arbolado urbano

Una representación ciudadana de Rebelión por el Clima presentó sus reivindicaciones sobre arbolado urbano y podas ante el consejero de medio ambiente

Posted on Actualizado enn

Guelaya, que asistió a la reunión como miembro de Rebelión y expuso sus reivindaciones, sacó las siguientes conclusiones:

 

  • Valoramos positivamente la reunión por constituir avances en cuanto al respeto y conservación del arbolado urbano en un ambiente de colaboración.

 

  • Mantendremos una actitud crítica sobre las cuestiones que no se han podido consensuar

 

  • Realizaremos igualmente un seguimiento sobre la materialización de los compromisos adquiridos en la mencionada reunión por considerar que suponen pasos adelante en la buena dirección de conservación del arbolado urbano y de mitigación de la crisis climática.

 

 

Las cuestiones que se pusieron encima de la mesa fueron las siguientes:

 

1.- Sobre cuándo se hacen las podas:

Solicitamos que las podas se limiten a otoño e invierno y no se hagan en primavera y verano. 6 meses sin poda. Actualmente eran 3 meses sin poda y la consejería va a parar las podas 5 meses.

Valoramos que lo conseguido, 5 meses de parón de podas, está más cerca de los 6 meses que pedimos que de los 3 meses que había y por tanto es un avance en el respeto de la época de reproducción de aves y de la sombra en verano, pero insistiremos en la necesidad de respetar también el mes de septiembre, aunque sea como mínimo en las podas de los alineamientos de ficus.

 

2.- Cómo se hacen las podas.

Se mantienen las discrepancias técnicas sobre las podas en marquesinas si bien entendemos que en los alineamientos de ficus que están a escasos metros de las casas hay que atender las demandas de los vecinos para que las ramas no lleguen a las casas.

Se valora la idea de recuperar las bóvedas naturales de sombra en bulevares donde los árboles no están cerca de las casas.

Se valora especialmente el compromiso con evitar podas extremas respetando lo verde y recortando menos del 25% de la copa.

 

3.- Árboles singulares

La consejería justificó su retraso en la declaración de árboles singulares en la ciudad de Melilla por la envergadura del trabajo que están realizando. Se nos anunció un proyecto consistente en un catálogo completo de árboles singulares y cada árbol catalogado recibirá una atención específica. También habrá información detallada al pie de cada ejemplar seleccionado, permitiendo ampliar esa información de forma digital a través de un código QR. Nos han confirmado que tendrá participación pública como queríamos.

 

4.- Petición sobre un reglamento de podas para Melilla

Nos han contestado que no es una prioridad para la Consejería.

Guelaya solicitó en reuniones anteriores la urgencia de dotar a la Ciudad de una normativa de ruidos y un reglamento sobre áreas verdes, tanto de la Red Natura 2000 como de zonas verdes urbanas. La normativa de ruido se está actualizando ya y la de áreas verdes nos han prometido que saldrá en el primer semestre de 2020.

En el momento que salgan estas normativas que Guelaya viene solicitando desde hace años volveremos a recordar la necesidad de una normativa de podas.

 

5.- Solicitamos que Melilla se sume a las ciudades del #TreesInCitiesChallenge.

La consejería aprovechó esta iniciativa para presentar los proyectos que piensan desarrollar en el año 2020, con un tratamiento integral del arbolado urbano incluyendo el tratamiento de los alcorques, plantación de ejemplares nuevos  y mejora de las condiciones de jardines y árboles en general. También se habló de encarecer los daños que se hacen a los árboles por las obras, y de sendos proyectos de mejora ambiental para dos áreas verdes, los pinos de Rostrogordo y el barranco de Cabrerizas.

Guelaya se comprometió a enviar información sobre la red #TreesInCitiesChallenge para incorporar a la ciudad de Melilla y hacer seguimiento de todas las propuestas que se anunciaron para el futuro.

 

árboles podados sin edificios próximos
Árboles podados en ausencia de edificios

Guelaya denunciará las podas en defensa del derecho a la sombra para las personas y de la biodiversidad

Posted on Actualizado enn

  • Durante una semana hemos pedido sin resultado a la Consejería de Medio Ambiente que pare las podas que se reiniciaron el 27 de mayo tras las elecciones por estar en periodo de reproducción de aves.

 

  • Apoyamos a la plataforma ciudadana #2020RebeliónPorElClimaMelilla y a los vecinos que se opusieron ayer a las podas en Cuatro Caminos, en la que quedó demostrado que existe reproducción de aves en junio, con el vídeo de una mirlo hembra buscando su nido con pollos con la comida en el pico sin poder encontrarlo.

 

  • El tratamiento del arbolado urbano no se puede regir en Melilla por un contrato mercantil con una empresa. Hace falta un reglamento que defienda los intereses públicos y promueva la protección de la flora y fauna de Melilla.

 

No hay normativa en Melilla que regule lo que se puede hacer con los árboles. El contrato que la ciudad firmó con la empresa adjudicataria  del mantenimiento y limpieza de las zonas verdes de Melilla no incluye la legislación del patrimonio natural y biodiversidad ni la legislación en defensa de los animales.

 

Esta es la situación con la que se va a encontrar la persona que finalmente sea nombrado consejero de medio ambiente, o la que tenga en su consejería esas competencias. Una plataforma ciudadana en contra de las podas y una asociación que tras intentar el despropósito de las podas no tiene más remedio que irse al juzgado de guardia.

 

Guelaya tiene que volver a recordar que no tiene ninguna justificación el trato que se les da al arbolado urbano de esta ciudad y que si en años anteriores hemos protestado, no tenemos más remedio que protestar otro año más.

 

En una situación de emergencia climática evitar que los árboles refrescen el ambiente con sus sombra es lo contrario de adaptarse a la crisis climática. Por eso no se trata solo de la defensa de las aves, o de los mismo árboles, ya que no admitimos los argumentos del consejero de medio ambiente en funciones cuando nos dice que se trata de una poda “en marquesina”.

 

La decisión de no podar en las fechas electorales bien podría ser una decisión técnica provocada por el artículo 75 de la  ley 42/2007, de 13 de diciembre del patrimonio natural y la biodiversidad, que establece sanciones por la “perturbación, muerte, captura y retención intencionada de especies de aves en época de reproducción y crianza”.

 

Reanudar las podas el 27 de mayo, un día después de las elecciones no tiene fundamento técnico ni científico. Ningún técnico en su sano juicio puede afirmar que las aves necesitan solo un mes como período de reproducción.

 

Los argumentos por lo que hemos solicitado a la Consejería de Medio Ambiente, vía registro electrónico, que cesen las podas, son estos:

Por la forma de hacerlas.
Podas excesivas. Hacen daño a los árboles reduciéndolos a la mínima expresión. Hacen daño a la sensibilidad de las personas que aprecian los árboles e impiden que cumplan parte de sus funciones, como dar sombra a las personas.

Por el momento de hacerlas y su reiteración:
En época de reproducción de aves o durante el verano que es cuando más se necesita la sombra. Respetar el período de reproducción de aves hasta julio es imperativo legal.

¿Qué quiere Guelaya?
1.- Como medida de urgencia, que paren las podas en época de reproducción de aves de marzo a junio y que se respete la sombra en las calles para las personas durante los meses de más calor de verano hasta septiembre. Las podas son para el otoño y el invierno. Si no las pueden hacer todas en seis meses que contraten a más personal. Hay trabajando dos equipos de podas de 5 personas. ¿No se pueden contratar a 10 personas más?

2.- Que se ordene a la empresa que presta el servicio de mantenimiento del arbolado urbano que cumpla con la legislación ambiental. En concreto, con la Directiva Aves y la ley 42/2007, de 13 de diciembre del Patrimonio Natural y la Biodiversidad que prevé sanciones en su artículo 75 por la “perturbación, muerte, captura y retención intencionada de especies de aves en época de reproducción y crianza”.

3.- Que se considere como época de reproducción de aves las fechas medias consideradas por la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirldLife) para la península Ibérica, hasta tanto la consejería no elabore con datos técnicos de Melilla otro periodo y lo apruebe, adelantando el periodo debido al inicio temprano de la primavera en Melilla.

4.- Que se redacte un reglamento de Áreas Verdes que incluya la protección del  arbolado urbano y la reglamentación de las podas. En su tramitación podrá participar toda la ciudadanía para defender sus intereses, sean estos los que sean.

5.- Que el reglamento de Áreas Verdes promueva la función del arbolado urbano para la  adaptación a la crisis climática en Melilla, para conservar la biodiversidad y mantener y mejorar las funciones de sombra y frescor necesarias para las personas. En muchas ciudades españolas ya han entendido que los árboles urbanos son los mejores aliados contra el aumento de temperaturas debido al cambio climático, y las podas que se realizan van encaminadas a aumentar el volumen de las copas de los árboles para aumentar la superficie de sombra y la producción de oxígeno, así como su capacidad de absorber los gases perniciosos de los cascos urbanos.

mirlo con comida en el pico buscando su nido en un ficus mutilado
Hembra de mirlo con comida en la boca buscando su nido en un ficus recién podado.