Ficus microcarpa

Desnudar los árboles en pleno agosto

Posted on Actualizado enn

poda verano

Eso que yace en el suelo, a los pies del árbol, son sus hojas. Es lo que hasta ahora daba sombra y frescor en este agosto que, ahora sí, se hará insoportable. En ese barrio en concreto, el barrio de la Victoria, los vecinos no pasean sino a la sombra de estos ficus, y los conductores buscan afanosamente aparcar bajo la sombra de uno de estos árboles, de tal manera que los coches se agolpan bajo ellos y los aparcamientos al sol están prácticamente vacíos. Eso hasta que llegan las famosas “podas veraniegas”, cuyo fin sigue siendo un misterio insondable y, en todo caso, el más grande de los sinsentidos.

 

Seamos la voz de nuestros árboles urbanos

Posted on Actualizado enn

Son muchas las veces que Guelaya ha denunciado públicamente las podas excesivas y sin motivo de los árboles de la ciudad, sin que hasta ahora estas denuncias se hayan tenido mínimamente en cuenta. Toca cambiar de estrategia, y que sean los ciudadanos los que alcen la voz por estos ancianos árboles que llevan medio siglo dando servicio a la ciudad.

Lo que ha ocurrido con los grandes ficus del edificio de Correos ha provocado la indignación de muchos ciudadanos de Melilla; estos veteranos árboles formaban parte del paisaje de esa zona céntrica de Melilla, y por su porte y belleza eran para muchos melillenses monumentos naturales de pleno derecho. Ya en los años 80 fueron desmochados de tal modo que uno de ellos no sobrevivió, y los demás han tardado décadas en recuperarse de aquella mutilación. Cuando comenzaron a podar el primer árbol, recibimos muchos mensajes de melillenses que querían parar de algún modo el desatino, pero la poda continuó sin remisión, y en pocos días todos los árboles fueron intervenidos, hasta no dejarles ni una sola de sus hojas. Debemos llamar la atención sobre un hecho: el antiguo edificio de Correos de la calle Pablo Vallescá está abandonado desde hace años, por lo que las ramas de estos árboles no molestaban a ningún vecino ni interferían en ninguna actividad laboral.

ficus-elastica-correos
Ficus de Pablo Vallescá después del podado

Pero esta situación no es nueva:  todo el arbolado de la ciudad está sufriendo en los últimos años un régimen de podas desmedido, hasta tal punto que muchos de los viejos ficus que crecían en los bulevares del Real y el centro de la ciudad han perecido ya, y la mayoría de los que sobreviven muestran signos evidentes de enfermedad. Las podas son continuas durante todo el año, incluyendo la primavera, cuando muchos pajarillos crían en las ramas de estos árboles, y en verano, cuando más necesaria es la sombra que proporcionan en una ciudad donde el sol es inclemente.

Estas podas han sido denunciadas por Guelaya en muchas ocasiones; algunas de ellas ante las autoridades ambientales, otras muchas ante los medios de comunicación, y siempre que hemos tenido oportunidad, lo hemos transmitido al consejero de medio ambiente en persona. En no pocas ocasiones se nos ha contestado que las podas eran solicitadas por los mismos ciudadanos, que, según se nos decía, se quejaban de que las ramas estaban cerca de sus ventanas, que impedían la visión o que atraían a los insectos. Sin embargo, el número de melillenses que nos han expresado su indignación por estas podas abusivas nos hacen pensar que, o los motivos de las podas son otros, o no se está escuchando a buena parte de la población melillense, la que acepta los pocos inconvenientes que crean los árboles a cambio de las muchas ventajas que ofrece un arbolado sano, como el que disfrutan los ciudadanos de Málaga, Granada o Almería.

ficus-microcarpa-motril
Ficus microcarpa de Motril, obsérvese el tamaño natural de la copa de los árboles de esta especie
ficus-microcarpa-melilla
Ficus microcarpa de la calle Jiménez Iglesias, en el barrio del Real (Melilla), con la copa reducida a la mínima expresión e incapaz de dar sombra.

El poco efecto de nuestras denuncias y el creciente número de ciudadanos indignados por esta situación nos han persuadido de que es necesario un cambio de estrategia, con el fin de que la indignación de estos melillenses sea oída, y sirva también para darle por fin la palabra a los árboles de la ciudad, las primeras víctimas de estas podas sin control. Existe un cauce administrativo para que las quejas de los ciudadanos lleguen a nuestras autoridades municipales, y Guelaya quiere invitar a los ciudadanos a que usen este recurso para demostrar que, si bien puede haber melillenses que estén de acuerdo o incluso soliciten el podado de los árboles de su calle, hay otros muchos melillenses que se oponen al maltrato que está sufriendo el arbolado urbano de la ciudad.

En este enlace podéis descargaros el impreso de quejas y sugerencias de la Ciudad Autónoma. Una vez completado se puede entregar en el Ayuntamiento, o nos lo podéis hacer llegar a nosotros en cualquiera de las actividades que realizaremos en estos próximos días. Los iremos entregando en la oficina pertinente conforme vayan llegando a nuestras manos.

https://drive.google.com/open?id=0B7gKQ5mOaLJ9UEc2WnF0OXk2TlU

En los próximos días difundiremos este enlace por correo a nuestros socios. También estará en nuestro blog (guelayaecologistasenaccion.wordpress.com), y en el resto de nuestras redes sociales, a disposición de la ciudadanía. Esperamos que se haga el máximo uso de él por el bien de unos árboles que ya forman parte de la historia de la ciudad, de la historia “viva” de la ciudad.

Siguen las podas sin sentido cuando más necesaria es la sombra de los árboles

Posted on Actualizado enn

Vecinos del barrio de la Victoria nos comentan indignados que se están volviendo a podar los ficus de esta barriada, que apenas se habían recuperado de la anterior poda, y cuando más necesaria es la sombra que dan estos árboles ante el verano especialmente duro que soporta la ciudad este año. Nadie encuentra explicación a esta fijación por dejar a los ficus exhaustos y peligrosamente mermados de las hojas que permiten la supervivencia del árbol a la vez que nos aportan sombra, humedad y oxígeno.

podas

Es especialmente ilógico que las podas de estos ficus dejen sus copas reducidas a la mínima expresión, dándoles el aspecto de cerillas, cuando precisamente la mayor virtud de estos árboles es el gran tamaño de sus copas. Esta virtud de los ficus, especialmente patente en la especie Ficus microcarpa, la más abundante en la ciudad, es la que convenció a los urbanistas de principios de siglo de la conveniencia de usar esta especie para decorar y dar sombra en las grandes capitales mediterráneas. Podemos ver un ejemplo claro en la vecina ciudad de Málaga, donde las copas de estos árboles ocupan toda la anchura de la calle, y hace que calles como la Alameda sean las más transitadas por los peatones de la ciudad. Otras muchas ciudades mediterráneas apuestan por esta especie para decorar y dar sombra a sus calles, y es muy triste ver cómo siendo árboles mucho más jóvenes que los de Melilla, sus copas superan ampliamente en tamaño a la de nuestros casi centenarios árboles, como en estos ficus jóvenes del centro de Murcia.

ficus-murcia

Hace tiempo que venimos quejándonos de estas podas desmedidas y continuadas, e incluso en alguna ocasión hemos cursado denuncias a la administración, obteniendo la callada por respuesta. Cada vez más es la ciudadanía la que está expresando su indignación ante esta política de podas indiscriminadas, aunque el resultado por ahora sigue siendo nulo. No cejaremos en la denuncia de este desatino que nos hurta la sombra en una ciudad muy necesitada de ella y que amenaza con acabar con la vida de los ficus centenarios de Melilla, un patrimonio que constituye todo un emblema de Melilla, y que alguien en los últimos años ha decidido dilapidar.