gaviota de Audouin

Evolución de la gaviota de Audouin en el mar de Alborán sur y Estrecho

Posted on Actualizado enn

· La gaviota de Audouin en la demarcación marina Estecho Alborán no cumple los indicadores de buen estado ambiental de las Estrategias Marinas.

18 de agosto de 2021. La gaviota de Audouin continúa su declive en la demarcación marina Estrecho-Alborán (E-A) en donde las Estrategias Marinas (EM) establecen indicadores del buen estado ambiental para las colonias de esta especie que no se cumplen desde hace años.

En el mar de Alborán existía una gran colonia en las islas Chafarinas que llegó a tener casi 4.500 parejas en 1992, aunque ese número se consiguió tras un quinquenio de descastes de gaviotas patiamarillas ya que se observó en un “hide” u observatorio situado en el interior de la colonia del Rey la depredación sufirda por gaviotas patiamarillas sobre los pollos. A comienzos de la década de 1980 la población nidificante de Audouin oscilaba alrededor de las 2.000 parejas mientras que en la isla de Alborán (IA) en esa década se registraban las primeras parejas reproductoras.

En 2021 el escenario ha cambiado radicalmente. No hay una gran colonia, hay cinco colonias de gaviota de Audouin que solo soportan una tercera parte de la población nidificante en 1992.

La colonia más estable del mar de Alborán es sin duda la de su isla (IA), que ubicamos en Alborán sur porque se encuentra más cerca de África que de Europa, a 40 millas de la costa africana. Los biólogos que realizan el seguimiento de esta especie en esa colonia, Juan Carlos Nevado y Mariano Paracuellos, comunicaron este año una población nidificante de 754 parejas.

La isla de Alborán está ocupada exclusivamente por una guarnición militar española y depende administrativamente de la provincia de Almería, y por tanto, su gestión ambiental recae en la Junta de Andalucía. Esta es la colonia más estable de la Demarcación Marina (DM)

Las colonias de las islas Chafarinas, responsabilidad del Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN) y las de la Ciudad Autónoma de Melilla, en 2021 ha sido registradas por el equipo de seguimiento de Guelaya-Ecologistas en Acción y SEO/Birdlife, y hemos registrado 93 nidos para la colonia de Chafarinas y 302 para la ciudad de Melilla.

Ha quedado por seguir la colonia del peñón de tierra de Alhucemas, de soberanía española. La última estimación realizada por el mismo equipo de Melilla y Chafarinas en 2019 fue de 250 parejas.

Y finalmente, en el Estrecho y límite oeste de la demarcación marina, en la colonia de la Ciudad Autónoma de Ceuta se ha mantenido con muchas dificultades alrededor de 100 parejas según los datos de SEO.Ceuta (Joaquín López).

El tamaño de referencia para considerar el Buen Estado Ambiental de la colonia de Audouin es el tamaño de la colonia de Chafarinas, que debería ser de 3540 parejas, o al menos un 70% de ese tamaño. Considerando el conjunto de colonias que existen ahora, que no existían en el periodo tomado de referencia, 1992-1997, salvo Chafarinas y la isla de Alborán, actualmente la población nidificante de gaviota de Audouin es el 42.3% de la que era. Es menor incluso que las 2000 parejas del comienzo de la década de 1980, cuando todavía no se había desarrollado la gran colonia del delta del Ebro.

En cuanto al éxito reproductor, o pollos que vuelan por nido, tomando por referencia las EM debería ser de 0.25, aproximadamente lo que ha refgistrado la IA (Nevado/Paracuellos). La colonia melillense ha tenido un éxito ligeramente superior, cercano a 0.40. En estas dos colonias se concentra más del 70% de las cinco colonias de la Demarcación marina, suponiendo a la de Alhucemas estable con respecto a 2019.

· En 2021 la población nidificante en toda la demarcación ha sido de 1499 parejas, solo del 33.3% de la población registrada en las islas Chafarinas en 1992 y un 28% menos que las registras en la demarcación marina hace dos años.

¿Donde están las gaviotas que echamos de menos en Alborán?

Esta especie se comporta como una meta-población, ya que las gaviotas han podido ir a cualquier colonia de la especie. En las aves anilladas observadas en las colonias de Melilla se han identificado gaviotas anilladas como pollos en el Delta del Ebro, Menorca o Murcia, por ejemplo.

La aparición de nuevas colonias no registradas hace décadas en el Atlántico portugués hacen pensar que la especie, de distribución mediterránea en época de cría pero invernante atlántica, está extendiendo su área de distribución hacia el oeste. El tamaño de las colonias en Portugal sigue aumentando. Desde 2019 a 2021 pasó de 2663 a 4245 parejas, según Vitor Paiva, responsable del estudio de la especie en Portugal, donde el éxito reproductor tampoco parece ser un problema.

En la DM E-A hemos pasado de una estimación de 2061 parejas en 2010 a una ligera disminución, en 2019 con 1972, para finalmente disminuir en dos años a 1499. Por lo tanto, el aumento de las colonias de Portugal en 1582 parejas reproductoras en los dos últimos años no se puede deber exclusivamente a la emigración de gaviotas de Audouin de Alborán, que cuenta en esos dos años con 562 parejas menos, sino de todo el Mediterráneo. La lectura de anillas podría dar más información sobre esta cuestión por lo que resulta estratégico seguir anillando pollos en todas las colonias.

En todos los casos el motivo de los desplazamientos de las colonias, que son habituales en esta especie, no parece ser por la falta de comida sino por la falta de condiciones de tranquilidad y/o presencia de depredadores en las colonias. Por lo tanto, solo manteniendo buenas condiciones en las colonias de nuestra DM podremos conseguir mantener la población, lo que es importante teniendo en cuenta que en la costa mediterránea española un porcentaje elevado se está reproduciendo en instalaciones portuarias en desuso que en cualquier momento pueden entrar en uso desapareciendo de

golpe colonias de miles de parejas, por lo que la existencia de colonias al sur y al oeste de su área de distribución tradicional puede llegar a ser importante para la especie.

Por lo tanto el control de los depredadores y el aislamiento de las colonias son claves para el futuro de la gaviota de Audouin en la DM E-A y la reducción de su población en un 28% en dos años no es una buena perspectiva por lo que las autoridades ambientales de ambas Ciudades con Estatuto y del OAPN deberán adoptar decisiones como por ejemplo aprobar planes de conservación y financiar equipos de seguimiento y control de las colonias en las ciudades o desarrollar los planes de gestión ya aprobados para Chafarinas el año que viene si no quieren perder a esta joya natural de sus territorios.

Gaviota de Audouin anillada

La histórica colonia de gaviota de Audouin de Chafarinas está en serio peligro de desaparecer

Posted on Actualizado enn

Este año continúa su declive a menos de 100 nidos.


La gaviota patiamarilla es su enemigo natural y la necesidad de aislamiento
de las actividades humanas es clave para que la colonia remonte.

Fue un naturalista francés desde la orilla oriental del Muluya quién se percató de la existencia de la gaviota de audouin en las Islas Chafarinas, o al menos, eso fue lo que pensó cuando encontró en el sector de playa que los melillenses conocemos como la “la
playa de Saidia” cadáveres de esta rara especie de gaviota. Rara porque a finales de los años 60 del pasado siglo la población reproductora de la gaviota de audouin era de algo más de 1000 parejas, en todo el mundo.


Las Chafarinas contaban a comienzos de la década de 1980 más de 2000 nidos en las islas de Congreso y Rey y eso representaba el 60% de la población mundial de gaviota de Audouin. Desde estas islas han salido miles de gaviotas de Audouin que han recolonizado su área de distribución hasta que la colonia del delta del Ebro la sustituyó como colonia “exportadora” ya que llegó a tener 12.000 nidos.


¿Que ha pasado para que la colonia más grande de esta especie hace 41 años, que llegó a tener en 1992 alrededor de 4.500 parejas repartidas entre la isla de Congreso y Rey tenga en 2021 solo 93 nidos? Entre 1983 y 1985 se realizaron estudios de comportamientos instalando un “hide” en medio de la colonia desde donde se registraron muchas horas de observación y desde
allí se comprobó que algunas gaviotas patiamarillas se instalaron en los alrededores de la colonia de Audouin, y comenzaron a depredar sobre pollos y huevos de gaviota de Audouin.

La gaviota de Audouin y la gaviota patiamarilla no compiten por la comida, porque han aprendido a evitarse. La patiamarilla es oportunista, come cualquier cosa, en tierra y en mar, pero de día. La gaviota de Audouin la evita y pesca de noche, asociada a los botes de luces y descartes de sardina, boquerón y jurel. Las colonias de gaviota de Audouin están llenas de día, y se vacían de noche. Ninguna de las dos gaviotas parecen tener problemas para encontrar comida en el mar de Alborán para sus pollos. Compiten por el espacio. Allá donde la colonia de gaviota patiamarilla consigue tener más nidos que la Audouin,
ésta responde moviéndose y evitando la cercanía de gaviotas patiamarillas porque su experiencia le dice que va a perder a la mayor parte de los pollos si no se desplaza.

Así ha conseguido en medio siglo pasar de 1000 parejas a más de 20.000 parejas, el 90% repartidas en colonias españolas, con una disminución en la última década compensada solo en parte por la aparición de colonias en Portugal, donde actualmente
hay ya más de 4.000 parejas. En Chafarinas la población de gaviota de Audouin contó para su conservación con el apoyo del antiguo ICONA, y del actual Organismo Autónomo de Parques Nacionales, que ha organizado “descastes” de gaviota patiamarilla para asegurar espacio a la colonia de Audouin.

Se han producido sucesivamente dos periodos de control de gaviota patiamarilla en Chafarinas, entre 1987 y 1992 con el resultado de que la gaviota de audouin aumentó de menos de 3000 parejas a más de 4000 aprovechando la disminución de gaviota
patiamarilla de de más de 5000 a menos de 2000 parejas.

Entre 1992 y 2004 no se controló a la gaviota patiamarilla, y la situación se volvió a inclinar a su favor. La gaviota patiamarilla había duplicado su población y la gaviota de Audouin la había reducida a la mitad aproximadamente. Un nuevo periodo de parafinado de huevos de gaviota patiamarilla no dio los resultados esperados entre 2003 y 2006, porque si bien consiguió que la población de Audouin remontase, no bajó la de patiamarilla y desde entonces. Durante la última década la gaviota de Audouin ha ido disminuyendo sus colonias en Chafarinas hasta los 140 nidos de 2019 y los 93 de 2021.

La respuesta de movilidad de las colonias de Auoduin las ha llevado a decisiones no esperadas a los ojos humanos, pues han desarrollado la estrategia de utilizar enclaves para colonias cercanos a la especie humana, en los puertos de Barcelona, de Tarragona, de Castellón y de Ceuta, en el vertedero de inertes y en el acuartelamiento Capitán Arenas en Melilla, y en el caso de las islas Chafarinas en la isla de Isabel II en la cantera y en los acantilados cercanos a la torre de la Conquista.

El futuro de la colonia de Chafarinas está más que nunca en nuestras manos. Un declive de más de 4000 parejas a 93 solo tiene un futuro previsible, la desaparición. Las medidas a tomar están incluidas en el Plan de gestión que se incluyó en la declaración de Zona de especial conservación y Zona de especial protección de aves (ZEC/ZEPA) publicada en el BOE en 2018. La colonia de Audouin en la isla de Isabel II necesita de un perímetro de seguridad sin actividades humanas, evitar el efecto de las ratas y el control de la patiamarilla en toda Isabel II. Y en la isla de Rey, si se mantiene libre de ratas como estaba hace unos años, no vendría mal tampoco controlar a la gaviota patiamarilla.

Guelaya y SEO/BirdLife solicitan a la viceconsejera de Políticas sociales y Salud Animal que evite un descaste masivo de pollos de patiamarilla y propone soluciones

Posted on Actualizado enn

  • El control de gaviotas patiamarillas debe realizarse sobre los huevos y solo “en última instancia” sobre los pollos.

  • Hasta el momento no se ha conseguido controlar la población de gaviotas patiamarillas que ha expulsado a la gaviota de pico rojo de la Zona de Especial Conservación de su hábitat natural.

  • Evitar las quejas de los vecinos no justifica admitir la falta de bioética y matar a 400 pollos de gaviota cada año.

Representantes de SEO/BirdLife y Guelaya han mantenido una reunión con la viceconsejera Francisca Maeso para buscar soluciones ante el descaste masivo de pollos de gaviota patiamarilla que viene sucediéndose año tras tras año desde que en 2017 se contrató por primera vez a una empresa para el control de la gaviota de la gaviota patiamarilla.


La situación es conocida en Melilla. Las gaviotas patiamarillas se han adaptado a reproducirse en los techos, cubiertas y solares aislados de nuestra ciudad. Pero la percepción de riesgo que las personas sienten cuando las gaviotas defienden a sus pollos con sus picados han provocado quejas ciudadanas que si bien NO responde a una peligrosidad real sí se perciben como tal.


Por ello desde hace 4 años la Consejería de Medio Ambiente paga a una empresa para que realice el control de la población de gaviotas patiamarillas con el objetivo de que vuelvan a anidar en los acantilados y se eviten las molestias a las personas.


En 2017 el censo de gaviotas se estimaba en 366 nidos, mostrando un incremento de 130 nidos con respecto a ocho años antes, realizados ambos censos por SEO/Birdlife. En ese año se produjo de acuerdo con los datos de 2017 la recogida de 121 huevos y 378 pollos, que fueron sacrificados de acuerdo al contrato que la Consejería de Medio ambiente suscribió con la empresa. No puede considerarse bioético que se retiren el 24% de los huevos y se maten el 76% de los pollos de gaviota patiamarilla en Melilla. En 2020 la empresa contratada para el control de las gaviotas patiamarillas en Melilla constató un ligero aumento de la población. Por lo tanto las cifras anteriores solo han podido aumentar este año, demostrando que el control no está siendo efectivo hasta ahora.


El control de la gaviota patiamarilla sí ha conseguido en cambio que el aumento en su hábitat natural desplace a la “protegida” legalmente gaviota de pico rojo que ahora depende de las atenciones que se le dispensan en el acuartelamiento Capitán Arenas donde ha conseguido, y permítase la expresión, “acuartelarse” para seguir viviendo en nuestro territorio.


Para Guelaya, la clave es que no se están siguiendo las instrucciones técnicas que la Consejería incluyó inicialmente en el Pliego de condiciones de acuerdo a las recomendaciones del censo encargado a SEO/Birdlife, que están orientadas al parafinado de huevos y al control de nidos para evitar que eclosionen.


El descaste ha pasado de ser la “última instancia” del contrato actual a convertirse en los últimos tres años en la medida habitual. Este año aproximadamente 400 pollos serán “descastados” (ya lo están siendo) si no se hace algo con urgencia.

Guelaya propone tres medidas esenciales:


-Para este año:
Disponer este año de un servicio de “guardería” de pollos desde junio hasta agosto, recogido en el contrato de recogida de animales, y en todo caso, ampliándolo o con un nuevo contrato de emergencia.


-Para el año que viene:
La modificación del contrato por parte de la Consejería de Medio Ambiente que el año que viene tendrá que ser renovado para que la actuación se centre en los meses de marzo, abril y mayo en el control de nidos y parafinado de huevos para evitar las quejas de los vecinos.
La creación de un centro de recuperación de fauna para que se haga cargo tanto de las especies protegidas como de otras especies urbanas, tanto en el caso de aves como de otras especies marinas y terrestres.

Censo de aves invernantes, enero 2021

Posted on

  • Más de 2.000 aves y 25 especies fueron censadas en el periodo internacional de censos de aves acuáticas y marinas este año en Melilla.
  • Por cuarto año consecutivo el grupo local de SEO/BirdLife y Guelaya colaboraron en la realización de los censos.
  • La gaviota tridáctila en el mar y el colirrojo diademado en tierra son las principales novedades de este año en nuestro territorio.

Los censos de aves acuáticas obedecen a compromisos internacionales, tales como la Directiva de Aves y el Acuerdo AEWA del Convenio de Bonn, al tiempo que permiten disponer de información aplicable a los compromisos estatales de seguimiento de especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) y nutrir de información al Inventario Español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Las CCAA que no poseen equipos propios para responder a estos compromisos cubren la información con los programas de ciencia ciudadana de SEO/BirdLife, a los que apoya en Melilla Guelaya-Ecologistas en Acción. Este año es la cuarta vez que se realiza un censo conjunto, lo que ha permitido coordinar los cuatro hábitats que se han censado.

Este año debido al coronavirus no hemos podido realizar la convocatoria pública de los censos para que las personas interesadas pudieran participar, pero se han formado 4 grupos para completarlos en la horquilla de fechas internacional, entre el 9 y el 24 de enero, aprovechando la coincidencia de fechas con el censo mensual de la Red de Aves Marinas (RAM) el sábado 9 de enero.

Entre las novedades del año cabe destacar la presencia el 9 de enero de algunas gaviotas tridáctilas, especie difícil de ver en la costa por sus hábitos pelágicos alejados de la costa.

La mayor cantidad de aves han sido dos especies marinas, la pardela balear, de las que se vieron 564 individuos, y el alcatraz atlántico, que entra a invernar al Mediterráneo desde sus colonias de cría en el norte de Europa, y del que se observaron 227. Esta especie marina fácilmente distinguible por su tamaño mayor que las gaviotas y su plumaje blanco con punta de las alas negras cuando es adulto, hace las delicias de cualquier persona con sus picados para pescar que estos días están siendo visibles tanto en la ensenada como en la zona de Horcas.

El embalse de las Adelfas mantiene su pequeño núcleo de patos azulones, y este año ha incorporado a su avifauna la presencia de un raro en Melilla archibebe claro. Al mismo tiempo que se censaban las aguas acuáticas se ha aprovechado para conectar el embalse de las Adelfas con la desembocadura del río de Oro haciendo un censo general de invernantes, en el que se censó la presencia de 33 especies, entre las que destaca la presencia ocasional este año del colirrojo diademado, especie invernante en los alrededores de Melilla pero que muy raramente se deja ver en la ciudad.

La desembocadura del río de Oro, a pesar de su carácter cada vez más artificial, sigue albergando aviafuna acuática, con varias especies de limícolas, como los chorlitejos chicos y los andarríos chicos.

Con las novedades mencionadas, el censado de este año se mantiene bastante estable con respecto al año anterior, salvo por la disminución a la mitad de las pardelas baleares, más bien debido al número excepcional visto en 2020, y al aumento de gaviota patiamarilla. Esta especie sigue aumentando sus efectivos, como ya se comprobó en el censado en época reproductora encargado por la consejería, y que se ha visto corroborado en la zona norte de los acantilados donde la especie cada vez es más abundante, lo que vendrá a entorpecer la ocupación de sus colonias a la gaviota de Audouin, cuando vuelva de su invernada en el Atlántico.

Guelaya exige a la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad que invierta en conservación de la Red Natura 2000 en los presupuestos de la Ciudad 2021

Posted on

  • La Declaración de emergencia climática incluyó hace más de un año una declaración de intenciones incumplida en 2020.
  • El aumento de las áreas grises hormigonadas en donde debía haber zonas verdes siembra dudas sobre las intenciones reales de la Ciudad.
  • En vez de acometer con mano de obra local el ingente trabajo de luchar contra las especies invasoras, la ciudad prefiere traer mano de obra cualificada de la península para obras.

El COVID-19 ha desviado en el presupuesto del año 2019 inversiones destinadas originalmente a conservación de biodiversidad, y por ello es doblemente necesario que en el año 2021 se realicen inversiones en conservación de la naturaleza. La campaña de vacunación del COVID-19 dará salida a la emergencia sanitaria por lo que habrá que recuperar urgentemente las inversiones en la emergencia climática.

Seis han sido las propuestas que Guelaya ha dirigido a la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad ahora que se cumple el año de la declaración de la Emergencia climática en la Asamblea de la Ciudad. Las seis propuestas se refieren al área temática de la conservación de biodiversidad y están vinculadas a la gestión de la Red Natura 2000.

En primer lugar habrá que regular y mantener el uso de los senderos de la Red Natura 2000, a la vista del deterioro del que son objeto debido a la cantidad de personas que lo utilizan, y a la falta de mantenimiento en la última década. Mantener la red de senderos, diferenciando los ciclables de los que usan los senderistas es una necesidad urgente por la erosión que puede apreciarse.

El uso de zahorra procedente del vertedero de inertes vendría a evitar el colapso del mismo reciclando áridos, que si se aplica a la pista de carros, permitiría descargar de decenas de miles de toneladas el vertedero.

Ahora que ha aumentado el uso de los senderos es imprescindibles dotarlos de los servicios necesarios, paneles informativos, cartelería y mobiliario urbano. No existe en el barranco del Nano ni un solo banco ni una papelera. Es necesario dotarlos de servicios de seguridad y limpieza y de mobiliario rural.

Las plantas invasoras jamás han sido retiradas de la Red Natura 2000, perjudicando a la biodiversidad local. Retirarlas crea centenares de puestos de trabajo, pues es un trabajo que debe hacerse a mano por lo intrincado del barranco del Nano, que no permite en sus cauces introducir gran maquinaria. Por ello reivindicamos un plan de eliminación urgente de especies invasoras.

La conservación de especies protegidas en la Red Natura 2000 tiene entre sus amenazas a depredadores de especies urbanas que sin embargo no pueden  permanecer en el medio natural. Por ello es necesario realizar un programa de control y extracción de depredadores terrestres introducidos en la Red Natura 2000 junto al control que ya se hace de la gaviota patiamarilla.

Por último, hasta este momento no se ha aprobado ningún Plan de conservación y recuperación de ninguna especie protegidas en la ciudad. Esperamos que antes de que acabe el año se apruebe el Plan de conservación de la gaviota de Audouin, pero sobre todo que se invierta en investigación y estudio de especies protegidas tanto mediante los convenios firmados con la UGR como con entidades sin ánimo de lucro.

Erosión en el barranco del Quemadero, dentro del espacio de la Red Natura 2000.

Liberada una gaviota de Audouin con un anzuelo clavado en la garganta.

Posted on Actualizado enn

 

logo SEO Melillalogo Guelaya (2)

 

 

 

 

 

El naturalista melillense Diego Jerez ha logrado capturar con mucho esfuerzo una gaviota de Audouin que tenía la pata trabada por un sedal de pesca y un anzuelo clavado en la garganta.

Después de cortar el sedal y desclavar el anzuelo la gaviota parece que se encuentra en buen estado y ha sido liberada. Especialmente delicada ha sido la tarea de quitar el anzuelo de la garganta, pues Diego ha tenido que cortar la punta para poder sacarlo en sentido contrario.

La gaviota de Audouin fue localizada por Diego Jerez en el embalse de las Adelfas, donde suele acudir a observar ejemplares de esta especie que acuden al embalse a beber y bañarse en agua dulce. Algunas vienen de lugares tan lejanos como la isla de Alborán, como se ha podido comprobar por marcaje de algunos ejemplares con GPS.

La situación en la que se encontraba la gaviota hubiera supuesto la muerte por inanición en muy pocos días, en los que hubiera tenido que soportar además un intenso dolor por la herida de la garganta. De hecho, nada más ser liberada, la gaviota marchó presta hacia la orilla del embalse a saciar su sed.

Las actitudes irresponsables en la pesca siguen suponiendo un problema de primer orden para nuestras especies protegidas, como la gaviota de Audouin, un auténtico tesoro natural de Melilla.

3 pata

Por el testimonio de muchas personas que practican la pesca en Melilla, nos consta que a este colectivo le indignan estas actitudes y las rechazan, y además sienten que la imagen de este deporte resulta dañada cada vez que ocurre un accidente por un sedal abandonado en la playa o el litoral.

4 plomo y anzuelo

Es urgente y necesario que se apruebe un reglamento de pesca que regule esta actividad y sepa reconocer a las personas que practican esta actividad de forma responsable y sancionar a las que no lo hacen. Con este reglamento nos beneficiaremos tod@s, incluida la fauna del litoral, y nuestras especies protegidas estarán más a salvo.

1 gaviota sedalrecuperando gaviota de Audouin con sedal y anzuelo en Melilla

Guelaya y SEO Melilla presentan sus propuestas conjuntas a la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad sobre el Plan de conservación de la gaviota de Audouin

Posted on

 

logo SEO Melillalogo Guelaya (2)

 

 

 

  • La colonia de gaviota de Audouin de Melilla ubicada en el acuartelamiento Capitán Arenas desarrolla más pollos que en todas las colonias juntas del resto del mar de Alborán. En el peor año que se recuerda para la especie desde que se tienen registros de hace 45 años los 132 nidos del cuartel sacan adelante 69 pollos.

 

  • El futuro de la conservación de la especie en Melilla pasa por la colaboración de la Consejería con las autoridades militares para asegurar la conservación de la colonia existente en el cuartel con el fin de que pueda desde ahí recuperar su hábitat natural

 

SEO Melilla y Guelaya Ecologistas en Acción vienen colaborando en el equipo de seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin de la ciudad de Melilla y comparten la preocupación que hace días hizo pública la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

Tras siete años realizando el seguimiento de las colonias melillenses de la denominada localmente gaviota de pico rojo, nunca se había producido una disminución tan drástica del tamaño de la colonia como en este fatídico año de 2020.

De una población estabilizada en los últimos tres años por encima de 300 parejas, la población nidificante se ha reducido a 132 nidos, todos ellos fuera de la Red Natura 2000 y dentro de un cuartel, el Capitán Arenas, que por segundo año consecutivo ha demostrado que es posible compatibilizar las actividades normales de un acuartelamiento con la conservación de la biodiversidad local amenazada en el ámbito nacional e internacional con la categoría de “vulnerable”.

Los datos que el equipo de seguimiento han entregado a la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad apuntan a causas múltiples para explicar una pérdida del 60% de sus efectivos locales. El 30% de pérdida se atribuye a la falta de control de la población de gaviota patiamarilla, que ha duplicado su población dede 2017, año en que la picorojo anidaba en la ZEC.

El otro 30% se ha perdido por la falta de control del territorio circundante al acuartelamiento Capitán Arenas, por entrada de personas por el margen norte y de perros probablemente por ambos lados norte y sur.

Tras las reuniones de mayo de 2019 en el Campus de Melilla en el ámbito de la demarcación marina Estrecho Alborán, que provocó la reunión del grupo nacional en Almería en febrero de 2020, el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en la ciudad de Melilla se convierte en la primera herramienta de conservación que utiliza datos actualizados en el ámbito nacional, y que comparte con el resto de colonias nacionales las amenazas comunes y las soluciones que ya se han aplicado en otras colonias.

La coordinación de los equipos de seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin en la demarcación marina Estrecho Alborán es una necesidad que empieza a funcionar en el resto de las colonias del contexto geográfico del mar de Alborán-Estrecho, por los lazos que se mantienen con SEO Ceuta, por el seguimiento que desde Melilla se ha podido hacer a las colonias de Chafarinas en 2019 y por el apoyo a las autoridades ambientales de la Junta de Andalucía en Almería que hacen el seguimiento de la colonia de la isla de Alborán que se ha realizado este año desde Melilla.

Si el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en Melilla tiene que tener algún elemento singular o diferenciador del plan de conservación catalán, valenciano o balear, es la necesidad de que los terrenos militares que albergan colonias de gaviota de Audouin se impliquen en la conservación de la especie en nuestra demarcación marina y se coordinen con las autoridades ambientales de la Ciudad de Melilla, de Ceuta, de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico para que las colonias de los peñones de Alhucemas, de la Ciudad de Melilla y de Ceuta, de la isla de Alborán y de las islas Chafarinas puedan tener por parte de la administración pública el trato de “colonias europeas que cumplen la directiva Aves en el norte de África”.

SEO Melilla y Guelaya esperan que el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en la Ciudad Autónoma de Melilla sirva como herramienta de coordinación y colaboración entre administraciones públicas diversas con la participación de entidades ecologistas.

 

 

pollo de gaviota de adouin anillado en melilla

 

Gaviota de Audouin, una especie vulnerable en peligro en Ceuta y Melilla y dos políticas diferentes en el Día de la Biodiversidad

Posted on Actualizado enn

  • Malos tiempos para la especie en general y en las ciudades hermanas en particular.

 

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) elevó este año el estatus de conservación de la especie de «preocupación menor» a «vulnerable», la misma categoría que tiene en el Catálogo Español de Especies Amenazadas. La decisión internacional de la UICN se produce después de que se hayan encencido las bombillas rojas en la población española, específicamente en el mar de Alborán tras la reunión de Melilla en mayo de 2019 y en toda España tras la reunión de Almería del grupo de trabajo estatal de la especie.

 

Como consecuencia de la caída de la población española de 21.264 parejas en 2006 a 12.131 en 2007 según fuentes de SEO/BirldLife, la necesidad de seguimiento anual de las colonias se han hecho apremiante, especialmente en las CCAA que albergaban al grueso de la población, con fuertes pérdidas en Cataluña concentradas en el delta del Ebro a pesar de que la Generalitat elaboró hace años su plan de conservación de la especie, que tiene un seguimiento anual desde hace décadas, prácticamente desde los 80, y con una autoridad portuaria volcada en la conservación de la especie en el puerto de Tarragona, a pesar de lo cual este año la población nidificante se ha reducido a la mitad.

 

Es el séptimo año que la gaviota de Audouin comenzó a reproducirse en Ceuta y Melilla,  y en ambas ciudades los equipos de seguimiento de las colonias están formados por personas voluntarias de ONGs ambientales. En el caso de Melilla los resultados de este año han marcado el primer gran descenso de las colonias con una pérdida de entre 100 y 130 nidos, quedando actualmente alrededor de 200 a 130 nidos de los más de 350 que ha tenido la colonia. La Zona de Especial Conservación (ZEC) de los acantilados de Aguadú ha perdido una parte importante de su población en detrimento del acuartelamiento Capitán Arenas, donde se acumula la mayor parte de la colonia, ya presente el año pasado.

 

El equipo de seguimiento del grupo local de SEO y los voluntarios de Guelaya-Ecologistas en Acción trabajan con el apoyo administrativo de la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, con permisos de la Delegación del Gobierno y de la Guardia Civil que son agilizados por el SEPRONA, entrando a controlar la colonia con permisos de la COMGEMEL y siendo atendidos por el jefe de seguridad del cuartel donde se ubica la colonia este año.

 

Queremos agradecer a todas las administraciones que nos permitan hacer nuestro trabajo voluntario.

 

Pero en el caso de Ceuta, las notas públicas que se han venido sucediendo en la última semana  parecen marcar una política de conservación más en contra que a favor de la conservación de la gaviota de Audouin. No existe allí ningún protocolo de actuación ni medida de protección para favorecer la reproducción de la Gaviota de Audouin. El único acuerdo al que se llegó en su día fue elaborar un protocolo de actuación para expulsarlas del Puerto de Ceuta, por motivos de seguridad para la navegación aérea.

 

En 2020 la gestión ha sido nefasta en la ciudad hermana. No se tomó ninguna medida para evitar el asentamiento del Puerto y las gaviotas establecieron allí sus nidos. La solución fue mandar a los servicios de limpieza el 4 de mayo para retirar todos los nidos. La reacción de la Ciudad llegó tarde y las aves abandonaron el lugar refugiándose en la ZEPA de los Acantilados del Monte Hacho.

 

Pues bien, con el inicio de la actividad de la pesca deportiva tras el confinamiento ¡Las gaviotas fueron expulsadas de la propia ZEPA! Con la colaboración de la inacción del Seprona cuyo representante argumentó que la pesca era un derecho fundamental de los españoles.

 

El ejemplo de la gaviota de Audouin en el Día de la Biodiversidad es que la respuesta de las políticas de conservación de la biodiversidad en la Red Natura 2000 en ambas ciudades está siendo tan distinta que pone en duda la eficiencia que se esperaba de una herramienta de conservación europea como la Red Natura 2000.

 

Los equipos de seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin trabajamos de forma coordinada, y por ello nos parece que no debería ser un problema que las consejerías respectivas de las ciudades con estatuto compartieran criterios con el objeto de compartir un plan de conservación de la gaviota de Audouin en Alborán Sur.

 

nido con huevo albino de gaviota de audouin en Melilla 2020
Nido con huevo albino de gaviota de Audouin en Melilla 2020

 

gaviota de audouin incubando en acantilados de Melilla
Gaviota de Audouin incubando en acantilados de Melilla

 

 

 

 

 

 

NOTA DE PRENSA CONJUNTA Resultados del censo de aves acuáticas de Melilla, enero 2020.

Posted on Actualizado enn

 

logo SEO Melillalogo Guelaya (2)

 

 

27 especies y 2358 aves observadas en Melilla en cuatro hábitat de especies acuáticas durante las fechas del censo internacional.

 

  • Excepcional observación de más de 1000 pardelas baleares. Las aves marinas fueron las más numerosas.

 

  • Más gaviotas patiamarillas en el tramo costero norte (acantilados) que en las playas y puerto.

 

El pasado domingo 19 de enero, con viento fuerte de poniente, se realizó el censo de aves acuáticas de Melilla, cubriendo los cuatro hábitat específicos de estas aves.  Las fechas internacionales de censos de aves invernantes, entre el 11 y el 26 de enero, se completaron con las observaciones realizadas el 11 de enero en la Red de Aves Marinas (RAM) de Melilla.

 

Los cuatro hábitat observados el domingo 19 simultáneamente cubren toda la costa melillense, el embalse de las Adelfas y el río de Oro, aunque el 94.3% de las aves han sido observadas en el mar.

 

La mayoría de las aves se observaron en los tramos costeros norte y sur. El tramo costero norte cubre la costa acantilada de Melilla con aguas abiertas, el que está menos transformado por las  actividades humanas, y por ello donde se han registrado la mayoría de especies y cantidades.

 

En el tramo norte se detectaron durante los dos fines de semana del censo movimientos de pardela balear que el día 11 superaron los 1000 ejemplares, algo excepcional ya que se estima que esta especie en peligro de extinción no supera las 2000 parejas reproductoras. Esta cifra indica una importante área de invernada en las aguas del norte de África para la especie.

 

El tramo sur costero alberga menos observaciones por tratarse de una costa muy humanizada, formada por playas y puertos y por ello con una menor riqueza específica, ya que en la costa acantilada se han observado 17 especies marinas y en la costa sur solo 7, aunque el viento de poniente y el hecho de no haber actividad pesquera en el puerto de Nador pudo afectar a la distribución de las aves, pues buscaron los acantilados protegidos del viento.

 

Esto se observó por ejemplo con la presencia de 225 gaviotas patiamarillas en el tramo sur, la mayoría, 141, concentradas en la playa de la Hípica, la que menos poniente recibe, pero muchas menos que las 343 que se observaron en los acantilados, de forma creciente hacia el norte desde Melilla la Vieja donde solo se registraron 44 y 40 en la Alcazaba, hasta las 80 entre Horcas y la punta de Rostrogrodo y 140 en la Zona de Especial Conservación (ZEC) de acantilados de Aguadú.

 

La concentración de gaviotas patiamarillas en la ZEC de Aguadú es preocupante por la cercanía de la colonia de gaviota de Audouin, que evita criar cerca de las gaviotas patiamarillas. Como viene siendo habitual por otro lado el censo de gaviota de Audouin es bajo, apenas una treintena,  ya que la mayoría de estas gaviotas invernan en aguas atlánticas.

 

El tradicional dicho de que las gaviotas con mal tiempo permanecen en tierra quedó comprobado en el embalse de las Adelfas donde se observaron al menos 100 gaviotas patiamarillas, número más alto que el habitual. Este embalse de agua dulce, por otro lado, es el único reducto que tienen las anátidas en Melilla, por lo que alberga una pequeña población de patos azulones.

 

El río de Oro, por otra parte, concentró las observaciones en las zonas anegadas de agua próximas a la valla, donde se registraron gallinetas y algunos ibis europeos, que invernan en Melilla desde hace pocos años. Las lavanderas cascadeñas y las lavanderas blancas también estaban presentes, pudiendo distinguirse en estas últimas las subespecies europeas que están en invernada y las norteafricanas que son residentes todo el año.

 

La desembocadura del río, con su humanización, estanques y lecho hormigonado, ha perdido la presencia de aves limícolas.

 

Es la tercera vez que el grupo local de SEO/BirdLife y Guelaya colaboran en la realización de estos censos que esperamos que en años venideros se conviertan en una oportunidad para los amantes de las aves y para iniciarse en la observación de aves, un patrimonio natural del que en Melilla también se puede disfrutar.

 

cormoran grande

 

 

 

 

Los ecologistas de Melilla presentan en el Congreso Nacional de Ornitología una comunicación sobre la gaviota de Audouin

Posted on

  • La comunicación fue presentada por miembros SEO/Birdlife y Guelaya

 

  • Es la primera vez que todos los equipos de seguimiento de las colonias de la demarcación marina Estrecho Alborán coordinan sus esfuerzos como consecuencia de las Jornadas técnicas de la especie organizadas por Guelaya Ecologistas en Acción en Melilla en mayo pasado.

 

  • Melilla es el único territorio autónomo español que no cuenta con ninguna ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves)

 

  • Desde 2010 no se ha firmado ningún convenio para el desarrollo de la Red Natura 2000 en la ciudad entre el ministerio y la consejería

 

El pasado viernes se presentó en el XXIV Congreso Nacional de Ornitología celebrado en Cádiz una comunicación fruto de la coordinación de los equipos de seguimiento de la gaviota de Audouin en la demarcación Estrecho Alborán, especie catalogada como vulnerable y que desde hace 6 años se reproduce en la ciudad de Melilla, en parte como consecuencia del declive poblacional de la gran colonia de Chafarinas, de la que solo quedan 140 nidos frente a los más de 350 que se han estabilizado en Melilla.

La idea de coordinar los equipos de seguimiento de la isla de Alborán, de la Junta de Andalucía, de la ciudad de Ceuta, voluntarios de SEO Ceuta y de la ciudad de Melilla, voluntarios de SEO Melilla y de Guelaya, que a su vez censaron los peñones de Alhucemas los últimos dos años, surgió en las conclusiones de las Jornadas técnicas organizadas por Guelaya Ecologistas en Acción Melilla celebradas en mayo, con la colaboración del Campus de la UGR, que congregó en la ciudad a representantes de todos los equipos de seguimiento, junto a técnicos del ministerio de Transición Ecológica.

Como conclusión de las Jornadas, además de la necesidad de coordinar los equipos de seguimiento de las colonias de la demarcación marina, se llegó a la necesidad de activar el grupo de trabajo de la Gaviota de Audouin, que lleva algo más de una década sin reunirse.

La población de la gaviota de Audouin en la demarcación marina Estrecho Alborán se ha reducido a la mitad de lo que era el objetivo de buen estado ecológico de la especie en la demarcación, por lo que urge conocer el estado de la especie en el resto de demarcaciones marinas.

El conocimiento preciso de las colonias por parte de los equipos de seguimiento, que en Ceuta y Melilla no reciben apoyo oficial de ninguna administración, ha permitido detectar la necesidad de ampliación de la Red Naturta 2000 en Melilla mediante la creación de una ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves), que cumple con la condiciones técnicas definidas para la creación de zonas de especial importancia para las aves (IBAS).

Por ello, Melilla, que es el único territorio autónomo de España que no posee ninguna ZEPA, está en condición de tenerla al cumplir los requerimientos técnicos de la reglamentación de aves que la propia ciudad autónoma aprobó el año pasado al albergar sobradamente más del 1% de la población mundial de la especie y formar parte de un corredor de migraciones de aves marinas y terrestres.

Pero las medidas de conservación en la Red Natura 2000 en Melilla se están haciendo esperar ante la ausencia de un marco de colaboración entre la administración central y autonómica, que desde 2010 no ha firmado ningún convenio de colaboración en la materia.

Esperamos que los esfuerzos que están realizando las entidades ecologistas por la conservación de las aves en Melilla, tanto Ecologistas en Acción como SEO/Birldlife, se vean recompensadas con una inversión pública a la altura de las necesidades de adoptar medidas de conservación y de ampliar la Red Natura 2000 en la ciudad de Melilla.