calidad del aire

Ecologistas en Acción publica su Informe Anual de Calidad del Aire en 2018. Melilla es el único territorio sin medidores de contaminación

Posted on Actualizado enn

  • La Ciudad Autónoma de Melilla es la única parte del territorio español sin estaciones fijas de control de la contaminación. El Informe anual de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción no puede evaluar por ello la exposición de la población y del territorio de Melilla a unos niveles de contaminación que presumiblemente superen las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud. El cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos y espacios naturales.

 

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en casi 800 estaciones oficiales de medición instaladas en todo el Estado español, ninguna de ellas situada en Melilla.

En lo que respecta a Melilla, entre sus principales conclusiones, destacan:

– La última campaña de medición disponible en 2018 fue realizada en 2013 durante mes y medio en tres puntos de muestreo consecutivos. La ciudad de Melilla debería disponer de una estación de medición fija, ya que los niveles obtenidos en esa campaña rebasaron los umbrales de evaluación superior de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono troposférico (O3) establecidos en la normativa para indicar esta necesidad.

– Una vez que Ceuta se ha dotado de una estación fija, Melilla es la única parte del territorio español que no dispone de medidores continuos de contaminación, incumpliendo la normativa ambiental.

– Teniendo en cuenta la ubicación en Melilla de una planta incineradora, una central termoeléctrica, un puerto marítimo propio y el de Nador situado muy próximo, junto al continuo trasiego de vehículos a través de la frontera y un parque propio superior a 65.000 automóviles en doce kilómetros cuadrados, no sería extraño que en la ciudad hubiera niveles de contaminación relevantes.

– La contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden. Cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). La información a la ciudadanía no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema.

– Los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de dólares al año, un 3,5% del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

– La única forma de mejorar la contaminación del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal. También es necesario promover el ahorro energético, adoptar las mejores técnicas industriales disponibles, cerrar las centrales térmicas de carbón, penalizar los vehículos diésel, declarar un área de control de las emisiones del transporte marítimo en el Mediterráneo como las del Báltico y el Mar del Norte, y el decrecimiento del transporte aéreo.

Informe completo y resumen:

https://www.ecologistasenaccion.org/?p=96516

Más información:

  • Miguel Ángel Ceballos (coordinador del informe), 653 072 277
  • Jose Manuel Cabo (Ecologistas en Acción Melilla), 649140321
portada-informe-calidad-aire-2018
Portada del informe de Ecologistas sobre calidad del aire de 2018

 

 

Guelaya apoya a la UFP en sus reclamaciones por los humos de la frontera

Posted on

Guelaya apoya y reitera las peticiones de que Melilla cuente con equipos de medición de calidad del aire, ya que es el único territorio español que no lo tiene ni aprobado.

Ante las noticias que han surgido en los medios de comunicación de Melilla sobre medición de calidad de humos en Melilla y en frontera, realizadas recientemente por la UFP, y en la que la UFP solicita que se analizan los humos en las fronteras de Melilla Guelaya Ecologistas en Acción quiere expresar lo siguiente.

Que si se refiere la UFP a la contaminación atmosférica procedente de los coches que entran en Melilla para el comercio atípico, sin revisión técnica y sin seguro, no haría falta tener un equipo de medición de humos como los de la ITV  en la frontera, bastaría con hacer con los vehículos del contrabando lo mismo que tiene que hacer la policía o la guardia civil con un vehículo en las mismas condiciones cuyo propietario sea un melillense y circule por Melilla. Exactamente lo mismo. Lo que proceda.

En estos casos nos estaríamos preocupando de la emisión de gases.

Pero si queremos conocer no la emisión sino la inmisión, lo que afecta a la salud pública la contaminación provocada por el conjunto de los coches, nuevos y viejos, que circulan por Melilla, más la central eléctrica de Endesa, y las combustiones de basuras de la incineradora, entonces lo que necesitamos son unos equipos que no tenemos  y que no existe voluntad política de tener.

Guelaya ha solicitado a la Consejería de Medio Ambiente, sin  ningún resultado, que se instalen en Melilla equipos de medición de gases para poder conocer y valorar lo que respiramos en toda Melilla, desde las fronteras hasta el centro de la ciudad, pasando por los barrios.

Con respecto a las fuerzas de seguridad del Estado que trabajan en la frontera,  apoyamos su derecho a unas condiciones laborales como mínimo legales en cuanto a prevención laboral. Suponemos que reciben órdenes, de lo contrario no se entiende que los vehículos del contrabando, que no pasan inspección técnica (al entrar en Melilla la guardia civil le pide a los melillenses, a veces, la inspección técnica), que son conducidos por personas que no son propietarios del vehículo, que no tienen seguro y que utilizan combustible argelino sin filtrar, pasen sin más la frontera.

Y si las órdenes que tienen es que por la misma situación que se “cruje” a uno de Melilla, no se puede tocar  a un contrabandista, estaríamos admitiendo una ciudad sin Ley, que es mucho peor que una ciudad contaminada.

cola de coches Bricomelilla