya como persona jurídica interesada en el PGOU
  • La valoración de la reunión para los ecologistas ha sido positiva al poder participar en la evaluación ambiental estratégica que determina la Ley 21/2013
  • Las propuestas presentadas por Guelaya serán estudiadas por el equipo redactor del PGOU.

Guelaya ha presentado al consejero Rachid Bussian la necesidad de iniciar a la mayor brevedad posible el trámite de evaluación ambiental estratégica según la Ley 21/2013 de evaluación ambiental vigente y de adaptar el Plan al escenario actual de emergencia climática para no provocar más retrasos de los necesarios.

Desde la aprobación del informe ambiental y de la aprobación inicial de la revisión en 2012 se han producido cambios sustanciales en la redacción del PGOU que obligan a considerar la revisión como un procedimiento diferente al de hace una década, así como el escenario socio-económico.

Desde el año 2012 es difícilmente entendible que el proceso se haya quedado parado casi una década, pero intentar ahora terminarlo con prisas no es equivalente a terminarlo bien, por lo que Guelaya valora como positivo un retraso de meses en la aprobación para la evaluación ambiental estratégica tras un retraso de casi una década. Las prisas no son buenas consejeras. 

Las propuestas realizadas por Guelaya, además de iniciar el procedimiento de Evaluación Ambiental Estratégica  siguiendo la  Ley 21/2013 vigente desde el principio, fueron las siguientes:

1.- Que se redacte y se incluya de forma vinculante en el PGOU un Plan especial de adaptación al cambio climático de acuerdo a los compromisos internacionales firmados por España en materia de emergencia climática, y en concreto el Acuerdo de París, La Estrategia europea de cambio climático  y la Ley de cambio climático española.

2.- Que se preste una especial definición del papel de las zonas verdes ya existentes y de las nuevas, incluyendo las zonas forestales y la Red Natura 2000 en su integridad, para la mitigación del cambio climático, definiendo zona verde no solo por su uso público (como un aparcamiento por ejemplo) sino por incluir al menos un 51% de su superficie con cubierta vegetal.

3.- Que se incluyan normativas específicas de edificación para  promover el uso de energías renovables en las edificaciones y zonas periféricas de la ciudad al margen de los espacios protegidos  y para conservación de la biodiversidad urbana, tanto en edificios como zonas verdes, de acuerdo con la experiencia de otros municipios españoles, especialmente vinculados con la conservación del patrimonio arquitectónico.

4.- Que se incluyan los planes y reglamentos desarrollados desde 2012 en el PGOU como planes especiales en sus versiones actuales o en las actualizaciones que obligatoriamente deberán realizarse para adecuar reglamentos a la legislación vigente en algunos casos.

5.- Que se incorporen al PMUS las conclusiones del Plan Estratégico de Melilla 2020-2029

Entrevista con el consejero Rachid Bussian

“Decepcionante Foro”, el resumen de las entidades defensoras de la movilidad sostenible

Posted on Actualizado enn

  • Una descafeinada convocatoria del Foro, al faltar alrededor de la mitad de las entidades, aprobó la zona azul en la calle general Marina
  • El preacuerdo adoptado entre la Consejería y los comerciantes desvió el Foro por la movilidad a un encuentro centrado en lo económico a corto plazo
  • Los argumentos técnicos y alternativas viables que presentó la Mesa por la Movilidad y el resto de entidades resultaron imposibles de consensuar, aunque el Consejero terminó aceptando incluir un punto sobre Seguridad vial en el próximo Foro

Ninguna ciudad europea habría aprobado una zona azul en una calle a 100 metros de un parking de 1.400 plaza que está vacío o cerrado, como se aprobó en el Foro de la Movilidad de Melilla realizado ayer. Pero no era de movilidad sostenible a lo que la mayoría de entidades presentes acudieron, sino a hacer valer la promesa que desde la Ciudad se le hizo a los comerciantes sobre la creación de cierto modelo de zona azul de Melilla, en una medida parcial e insuficiente.

Desde las organizaciones que conformamos la Mesa por la Movilidad se planteó en todo momento el apoyo y solidaridad con el comercio del centro frente a las grandes superficies, y se le tendió la mano para una reactivación basada en la animación de las calles peatonales. Además, se evidenció que las dificultades económicas por las que pasa ese sector, como el de hostelería y como el de tantas personas trabajadoras afectadas por la pandemia, no eran provocados por la movilidad sostenible, que lejos de ser el problema es la solución para la reactivación del centro, como ocurre en todas las ciudades medias y grandes de España.

Invitar a la gente de Melilla a ir al centro a comprar en coche gracias a la zona azul no va a resolver problemas como el cierre de la frontera, el aumento de la venta on line, los altos alquileres fijados por las franquicias, la crisis económica de una población azotada por la pandemia o la competencia de las grandes superficies, pero sí va a crear un tráfico de agitación innecesario que va a provocar humos y contaminación, ruidos y en definitiva, problemas de salud ambiental que desanimará a quienes quisieran ir a comprar.

Además, la zona azul es en todo caso provisional por insostenible, por la imposibilidad de mantenerla el año que viene cuando se confirme la tambien promesa de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad de poner en marcha en Melilla la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) del Centro. Solo los vehículos más recientes podrán aparcar en la ZBE en una ciudad que tiene un parque móvil de más de 11 años de antigüedad media.

La zona azul no solo va a ser usada por muy pocos vehículos, sino que también va a impedir el acceso a sus casas a los residentes que tendrán que dejar sus vehículos en los aparcamientos subterráneos, esos que fueron tan costosos para el erario público, pagando más de 100 euros al mes y sin poder acercar a sus casas las compras, las maletas o las personas de movilidad reducida.

Todos esos argumentos fueron presentados por la Mesa por la Movilidad y el PSOE, aceptando incluso la idea de sustituir aparcamientos en superficie por aparcamientos subterráneos, pero no surtieron ningún efecto porque la decisión estaba ya tomada. Se dejó claro que la opinión que debía prevalecer era la de los representantes de los comerciantes, aunque como se demuestra no sea acertada. Ni siquiera se contempló la propuesta de mejorar entornos escolares saludables presentada por el PSOE como socio en el Gobierno, ni la de fijar criterios de intervención para incluir iniciativas en todos los centros educativos de la ciudad realizada por la Mesa por la  Movilidad.

Si el Foro debe ser obviamente una herramienta de consenso, incluso se podría haber dejado sobre la mesa la aprobación de la zona azul a la espera de que se presente, en su caso, el nuevo proyecto para derribar el muro del parque Hernández, que va a modificar tal como lo reconoció el propio Consejero, el plan de 150 aparcamientos que se nos presentaba en ese momento.

Integrar la calle general Marina para hacerla una extensión del parque, como zona 10 con plataforma única, con terrazas y como calle paseable en definitiva podría ser una idea a contemplar, pero la zona azul impedirá esa posibilidad o se obligará a deshacer todo en breve.

Se debatió un cambio de sentido de la Calle Gran Capitán, donde si se mantiene la recta para el tráfico motorizado necesitará pasos de peatones elevados, y si hay plataforma única precisará un itinerario sinuoso para evitar la violencia vial.

Finalmente, los representantes de la Mesa tuvimos que esperar a ruegos y preguntas para recordar que desde diciembre se han presentado ya 3 peticiones para debatir en el Foro medidas de seguridad ciudadana para disminuir las tasas de siniestralidad vial y conseguir “in extremis” vencer la resistencia del Consejero a plantearse la seguridad vial de Melilla desde el Área de Movilidad de su competencia.

La Mesa por la Movilidad de Melilla reitera las necesidad de un Foro por la Movilidad para consensuar las medidas para disminuir la violencia vial en Melilla

Posted on Actualizado enn


• El Área de Movilidad de la Consejería de Medio Ambiente informó a la Mesa por la
Movilidad de las propuestas que la Ciudad envía a la convocatoria del Ministerio de
Transportes


La movilidad sostenible sigue sin tener un objetivo claro hacia favorecer el derecho a los peatones y ciclistas a circular de forma segura, pero la política europea que da los fondos COVID-19 tiene claro que el coche privado no es sostenible


El apoyo de dinero público al transporte público es bienvenido siempre que las
inversiones públicas no caigan en el saco roto de la COA, y se mantengan los puestos
de trabajo


Hace una semana tuvo lugar la entrevista entre los representantes del Área de Movilidad de la
Consejería de Medio Ambiente y la Mesa por la Movilidad, en la cual fuimos informados de las
líneas temáticas de la respuesta del consejería a la convocatoria del Ministerio de Transportes.
Ninguna de las propuestas que el área de movilidad diseñó responde a la petición de la Mesa sobre
actuaciones para disminuir la violencia vial en la ciudad, entre las tres más altas de todas las
provincias españolas según los informes anuales UNESPA, la asociación de las compañías de
seguros en España.


Por eso la principal demanda ante la CAM es la convocatoria de un Foro extraordinario para
consensuar las medidas para disminuir las tasas de siniestralidad vial en Melilla, que mientras que
incluyan víctimas mortales, serán inadmisibles.
Las tres líneas temáticas que el ministerio demanda son tan importantes que no cabe realizar una
valoración global sobre las peticiones de la CAM por parte de las necesidades del Foro por la
movilidad, por lo que hacemos público nuestra valoración en cada línea temáticas


1 Zonas de Bajas emisiones:
Apreciamos la iniciativa de comenzar ya este año con las inversiones para poner en marcha la ZBE
del centro de la ciudad a más tardar el año 2022, tal como se prometió por parte de la anterior
viceconsejería. No obstante, recordamos que las ZBE no solo deben ubicarse en el centro de la
ciudad, sino también en los barrios.


2 Movilidad sostenible:
Encontramos en este ámbito las mismas contradicciones que venimos observando en el desarrollo
del PMUS en años anteriores. Si bien algunas de las medidas planificadas son totalmente coherentes
con los objetivos de la movilidad sostenible, que implican necesariamente el paso del uso y abuso
del coche privado a modalidades sostenibles de desplazamientos, otra en cambio son lo contrario,
como por ejemplo la construcción con dinero público de un parking en la zona del Rastro o invertir
en un sistema de vigilancia de zona azul de estacionamientos cuando ya existe un multacar en la
policía local que puede realizar esa labor, que por otro lado, incentiva venir al centro con el coche
particular.
Por ello la Mesa por la movilidad no puede aceptar estas iniciativas encaminadas más bien a
intentar “contentar” a todas las corrientes de opinión. Echamos de menos una perspectiva más
“racional” basada en evaluar la situación actual tras el diagnóstico realizado en el PMUS y
establecer objetivos claros medibles y cuantificables en cuanto al uso de las modalidades de
desplazamientos.

3 Transporte público (COA):
La Mesa por la Movilidad considera fundamental para la movilidad sostenible la mejora del servicio
público urbano de la COA, tanto en autobuses eléctricos más pequeños, como en la mejora de
paradas y marquesinas y de información en tiempo real en las mismas. Sin embargo esas
inversiones deben estar vinculadas a otro tipo de medidas complementarias, especialmente a la
licitación del servicio que no puede mantenerse en las actuales circunstancias. Esperamos que esta
consejería tenga la valentía en esta cuestión de sacar la licitación del servicio lo antes posible.
Hace mucho tiempo que la COA es un saco sin fondo para el dinero público, y necesita inyecciones
de inversiones, pero no orientadas hacia la supervivencia de una cooperativa que ha dejado de serlo
por tener trabajadores asalariados, sino a la mejora del servicio. La Mesa apoya la intervención de
la CAM en el servicio con inversiones, pero deber articular un sistema mixto para garantizar la
rentabilidad de las inversiones en el aumento de pasajeros.


Por último, queremos defender la situación laboral de todas las personas que trabajan en la COA, sean o no sean cooperativistas y sea cual sea la fórmula final que se establezca con la empresa.

Guelaya y Melilla ConBici reivindican en el 8M el papel de la mujer en la movilidad sostenible

Posted on Actualizado enn

  • La brecha de género en el uso de la bicicleta debe desaparecer.
  • La Salud pública no nos ha permitido convocar la pedalada del 8M, pero reivindicamos la contribución de la mujer a la disminución de la violencia vial.

Este año no hemos podido convocar la pedalada del 8 de mayo que recuerda el papel de la mujer en la disminución de la violencia vial, pero el lema “No hay movilidad sostenible si las mujeres no cogen la bici”, que fue el utilizado el año pasado en la pedalada convocada por Guelaya y MelillaConbici, sigue estando vigente un año más.

Casi tradicional porque la del año pasado no fue la primera vez que las pedaladas en Melilla recuerdan el papel de las mujeres. Se han dedicado varias convocatorias del mes de marzo a ellas. Las pedaladas de marzo de Melilla ConBici los años 2014, 2015 y 2016 se dedicaron a la mujer con lemas como “Bicicleta tiene nombre de mujer”

Según datos de 2019, en los últimos 2 años las mujeres españolas han pasado de utilizar la bici un 37% de los casos a hacerlo un 43% según un estudio reciente de la Red de Ciudades por la Bicicleta, frente al 58,9% de los hombres.

Sin embargo, todavía el porcentaje total de los desplazamientos en bicicleta de hombres y de mujeres es bajo, y desde 2017 solo ha aumentado un 2% para situarse en 8,6% los desplazamientos cotidianos para ir a estudiar y un 2,2% para ir a trabajar.

En este tiempo donde la pandemia obliga a disminuir el número de desplazamientos en coche debido a los toques de queda y antes a las fases de confinamiento, y desde marzo de 2020 al cierre de la frontera de Marruecos que ha disminuido aún más significativamente en miles de coches los que circulan por la ciudad, el número de víctimas graves por violencia vial aumentó en 2020 con respecto a los años anteriores, 2019, año en el que UNESPA nos situó como la tercera provincia con más siniestros de “chapa y pintura” de España.

La conducción asociada a la masculinidad es más competitiva, agresiva e individualista, mientras que la femenina se asocia a más prudente, comprensiva y cooperativa. Por eso luchar contra la brecha de género de la bicicleta traerá ventajas a toda la sociedad en su conjunto porque hará las calles de Melilla más seguras para todas las personas.

Por eso, queremos reivindicar un año más el papel de la mujer en el avance de la movilidad sostenible en Melilla, porque cuantas más mujeres se incorporen a la bici más seguras serán nuestra calles para todas las personas y mayor pacificación del tráfico habremos conseguido.