consumo de agua

Melilla necesita AHORRAR agua para que llegue a todas las personas

Posted on Actualizado enn

  • Guelaya hace un llamamiento a todas las administraciones y a los usuarios para ahorrar agua ante el aumento del consumo provocado por la pandemia, que ya genera problemas en el suministro.

 

  • La ciudad de Melilla duplica sobradamente la media española de la tasa de consumo de litros/habitante/día

 

  • Mientras que el campo de golf, la granja escuela, los viveros de Talher y el parque forestal se rieguen con agua potable, poca voluntad de ahorro se demuestra

 

Desde que comenzó el confinamiento, la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad ha anunciado un aumento progresivo del consumo de agua en la ciudad, primero de 3000 a 4000 m3 diarios y recientemente de 4000 a 5000 m3 pasando del 10 al 15% de aumento.

 

Ha aumentado el consumo de agua a pesar de una disminución de la población que trabaja en Melilla debido al confinamiento con la península, y al cierre de la frontera, con miles de personas menos, y a pesar del cierre de comercios y otras actividades, y al cierre de centros educativos e instalaciones deportivas que consumen grandes cantidades de agua. A pesar de todo esto el consumo sigue aumentando de un 10% en marzo al 15% a finales de abril.

 

Y todavía no hemos escuchado ni una sola palabra de los responsables de la gestión del agua recomendando el ahorro para disminuir el consumo,  motivo por el que Guelaya se ve obligada a hacerlo.

 

La tasa de consumo de agua en Melilla es cercana a los 400 litros por habitante al día con toda la actividad de la ciudad a pleno rendimiento. Y la media española es inferior a 200 litros/habitante/día. En Melilla gastamos más del doble de agua que cualquier familia española.

 

Todas las soluciones que se han aportado históricamente han sido orientadas hacia el aumento de oferta ante el aumento de demanda. Pasamos a tener desaladora para poder tener agua 24 horas y de calidad para beberla.

 

Y con el aumento de población que la ciudad ha tenido en los últimos 20 años, los recursos hídricos disponibles se han ido quedando pequeños hasta el punto de comenzar otra vez a tener problemas para el abastecimiento las 24 horas de agua a toda la población, y las medidas para resolver el problema siguen siendo las mismas que no han funcionado en medio siglo, aumentar la oferta de agua ampliando la desaladora, y seguir sacando agua de pozos exhaustos con acuíferos sobreexplotados históricamente. La lucha contra las fugas están dentro de lo adecuado, en un 20%, o se elevan el 30% o más, sin que nadie sea capaz de afirmar donde se gasta el agua y donde se pierde.

 

Regamos con agua potable el parque forestal, la granja escuela y los viveros de Talher a pesar de tener alternativas técnicas para ello. Regamos el campo de golf con agua de pozo. Y el proyecto de reutilizar aguas terciarias para riego del parque Hernández, iniciado hace muchos años, sigue sin funcionar.

 

Seguimos sin noticias de un plan de ahorro que nos permita un ahorro del 10%, suficiente para garantizar el suministro a la población hasta que con suerte, dentro de 3 años, funcione la ampliación de la desaladora. Ni siquiera un contrato menor para que una empresa especializada con experiencia diga cuando y como podemos ahorrar agua.

 

Guelaya exige a la ciudad autónoma y a todas las administraciones públicas de la ciudad un plan de ahorro de agua urgente que permita el abastecimiento las 24 horas de agua justamente ahora que es más necesaria que nunca, porque los 5.000 m3 diarios de más no se van en lavarse las manos.

 

La sostenibilidad es una mesa que tiene tres patas: la ambiental, la social y la económica, y cualquier intento de salir adelante con solo dos, dejando fuera lo ambiental, corre el peligro de no ser sostenible.

 

grifo goteando

 

La salud del planeta y de las personas son la misma cosa. No hay salida sostenible por separado

Posted on

  • Ni en Melilla ni en ningún sitio esta pandemia beneficia al medio ambiente. Guelaya luchará por superar las dos emergencias.

 

  • La salida de la alerta sanitaria tiene que evitar el repunte de emisiones que se produjo en las cuatro últimas crisis económicas mundiales

 

  • Necesitamos conocer los datos y sacar conclusiones sobre cómo nuestros hábitos afectan al medio ambiente ahora que la frontera está cerrada y somos los únicos responsables.

 

La alerta sanitaria global que estamos viviendo no nos puede hacer pasar por alto que la definición de pandemia implica el principio ecologista de que todas las personas somos interdependientes en todo el planeta.

 

Tanto en algunas redes sociales como en medios de comunicación aparecen titulares que asocian la situación de alerta sanitaria con mejoras puntuales del medio ambiente, pero la situación actual no es sostenible desde ningún punto de vista.

 

Guelaya ha solicitado información ambiental a la consejería de medio ambiente y sostenibilidad y, aunque todavía no se puedan sacar conclusiones definitivas de los datos locales, la información que nos va llegando de los ámbitos relacionados con la emergencia climática es negativo.

 

No es sostenible mejorar la calidad del aire si se paga con vidas, sufrimiento y crisis económica porque no se ha desactivado la curva del crecimiento económico con la de emisión de contaminantes.

 

Pero además, las bajadas de emisiones vinculadas con la mejora de calidad del aire se han producido al menos cuatro veces desde la crisis del petróleo de los años 70, hace ya medio siglo y siempre se produjeron repuntes en las emisiones en los dos años siguientes a las crisis que previamente causaron una disminución de la actividad económica.

 

En estos momentos el Observatorio de la Sostenibilidad de España calcula que la disminución de emisiones de emergencia climática  está próxima al 5% , pero es necesaria al menos una reducción del 10% para que tenga efectos ambientales estables en la mejora de la crisis ambiental.

 

Hemos disminuido el número de desplazamientos pero no de forma voluntaria, sino obligados a cumplir las normas para defendernos del confinamiento, pero es previsible que cuando podamos desplazarnos libremente tengamos repuntes en el porcentaje de uso del vehículo privado en contra de los desplazamientos en modalidades sostenibles como en COA, bici o caminando.

 

No todos los indicadores ambientales han mejorado, por tanto.

Melilla cuenta con la tasa más elevada o de las más elevadas de las CCAA  de consumo de agua por litros/habitante/día y estamos aumentando el consumo entre un 9 y un 12% contando con entre 20.000 y 30.000 personas menos que no entran por la frontera, con los colegios e instalaciones deportivas cerradas, y con los comercios e instituciones públicas bajo mínimos. No es sostenible aumentar el consumo de agua en estas condiciones.

 

La incineradora debe estar quemando menos basura, pero algunos tipos están aumentado, como por ejemplo en el caso de los residuos hospitalarios con sobrados motivos, pero en otros tienen efectos negativos como es el caso de los plásticos, que son los residuos más contaminantes.

 

No dejamos de ver guantes usados por las calles y estamos aumentando lo que quemamos en la incineradora además porque estamos consumiendo más comida envasada y no la estamos reciclando, porque es la recomendación de Gobierno.

 

La ciudad de Melilla tiene la oportunidad de valorar el efecto que produce en el medio ambiente el cierre de la frontera, y por tanto bajo nuestra estricta responsabilidad local, sin el tráfico del contrabando, ni las miles de personas que pasan diariamente la frontera.

 

Guelaya está recibiendo la información ambiental que ha solicitado, pero que en algunos casos esta información se proporciona de forma agregada, lo que no permite comparaciones durante los días de confinamiento para aprender de nuestros propios errores y hábitos de consumo, porque si esperamos seguir consumiendo igual que antes después de resolver la alerta sanitaria no habremos aprendido nada.

 

central disel melilla