río Oro

El ministerio de medio ambiente estudia el proyecto de renaturalización de Guelaya-Ecologistas en Acción

Posted on Actualizado enn

El lunes 26 de junio Ecologistas en Acción mantuvo una reunión con la ministra de  Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, señora Isabel García Tejerina y la secretaria de Estado de Medio Ambiente, señora María García. En esta reunión estaban también presentes, además de Ecologistas en Acción, las otras cuatro grandes entidades ecologistas de España: Greenpeace, SEO,  WWF y Amigos de la tierra.

Santiago Martín Barajas, responsable de Aguas de Ecologistas en Acción defendió en la reunión el Proyecto de renaturalización del río de Oro que Guelaya había presentado en 2015 como una de las alegaciones al Proyecto de revisión de Plan Hidrológico de la demarcación de Melilla, 2º ciclo, 2016-2021. Nuestro proyecto del río recibió el apoyo de todas las organizaciones presentes y la señora ministra comunicó su intención de apoyarlo.

Se decidió mandar una copia del proyecto a la secretaria de Estado y otra a la ministra para, en posterior reunión ir concretando algunos aspectos.

El proyecto de renaturalización del río fue propuesto por Santiago Martín Barajas a la directiva de Guelaya en 2015. Nos pareció una excelente ida y nos pusimos a trabajar en él.

Este proyecto fue rechazado en la reunión de la Mesa del Agua que tuvo lugar en Melilla en 2015, pero Santiago Martín nos comunicó su intención de seguir defendiéndolo en instancias superiores; su trabajo ha sido intenso hasta conseguir el visto bueno de la propia ministra de Medio Ambiente.

A petición del propio consejero, lo hemos remitido a la Consejería de Medio Ambiente de nuestra ciudad.

 

Este proyecto trata de poner una solución sostenible, económica, estética  y de creación de empleo a  los problemas que se vienen observando en el río de Oro y el resto de cauces de la ciudad:

 

Con los años hemos ido perdiendo buena parte del caudal de agua que circulaba por ellos. Los márgenes se han modificado, hormigonado, erosionado, han perdido gran parte de vegetación autóctona, aparecen llenos de basuras y escombros, la vegetación invasora no se controla, la vegetación autóctona se elimina,  y las riadas han llegado a tener una fuerza demoledora por la falta de elementos de frenado. Además, el agua estancada y la falta de vegetación que de refugio a pájaros contribuyen al aumento de mosquitos que venimos observando.

Parte de la opinión pública considera hoy que el río de Oro y los arroyos son un problema para la ciudad y esto puede entenderse parcialmente, ya que, los melillenses pueden disfrutar poco de su río y tienen que soportar su suciedad.

Para Guelaya Ecologistas en Acción los cauces de nuestra ciudad, lejos de ser un problema, constituyen una oportunidad. Una oportunidad de embellecer la ciudad, aumentar la anchura del cauce, recuperando el dominio público hidráulico en donde se ha perdido, dotarlo de elementos naturales de frenado del agua, aumentar sus espacios verdes, de dotarla de corredores peatonales y ciclistas, de zonas de paseo,  de mejorar sus biodiversidad, de recargar los acuíferos; pero también son una oportunidad de generar empleo para un gran número de personas, algunos cientos de puestos de trabajo y durante varios años, si se admiten nuestras propuestas.

Este proyecto no es pionero, la renaturalización de los ríos, a su paso por las ciudades, se está llevando a cabo en muchos puntos de España; el río Vena, a su paso por Burgos, sería un buen referente de lo que pretendemos para Melilla.

 

Las actividades que proponemos son:

    1. Bombear el agua depurada de la EDAR a la cabecera del río de Oro. Se haría por gravedad, ya que ya llega supuestamente al campo de golf, situado en una cota superior al Río de Oro, a escasos cientos de metros del azud, que podría pasar a ser una zona húmeda permanente.
    2. Ensanchar los cauces donde sea posible, recuperando el dominio público hidráulico y disminuir la velocidad del agua a su paso por los mismos
    3. Naturalizar las riberas, dentro y fuera del cauce, con vegetación autóctona.
    4. Diseñar corredores peatonales y ciclistas dentro y en el lateral del cauce en todas las zonas que sea posible.
    5. Establecer zonas de acceso al cauce.

 

Este proyecto, bien ejecutado, dotaría a Melilla de nuevas zonas de esparcimiento, todas ellas de movilidad sostenible, requeriría un control permanente de las basuras arrojadas al río y de la calidad del agua vertida por la depuradora.

La ejecución del proyecto requeriría mano de obra poco cualificada, que es el sector con mayor índice de paro en nuestra ciudad.

No nos extraña que la ministra esté dispuesta a apoyar nuestro proyecto. Ofrecemos nuestra colaboración a todas las entidades que quieran involucrarse en él.

 

 

 

 

 

Guelaya Ecologistas en Acción colabora con SEO/birdlife en los recuentos de aves nidificantes de Melilla

Posted on Actualizado enn

Las aves del río de Oro, primer objetivo del III Atlas de aves nidificantes en Melilla, tras la negativa de la Fiscalía a investigar la destrucción de la vegetación del río en plena época de cría, un hecho denunciado por Guelaya Ecologistas en Acción el año pasado.

 

Desde el 15 de abril y hasta el 15 de junio se está realizando en toda España el III Atlas de aves nidificantes, financiado por el gobierno español y organizado por la Sociedad Española de Ornitología (SEO). Según legislación europea, no pueden producirse durante la época de reproducción de las aves actividades que impidan o dificulten su reproducción, y mucho menos la destrucción directa de nidales o de la vegetación que los alberga, tanto de especies comunes como de especies con status de protección en el Catálogo Nacional de Especie Amenazadas.

 

La eliminación de vegetación autóctona que Confederación hidrográfica realizó en época de reproducción de aves la primavera pasada se está notando negativamente

Guelaya-Ecologistas en acción presentó en el mes de junio pasado un escrito a la Fiscalía de área de Melilla denunciando los trabajos que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir había realizado por eliminar la vegetación autóctona del propio cauce del río de Oro, en los escasos cientos de metros donde prospera esta vegetación autóctona.

Como consecuencia de la retirada de vegetación del cauce el año pasado, este año la observación de aves nidificantes está siendo algo inferior en las primeras semanas a las del año pasado, ya que algunas especies vegetales que suelen albergar nidos de aves no se han recuperado, como las espadañas (Typha ssp.).

Guelaya Ecologistas en Acción no entiende cómo es posible que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir en Melilla informe por escrito a la autoridad ambiental de Melilla que en el río de Oro solo hay ratas o que intente buscar información de supuestos expertos en ornitología local fuera de Melilla, como un decano de Ciencias Ambientales de una universidad andaluza donde no existe un decano de ciencias ambientales según su web oficial.

Guelaya Ecologistas en Acción participa desde hace 2 años en el grupo de trabajo de la universidad de Granada que está desarrollando en Melilla un proyecto sobre especies protegidas, incluyendo las aves nidificantes.

 

La Universidad de Granada comenzó en Melilla un proyecto de estudio de la biodiversidad local a través de BIOEDUCAS, dirigido especialmente a las especies con status de conservación en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Guelaya Ecologistas en Acción, que colabora habitualmente con el Campus universitario con actividades que han adquirido reconocimiento académico por parte de la UGR, tiene conocimiento de que en el río de Oro existían aves en reproducción, por mucho que la Confederación Hidrográfica lo niegue, ante la fiscalía o ante quién sea.

gallineta y crías 2gallineta y crías

En el III Atlas de aves nidificantes de España, el Río de Oro estará presente en el hábitat acuático, por mucho que la Confederación siga afirmando que solo hay ratas y quiera  seguir justificando sus decisiones en base a su ignorancia sobre el conocimiento científico en materia de biodiversidad del territorio que gestiona.

Cualquier persona que pueda aportar información sobre aves nidificantes en Melilla, o en el rio de Oro, puede dirigirse a Guelaya-Ecologistas en Acción mediante correo electrónico 

guelayaecologistasenaccion@gmail.com

o en nuestro facebook:

www.facebook.com/guelayaecologistas/

La última publicación que recogía los datos de la avifauna de Melilla, señalando las especies invernantes y reproductoras en nuestro territorio apareció en 2013. En ella se señalaron 66 especies reproductoras en la ciudad.

El III Atlas de aves nidificantes servirá para actualizar los datos de los últimos años.

La gestión de la vegetación arrancada en el río Oro como ejemplo de desatino.

Posted on Actualizado enn

Arrancar toda la vegetación ribereña del río es una acción que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir tendrá que justificar ante la fiscalía tarde o temprano. Tirarla a otro espacio natural, el Nano, mezclada con basura y neumáticos, es ya el siguiente paso en la escalada. En fin, hoy en prensa sus responsables poco menos que le echaban la culpa a los camioneros, un disparate. Esa basura y neumáticos que están entre la vegetación es la que la CHG tenía que haber evitado que llegara al río, o en todo caso haberla retirado del cauce sin dañar la vegetación riparia, auténtico pulmón del río que purificaba sus aguas y albergaba las aves que nos libran de los mosquitos.

vegetación del río Oro

En la imagen de la izquierda, y en un vistazo rápido, podemos ver cómo los berros (Rorippa nasturtium), espadañas (Typha angustifolia), carrizos (Phragmites australis), juncos (Juncus acutus) y otras especies mantenían el agua transparente a pesar de los numerosos colectores ilegales de aguas fecales que salpican el río. En la foto de la derecha vemos cómo toda esa vegetación, después de arrancada, es tratada como un residuo más y se tira junto a toda la demás basura, para más escarnio, en otro espacio natural. Para subir un escalón en el desatino.

El carrizal del río Oro. La vida se abre camino

Posted on Actualizado enn

Ver cómo el carrizo (Phragmites australis) se va extendiendo sobre el lecho de cemento del río Oro es la mejor manera de entender la vieja frase “la vida se abre camino”. En el plan de renaturalización que proponemos para el río a su paso por la ciudad no incluimos levantar el suelo de cemento del lecho del río, porque experiencias anteriores demuestran que en poco tiempo la vegetación ribereña haría desaparecer este suelo sin problemas. Como veis, a pesar de la imagen que se intenta vender (y se consigue) del río por parte de las autoridades como que es un arroyo infecto, el caudal de agua que circula es transparente y está lleno de peces y anfibios. Precisamente los carrizos son responsables de la claridad de estas aguas, pues las plantas macrófitas tienen un poder de absorción de contaminantes muy alto, y aunque no faltan a lo largo del río emisarios ilegales de aguas fecales, estas plantas obran el milagro de purificarlas sin ningún esfuerzo por nuestra parte. El único esfuerzo que se realiza es precisamente para arrancarlas con maquinaria pesada cada cierto tiempo, junto con el hábitat de multitud de aves y otras especies protegidas, algo impensable hoy en día en el resto de ciudades españolas

carrizo (Phragmites australis)

Es muy importante distinguir la caña común (Arundo donax), de origen asiático, del carrizo (Phragmites australis), totalmente autóctono. La caña se extiende peligrosamente por los cauces; no es flexible, sino quebradiza, y al quebrarse con las riadas forma tapones que pueden acarrear un serio problema. El carrizo, en cambio, es flexible, y sus tallos no superan el diámetro de un dedo de grosor. En las crecidas actúa como regulador de la fuerza de las aguas, evitando riadas e inundaciones. Por eso los planes de cauces a nivel estatal y europeo aconsejan retirar las poblaciones de caña de los cauces y sin embargo emplazan a favorecer el crecimiento de la vegetación ribereña autóctona, como carrizos, eneas y juncos.

Guelaya habla sobre el río Oro en el instituto Enrique Nieto

Posted on

Con ocasión de las jornadas sobre el agua y los recursos hídricos que está llevando a cabo la biblioteca del instituto Enrique Nieto, Guelaya ha sido invitada a dar una charla a los estudiantes de esta institución sobre el río Oro. Hemos aprovechado la invitación para que los alumnos conozcan un poco mejor esta arteria natural de Melilla, tan desconocida para los melillenses en general. Hablamos de aspectos como su historia geológica, características de la cuenca donde nace, el rico patrimonio natural que albergan sus orillas y los planes futuros de la administración para este cauce. Hemos aprovechado para exponer las propuestas que hemos presentado a las autoridades ambientales responsables del futuro de nuestro río, propuestas que se oponen frontalmente a los planes previstos por la administración local para este espacio natural. La curiosidad de los alumnos, expresada a través del gran número de preguntas que tuvimos que responder, ha sido la mejor de las recompensas a nuestra labor, por lo que volvemos a expresar el agradecimiento de Guelaya al equipo de docentes del Enrique Nieto por contar con nosotros. Alguno de estos profesores conocen bien nuestros gustos, porque nos han agradecido la ponencia con un libro que une dos grandes aficiones de la directiva, los libros y las aves. Damos las gracias otra vez por este detalle, y volvemos a recordar que cuenten con nosotros las veces que haga falta.