Patella ferruginea

La ampliación del puerto es insostenible. Guelaya espera sensatez y una resolución ambiental negativa.

Posted on Actualizado enn

 

  • Todos los datos apuntan a una resolución negativa o a una obra técnicamente irrealizable

 

  • Hemos perdido una década en un camino equivocado

 

La reciente resolución de la evaluación de impacto ambiental del proyecto de ampliación de la desalinizadora ha puesto el listón muy alto. La presencia de Patella ferruginea en ese caso ha obligado a modificar el proyecto que además debe someterse a un calendario de trabajo muy apretado, ya que solo se podrán hacer trabajos marítimos desde el 16 de diciembre al 16 de agosto, para respetar el ciclo reproductor de la Patella. Y además, solo se podrá trabajar con buen tiempo, para asegurar que las barreras físicas retengan la turbidez.

 

Si en la ampliación del puerto se repiten estas obligaciones, prácticamente perderíamos los meses de diciembre a abril para trabajar, quedando unos pocos meses de trabajo al año que multiplicaría la duración de la obra de 3 años a 10.

 

El puerto-isla que se quiere hacer se fundamenta en crear una hipotética corriente que haga viables a las larvas de Patella de la escollera exterior, pero eso es una hipótesis que hay que probar, y los estudios que se sometieron a información pública no lo probaban, sino todo lo contrario.

 

Pero no solo son motivos ambientales y el sobrecoste que ello supone por lo que es insensato hacer esta obra, sino que económicamente también es insostenible.

 

Melilla ha pedido entrar en la unión aduanera. Con eso se acaba el puerto franco y las ventajas fiscales de una terminal de contenedores.

 

El Gobierno de Melilla ha decidido disminuir el contrabando, ajustándolo para que la frontera de Beni Enzar no se vea colapsada por porteadores y colas de coches, con lo que no existe previsión de aumento de mercancías en Melilla.

 

Las estadísticas de los últimos años apuntan a una disminución del movimiento tanto en viajeros como en mercancías. En el último trimestre la disminución de mercancías ha sido del 23.5%

 

La utilización de la ampliación para una terminal de cruceros ha quedado en suspenso recientemente en Melilla al saberse que el gremio profesional de los cruceros no considera a la ciudad preparada para una oferta competitiva de cruceristas.

 

El proyecto con el que tendría que competir el puerto de Melilla, el macropuerto de Nador West, sigue su curso.

 

El gasto que supone trasladar instalaciones a la nueva superficie portuaria si se hace, como Endesa, la incineradora o los depósitos de combustible ni siquiera se ha calculado.

 

El proyecto de ampliación es fruto de una mentalidad que ha provocado “pelotazos” y mucha corrupción, autopistas sin coches, aeropuertos sin aviones, terminales de contenedores vacías, y ahora puertos sin barcos en Melilla.

 

El Tribunal de Cuentas europeo valoró en uno de cada tres euros lo que se perdía en las obras portuarias europeas. Seguir con la ampliación del puerto es despilfarrar el dinero público.

 

Guelaya Ecologistas en Acción espera que no se presione a los técnicos que tienen que decidir sobre la evaluación ambiental, que son los que ha dispuesto el PP, ya que el periodo de alegaciones terminó el año pasado. Llevamos casi 6 meses de trámite y la resolución debe estar al caer.

 

En estas condiciones el Gobierno de España debe dejar de pensar en una quimera que solo ha provocado gastos millonarios y pérdida de tiempo porque se ha vendido todo el futuro de Melilla a la ampliación del puerto y ahora no hay ninguna alternativa prevista.

 

Con ello las inversiones urgentes que esperamos del Estado para educación, sanidad y asuntos sociales en el futuro no se verían retrasadas ni cuestionadas, y ya que no existe ninguna panacea para resolver el futuro económico de la ciudad, Guelaya propone hacer una economía circular e inversiones en medio ambiente, para variar.

puerto tormenta

 

 

 

 

La evaluación ambiental de la ampliación de la desaladora da la razón a Guelaya sobre los impactos en la biodiversidad marina

Posted on Actualizado enn

 

  • El proyecto será modificado para evitar impactos en las especies protegidas, tal como reclamaba Guelaya en sus alegaciones
  • Lamentamos que no se ejecute un emisario de salmuera para alejar el vertido de la costa

En contra de lo argumentado por la La Oficina Técnica de Control de la Contaminación Ambiental (Dirección General de Gestión Técnica, Consejería de Medio Ambiente, Ciudad Autónoma de Melilla), que concluía que no existían impactos ambientales significativos, se han presentado alegaciones condiserando que sí existían impactos negativos sobre la biodiversidad.

En concreto, la Resolución de 9 de abril de 2018  (BOE del 20 de abril) recoge las alegaciones de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, desaconsejando la traslocación de las especies Charonia lampas y Pinna nobilis, y del Instituto Español de Oceanografía (IEO), del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, sobre la influencia de la salmuera en la Red natura 2000, considerando que no se ha realizado una buena caracterización bentónica de la zona, y que el estudio de biocenosis de la zona de influencia del vertido salino de la desalinizadora de Melilla no se ha realizado correctamente, además de las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción Melilla, considerando que las medidas propuestas de protección al medio marino producirán un efecto negativo sobre la biocenosis y especialmente sobre especies protegidas.

El Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), organismo consultado previamente, afirma que no parece que pueda producir efectos negativos relevantes, pero al mismo tiempo alerta de que el documento no incluye ninguna medida preventiva o correctora para el caso de que el aumento de salinidad pudiera ser importante.

Además, se solicita al promotor de la ampliación que aclare cómo va a garantizar el cumplimiento de la Estrategia de Conservación de la Patella ferruginea.

 

Como conclusión de este procedimiento de evaluación ambiental,  Guelaya destaca lo siguiente:

Que el proyecto no contaba con las medidas necesarias para garantizar la falta de impactos significativos sobre la biodiversidad marina, ni en la zona del vertido ni en la Red Natura 2000.

Que no se podrá realizar el refuerzo del acantilado ni el sellado con hormigón del acantilado y relleno de cavidades y que la arqueta planificada debe ser modificada para que no afecte a la Patella ferruginea.

 Se establece un plan de vigilancia ambiental riguroso, que además, a petición de la Subdirección General para la Protección del Mar, deberá ser permanente. Creemos que se falta al principio de prudencia ya que solo se afirma que “no parece que pueda producir efectos negativos relevantes (la salmuera), pero se añade: “No obstante, los resultados anteriores deberían ser corroborados por las medidas realizadas en el plan de vigilancia ambiental.” No hay seguridad, por tanto, en la falta de impacto de la salmuera.

Finalmente, Guelaya lamenta que se vaya a construir un segundo inmisario para poder captar 72.575 m3/día  dentro de la Red natura 2000, en lugar de uno nuevo fuera del espacio protegido, como señala El Instituto Español de Oceanografía (IEO), del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, y que no se haya tomado en cuenta la alternativa a la salida de salmuera de un emisario que las vierta a 500 metros de la costa.

velero y salida de salmuera de la desaladora
El velero de EeA navega cerca de la salida de salmuera de la desalinizadora

 

Decir que la ampliación del puerto es para salvar la Patella es intentar engañar a los melillenses

Posted on

 

La patella ferruginea está en peligro de extinción en Andalucía debido a la construcción de  infraestructuras portuarias, su uso como cebo de pesca y el coleccionismo de conchas, ya que es la lapa más grande que existe. En algunas decenas de metros cuadrados de costa melillenses hay tantas Patellas como en toda Andalucía.

 

En Melilla la Patella no estaba en peligro de extinción, hay más de 30.000, hasta que comenzaron a construirse las infraestructuras portuarias y litorales.

 

En la construcción de la desalinizadora se ha perdido un número indeterminado de centenares, pero en la punta de Rostrogordo, por causas aún no determinadas, hay aproximadamente la mitad de lo que había en los censos de 2006.

 

En la construcción del paseo marítimo de Horcas se han perdido casi mil más. La colonización de la nueva escollera es lenta, tras varios años no hay ni la mitad de lo que había, y aún asíesta colonización depende de que se respete la alta concentración de la escollera exterior del puerto, que nutre de larvas a la costa melillense.

 

Y ahora viene el proyecto de ampliación del puerto. Ni recordamos los años que han pasado desde las primeras alegaciones de Guelaya Ecologistas en Acción a los proyectos presentados para su evaluación ambiental  sobre ampliación del puerto.

 

No han podido hacer un proyecto viable ambientalmente nunca. El anterior reconocía la pérdida de entre 5000 y 9000 patellas.

 

Los intentos de trasloque de lapas realizados en el puerto de las islas Chafarinas, para poder decir que se compensarían las pérdidas previstas en la ampliación, han resultado un absoluto fracaso, la mayoría de las patellas traslocadas se han perdido.

 

Para cualquier persona sensata, decir que el proyecto de ampliación del puerto es para salvar a la lapa es tomarnos por tontos a los melillenses.

 

 

Ahora, como consecuencia de las alegaciones de Guelaya, que se basan en datos científicos reconocidos por la Estrategia de Conservación de la Patella, han intentando un nuevo proyecto, que todavía no ha salido a información pública, y que no ha sido evaluado ambientalmente.

 

Cuando veamos el nuevo proyecto, haremos nuestras alegaciones.

 

El problema de la ampliación del puerto no es solo ambiental, es también económico, una losa enorme para las arcas públicas.

 

La justificación económica para invertir una millonada de dinero público, en tiempos de crisis económica, nacional y global en una obra como la ampliación del puerto ha ido cambiando en los muchos años que este proyecto lleva encima de la mesa.

 

Tras perder algunos millones de euros en publicidad para atraer inversores privados, no ha venido ninguno. La ampliación no se sostiene económicamente en base al almacenaje de contenedores que solo serían para la ciudad de Melilla, porque los que vayan a Marruecos entrarán por el puerto de Nador West, que con una fuerte inversión europea, ya ha comenzado a construirse en la playa de Sammar, al otro lado del cabo Tres Forcas.

 

La construcción del puerto creará 200 puestos de trabajo. ¿y terminar el hospital o crear colegios o institutos cuántos? ¿Por qué no se han hecho?

 

El motivo de la ampliación ahora es sacar instalaciones de la ciudad y ganarle terreno al mar. ¿Cuánto cuesta llevarse ENDESA a la ampliación?; ¿y la incineradora y los depósitos de combustible? Vayan contando, no importa quién lo pague. Sostenibilidad económica es independiente de eso. Si lo pone una empresa privada, nos lo cobrará después a los melillenses con sus servicios.

 

No tenemos plan de urbanismo aprobado, pero sí sabemos que el crecimiento urbanístico de la próxima década va a ser hacia adentro, urbanizando cuarteles. No tiene justificación económica invertir en ganarle terreno al mar en este momento. Es la forma más cara de tener terreno, y se necesita el dinero para otras cosas, como la equidad social.

 

Ecologistas en Acción defiende que no hay justicia ambiental sin justicia social, y desde el principio hemos dejado claro que las razones de nuestra oposición al proyecto de ampliación eran también económicas; entendemos este proyecto reincide en aplicar la misma política insostenible del ladrillo y el hormigón que ha dejado en España autopistas sin coches, aeropuertos sin aviones, y puertos sin contenedores.

 

Y por motivos económicos, Guelaya Ecologistas en Acción también alegará en contra el proyecto de ampliación del puerto.

 

 

El zoólogo Jose Carlos García hablará sobre la Patella ferruginea el próximo jueves en la UNED

Posted on Actualizado enn

El próximo jueves 15 a las 19,00 horas, en el aula 10 del centro asociado de la UNED en Melilla, habrá una conferencia a cargo del catedrático de la universidad de Sevilla especializado en biología marina, Jose Carlos García Gómez, sobre una de las especies que puede ser considerada joya de la biodiversidad de Melilla, en peligro de extinción, como es la Patella ferruginea.

cartel-patella

La presencia de la Patella en el muelle Norte de nuestro puerto es el principal argumento que ha defendido Guelaya para oponerse a la famosa ampliación del puerto. Los proyectos barajados en un principio por la Autoridad Portuaria no han podido salvar la correspondiente evaluación ambiental del proyecto de ampliación.
Ahora mismo, la Autoridad Portuaria sopesa un nuevo proyecto mucho menos agresivo con la presencia de la Patella inspirado, parece ser, en los argumentos defendidos por José Carlos García.

En cualquier caso creemos que es muy importante la difusión en Melilla de la enorme importancia que tiene la presencia en nuestras costas de la Patella ferruginea, así como la de la necesidad de conocer protocolos de conservación y propagación.
La información obtenida por parte de uno de los mejores investigadores de este molusco será de gran interés.

Os animamos a participar y a difundir!!

Diez motivos por los que el señor Marín debe dimitir de la Autoridad Portuaria

Posted on

  1. Ninguna persona bajo sospecha debería ser Presidente de la Autoridad Portuaria, y él lo está por el hecho de figurar como imputado en varios procesos abiertos.
  1. Para poder cobrar el pastizal que cobra debería ser una persona altamente cualificada y él no lo es.
  1. Para ostentar tan alto cargo debería, cuando menos, conocer las leyes, o mirárselas antes de hablar; y es evidente que no tiene idea de legislación ambiental según se desprende de sus declaraciones sobre la Patella ferruginea.
  1. Si la Consejería de Medio Ambiente pone un cartel en la playa de Horcas Coloradas en la que se informa que la multa por coger una Patella ferruginea es de  001 a 200.000 euros, eso, ¿a la Autoridad Portuaria no le afecta?
  1. Para ser Presidente de la Autoridad Portuaria se debe conocer al dedillo el Plan Director de Infraestructuras del Puerto de Melilla, que es algo así como la Biblia del puerto. El señor Marín no debe habérselo leído, pues en él se especifica que cualquier diagnóstico de posibles repercusiones sobre la Patella no puede hacerse en genérico sino sobre datos concretos de proyectos concretos; y él ha soltado a bombo y platillo que la ampliación del puerto beneficiará a la Patella sin tener todavía ningún proyecto concreto en que basarse.
  2. Decir que en Melilla la Patella ferruginea no está en peligro de extinción porque aquí hay mucha (por lo que el organismo que usted preside se puede cargar unos cuantos miles de ejemplares, que es lo que realmente, suponemos, quería dejar caer) , además de demostrar ignorancia sobre el concepto de peligro de extinción de una especie, es un disparate del mismo calibre que decir que, puesto que el lince ibérico se está reproduciendo en zonas de Andalucía, allí ya no corre peligro y se le puede cazar. (Le recordamos que el estatus de protección de la Patella es el mismo que el del lince ibérico; o mejor dicho, se lo damos a conocer).

 

  1. Si con la Ampliación del Puerto, de la que usted se ha proclamado gran abanderado, la economía melillense subirá como la espuma, díganos qué empresas están dispuestas a traer su tan cacareado negocio de contenedores aquí. ¿O primero nos gastamos 225 millones de euros y luego, si no quiere venir nadie qué le vamos a hacer? No juegue con el dinero de los españoles.
  1. Si con la Ampliación del Puerto se podrían trasladar las industrias contaminantes, como la incineradora y Endesa al terreno ganado al mar, díganos quién pagaría tamaño traslado.

9. Las relaciones con Marruecos gozan actualmente de buena salud. La idea de hacer la ampliación del puerto en aguas marroquíes, ya que no se ha producido un acuerdo entre los dos reinos para delimitar las aguas jurisdicionales de Melilla, es una manera de comprobar las actuales relaciones. ¿Acabará siendo la ampliación del puerto un problema diplomático?

10. Denos datos, señor Marín, en su palabra no tenemos por qué creer. Y si no los tiene, mejor váyase.

Patella en puerto

La conservación de la Patella ferruginea tiene bases científicas

Posted on

alhucemas 12-05-2011 (234)

La semana pasada aparecieron dos noticias en los medios locales relacionadas con la Patella ferruginea. La presentación de alegaciones al Plan Hidrológico de Melilla (PHM) por parte de Guelaya Ecologistas en Acción y la presentación en el Campus de la Universidad de Granada de un libro sobre la Patella ferruginea (Juan A. González, Pedro Paredes, Carmen Enrique, Paola Calzado e Isidoro Bueno).

 

El Plan Hidrológico de Melilla incluye en su contenido las aguas costeras, los puntos de vertidos y contaminación, y el conjunto de medidas que se desarrollarán hasta el año 2022. Por otro lado, el equipo científico que ha publicado el libro de la Patella es, a su vez, el que ha sido contratado por la Autoridad Portuaria para los estudios de la Patella de cara a la ampliación del puerto, aunque el libro refleja el trabajo de 10 años de investigaciones.

 

Se crea, por tanto, la oportunidad de valorar si las alegaciones que ha presentado Guelaya en lo que respecta a las aguas costeras poseen base científica, de acuerdo al contenido del nuevo libro. Pero además de la información científica, también es útil contrastar el marco jurídico de referencia sobre la conservación de la especie.

 

Analizamos ahora las alegaciones relacionadas con la planta desalinizadora, los estudios pendientes de realizar y la Zona de Especial Conservación de los acantilados de Aguadú.  Dejamos para otra entrega la ampliación del puerto por su complejidad.

 

Las alegaciones presentadas por Guelaya sobre aguas costeras fueron estas:

 

-Ejecución lo antes posible del emisario submarino para la salida de salmuera.

 

-Adelantar de forma prioritaria los estudios sobre la identificación y estudio de zonas afectadas por especies invasoras. Igualmente está previsto llevar a cabo un análisis sobre la Patella ferrugínea”, incluyendo los estudios necesarios para el cumplimiento del Art. 56 de la Ley de Patrimonio Natural (Ley 42/2007) sobre especies en peligro de extinción y vulnerables, así como la inclusión de la Estrategia Nacional de conservación de la Patella ferruginea.

 

-Incluir las medidas que la autoridad ambiental, la Consejería de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma de Melilla, va a destinar en los próximos años a la conservación de la biodiversidad de hábitat y especies acuáticas, ya que en el programa de medidas no figura ninguna dependiente de la Consejería, especialmente en respuesta los requerimientos de la Ley de Patrimonio Natural sobre especies en peligro de extinción y vulnerables, y del plan técnico de gestión de recursos naturales aprobados en la Asamblea de Melilla.

 

El agua cargada de sales producto de la desalinización  de agua de mar vierte sobre el mismo cantil de rocas. Supone un punto de contaminación, junto al vertido de productos químicos, incluido en el PHM. A estos dos puntos de contaminación se añade ahora el vertido de contaminantes que la desalinizadora envía directamente a la costa de la Zona de Especial Conservación, en donde aparecen espumas grisáceas, comunidades de algas tionitrófilas y de afinidades portuarias, evidencia de vertidos, y ausencia en 60 metros de costa de Patella ferruginea y otras especies importantes.

 

La salida de salmuera ha provocado el desarrollo de poblaciones densas de percebes, que tapizan 20 metros de costa lineal en franjas de 80 cms de altura, entrando en competencia con la Patella ferruginea, que no puede colonizar esa franja.

 

La pesca en la punta de Rostrogordo, prohibida en los Planes técnicos en zonas periféricas de la ZEC, se sigue manteniendo. En algunos tramos, la Patella está disminuyendo. En cambio, en la zona ZEC, tras los daños ocasionados inicialmente por la construcción de la desalinizadora, y por la carretera que llega hasta el límite norte del territorio, se está recuperando por el efecto positivo de que no existe acceso público a la zona, de forma que las poblaciones de Patella aumentan, salvo en el tramo  de 60 metros afectado por los vertidos, ilegales entendemos nosotros, de materia orgánica y productos químicos.

 

La necesidad de elaborar planes de recuperación y de gestión de las especies en peligro de extinción y vulnerables es defendida por el equipo científico, que además apela a la coordinación de todas las administraciones que tienen competencias en el asunto.

 

Por ejemplo, solo mediante el seguimiento de las poblaciones, y prohibiendo la pesca en la punta de Rostrogrodo podremos saber si el descenso de poblaciones de Patella se debe a los pescadores, a la salida de salmuera o a las dos causas. Y no existe en la Consejería de Medio Ambiente ningún plan conocido de estudios, ni interés por hacer cumplir la prohibición de la pesca en la punta de Rostrogordo, al menos desde hace 2 años y medio.

 

Sobre la recuperación de la población de Patella que se perdió  en la construcción del paseo marítimo de Horcas Coloradas, entre 800 y 1.000, Guelaya ecologistas en Acción  presentó alegaciones en contra en su momento, y dudamos de que se recupere, mientras que el equipo científico cree que se colonizará la nueva escollera, si se mantiene el ritmo actual, para lo cual señalan dos condicionantes, que no se produzca contaminación de los aliviaderos de la red de aguas residuales que vierten en los dos extremos de la escollera y que se mantenga el reclutamiento de larvas de las zonas cercanas, incluyendo las altas densidades de la escollera exterior del puerto, pensamos nosotros. Desde luego, son condiciones necesarias para salir de dudas dentro de unos años.

 

En conclusión, la ejecución del emisario de salmuera en aguas abiertas fuera de la ZEC de Aguadú, los planes de recuperación y conservación de especies, los estudios de seguimiento sobre las especies que hay que proteger, y la puesta en marcha de las medidas aprobadas en los Planes técnicos de gestión de recursos naturales, tienen base tanto científica como jurídica, además de ser demandas ecologistas reiteradas en los últimos años.

 

Esperamos que la nueva autoridad ambiental haga algo al respecto, puesto que se trata de requerimientos derivados del Estado de Derecho, con fundamentos científicos, y en respuesta a la preceptiva participación social en materia ambiental.