Gurugú

La nieve llega al Gurugú

Posted on

Después del incendio que afectó a gran parte del macizo del Gurugú, una de las consecuencias que más temíamos era que las primeras lluvias arrastraran la tierra fértil, una vez desprovista de la vegetación que la sujeta.

Las primeras lluvias llegaron, pero este año, lejos de su carácter torrencial habitual, han caído con sorprendente suavidad. Y lo más sorprendente aún es que las últimas cayeran en forma de nieve, lo mejor que le puede pasar al monte que hace de cuenca hidrológica para Melilla. El agua en forma de nieve se dosifica de forma lenta, conforme se va derritiendo; esto facilita su absorción y evita los temidos arrastres de tierra.

Esta imagen del castillo de Basbel cubierto por la nieve seguramente tardaremos mucho en volver a verla, pero sus efectos beneficiosos en los acuíferos se alargarán en el tiempo.

cima-nevada

Sembrando esperanza en el Gurugú

Posted on Actualizado enn

Los amigos del Runners Team Melilla, con Juandi a la cabeza, nos han pedido colaboración en un proyecto que es como un rayo de esperanza en estos momentos de desolación ante lo que ha ocurrido en el Gurugú. Ellos entrenan en sus senderos habitualmente, y han sentido la misma desolación que todos los que disfrutábamos de este entorno. Su idea es seguir entrenando por los mismos senderos, pero a la vez ir dispersando semillas autóctonas de las especies más valiosas del Gurugú, como el araar o la coscoja, semillas que Guelaya les proporcionará junto con nuestro agradecimiento más sincero por tan estupenda iniciativa. Si logramos que estas semillas germinen entre los resecos pinares, lograremos además que el coscojar, el ecosistema más valioso y húmedo del Gurugú, se extienda por zonas antes ocupadas por pinos y eucaliptos cultivados. Hace ya algunos años que acostumbramos a enterrar bellotas de coscoja recogidas de ciertos rincones del Gurugú bajo el reseco suelo del pinar, y ya son muchas las pequeñas coscojas que crecen por los senderos que usamos habitualmente; por eso sabemos que la iniciativa de los runners melillenses será sin duda positiva.

La época de recolección de estas semillas comienza en septiembre, y este año tenemos muy claro que tendremos que recoger más que ningún otro. Tendremos que ir a los lugares del macizo que se hayan librado del fuego, y procuraremos coger sólo unas pocas semillas de cada ejemplar recolectado, para que pueda realizar su función reproductora sin que nada interfiera en el proceso.

Las imágenes del coscojar del Gurugú antes del incendio no deben, pues, hacernos caer en el desánimo, sino servir de acicate para intentar que algún día se repitan. Nuestro grano de arena, y el de los Runners, ya está en camino hacia allí..

gurugú coscojal