Área de ecología urbana

ENDESA y Cambio Climático

Posted on

La Ciudad Autónoma tendrá que obligar a la central de ENDESA a contaminar menos el aire en Melilla si quiere luchar contra el cambio climático

El Gobierno local que salga de las elecciones deberá resolver la Autorización Ambiental Integrada y obligar a la internacional italiana a instalar las Mejores Técnicas Disponibles, que no son quemar fuel-oil.

La contaminación atmosférica afecta a la salud de los trabajadores de Endesa, y a quienes trabajan en los alrededores de la central o residen en sus cercanías.

Enchufar coches a una central que utiliza fuel-oil es quemar el dinero de las subvenciones del Estado al coche eléctrico. Es prioritario que Melilla desarrolle energías renovables.

Se nos acaba el tiempo para intentar poner freno a un cambio climático irreversible.

La lucha contra el cambio climático es el principal problema de la humanidad. Nuestros hijos no tienen futuro si no actuamos ahora y no podemos esperar más. El futuro es ya.

Al nuevo gobierno nacional y al nuevo  gobierno que salga en las próximas elecciones locales, los ciudadanos tenemos que exigirles que sean capaces de defender el bien común aunque tengan que enfrentarse con los intereses de las grandes empresas privadas. Si los políticos no actúan tendremos que hacerlo los ciudadanos, y es hora de empezar a hablar de acciones concretas, en Melilla, en España, en Europa y a nivel mundial.

Además de plantearnos cómo producimos la energía que necesitamos, hay que plantearse si somos eficientes con la energía. Las medidas de ahorro energético tienen que ser prioritarias.

La contaminación que la central eléctrica de Endesa está vertiendo a la atmósfera desde su ubicación en el centro de la ciudad  se reglamenta desde la Autorización Ambiental Integrada (AAI), que concede la ciudad, y está en proceso de cambio tras denunciar Guelaya que se basaba en legislación de tiempos de Franco.

Si la nueva AAI que debe aprobar la Ciudad Autónoma mantiene los actuales motores contaminantes de fuel oil, estará demostrando que defiende los intereses de una multinacional  italiana antes que la salud de los melillenses y la lucha global contra el cambio climático.

La legislación es muy clara, Endesa tiene que producir electricidad utilizando las “Mejores Técnicas Disponibles”, así las llama la legislación europea y nacional. Y existen tecnologías adecuadas para que Endesa disminuya la contaminación atmosférica de forma drástica.

La nueva AAI considera a Endesa como una Instalación de Combustión Mediana, cuando debería ser considerada como una Gran Instalación de Combustión; la diferencia entre una y otra es clave: por normativa europea, en 2021 las Grandes instalaciones de  Combustión sólo podrán expulsar por sus chimeneas un máximo de 625 miligramos por metro cúbico de óxidos de nitrógeno, mientras que las instalaciones medianas podrán expulsar 1850, casi el triple.

Tenemos que reducir sí o sí las emisiones de gases invernadero en todo el mundo, también en Melilla, y para ello Endesa tiene que cambiar urgentemente; en 2017 aumentó  un 5,2% sus emisiones de óxidos de nitrógeno y un 1,3% las de CO2. Nos urge bajar en picado las emisiones de gases invernadero y Endesa-Melilla no hace más que aumentarlas.

Si no se exige a Endesa que reduzca la contaminación en 2021 es porque no se quiere. Este es el momento de obligar a que  la industria contaminante a reducir sus emisiones.

En lo que se refiere a gases invernadero en España, según el Observatorio de la Sostenibilidad, “Endesa es, y será el primer emisor durante muchos años, hasta que no realice una profunda transformación de sus métodos de generación eléctrica”. En 2018 Endesa emitió en España 30 millones de toneladas gases invernadero, lo que supone el 9,28% del total del país.

Hace tres años Endesa-Melilla obtuvo por parte de la Agencia Europea de la Energía, debido a su bajísima eficiencia energética, la calificación de séptima industria más contaminante de toda Europa: contamina una barbaridad para la electricidad que produce.

Se nos acaba el tiempo para intentar poner freno a un cambio climático irreversible.

2030 es la fecha límite, según el IPCC (Panel Internacional de Cambio Climático) para conseguir que la temperatura media del planeta no aumenta más de 1,5 grados; sobrepasar esta cifra nos abocaría muy probablemente a lo que los científicos denominan “catástrofe global”.

El futuro es ya.

El arroyo mezquita se llena de basuras y residuos industriales al menor descuido de los servicios de limpieza. Falta control del territorio.

Posted on Actualizado enn

Informe de  primavera de Guelaya sobre el control de vertidos en Melilla

Se ha producido un retroceso importante en el arroyo Mezquita que se llena de basuras comerciales y aumentan los vertidos industriales de aceites usados en el último trimestre.

  • Guelaya prefiere 800.000 euros en medidas preventivas para evitar vertidos en los cauces que estanques con luces de colores. Las medidas preventivas prometidas no se han aplicado.
  • El 80% de la basura que está vertida en el arroyo mezquita acabará en el fondo de nuestra bahía y el 20% restante saldrá a la playa y será recogida por personas voluntarias de Melilla y las entidades de la sociedad civil.
  • En el lado positivo, la prueba “la Africana” ha provocado un gran esfuerzo con presupuesto civil en retirar los vertidos de escombros y basuras de la pista de carros y puntos negros denunciados por Guelaya en el informe de enero.

Como venimos haciendo trimestralmente desde hace un año, Guelaya ha comprobado la situación de los vertidos ilegales de escombros y residuos industriales en la ciudad tras el informe del pasado mes de enero.

El arroyo Mezquita ha sufrido un retroceso evidente por la falta de capacidad para mantener limpio al mismo tiempo los cauces y los terrenos por los que pasa “La Africana”.

Los vertidos de basuras del arroyo mezquita cuando llueva fuerte acabarán en nuestras playas como basuras marinas, pero solo en el 20% porque el resto se quedará en los fondos marinos. Las rejillas del cauce de la valla en las proximidades de la frontera no dejan lugar a dudas. Cuando haya que abrirlas en una riada,  se convertirán en basuras marinas.

Pero lo que es más preocupante es el aumento de puntos del cauce con aceites usados encharcados, ya que se trata de vertidos industriales que han sido denunciados reiteradamente, lo que plantea dos problemas añadidos:

La falta de control del territorio que se convierte en un espacio “sin ley” donde las denuncias reiteradas no sirven para nada.

La empresa que cobra por el mantenimiento de la red de pluviales que desemboca en el arroyo Mezquita tiene obligaciones contraídas con la ciudad mediante contrato por las que debe limpiar la red y pasan los años sin que los aliviadores del arroyo mezquita dejen de vomitar un líquido negro que no puede confundir a casi nadie, porque son vertidos industriales de aceites de locomoción.

En lo positivo, en lo que respecta a la pista de carros, el punto negro de vertidos de escayolas que se creó en las inmediaciones del punto limpio y el de la explanada de Rostrogrodo, han sido limpiadas,  aunque habitual por la coincidencia con la prueba deportiva “La Africana”.

Pero hay que valorar negativamente que a pesar de la limpieza, en solo unos días volvían a aparecer vertidos en los mismos lugares limpiados días antes, lo que demuestra que no hay medidas de prevención ni de sanción que funcionen actualmente en la ciudad.

En lo que respecta a la legislación ambiental Guelaya denuncia que falta control del territorio por parte de las Admnistraciones, y que algo tendremos que hacer los melillenses para conseguir ese reto, porque no parece que los gobiernos locales hayan resultado eficaces en este sentido en la útima década.

Guelaya exije soluciones eficaces a los partidos que se presentan a las elecciones ante las promesas que hasta ahora han incumplidas o bien han demostrado no ser  eficaces.

CONSUMO DE AGUA Y POBLACIÓN NO CENSADA EN MELILLA

Posted on

Guelaya exige solución al excesivo gasto de agua y que se clarifique el tamaño de población no censada de Melilla para poder planificar servicios públicos

 

Si en Melilla se consumieron 306 litros de agua por habitante y día en 2017, como dice Quevedo, y no 396 como dice Guelaya, entonces es que la población no censada de Melilla está en torno a 38.000 personas y no 10.000, como estimaba Guelaya

 

En 2018 la  población total de Melilla habría sido de más de 125.000 personas, frente a los 86.000  censados.

 

 

El consumo medio de agua en España está en torno a 136 por habitante y día.

 

 

Guelaya cuenta con  los datos oficiales del agua potable suministrada a la red de Melilla desde 2011 hasta 2017. Cuando en Guelaya hemos estimado un consumo de 400 litros por habitante y día hemos tenido en cuenta la cantidad de agua suministrada a la red, la población censada según el Instituto Nacional de Estadística y la población no censada, que hemos estimado en torno a 10.000 personas,  basándonos en los datos suministrados por el Plan Hidrológico 2015-2021aprobado, entre otros, por el gobierno de la ciudad. Si se consumen casi 100 litros menos, como dice el Consejero de Medio Ambiente, la única explicación posible es una población no censada mucho mayor que la estimada por Guelaya. El señor Quevedo debería explicar cómo obtiene sus cifras de consumo de agua, debería decir cuál estima él que es el número de personas que hay que contabilizar como habitantes que consumen agua.

 

Hace dos años Guelaya hizo un estudio para tratar de averiguar dónde se consumía en Melilla una cantidad de agua tan desorbitada. No hay explicación en las fugas, que están dentro de lo asumible, ni en el campo de golf, que no se riega con agua potable, ni en los enganches ilegales, que sin  duda habrá, pero que no pueden ser responsables de cifras tan descomunales de sobreconsumo. La única explicación posible estaba en una población real muy superior a la oficial, pero no teníamos ningún dato para poder afirmarlo; la confirmación nos llega ahora con los datos de consumo suministrados por el señor Quevedo; si estos datos son reales, solo se explican por una población de hecho muy superior a la oficial.

Alguien tendrá la tentación de explicar estos datos con los miles de personas que entran y salen de nuestra ciudad diariamente, pero los expertos en agua consultados por Guelaya nos aseguran que ese tipo de población consume poca agua. Por otro lado, aun con una población flotante de casi 40.000 habitantes los 300 litros por persona y día siguen siendo una barbaridad cuando se comparan con la media de España que está en 136 litros. Los melillenses no nos duchamos siete veces al día ni vivimos mayoritariamente en chalets con jardines que haya que regar. ¿Dónde se va el agua? ¿Podemos tener una población flotante todavía muy superior a los 38.000 no censados que se derivan de los datos suministrados por el señor Quevedo?

 

No corresponde a Guelaya valorar las posibles ventajas o inconvenientes de estos datos de población pero sí nos preguntamos por qué no se han tenido en cuenta en el Plan Hidrológico, herramienta imprescindible para calcular el agua que necesita la ciudad; el Plan Hidrológico de Melilla estableció el objetivo de disminuir el consumo de agua y no se ha cumplido tras 6 años de aplicación del mismo. Eso es un problema que hay que resolver y exigimos medidas para que se cumpla lo que se planifica.

Para 2021 el Plan Hidrológico prevé una población total real de 106.000 personas, a la que hay que abastecer de agua, pero los datos que se desprenden del consumo de agua indicado por el señor Quevedo implicarían una población total cercana a los 130.000 habitantes.

Es preciso saber cuántos habitantes reales tiene Melilla para poder establecer nuestros objetivos de reducción del consumo de agua.

Las campañas de ahorro de agua, si se han hecho, han pasado totalmente desapercibidas para los melillenses y no pueden considerarse como un elemento que haya contribuido a la reducción en el consumo que apuntó el señor Quevedo, es más, en 2015, 2016 y 2017 el consumo de agua en la ciudad  no ha dejado de aumentar. Es cierto que el consumo ha bajado con respecto a 2012, pero es que en 2012 se produjo un pico de sobreconsumo, no es un buen referente. No disponemos de los datos de 2018, pero sí sabemos, por declaraciones a prensa del señor Quevedo que ese año seguían metiéndose en la red 38.000 metros cúbicos diarios, lo mismo que en 2017, luego si  el consumo bajó, bienvenido sea, pero  es muy probable que sea debido a la bajada de presión a que se  sometió la red por las continuas averías de la desaladora. Los días con menos presión se ahorraba agua, el resto de días seguía gastándose de forma desmesurada.

Mientras tanto seguimos esperando unos objetivos cuantificables en la reducción del consumo de agua, unas medidas evaluables para alcanzarlo y una información sobre la población real de Melilla.

Desaladora

 

En el Día Mundial del Agua Melilla suspende en casi todos los indicadores.

Posted on

  • En época electoral no es tiempo de buscar culpables sino de proponer soluciones
  • Los problemas del agua deben resolverse contando con el Consejo del Agua de Melilla, con la presencia de todas las administraciones y los representantes de la sociedad civil.

Guelaya Ecologistas en Acción organizó el año pasado una serie de mesas redondas con partidos políticos y la administración pública con el objeto de hacer una valoración de la situación del agua. Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, el 21 de marzo, hemos repasado las conclusiones de las actividades desarrolladas hace ya un año y nos encontramos con una valoración negativa en casi todos los indicadores.

A continuación valoramos y proponemos soluciones sobre aquellos aspectos que fueron debatidos en las jornadas sobre el agua organizadas en 2018 por Guelaya.

Problemas sobre el abastecimiento de agua potable

Se mantienen los problemas de abastecimiento en lugares concretos y por deficiencias de la desalinizadora.

Problemas sobre el consumo de agua en la ciudad

Seguimos sin cumplir el objetivo de  260 litros/hab/día, que a su vez es el doble de la media nacional. El consumo incluso se ha incrementado ligeramente y debe estar por encima de los 400 litros habitante y día.

La propuesta ecologista siempre se dirige a la disminución del consumo, no a elevar la demanda de agua.

El objetivo prioritario es gastar menos agua, no producir más agua.

Las campañas de ahorro de agua que la Ciudad ha puesto en marcha han demostrado ser ineficaces, pero no por ello deben de sejar de hacerse, sino que se deben hacer de otra manera, puerta a puerta, aprovechando el potencial de contar con suficientes educadores sociales capacitados para trabajar en campañas de ahorro de agua casa a casa.

La reutilización de las aguas residuales es positivo, pero la utilización del agua de riego de zonas verdes no se hacia de sondeos que se utilizaran para el consumo humano. El cmapo de golf no puede utilizar agua de pozo, tiene que regar exclusivamente mediante agua reutilizada.

Problemas sobre la calidad del agua

No se ha dado ningún paso hacia la mejora de la calidad del agua. La mejora de la calidad del agua se ha dejado que dependa del proyecto de ampliación de la desalinizadora.

La evaluación ambiental del proyecto de ampliación de la desalinizadora fue concluyente, no se podía ejecutar el proyecto técnico presentado y se debía reformular porque algunas de las soluciones técncias no eran viables ambientalmente.

Además, el período de ejecución debía duplicarse como medida de prudencia ante la ubicación de la desalinizadora en las proximidades de la Red Natura 2000 y de las consecuencias de la ampliación  en las especies protegidas.

Tras la Resolución de 9 de abril de 2018, de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural, por la que se formula informe de impacto ambiental del proyecto Construcción, ampliación, terminación e integración de la desaladora de agua marina de Melilla, hace casi un año

¿qué Administración pública ha encargado la reformulación del proyecto de ampliación y quién ha financiado la contratación de la redacción de un nuevo proyecto técnico?.

Porque pensar que la legislación ambiental está para no cumplirla no demuestra respeto hacia los Estados democráticos de derecho.

Sobre la falta de cumplimiento de los objetivos  ambientales del Plan Hidrológico

Demandamos políticas públicas del agua basadas en la Directiva Marco del Agua y un proyecto de renaturalización del río de Oro  y nos respondieron con una fuente en la desembocadura del río que al parecer funciona los fines de semana como vertedero.

Hemos demandado una solución que en el tema de agua tiene un componente técnico importante, pero que las administraciones se tiren los trastos a la cabeza y no tomen decisiones, no es aceptable por parte de ningún representante de la sociedad civil.

Y demandamos que esas decisiones se tomen en Melilla en el Consejo del Agua, del que formamos parte. Sigue siendo una petición urgente de Guelaya, pero la respuesta ha sido convocarnos a una reunión de participación en Sevilla.

Por eso Seguiremos demandando la convocatoria de una reunión del Consejo del Agua en Melilla.

Guelaya hace sus propuestas a los partidos políticos que se presentan a las elecciones en Melilla sobre calidad del aire

Posted on Actualizado enn

  •  Valorar la calidad del aire de una ciudad por las medidas durante quince dias de una estación móvil periférica externa al casco urbano es tomar por tontos a las personas de Melilla.

 

  • ¿Cuantos días al año pueden superarse los valores máximos de contaminantes para enfermos con enfermdedades respiratorias?

 

  • Gane quien gane las elecciones de abril y mayo, Melilla necesita un equipo de medición de calidad del aire que garantice para cualquier persona la información pública y un plan en caso de emergencias

 

  • Guelaya no entiende por qué no se ha encargado al ministerio, con fondos del Estado, como en las tres ocasiones anteriores, la financiación de las mediciones.

Pedimos a todos los partidos que se comprometan con la salud de las personas y en el caso de llegar al Gobierno de la Ciudad adquieran un equipo fijo de registro de calidad del aire para hacer efectivo el derecho a la información en tiempo real de lo que respiramos en Melilla, cuales sean los contaminantes y vengan de donde vengan.

 

Guelaya Ecologistas en Acción, de acuerdo a las propuestas presentadas en su última asamblea ordinaria de socios, comienza a hacerlas públicas con las que afectan a la calidad del aire.

 

El argumento principal de la propuesta es que tras el mandato de cuatro años del actual equipo de gobierno, los derechos de las personas de Melilla sobre calidad del aire no se cumplen, y por ello, requerimos a los partidos políticos a que concreten en sus programas cómo van a considerar el derecho a la información sobre la calidad del aire de la que gozan los españoles, con exclusión de los españoles norteafricanos.

 

La propuesta de Guelaya en materia de calidad del aire es ésta:

 

-Adquisición de equipos fijos y móviles para evaluar la calidad del aire e información pública en tiempo real de la contaminación existente.

 

-Redacción de planes de calidad del aire

 

Es lo que dice la Ley, y es lo que, aunque parezca difícil de entender, el gobierno actual de la ciudad no ha tenido en cuenta.

 

Reiteramos que es imposible desde el punto de vista técnico, y mucho menos científico, extrapolar las medias mensuales o anuales de los contaminantes atmosféricos, sean cuales sean las causas que los provocan, con medidas tomadas en lugares distintos, que van variando según el capricho del consejero de turno, desde que en el siglo pasado se hizo público la toma de medidas de calidad del aire a cargo del Estado.

 

Reiteramos que el derecho a la información no se justifica por las medidas que se tomen en quince dias. Las medidas de ozono troposférico se deben tomar en verano cuando ese contaminante aumenta por el calor.

 

Este año no hay presupuesto previsto para adquirir el equipo de registro de calidad del aire, y el año que viene lo habrá dependiendo del equipo de Gobierno que salga de las lecciones, no de lo que diga ahora el Consejero de Coordidnación y Medio Ambiente.

descarga de graneles en el puerto de Benienzar que llega a Melilla como contaminación atmosférica
Descarga en el puerto de Beni Enzar de graneles que provocan contaminación del aire en Melilla

 

 

 

 

 

Guelaya apoya las reivindicaciones feministas del 8 de marzo en Melilla junto a la Plataforma 25N y todo el movimiento ecologista nacional

Posted on Actualizado enn

· Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF comparten los principios del ecofeminismo, un movimiento donde confluyen el ecologismo y el feminismo.

· La mirada ecofeminista destaca que la actual situación insostenible de crisis ecológica y crisis de los cuidados pone en peligro no sólo nuestra propia supervivencia como especie, sino también la del planeta y los seres vivos que lo habitan.

· Las organizaciones ecologistas señalan que el sistema económico actual invisibiliza el trabajos de cuidados realizado principalmente por mujeres y los servicios de los ecosistemas, todos ellos necesarios para el mantenimiento y reproducción de la vida.

Guelaya apoya las actividades organizadas en Melilla por la plataforma 25 N en favor de las reivindicaciones feministas e invita a todas las personas de Melilla a participar  en las acciones que se realizarán el viernes 8 de marzo.

La desigualdad de género también tiene sus manifestaciones en el terreno medioambiental. Las mujeres sufren con mayor intensidad la pobreza energética (el 26 % de las mayores de 65 años gasta más del 12 % de su presupuesto en energía), suponen el 80 % de los refugiados climáticos (pese a tener una menor huella de carbono) y son más vulnerables en las inundaciones, olas de frío o de calor.

Asimismo, las mujeres sufren de manera especial los efectos de tóxicos en muchos productos de limpieza o cosméticos, muchos de los cuales son disruptores endocrinos (vinculados a enfermedades como la endometriosis, la fibromialgia o el cáncer de mama). Y además dedican más del doble de su tiempo al trabajo no remunerado de cuidados que los hombres, sufriendo en muchos casos dobles jornadas de ocupación.

Todo esto se suma a una educación que no rompe con roles sexistas, a una brecha salarial inaceptable, una menor cuantía de las pensiones y una mayor precariedad laboral.

Por todo ello, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF comparten los principios del ecofeminismo. La simbiosis entre feminismo y ecologismo permite visibilizar y denunciar conjuntamente las reivindicaciones de igualdad de género con la sobreexplotación y el dominio de la naturaleza en un modelo económico insostenible, que obvia la importancia de preservar los ecosistemas.

Las principales organizaciones ambientales españolas defienden que el ecofeminismo cuenta con una gran fuerza transformadora y de emancipación social, que aporta solidez y consistencia a los movimientos ecologistas y feministas, que de manera aislada quedarían cercenados en sus planteamientos. Es necesario denunciar la trascendencia que la actuación humana tiene sobre los ecosistemas y también analizar cómo nos afectan los distintos sistemas de opresión, no solo a las mujeres sino a la población más vulnerable.

Se hace necesario construir una nueva cultura de la igualdad y de la sostenibilidad que ofrezca una alternativa justa y defendible frente a las políticas desarrollistas. Dichas políticas han tenido como resultado la situación de emergencia social y ambiental actual.

Por todo ello, Guelaya Ecologistas en Acción apoya las reivindicaciones del movimiento feminista en este 8 de marzo. ������������������������������������

Con el agua no se juega, ni en elecciones. Guelaya exige la reunión urgente del Consejo del Agua de Melilla.

Posted on

  • Todas las Administraciones implicadas tienen en el Consejo una mesa donde debatir soluciones sobre el abastecimiento de la ciudad..

 

  • No es responsable por parte de la Ciudad abrir un debate sobre la posibilidad de que falle el abastecimiento de agua de la ciudad en los medios de comunicación.

 

  • Los medios de comunicación no es el lugar adecuado para decir que los melillenses no tienen asegurado el abastecimiento de agua a partir del 7 de junio.

 

  • La política hidráulica se planifica, no se improvisa. El Plan Hidrológico de Melilla se aprobó para el ciclo 2016-2021 con el voto en contra de Guelaya y los votos a favor de todas las administraciones implicadas.

 

  • Guelaya califica de indecente el esperpento que la Ciudad está promoviendo cuando todas las Administaciones tienen la obligación de resolver el problema, no de convertirlo en un arma electoral.

 

  • Guelaya se ofrece a llevar la demandas de una nueva cultura del agua sostenible al Consejo del Agua en Melilla, que solo se puede fundamentar en el ahorro del agua y el control del territorio

 

No es un tema de narices como dice el consejero de coordinación y medio ambiente, es asegurar el abastecimiento de agua o evacuar. Así de sencillo. Con el agua no se puede jugar políticamente como esta haciendo la Ciudad Autónoma.

 

Por eso Guelaya califica de indecente el intento de aprovechar electoralmente un problema técnico por parte de una de las administraciones que es co-responsable del abastecimiento de agua de  Melilla junto con otras, y con los agentes sociales, como Guelaya, que somos miembros del Consejo del Agua, y que nos vemos obligados a pedir calma, sosiego y una mesa donde hablar los problemas, el Consejo del Agua de Melilla, del que formamos parte.

 

Es impensable que la ciudad se quede sin suministro de agua el 7 de junio. Solo sugerir ese escenario por parte de una de las administraciones públicas es de una bajeza incalificable. Si la ciudad tenía conocimiento de que no se bombeaba agua desde el río de Oro hasta el embalse de las Adelfas desde hace meses porque no estaban operativas las bombas, ¿que ha hecho para resolver el problema?

 

Lo que hay que hacer en Melilla en materia de agua se aprobó en el Plan Hidrológico de Melilla, para el ciclo de planificación 2016-2021, y se publicó  en el Real Decreto 1/2016, de 8 de enero. Si hay algo que no se ha respetado en estos seis años y la Ciudad lo sabe, o se denuncia o se calla para siempre como cómplice.

 

Guelaya nunca pensó que la ampliación del módulo de la desaladora fuera la solución, por eso votamos en contra de este Plan, porque no nos parecía que aseguraba el abastecimiento de agua de la ciudad de forma sostenible, y ahora, es precisamente el consejero de Coordinación y Medio Ambiente quien viene a darnos la razón, pero equivocándose de canal de comunicación.

 

Todas las Administraciones públicas implicadas estaban de acuerdo con el plan que se aprobó, ahora tienen que explicarnos a los agentes sociales que formamos parte del Consejo del Agua de Melilla donde se aprobó incialmente el Plan Hidrológico,  ¿por qué 6 años después no se ha ejecutado lo planificado, en todos los sentidos, ambiental, social y económicamente?

 

La directiva marco europea obliga a iniciar un nuevo ciclo de planificación 2021-2027. Guelaya, a sabiendas de las complejidades técnicas de las políticas hidráulicas seguirá haciendo alegaciones en defensa de una nueva cultura del agua sostenible, un objetivo que no consideramos que se haya conseguido en Melilla.

 

La cuestión es como participar en un ciclo de planificación hidraúlica para los próximos seis años si los objetivos de lo planificado para los seis años anteriores no se han cumplido. Guelaya se ofrece en ese sentido a trasladar las demandas de los melillenses a favor de una cultura del agua sostenible en los documentos de planificación hidráulica.

 

Ninguna política hidráulica en Melilla tendrá futuro ni será sostenible si no se fundamenta en el ahorro del agua y en las medidas dirigidas a disminuir la demanda en lugar de aumentar la oferta, como ya alegamos en el Plan Hidrológico de Melilla.

 

Y lo que no podamos hacer en Melilla, lo hará Ecologistas en Acción en Madrid, en el Consejo del Agua del Estado.

desaladora