ENDESA Melilla séptima industria más contaminante de Europa

Melilla termina el año como único territorio español que no mide la calidad del aire y que permite a la central diesel de ENDESA contaminar sin los controles previstos en la actual normativa.

Posted on

La central diesel de ENDESA sigue teniendo permiso para contaminar el aire con todo los NOx que quiera. No se le impone ningún valor límite. Era así cuando comenzó el mandato político de la ciudad hace casi cuatro años y así será en las próximas elecciones. Hemos perdido cuatro años para actualizar la Autorización Ambiental Integrada.

 

La declaración ambiental que publica la empresa ENDESA sobre su central en el año 2017 confirma que la legislación de referencia es el Decreto 833/1975, firmado en vida de Francisco Franco.

 

Cualquiera puede imaginarse que las mejores técnicas disponibles con las que ENDESA debería funcionar en Melilla no son las que estaban disponibles hace 43 años. Los niveles de partículas y SO2 que figuran en ese decreto como límites son varias veces superiores a los que están vigentes ahora en el Real Decreto 815/2013 o en el  Real Decreto Legislativo 1/2016.

 

Pero además, el Decreto de 1975 no incluye ninguna limitación para los NOX, que causan tal daño a la salud que están provocando ellos solos el final de los motores diesel de locomoción.

 

Hace dos años que el consejero hizo pública su intención de actualizar la Autorización Ambiental Integrada, pero seguimos igual, es decir, con una ENDESA sin una Autorización Ambiental que ponga límites a las emisiones de óxidos de nitrógeno.

 

Y mientras acabamos el año sin autorización ambiental integrada actualizada, seguimos sin poder saber lo que respiramos porque tampoco después de medio año se ha cumplido el anuncio realizado este verano pasado de contratar a una empresa para que mida durante varios años la calidad del aire en Melilla.

 

Por algún motivo que desconocemos, tras los resultados de los últimos análisis de 2013 con graves incumplimientos en los niveles de partículas y ozono troposférico, ni la administración anterior ni la actual han puesto remedio al problema, porque la legislación obliga a tener planes de calidad del aire cuando algún contaminante supera los valores límite.

 

Somos el único territorio español donde la Administración se niega a cumplir con el derecho de los ciudadanos a saber qué respiran.

 

El año 2018 termina a cinco meses de la próximas elecciones y la calidad del aire en Melilla sigue siendo una asignatura pendiente tras casi 4 años de mandato.

 

Esperamos que los PGE de 2019, que ya no malgastan dinero para la ampiación del puerto, sí incluyan una partida presupuestaria para comenzar el estudio del cable submarino que conecte Melilla con la península dejando de ser una isla energética, lo que permitiría a través de la Red Eléctrica Española consumir una electricidad que al menos en un porcentaje importante procede de fuentes renovables, desapareciendo la contaminación atmosférica de ENDESA, que cifra en su propia declaración ambiental de 2017 en 726,78 toneladas de SO2, 2.968,70 toneladas de NOx, 60,03 toneladas de partículas y 144,07  toneladas de  CO.

endesa melilla

 

ENDESA Melilla es la 7ª instalación más contaminante de toda Europa

Posted on Actualizado enn

A la falta de control sobre los óxidos de nitrógeno, se suma ahora que tengamos la instalación industrial  que más dinero cuesta por tonelada de CO2 emitido.

Ranking instalaciones contaminantes 2009

Ya denunciamos que Endesa Melilla cumple normas obsoletas con respecto a la protección del medio ambiente y de la salud pública, algo que la consejería de Medio Ambiente debe corregir, así le lo hemos pedido, porque es la responsable de la autorización ambiental integral con la que se maneja hasta el momento sin problemas ENDESA Melilla (nunca se abrió un expediente sancionador según nos han informado).

 

Además, los malos olores persisten, y cuanto más lo denunciamos públicamente, más huele, y no recibimos contestación ni comunicación alguna a nuestras denuncias

 

Pero lo que no sabíamos es que en el informe “Revealing the costs of air pollution from industrial facilities in Europe”, de la Agencia europea de energía, ocupamos el puesto 7 en el ranking de instalaciones industriales menos eficaces de Europa.

 

Ningún melillense, ni español en general, se puede sentir satisfecho de eso. No nos sirve que en el puesto 3 aparezca otra instalación española. Nuestro papel como melillenses no es ser penúltimos de  todo lo malo en cualquier estadística nacional o europea diga. Creemos que nos merecemos ser europeos.

 

Si queremos ser la puerta de Europa en África, estamos muy lejos de eso, o muy cerca de África.

 

Pero hay que reaccionar ante esto. Por eso, seguimos llamando a la sociedad civil de Melilla, y a sus representantes políticos, para que se impliquen en una Melilla que forme parte de un Estado de derecho.

 

Es necesario aclarar lo siguiente:

 

¿Por qué resulta escandaloso socialmente que unas marcas de coches no cumplan una normativa ambiental sobre control de óxidos de nitrógeno y no es un escándalo que la autorización ambiental integrada de Endesa Melilla le permita emitir a la atmósfera todo el óxido de nitrógeno que quiera? Nos seguimos preguntando si eso es posible.

 

Los controles sobre los óxidos de nitrógeno se fundamentan en la estimación de muertes prematuras realizadas en toda Europa y también en España. Si existen normas europeas sobre eso, ¿es que no existen evidencias científicas sobre lo que se legisla en Europa?

 

¿Por qué se mantiene un certificado EMAS para la central de Endesa Melilla de si se trata de la 7ª instalación industrial más ineficiente económicamente (euros por tonelada de CO2 emitido).

 

Si EMAS es una normativa voluntaria de la Unión Europea que reconoce a aquellas organizaciones que han implantado un SGMA (Sistema de Gestión Medioambiental) y han adquirido un compromiso de mejora continua, verificado mediante auditorías independientes, ¿Cómo es posible que no resuelva en un año un problema como los olores que emite?

 

Endesa contamina, es algo que sabemos, y lo saben en la central porque es lo que nos dicen. Pero no son las partículas que emiten las que nos pueden dar la clave del problema, puesto que eso se verá “contaminado” por otras partículas, las que en Melilla están presentes cuando hace poniente, por ejemplo, o cuando llega polvo sahariano, algo verificado en Melilla.

 

Endesa vierte al mar mediante el agua de refrigeración, vierte a la alcantarilla, y de ahí, a la EDAR y al mar nuevamente, vierte al aire por sus chimeneas, y emite residuos peligrosos que deben ir a la incineradora.

 

A los malos olores, producidos potencialmente por escapes de gases, se pueden sumar los vertidos al agua o al aire de Mercurio, níquel…algo incomprensible si se trata de metales que se encuentran en las cantidades declaradas en Melilla por Endesa, pero al mismo  tiempo en ninguna otra central diesel de España.

 

Solo si conseguimos información sobre todo ello podremos saber el impacto real de ENDESA sobre el medio ambiente y la salud pública.

 

¿Quién lo puede investigar? Se lo hemos pedido a la Consejería, y esperamos contestación. Solo se trata de que sepamos qué aire respiramos, y si la ley nos protege.

humo negro ENDESA