Confederación Hidrográfica del Guadalquivir

La ampliación de la desaladora no podrá comenzar en septiembre con los trabajos que produzcan turbidez por resolución ambiental

Posted on Actualizado enn

  • Se ha producido un error material en la documentación expuesta a información pública para la licitación de la obra y Guelaya ha solicitado que se subsane.

 

  • Falta la página donde se informa de la tramitación ambiental, que ha producido una Resolución ambiental de 9 de abril  (BOE del 20 de abril de 2018)

 

  • Guelaya, que alegó en la evaluación ambiental de la ampliación, no entiende cómo es posible que se mantenga el vertido de salmuera al mar sin emisario, ya que va a obligar a realizar continuos trabajos de seguimiento para comprobar que la salmuera no afecta a la biodiversidad marina

 

La desaladora de Melilla va a ser ampliada como se ha anunciado para producir aproximadamente 10.000 metros cúbicos más que en la actualidad, pero la resolución ambiental publicada en el BOE establece restricciones en el calendario de ejecución para evitar intereferir con la biodiversidad marina, más en concreto con el ciclo reproductivo de la Patella ferruginea.

 

En concreto la resolución establece que no se podrán realizar trabajos que provoquen turbidez (todos los que se hagan en el agua para instalar la ampliación del emisario de captación de aguas del mar) entre el 15 de agosto y el 15 de enero.

 

En la memoria que se ha presentado a información pública a las empresas para la licitación de las obras (Confederación Hidrográfica del Guadalquivir) falta la página 30 en donde según el índice del documento se incluye la “tramitación ambiental”.

 

Por lo tanto, Guelaya considera que es necesario subsanar ese error material porque puede provocar retrasos todavía mayores que los derivados del cumplimiento de la resolución ambiental, ya que solo son efectivos en trabajos en el mar 7 meses al año.

 

La resolución ambiental viene a dar la razón a las entidades que alegaron que el proyecto produciría daños a la biodiversidad marina, que afectaría a la Red Natura 2000 de los acantilados de Aguadú y a una especie en concreto en peligro de extinción, la Patella ferruginea.

 

Las alegaciones fueron presentadas desde varias entidadades entre las que se encuentra Guelaya, el Instituto Español de Oceanografía y la Subdirección para la Protección del Mar de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del MITECO, que discreparon del criterio alegado por la Oficina Técnica de Control de la Contaminaicón Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma de Melilla.

 

Guelaya alegó igualmente que todas estas afecciones al medio ambiente se verían reducidas si se instalaba un emisario de salida de la salmuera en paralelo al emisario de captación de aguas, minimizando daños en los fondos, pero la alegación no fue aceptada, motivo por el cual ahora el proyecto será más barato, pero necesitará más tiempo para su ejecución, obligando además a realizar estudios de seguimiento tras la terminación de las obras mientras estén en uso las instalaciones, a demanda de la la Subdirección General para la Protección del Mar del MITECO.

 

Por lo tanto, mejor hubiera sido atender la alegación de Guelaya que elaborar informes de seguimiento durante todos los años que funcione la planta.

 

Por estos argumentos consideramos finalmente que las empresas que se presenten a la licitación deben tener conocimiento de la tramitación ambiental del proyecto y de la resolución publicada en el BOE, para evitar mayores retrasos que los que la Resolución Ambiental impone.

 

velero-y-salida-de-salmuera-de-la-desaladora

Carta a los Magos y Magas de Guelaya

Posted on Actualizado enn

  • Guelaya Ecologistas en Acción quiere comenzar el año felicitando a toda la gente de Melilla y desearle un 2020 lo más sostenible posible tanto en lo personal como en lo social y económico

 

  • En lo ambiental, Guelaya quiere compartir con todas las personas de la ciudad su carta de deseos, que esperamos cumplir a lo largo del año

 

Querid@s Mag@s:

 

Desde Guelaya queremos pedir en primer lugar un gobierno a ser posible decente, que nos traiga una Ley de Cambio Climático justa social y ambientalmente, un decreto sobre reciclaje de materia orgánica, que estamos muy necesitados de ello, y dinerito para cumplir la disposición de la Ley de Residuos y poder enviar a la península con cargo a las arcas del Estado lo que no podemos reciclar ni reutilizar en Melilla, especialmente si son residuos de la incineradora.

 

Queremos vivir 2020 con salud y nos gustaría, si no fuera demasiado pedir, saber qué aire respiramos. Por eso nos pedimos un equipo de medición de calidad del aire fijo para la ciudad y otro para el puerto, porque no sólo huele Endesa, los barcos también huelen y echan por esas chimeneas lo que nadie mide ni regulación internacional ni nacional alguna exige, hasta que por fin se aplique la zona de bajas emisiones del Mediterráneo.

 

Y si los melillenses no hemos sido suficientemente buenos en 2019 para poder saber qué respiramos, pedimos un equipo móvil que registre partículas grandes y pequeñas, ozono troposférico, óxidos de nitrógeno y azufre, lo más cancerígeno, menos de una tercera parte de los gases sobre los que la Unión Europea establece valores máximos para respirar de forma saludable, aunque la OMS diga que tienen que ser más bajos.

 

Total, para qué discutir sobre cuál es el nivel máximo saludable de calidad del aire si en Melilla no se mide nada. Lo que sí pedimos es que por favor no tengamos que acabar defendiendo nuestros derechos en Fiscalía, como hemos tenido que hacer en años precedentes.

 

Si supiéramos lo que se respira podríamos saber cómo nos afecta el tráfico rodado, una central térmica diésel en el corazón de la ciudad, y una incineradora a 36 metros del núcleo urbano más próximo, que es el barrio de Mª Cristina.

 

¿Se puede denunciar la mala calidad del aire si no se mide? Esperamos grandes avances en esta materia de nuestras autoridades locales y autonómicas en 2020, porque si supieran lo que respiramos, podrían conseguir grandes avances en la lucha contra el cambio climático.

 

Vivimos en una isla energética, donde toda la electricidad que necesitamos proviene de la tecnología más sucia y denunciada en nuestro entorno europeo, los motores diésel. Pensar que una multinacional italiana que saquea a ENDESA desde hace tiempo creando dificultades laborales va a invertir en reducción de emisiones de efecto invernadero por el bien de la Humanidad es no saber donde se vive.

 

Por eso las Autorizaciones Ambientales Integrales (AAI) de las principales industrias contaminantes de la ciudad deberían ser más rigurosas y eso lo esperamos de nuestras autoridades ambientales, porque si no tienen abogados dispuestos a asesorarlos en materia de calidad del aire al menos han firmado una declaración de emergencia climática por unanimidad de todos los grupos políticos, así que no sólo tienen el apoyo de las personas que salimos a la calle a recordar que las generaciones jóvenes no tienen futuro, sino que no tienen oposición política posible si de lo que se trata es de establecer objetivos medibles y cuantificables anuales para disminuir las emisiones en el 2030, porque en el 2040 y 2050 ya nos va a obligar la nueva Ley de Cambio Climático y la Unión Europea. El aumento de las energías renovables y la disminución del uso de energías fósiles comienza este año de forma inexcusable.

 

Y para reducir las emisiones de la incineradora no quedará otra que poner en marcha los planes de reducción y reutilización, ahora que se empieza a reciclar por obligación legal, así que esperamos que en 2020 la cantidad de basura que se incinera en Melilla disminuya al menos un 10% y se comience a preparar el reciclaje de la materia orgánica.

 

Lo que sí pedimos es reducir lo más posible los vertidos de escombros en cauces y periferia urbana de Melilla. Queremos ver en 2020 cómo se comienzan a instalar cámaras en los puntos negros y se ponen multas, porque tras año y medio informando de los vertidos en Melilla ninguna de las medidas que se han tomado hasta el presente han servido de nada salvo una: impedir el acceso físico con grandes piedras o vallas donde se vierten los escombros a los vehículos, que a tenor de las sacas que se están empezando a ver también son camiones.

 

2020 será un año en el que entidades sociales y personas seguiremos trabajando juntas en la Alianza por el Clima. Personas voluntarias seguiremos limpiando nuestras costas de la basuras marinas y de nuestro pasado cuando vertimos todo tipo de basuras  a los fondos próximos a Horcas Coloradas.

 

Lo que pediremos es que para comenzar a controlar el problema se comience a prevenir la causa de las basuras marinas, que es el uso de plásticos en tierra. El 80% de las basuras marinas tienen su origen en tierra y el 87% de esas basuras en Melilla son plásticos. Este año debe ser el primero en el que se aprueban medidas para reducir el uso de plásticos en la ciudad y el gesto del año pasado por una Feria sin plástico se generalice no sólo al uso de vasos reutilizables.

 

La situación de emergencia climática no sólo afectará al aire que respiramos y a la crisis climática, también afectará al aumento del ritmo de extinción de especies, y por tanto pediremos que el esfuerzo en conservación de la biodiversidad se manifieste con unos buenos presupuestos que permitan ver en 2020 los primeros Planes de Conservación y Recuperación de Especies, tanto migradoras como la gaviota de audouin como sedentarias en peligro de extinción como la Patella ferruginea.

 

Los espacios protegidos de la Red Natura 2000, tras casi una década de planes de gestión metidos en un cajón, deberán plantearse si están sirviendo realmente para proteger y conservar especies que están más presentes fuera que dentro de los espacios protegidos, por lo que nos pediremos una ampliación de los estudios sobre especies protegidas como el Helianthemum caput-felis, que es más abundante fuera de la Red Natura 2000 que dentro.

 

Una ampliación de la Red Natura 2000 puede justificarse por ese motivo, al igual que nuevas figuras de protección, y por ello pedimos una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) en los acantilados marinos de la ciudad, además de ampliar las Zonas de Especial Conservación (ZEC).

 

Finalmente, y no por ello menos importante, nos pedimos que llueva para que las reforestaciones que hagamos tengan las mínimas pérdidas posibles, porque en el río de Oro se van a plantar en 2020 entre 5000 y 10000 árboles. Guelaya pone los árboles, el Ministerio el dinero, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) la dirección de obras, y la empresa Tragsatec ejecuta el proyecto de renaturalización del río de Oro, el más importante en materia de conservación que se ha  visto en Melilla desde la creación de la Red Natura 2000 a comienzos de siglo.

 

actividad de guelaya.jpeg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guelaya dedicará su reforestación solidaria 2020 a la lucha de las mujeres que defienden los derechos humanos y el medio ambiente en América Latina

Posted on

  • La reforestación solidaria se realizará el 12 de enero a las 12 horas en el río de Oro, en apoyo del proyecto de renaturalización del río de Oro dando comienzo con ello al calendario de reforestaciones de la asociación.

 

  • El plan de género aprobado en la COP25 llama a las entidades observadoras como Ecologistas en Acción a divulgar los efectos diferenciados del cambio climático desglosados por sexo.

 

  • La muerte de mujeres en defensa de sus territorios en las comunidades locales y los pueblos indígenas es una de las consecuencias de la presión de las industrias extractivas que aumentan las emisiones especialmente en América Latina.

 

Como todos los años Guelaya comenzará sus actividades organizando la reforestación solidaria 2020 tras la festividad de Reyes. Este año se realizará el día 12 a las 12:00 horas junto al río de Oro, en apoyo del proyecto de renaturalización que ya ha comenzado.

 

El calendario de reforestaciones que se anunciará próximamente para todo el mes de enero se dedica en su totalidad a las riberas de cauces. En febrero, en cambio, continuaremos con nuevas reforestaciones en la Red Natura 2000 colaborando con la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

 

La elección de la causa solidaria del año 2020 ha recaído en la lucha de las mujeres que defienden la tierra y los derechos humanos en sus comunidades locales, ya que ambas cosas son inseparables pues la tierra les proporciona su modo de vida.

 

Durante la reforestación se recogerán donativos a cambio de plantones con el objeto de apoyar económicamente la causa de las mujeres al tiempo que la asociación visualizará y divulgará su lucha.

 

Las personas que mueren en defensa de la tierra y de los derechos humanos en sus comunidades son un problema real que cuenta entre las ONG de seguimiento. Según el informe de julio de 2019 de la organización Global Witness* en 2018  fueron asesinadas 164 personas, más de la mitad en América Latina, donde el país más violento resultó ser Colombia, con 24 asesinatos, superando a Brasil con 20. Las industrias extractivas son la causa más frecuente de muerte.

 

La violencia de luchadoras en Colombia ha aumentado notablemente en los últimos años. 55 mujeres líderes fueron asesinadas en dos años y en el primer trimestre de 2019 las muertes aumentaron un 97%.

 

Por estos motivos y en apoyo del plan de género aprobado en la COP25, Guelaya visualizará la lucha de tantas mujeres a manos de las industrias extractivas que causan la emergencia climática y amenazan la vida en todas sus formas.

 

Por ello, las personas voluntarias de Melilla que quieran participar este año no solo plantarán como en años anteriores especies autóctonas de semillas locales que han sido desarrolladas en el vivero que Guelaya Ecologistas en Acción sino que participarán en el apoyo y reconocimiento a la labor de las mujeres que sufren directamente la violencia y el asesinato por defender sus territorio al tiempo que participan en uno de los proyectos locales más ilusionante desde el punto de vista ambiental.

 

Con ello el calendario de reforestaciones de nuestra asociación comienza con esta participación en el proyecto que financia el ministerio de Transición Ecológica, es dirigido por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ejecuta la empresa Tragsa, y en el que colabora la Ciudad Autónoma a través de la Viceconsejería de Recursos Hídricos, Energías Renovables y Políticas Ambientales.

 

Guelaya manifiesta su satisfacción porque la obra del río tan esperada desde Ecologistas en Acción sea ya una realidad y nuestros plantones vayan a servir además de todo lo anterior para la creación de empleo verde para Melilla que tan necesitada de ello está.

 

 

* https://www.globalwitness.org/es/campaigns/environmental-activists/enemigos-del-estado/
plantación 6

 

Los cauces de Melilla siguen sin control, pero lo que sobra es basura, no vegetación.

Posted on Actualizado enn

    • La causa de los incendios es la basura y la falta de control en los cauces.
     
    • Guelaya recomienda abrir un cortafuegos de 5 metros en cada margen para permitir el paso de vehículos en casos de urgencia en el carrizal del cauce del río de Oro.
      
    • ¿Por qué Confederación arrasa la mitad del carrizal y deja la basura? Si no tiene competencias en los ríos urbanos no puede hacer ninguna de las dos cosas.

 

Un nuevo incendio ha vuelto a provocar alarma ante la situación del río de Oro, pero la situación es la misma desde hace años sin que las autoridades pongan coto a la causa principal del problema, la falta de control efectivo en los cauces y arroyos de la ciudad porque Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y la Ciudad no han sido capaces hasta el presente de llegar a un acuerdo permanente entre administraciones.

Y como consecuencia de la falta de acuerdo, la administración carece de control efectivo del territorio ocupado por los cauces y ríos donde vive gente, se vierten escombros, basuras, chasis de coches y todo tipo de objetos voluminosos.

El río de Oro está pendiente de un proyecto de renaturalización que debería arreglar estos problemas, pero hasta que ese proyecto comience hacen falta medidas urgentes.

El desbroce que se está realizando por parte de la confederación no tiene fundamento porque afecta a la mitad del carrizal cuando lo que hace falta es abrir dos cortafuegos de 5 metros a cada lado que permita el paso de vehículos en casos de emergencia. El carrizal del centro del cauce donde hay agua debe respetarse precisamente porque garantiza humedad en el suelo.

El destrozo que se ha hecho de la mitad del carrizal en el río de Oro viene a poner encima de la mesa la incongruencia de la Confederación Hidrográfica, que por un lado afirma que al ser un río urbano no tiene competencias, y por tanto, no lo limpia de basura, que es lo que tenía que hacer, pero a mano, con jornales y puestos de trabajo, en lugar de hacer lo que hace, poner a trabajar a un maquinista con una máquina que arrase la vegetación, deje la basura semienterrada, y acumule vegetación seca como combustible para un nuevo incendio.

¿Por qué Confederación permite que arrasen la vegetación y deja la basura? Si no tiene competencias en los ríos urbanos no puede hacer ninguna de las dos cosas.

 

 

Guelaya presentó queja ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por las declaraciones del presidente de la ciudad sobre obras de la desembocadura del río de Oro

Posted on

  • Las políticas hidráulicas no pueden resolverse “dando su brazo a torcer” como afirma el presidente de la ciudad.

 

  • La ciudad prefiere invertir dinero en hormigón y en fuentes inútiles en lugar de resolver los problemas de distribución del agua, mejorar la calidad del agua y realizar campañas de ahorro.

 

  • El Plan Hidrológico de Melilla plantea la restauración hidrológico – forestal del río de Oro y los cauces, al contario que las actuaciones de la Ciudad.

 

  • La directiva marco europea habla de protección de los ríos. En Melilla la Ciudad Autónoma no quiere proteger los ríos, sino hacerlos desaparecer en una alcantarilla bajo una losa de hormigón.

 

  • Guelaya denuncia los intentos de echar para atrás la conservación de los ríos y cauces que exige la Directiva Marco de Aguas.

Guelaya presentó ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en calidad de miembro del Consejo del Agua de Melilla, una queja por las declaraciones que el presidente de la ciudad realizó en la visita a las obras de la desembocadura del río de Oro.

 

Un espacio natural, como es el cauce de un río, no puede transformarse en una sala de conciertos al aire libre, para eso está el auditorium Carvajal, por lo que Guelaya solicitó a la CHG que no acceda al uso del río para conciertos o instalaciones deportivas del cauce.

 

Guelaya se refirió en su queja a las noticias en los medios locales afirmando que “Imbroda apuntó que la Ciudad Autónoma contactará con la CHG para pedirle autorización para poder destinar esta zona, de 10.200 metros cuadrados, para uso deportivo o cultural en época de verano, cuando no haya peligro de riadas, si bien recordó que este organismo estatal “siempre pone grandes restricciones al uso de los cauces”.

En otro medio escrito local el presidente “aseguró que hablarán con esta institución y verán si “da el brazo a torcer y nos deja hacer actividades deportivas o incluso un concierto porque se pueden hacer muchas cosas”, al contar con 10.000 metros cuadrados diáfanos y de fácil acceso. “Y después de un concierto pues nos vamos a la playa que está aquí al lado”, apuntó bromeando el presidente de la Ciudad”

Nos preocupa que las decisiones técnicas que afectan al río de Oro se tomen “torciendo brazos”.

 

Mientras que se invierte en hormigón, no se resuelven los problemas de distribución y calidad del agua y se mantiene el gasto de 400 litros por habitante y día, más del doble que la media española.

 

En cambio, las acciones planificadas en el Plan Hidrológico de Melilla para los años 2016-2021 que tienen como objetivo la mejora de los ecosistemas acuáticos no se ejecutan.

 

Nos referimos al “Proyecto de restauración, restitución de márgenes e integración del Medio Ambiental de los arroyos”, que sí tiene asignado presupuesto para el ciclo 2016-2021, pero no se ha  iniciado.

 

Este tipo de proyectos tiene el valor añadido de que necesita mano de obra abundante, por centenares, que falta en Melilla,  lo que no es el caso de hormigonar el cauce, que solo afecta a unos pocos.

 

Por último, Guelaya se quiere sumar a las más de un centenar de organizaciones que han reclamado el miércoles 13 de febrero al Ministerio para la Transición Ecológica que proteja la Directiva Marco del Agua frente a la amenaza de rebajar su protección en Europa.

alcantarilla en la que desemboca el rio de oro tras las obras
Alcantarilla en la que desemboca el río de Oro tras las obras de la desembocadura

 

 

El arroyo Mezquita escupe al mar toneladas de basuras

Posted on

  • La Administración está demostrando ser incapaz de controlar un problema ambiental de la máxima gravedad
  • Dos años de denuncias ininterrumpidas no han proporcionado ninguna solución al problema
  • La única solución no puede ser la continua limpieza de playas por voluntarios de entidades sociales de Melilla. La Administración tiene que prevenir el vertido de basuras al mar.

El estado del arroyo Mezquita sigue siendo el mismo que el año pasado, y que el anterior, y que el anterior. Se calcula que los cauces pueden provocar la salida al mar del 80% de la basura de origen terrestre.

Varias  denuncias realizadas en 2014 sobre los vertidos habituales en el arroyo Mezquita acabaron con una cruce de acusaciones entre la Ciudad y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Guelaya Ecologistas en Acción comenzó a presentar denuncias sobre el problema de los vertidos a comienzos de 2017, y no ha dejado de hacerlo. Pero la situación no ha cambiado.

Nuestra última denuncia ante el Consejo del Agua de Melilla, del que formamos parte, en la reunión del pasado cinco de junio, no ha provocado ninguna medida que evite que ante las lluvias que ya se han producido y las que vendrán, arrojen las basuras, mayoritariamente plásticos, al mar a través del arroyo Mezquita.

Las basuras que llegan al mar en parte flotan o quedan en suspensión pero se calcula que la mayoría,  el 70%,  van al fondo y no serán recogidas en limpiezas de playas. Lo que se recoge en las playas es solo la punta del iceberg.

Entre las entradas de basuras desde tierra, los objetos de plástico más importantes incluyen los desechos de construcción y enseres relacionados, residuos derivados del turismo costero, residuos de las actividades agrícolas y envases y envoltorios de productos de alimentación y bebida.

A eso se le añade la denominada pesca fantasma: el abandono o pérdida de aparejos (redes, palangres, boyas, etc.).

¿La solución de las basuras marinas es que los melillenses salgamos todos los años varias veces a limpiar las playas y espigones?

En Melilla se vienen sucediendo por parte de varias entidades sociales las limpiezas de fondos y playas año tras año.

Recordamos que este año se realizó la limpieza del dique sur en la campaña internacional Clean up, organizada por Guelaya Ecologistas en Acción. A finales de agosto se limpió Horcas por parte de un grupo de estudiantes norteamericanos de la Universidad de Syracuse (NY) con la colaboración de Guelaya, y finalmente en octubre se realizó nuevamente la limpieza de fondos y de la playa de Horcas por parte de la red nacional de Vigilantes Marinos, organizada en Melilla por  la asociación melillense BuceoMelilla, que cuenta con la colaboración de numerosas entidades, incluida la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente.

Las herramientas de las que dispone la Administración para prevenir la salida al mar de basuras marinas no se utilizan o no funcionan.

Ni las denuncias que hace Guelaya sirven para nada, ni las públicas, ni las denuncias ante la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente, ni ante el SEPRONA,  ni los acuerdos a los que la Ciudad haya llegado con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, ni la denuncia al Consejo del Agua de la Demarcación de Melilla, ni la presencia de policías locales que Seguridad Ciudadana envía hasta que deja de hacerlo.

Ni se multa, ni se identifica a los que producen los vertidos, ni se investiga por qué sigue saliendo aceite usado de coche de un aliviadero de la red de saneamiento del Polígono industrial, ni se evita por tanto, ni se impide que se arreglen coches en el mismo cauce del arroyo mezquita.

La red de saneamiento, a pesar de que debe limpiarse dos veces año como parte del servicio de mantenimiento preventivo contratado, no se hace. El aliviadero del arroyo Mezquita lleva un año con aguas negras.

El contrato de limpieza de la ciudad no incluye los cauces, aunque sí podría incluirlos, como en el caso de la pista de carros, de propiedad militar, o el espaldón del puerto, de la Autoridad Portuaria de Melilla. Tampoco se recoge ningún tipo de limpieza en los espacios protegidos de la Red Natura 2000, que incluye el barranco del Nano, que vierte aguas al río de Oro.

La Ciudad y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir tienen que tomarse en serio sus atribuciones y cooperar de forma efectiva para evitar el descontrol en el que se ha convertido el arroyo Mezquita. Que uno limpie y el otro mantenga.

Si el cauce es de Confederación, el polígono industrial de donde salen las basuras es de la Ciudad.

No más excusas. Uno por otro y la casa por barrer. Hay que limpiar los cauces y evitar que se llenen otra vez de basura al día siguiente.

 

 

Cronología de denuncias sobre el arroyo Mezquita
24.2.14
Equo denuncia vertidos de aceites usados en el arroyo Mezquita
http://melilla.partidoequo.es/?p=463
2.5.14
Los vertidos denunciados sobre aceites usados siguen sin solucionarse
http://melilla.partidoequo.es/?p=533
22.10.14
La consejería de medio Ambiente denunciará los vertidos de aceites ante la CHG
http://www.melillahoy.es/noticia/33012/politica/medio-ambiente-denunciara-el-vertidode-aceite-de-coches-en-el-arroyo-mezquita.html
28.1.17
Denuncia de “niveles históricos” de suciedad en el arroyo Mezquita
https://elfarodemelilla.es/guelaya-denuncia-niveles-historicos-suciedad-arroyomezquita/
11.2.17
Denuncia pública de guelaya Ecologistas en Acción. Vídeo sobre el estado del arroyo
Mezquita
https://elfarodemelilla.es/bar-gotico-arroyo-mezquita/
Puede verse tambien en youtube (10.2.17)

8.8.17
Litigio de competencias. La Ciudad Autónoma no tiene competencias para limpiar el cauce
https://elfarodemelilla.es/melilla-pedira-la-confederacion-hidrografica-limpie-arroyomezquita/
9.8.17
La acumulación de basura en el arroyo Mezquita provoca un incendio
http://www.melillahoy.es/noticia/92610/sucesos/incendio-en-la-tarde-de-ayer-en-elcauce-de-arroyo-mezquita-junto-a-sepes.html

28.10.17
Guelaya anima a los melillenses a limpiar el arroyo Mezquita
http://www.melillahoy.es/noticia/95929/medio-ambiente/el-colectivo-guelaya-anima-aayudarles-hoy-a-limpiar-el-arroyo-mezquita.html
29.10.17
Guelaya recoge gran cantidad de residuos del arroyo Mezquita
http://www.melillahoy.es/noticia/95977/medio-ambiente/guelaya-recoge-una-grancantidad-de-residuos-del-arroyo-mezquita-.html
7.11.17
La policía local anuncia que sancionará los vertidos en los cauces
https://www.melillamedia.es/n/8856/la-policia-local-seguira-con-los-decomisos-deventa-ilegal-en-frontera
22.11.17
Guelaya denuncia vertidos ilegales en el arroyo Mezquita
https://www.ecologistasenaccion.org/?p=35357
23.11.17
Guelaya hace denuncia pública de vertidos de aceites industriales en el arroyo Mezquita
http://www.melillahoy.es/noticia/97095/medio-ambiente/guelaya-denuncia-los-vertidosde-aceites-industriales-en-el-cauce-del-arroyo-mezquita.html
24.11.17
Guelaya denuncia el vertido de aceites usados en el arroyo Mezquita ante el SEPRONA
y ante la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente
http://www.melillahoy.es/noticia/95929/medio-ambiente/el-colectivo-guelaya-anima-aayudarles-hoy-a-limpiar-el-arroyo-mezquita.htm

7.6.18 Guelaya denunció en el Consejo del Agua de Melilla la situación de los vertidos al arroyo Mezquita

https://guelayaecologistasenaccion.com/tag/vertidos-en-los-cauces/

WhatsApp Image 2018-10-28 at 18.06.26-2

 

 

Qué hemos aprendido en Melilla de las inundaciones de Sant Llorenç (Mallorca) y de las nuestras.

Posted on Actualizado enn

Guelaya hace público su solidaridad con las familias y amigos de las víctimas y afectados, en Mallorca y en Melilla.

 

Denunciamos la falta de rigor urbanístico al no respetar el dominio público hidráulico, proponemos la renaturalización del Rio de oro y cauces de Melilla, la necesidad de actualizar del plan de gestión de riesgos y exigimos una revisión a fondo de la red de saneamiento.

 

Las lluvias en Melilla que provocaron las recientes inundaciones fueron de 45 litros en una hora. Dos años antes, el 4 de diciembre de 2016 fueron de 25 litros hora, y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir las registró como “inundaciones en distintos puntos de la ciudad. Mal funcionamiento de la red de saneamiento”. En el barrio industrial la red de saneamiento está recien puesta y renovada.

 

¿Que pasaría en Melilla si caen 100 litros o más en una hora? No es una hipótesis, ya pasó en 1985 con 180 litros en un día.

 

En 2008 Ramón Gavilán, maldita hemeroteca, aseguró que “la Plaza de España seguirá teniendo problemas para evacuar el agua de lluvia hasta que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir conecte la zona a la red de drenaje que sigue extendiendo por toda Melilla. En cuanto al resto de sectores…el consejero de Medio Ambiente confirmó que ya hay solución para los alrededores de la frontera de Beni-Enzar y que está en fase de redacción un proyecto que mejorará las infraestructuras en el barrio Industrial.”

 

En octubre de 2014 el anterior consejero de medio ambiente, Jose Ángel Pérez Calabuig anunciaba una inversión de 50 millones de euros para evitar las inundaciones en Melilla, en las mismas zonas que actualmente se han inundado y mencionadas por el consejero anterior..

 

En diciembre de 2016 el actual consejero de coordinación y medio ambiente, Manuel Angel Quevedo, exigía a la Confederación Hidrológica del Guadalquivir obras de emergencia para evitar las inundaciones.

 

Y hace solo unos días el consejero Quevedo le echó la culpa de las inundaciones al Gobierno de la nación.

 

¡Nunca es responsabilidad de la Administración local o autonómica lo que pasa en Melilla!

 

Y de lo único que podemos estar seguros es que las medidas y las inversiones anunciadas se las ha llevado el agua por delante, provocando pérdidas materiales y económicas.

 

Ecologistas en Acción lleva 20 años denunciando la existencia de casas, comercios y construcciones en dominio público hidráulico en toda España. Son 45.000 construcciones en toda España que están fuera de la ley. Hace 17 años que el artículo 28 del Plan Hidrológico Nacional ordena eliminarlas.

 

En Melilla el dominio público no es respetado en el Río de Oro ni por parte de la Administración (el parque de las Palmeras invade el dominio público hidráulico y algunos centros educativos también), ni por parte de particulares en el tramo existente entre el cruce del Río de Oro por la pista de carros y el puente de las Palmeras.

 

La semicanalización o canalización de los cauces mediante muros de hormigón tampoco han supuesto en el caso de S. Llorenç en Mallorca ninguna ventaja. Mas bien ha provocado un aumento de daños materiales debido al aumento de la velocidad del agua al pasar por una superficie lisa que no le ofrece resistencia para frenarla, como la que realiza la vegetación autóctona de los cauces.

 

Finalmente, es difícil comprender porqué revientan las alcantarillas en las calles cercanas del Real si la red de saneamiento y pluviales se ha separado y existen aliviaderos al arroyo Mezquita.

 

Cabe pensar que las redes pluviales han sido conectadas a la red de aguas residuales, con el objeto de abaratar las obras, provocando embudos en las redes, y eso hace que se levanten las alcantarillas. La Ciudad debería comprobar esta posibilidad. Es la última causa argumentada para justificar la inundación de la plaza España por el consejero de coorindación y medio ambiente, la existencia de un embudo en la red.

 

Guelaya presentará alegaciones al plan de gestión de inundaciones de Melilla, abierto a información pública hasta fin de año.

 

Animamos a todas las Administraciones y a los melillenses a que consulten los mapas de inundación expuestos a información pública y presenten alegaciones en el caso de que sus casas o instalaciones hayan sido afectadas por las lluvias recientes y no estén incluidas como zona inundable por riesgos pluviales, y se propongan medidas de mejora de la red de saneamiento y pluviales para evitar inundaciones en el futuro.

inundaciones octubre 2018 melilla

inundaciones melilla octubre 2018