Área de educación

Acto de solidaridad por los sucesos del 24J

Posted on Actualizado enn

Miércoles 29 de junio, frente al CETI, a las 19 horas.

Como parte de la sociedad civil de Melilla, hacemos un llamamiento a las personas de esta ciudad que sienten la necesidad de compartir en un acto pacífico la solidaridad de persona a persona con los migrantes del CETI en recuerdo de los fallecidos en los sucesos del 24J en la valla de Melilla, por humanidad y por la vida que nos da esperanza de futuro a todas las personas.

Motivos para acudir hay muchos.

El pasado viernes 24 de junio tuvo lugar en la frontera una tragedia humana que nos ha horrorizado a todos. Nos ha horrorizado no solo por su cercanía (la tragedia ocurrió en nuestra misma puerta) sino por la magnitud de los hechos y la desgracia humana (37 personas fallecidas y 300 personas heridas según fuentes extraoficiales). 2000 personas intentaron acercarse a la frontera; 500 consiguieron llegar a la zona vallada; 133 consiguieron finalmente pisar territorio español.

El origen de la mayoría de personas que intentaron saltar la valla que separa a España de Marruecos, a Europa de África, es sudanés. Sudán, un país cuya población se dedica a la agricultura en un 80 %, se encuentra geográficamente en la región del Sahel, una zona gravemente afectada por el cambio climático, la sequía y las malas cosechas. Además es un estado controlado por una dictadura militar tras muchos años de guerra civil. Los pocos recursos naturales con los que cuenta están en realidad en manos de muy pocas empresas, todas ellas extranjeras. Con estos datos queda claro que las condiciones de vida para la mayoría de sus ciudadanos son precarias,  inseguras y preocupantes, con una tasa de desempleo que afecta al 18% de la población activa, con casi el 50% de la población viviendo por debajo del umbral de pobreza y con un absentismo escolar de más del 40% debido a la situación económica.

Esta migración forzada por motivos bélicos y climáticos es un hecho alarmante que ya no se puede ocultar más. La emergencia humanitaria que se vive no sólo en los países de origen, sino también en las zonas fronterizas donde estas personas aguardan el momento de cambiar su suerte, es un hecho que evidencia la necesidad de establecer medidas eficaces y humanitarias que ayuden a resolver estas situaciones de desamparo.

Todas las personas que consiguieron cambiar su suerte el pasado 24 de junio son hombres jóvenes, fuertes, capaces y que no tenían un futuro prometedor hasta el pasado viernes. En el camino quedaron quienes no lo consiguieron. Y con la peor de las suertes quedaron aquellos que encontraron la muerte en la vaguada de Barrio Chino.

Melilla, que empezó siendo una tierra con un paso fronterizo amable, se convirtió el jueves pasado en una ratonera en la que perdieron la vida 37 personas al menos. Melilla es una cárcel de alambre que nos separa de la guerra, de la pobreza y del hambre, no sólo físicamente, sino anímicamente también, haciéndonos sentir amenazados, temerosos, ajenos al dolor humano. La valla de Melilla, ese muro de contención, no contiene solo el horror fuera de nuestras vidas; contiene también nuestra propia libertad y nuestra propia calidad humana.

Desde que ocurrió el tristemente famoso salto, escuchamos en los medios de comunicación y en las declaraciones de los responsables políticos palabras como “ataque”, “violento”. Y cuando se alzan voces que nos recuerdan que se trata de seres humanos, que los muertos son seres humanos, todo el mundo empieza a hablar de “buenismo”. Todo el mundo usa la palabra buenismo cuando en realidad quieren decir «no me quitéis mis privilegios». Porque comer cada día se ha convertido en un privilegio; porque tener un refugio seguro se ha convertido en un privilegio; porque tener un porvenir se ha convertido en un privilegio. Porque todos tenemos derecho a los derechos pero sólo unos pocos tienen privilegios. Comer, dormir con tranquilidad, tener futuro; esos son los privilegios que demandan quienes están reclamando su derecho a tener una vida digna.

“Nadie deja su hogar salvo que su hogar sea la boca de un tiburón”. Lo que ocurrió en la frontera el pasado viernes 24 de junio es el presagio de una guerra sin cuartel a menos que de una vez y de verdad se den soluciones basadas en la paz, el respeto y los derechos humanos. Están peleando por sobrevivir aquellos a quienes les queda por perder en el intento únicamente la vida. Lo intentarán férreamente porque les persigue la muerte y porque les guía la esperanza. Ya no se puede seguir haciendo oídos sordos o mirando para otro lado. Ya no nos queda otra que tratar de establecer el equilibrio del alimento, de la justicia, de la hermandad.

Parafraseando a Santiago Agrelo, arzobispo emérito de Tánger, que ha publicado una carta desgarradora sobre estos hechos, «La culpa no es de los muertos. Los violentos no son los muertos. Los responsables no son los muertos”. No son los muertos, no son los migrantes. Porque los que están muertos son los sin derechos y son los sin pan. Expresamos por todo ello nuestro más profundo sentimiento de dolor por los fallecidos y nuestro más profundo sentimiento de solidaridad con quienes ahora se encuentran acogidos en nuestra ciudad

Inmigrantes en la valla de Melilla

NOTA DE PRENSA

Posted on Actualizado enn

La comunidad educativa de Melilla respondió a la convocatoria de #StreetsForKids

  • Centros educativos y AMPAS organizaron actividades en la convocatoria del 6 de mayo de #CallesAbiertasParaLaInfancia
  • La Ciudad Autónoma deberá responder desde el área de movilidad a las demandas de calles abiertas que se están haciendo desde la comunidad educativa.

 Cuatro centros y dos AMPAS de Melilla comunicaron a la coordinación de la campaña Calles abiertas para la infancia su participación en las actividades del 6 de mayo en una convocatoria en la que se han producido en España más de 100 iniciativas.

las ciudades son responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. La urgencia de la crisis climática requiere una rápida y profunda transformación. Pero la preocupación por la salud del planeta y de la infancia no es la única razón de las movilizaciones.

La infancia ha perdido la calle, entre otros motivos, debido a la ocupación del espacio público por los coches, impidiendo acceder a la escuela de forma autónoma y segura, obligando a los niños y niñas a enfrentarse cada día a la amenaza de máquinas que pesan casi dos toneladas. Necesitamos ciudades caminables antes que ciudades olímpicas.

En Melilla los colegios Reyes Católicos y Enrique Soler organizaron actividades en apoyo de la promoción y revitalización de sus caminos escolares.

El colegio Anselmo Pardo cortó un tramo de calle para permitir actividades de su alumnado más pequeño en demanda de calles seguras, y organizó salidas fuera del aula para ocupar las calles, al igual que el colegio Reyes Católicos desplazó alumnado a la playa para realizar actividades físicas.

Las AMPAS de los colegios León Solá y Mediterráneo “sacaron” sus pancartas a las puertas de sus colegios para reclamar calles abiertas y seguras del tráfico.

Esta iniciativa se suma a muchas otras que llevan tiempo reclamando espacios seguros, sin ruido y sin humos, alrededor de los centros escolares. Las experiencias de caminos escolares, la Revuelta Escolar, los bicibuses, están cogiendo cada vez más fuerza, y en Melilla precisamos reclamar acciones urgentes y contundentes para conseguir que los niños y niñas puedan respirar un aire limpio y acceder de forma segura, activa y autónoma al colegio.

Estas acciones pretenden llamar la atención de los responsables municipales en Melilla, la Ciudad Autónoma, exigiendo cambios rápidos en el diseño urbano, para conseguir que los centros escolares sean declarados zonas de especial protección en las futuras Zonas de Bajas Emisiones que las ciudades deben implantar antes de 2023.

“Calles abiertas” es una etapa más del proceso de movilización social que promueve Clean Cities, junto con Ecologistas en acción y todas las entidades que se van sumando desde todos los agentes sociales implicados en las comunidades educativas, centros, profesorado, ampas o simplemente grupos de familias, asociaciones y ONGs.

Este conjunto de reivindicaciones se pretende extender en el tiempo como un proceso continuo que tendrá su próxima cita en la Semana Europea de la movilidad sostenible, como arranque de las actividades del próximo curso en otoño.

Niñas y niños de Melilla reclaman Calles Abiertas para la Infancia

Posted on Actualizado enn

  • Mañana miles de niñas y niños de Melilla, España y en toda Europa pedalearán y jugarán en las calles delante de sus colegios, para demandar aire más limpio y la reducción drástica de las emisiones, tanto de gases tóxicos derivados del tráfico, como de emisiones de gases de efecto invernadero y de ruidos. 

La contaminación del aire tiene graves consecuencias para la salud infantil. Está directamente relacionada con las alergias y el asma infantil. Además, la exposición a altos niveles de ruido, se relaciona con episodios de ansiedad y enfermedades cardiovasculares.  Esta es la principal razón por la que el próximo viernes 6 de mayo, en toda Europa, varios cientos de iniciativas se unirán al clamor de la semana #StreetsForKids, reclamando Calles Abiertas para la Infancia.. En el Estado español, son casi 100 las iniciativas registradas, con numerosas asociaciones colaborando coordinadas por la coordinadora del área de transportes de Ecologistas en acción que representa a Clean Cities,

Pero la preocupación por la salud no es la única razón de las movilizaciones. La ocupación del espacio público por los coches, impide acceder a la escuela de forma autónoma y segura, obligando a los niños y niñas a enfrentarse cada día a la amenaza de máquinas que pesan casi dos toneladas. 

Asimismo, las ciudades son responsables de más del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. La urgencia de la crisis climática requiere una rápida y profunda transformación.

Esta iniciativa se suma a muchas otras que llevan tiempo reclamando espacios seguros, sin ruido y sin humos, alrededor de los centros escolares. Las experiencias de caminos escolares, la Revuelta Escolar, los bicibuses, están cogiendo cada vez más fuerza y que en Melilla que reclamar acciones urgentes y contundentes para conseguir que los niños y niñas puedan respirar un aire limpio, y acceder de forma segura, activa y autónoma al colegio.

Los colegios que se han sumado al proyecto de entornos escolares saludables que en Melilla coordina Guelaya Ecologistas en acción Melilla y que están trabajando por la movilidad escolar segura, saludable y sostenible son los CEIP Anselmo Pardo, Enrique Soler, Mediterráneo, León Solá, Pintor Eduardo Morillas y Reyes Católicos, que promueven caminos escolares.

Entre las AMPAS activas está la del León Solá y la del Mediterráneo que cuenta con la escuela de madres de MPDL, ya que también colaboran otras entidades sociales como  Teacher for future Melilla.

Entre los IES están el Juan A. Fernández y el Miguel Fernández. Igualmente colabora el Campus universitario a través de sus Comisiones de sostenibilidad.

Estas acciones pretenden llamar la atención de los responsables municipales, en Melilla la Ciudad Autónoma y exigir cambios rápidos en el diseño urbano, para conseguir que los centros escolares sean declarados zonas de especial protección en las futuras Zonas de Bajas Emisiones que las ciudades deben implantar antes de 2023. 

“Calles abiertas” es una etapa más del proceso de movilización social que Clean Cities, junto con Ecologistas en acción y todas las entidades que se van sumando desde todos los agentes sociales implicados en las comunidades educativas, centros, profesorado, ampas o simplemente grupos de familias, asociaciones y ONGs. Este conjunto de reivindicaciones se pretende extender en el tiempo como un proceso continuo que tendrá su próxima cita en la Semana Europea de la movilidad sostenible, como arranque de las actividades del próximo curso en otoño.

El proyecto de calidad del aire en entornos escolares se suma a la campaña Streets for kids para reclamar Calles abiertas para la infancia

Posted on Actualizado enn

· El próximo 6 de mayo se celebrará una nueva convocatoria internacional para promo-ver la movilidad sostenible y segura en los centros educativos

· Los dosímetros instalados en los centros educativos de Melilla por Guelaya ya han sido enviados al laboratorio para analizar los datos

La campaña internacional “Streets for kids” que en España se ha traducido con el hastag #CallesAbiertasParaLaInfancia convoca a los centros educativos, asociaciones, AMPAs y colectivos de profesorado o grupos de familias a promover entornos escolares seguros y sostenibles en donde la infancia pueda recuperar la calle para jugar y para ir al cole o al instituto andando o en bicicleta.

El objetivo de la campaña que se desarrolla en decenas de países y entre ellos en Europa es in-fluir en los políticos, informar a los profesionales y empoderar a las comunidades para que las ciudades de todo el mundo sean mejores para los niños y sus cuidadores.

Sreets for kids en Europa se desarrolla de la mano de Clean Cities, y se promueve en España desde Ecologistas en acción en colaboración con otras entidades como Amycos, CEAPA, ConBici, Consejo de la Juventud de España, ISI Global, Madres por el clima, ONGAWA, y en Meli-lla desde Guelaya.

Para Guelaya, se trata de una oportunidad de seguir trabajando en la mejora de los entornos escolares y de la campaña que la asociación ecologista desarrolla en Melilla vinculada a la cali-dad del aire.

Durante el mes de marzo y parte de febrero se instalaron dosímetros de óxido de nitrógeno en los siguientes centros educativos, a modo de experiencia piloto:

CEIPs Anselmo Pardo, León Solá, Pintor Eduardo Morillas y Reyes Católicos. IES Juan A. Fer-nández y Miguel Fernández y Campus universitario UGR

Este muestreo que incluye centros de todas las zonas de la ciudad permitirá conocer el efecto que el tráfico tiene en el aire que se respira en los patios escolares. Los dosímetros ya han sido enviados a un laboratorio internacional y se esperan los resultados en un mes aproximada-mente.

La contaminación derivada del tráfico, que produce óxidos de nitrógeno además de partículas, es la causante de miles de muertes en España. Si bien este problema se extiende por toda Eu-ropa, el ranking de ciudades europeas que mayor mortalidad asociada a óxidos de nitrógeno tienen está encabezada por Madrid, y Barcelona ocupa el sexto puesto de mil ciudades euro-peas.

Guelaya desde su campaña de calidad del aire en entornos escolares invita a las personas de Melilla vinculadas con la infancia escolarizada a realizar actividades el viernes 6 de mayo junto a decenas de países y miles de personas. Cualquier persona o asociación interesada en organizar sus propias actividades puede ponerse en contacto con Guelaya para obtener más información o seguir en las redes sociales el hastag #CallesAbiertasParaLaInfancia

Teléfono de contacto: Jose Cabo 634520447

Recogiendo dosimetros de contaminación en centros escolares de Melilla

La sociedad civil de Melilla responde a la guerra de Ucrania con un concierto para poner Música contra la barbarie

Posted on Actualizado enn

  • El concierto de la Camerata Melillense será el sábado 19 de marzo a las 13 horas en la confluencia de O´Donnell y Chacel
  • La iniciativa de Guelaya ha sido recogida por numerosas entidades de la sociedad civil 

Muchas han sido las muestras de solidaridad con el pueblo ucraniano que desde todos los ámbitos de la sociedad española se han producido pero en Melilla no se había convocado todavía a la sociedad civil a manifestar su apoyo al NO a la guerra.

Guelaya decidió organizar un concierto contra la guerra de Ucrania con el lema de “Música contra la barbarie” que ha dejado de ser suyo porque numerosas entidades sociales y sindicales se han adherido para contribuir a que se trate de una respuesta amplia de la sociedad civil melillense.

Lo que nos une es ante todo el NO a la guerra sin matices. No al dolor y a la muerte de personas por humanidad, y a la necesidad  de dar solución en primer lugar a las personas como prioridad urgente.

Y sin quitar ni un ápice de importancia a esa primera labor humanitaria urgente y al NO a la guerra que nos une, planteamos la necesaria reflexión sobre otras cuestiones, como por ejemplo:

¿Las guerras se paran enviando más armamento? Si la mayoría de los españoles no queremos enviar soldados españoles a Ucrania, por qué mandamos armas? Y sobre todo, ¿por qué las vedemos a países que no respetan los derechos humanos? Somos el 9º productor mundial de armas. Primero las personas, después el negocio.

Si la guerra de Mali provocó 2 millones y medio de desplazados, equivalentes a los actuales refugiadxs ucraniamos, ¿cual es la diferencia de trato? ¿Los recibimos igual en la valla de Melilla? Los derechos humanos se tienen por pertenecer a la misma especie, no al mismo continente.

Por eso, el NO a la guerra de Ucrania es el NO a la guerra de Siria, no al Estado fallido de Libia, no al conflicto palestino-israelí,  no a los bombardeos sobre Yemen, y sobre todo NO a los conflictos del Sahel que provocan las rutas migratorias que acaban en nuestra valla.

Y toda esta emergencia humanitaria hay que sumarla a la emergencia climática que los Estados se niegan a dar prioridad cumpliendo los acuerdos de París. Es imposible luchar contra el cambio climático en tiempos de guerra.

Los problemas globales necesitan respuestas globales y también acciones locales, y por eso en Melilla también vamos a sufrir el desastre de esta guerra, sobre todo en la población más vulnerable que vive bajo el umbral de la pobreza, por la subida de la energía y por la subida del precio de los alimentos.

No es paciencia lo que la población melillense necesita ante las consecuencias de la guerra de Ucrania en la vida cotidiana de las personas de Melilla sino soluciones como por ejemplo medidas para garantizar el consumo energético a todas las personas para evitar la pobreza energética y asegurar el acceso a productos de alimentación de primera necesidad.

Boicotear a Rusia es boicotear al petróleo, y tener el precio de la gasolina más barato en melilla no nos libera de la responsabilidad de que si queremos ganar la guerra a Rusia, tenemos que dejar de usar su petróleo, y eso solo se puede hacer ahorrando electricidad y dejando el coche parado cuando teneoms que recorrer una distancia que andando nos lleva 20 minutos o 30 minutos.

“La lapa que da la lata” se expondrá en cuatro centros educativos de Melilla a partir del 11 de enero a pesar de la finalización de la campaña

Posted on

  • El proyecto estatal «La lapa que da la lata” termina sus acciones con muy buena acogida y resultados, en todas las provincias y Ciudades autónomas en que se ha desarrollado durante este 2020.
  • Cuatro centros de Melilla, el IES Miguel Fernández, la Escuela Oficial de Idiomas, la ecoescuela J. A. Fernández y el IES Rusadir disfrutarán de la exposición del 11 de enero al 8 de marzo.

Ecologistas en Acción cierra estos días el proyecto centrado en la lapa Patella ferruginea, una especie endémica del Mediterráneo que se encuentra en peligro de extinción, y cuyas últimas poblaciones peninsulares se localizan en Cádiz, Málaga y Almería, así como en los territorios españoles en el norte de África: en los peñones de Vélez de la Gomera y de Alhucemas, en las islas Chafarinas, en Melilla y en Ceuta.

La Patella ferruginea es un molusco gasterópodo marino endémico del Mediterráneo occidental, incluido en el anexo IV de la Directiva 92/43/CEE Hábitats y en el catálogo español de especies amenazadas como “especie en peligro de extinción”. Comparada con otras especies protegidas como el lince ibérico, el oso pardo o el águila imperial, la Patella ferruginea continúa siendo prácticamente desconocida por gran parte de la sociedad.

Desde la coordinación del proyecto se destaca el esfuerzo realizado por los grupos locales en la difusión de las actividades y su buena acogida por parte de la comunidad educativa y pescadores, en aquellas comunidades que aún albergan poblaciones de esta lapa en peligro de extinción. En Melilla ha sido Guelaya la encargada de organizar las actividades que han contado con el apoyo de la federación de pesca de Melilla, que organizó una charla informativa sobre la especie en junio de este año.

El proyecto, que comenzó a finales del 2019, se denominó “La lapa que da la lata”, ha contado con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP y tuvo como objetivos principales dar a conocer esta especie a la sociedad y fomentar así su protección.

Durante estos últimos meses, tras las restricciones de la pasada primavera, el proyecto ha reactivado sus acciones permitiendo disfrutar a unos 5.000 visitantes de la exposición itinerante, que consta de 9 paneles y 14 fotografías, en las provincias de Cádiz, Málaga, Almería y la Ciudad autónoma de Melilla. Además de recibir un amplio apoyo por parte de los centros educativos, tanto de primaria como de secundaria y universidades, los docentes pudieron participar en el seminario para profesorado y aportaron sus valoraciones a la Guía de Orientaciones didácticas, desarrollada como acción para facilitar la implementación de actividades en sus aulas basadas en la Patella ferruginea.

Tres centros educativos, el IES virgen de la Victoria (jardín valenciano), el Centro de Adultos y el Campus de la UGR han disfrutado de la exposición “La lapa que da la lata” en este otoño, y a partir de enero serán otros tres centros educativos de la ciudad los que disfrutarán de la exposición. Guelaya garantizará que cualquier otro centro interesado en la exposición de la Patella ferruginea pueda disponer de la misma en próximas fechas a partir del 22 de febrero.

Los recursos y materiales generados, tales como vídeos educativos, paneles de la exposición, Guía de Orientaciones didácticas y trípticos, están a disposición del público y del profesorado de forma gratuita y permanente en el enlace https://www.ecologistasenaccion.org/134671/la-lapa-que-da-la-lata/.

Guelaya valora que la nueva LOMLOE facilite la colaboración de las asociaciones con los centros educativos en materia de movilidad y educación ambiental

Posted on Actualizado enn

  • Guelaya aportará especies autóctonas al IES Enrique Nieto y al IES Virgen de la Victoria en colaboración con el departamento de Agraria del IES Juan Antonio Fernández

En España hemos tenido multitud de leyes educativas en los últimos años, aunque la mayoría han tenido poca incidencia en la práctica diaria, y si así fuera, no han sido exitosas. Es lógico que esto ocurra en un sistema donde se obtiene mayor reconocimiento profesional cuanto más alejado se está del alumnado.

En el proyecto de la futura ley de educación, LOMLOE, con pretendida aplicación el próximo curso 2021/2022, hemos encontrado tres aspectos que nos gustaría destacar: fomento de la movilidad escolar activa y autónoma, participación del alumnado en el Consejo Escolar y cualificación del profesorado en la Agenda 2030 antes del 2025, lo que esperamos que facilite y amplíe la vinculación de Guelaya con los centros y el profesorado melillense.

Guelaya ha mantenido y mantiene en Melilla relaciones de colaboración con centros educativos y su profesorado que actualmente se reflejan en la exposición “La lapa que da la lata” y en el aporte de especies autóctonas en los jardines escolares, manteniendo como base de la relación el acuerdo de reforestaciones firmado con la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad que como Ciudad Autónoma apoya en tareas de mantenimiento a los centros educativos.

Según dicha ley de educación, las Administraciones educativas garantizarán los Caminos Escolares y promoverán los desplazamientos sostenibles. Como objetivo de etapa, desde Primaria, el alumnado desarrollará hábitos cotidianos de movilidad activa y autónoma, y si entendemos la Violencia Vial como una de las principales violencias que sufre la infancia, se deberá incluir en la formación permanente del profesorado.

La necesaria colaboración con las instituciones y organizaciones del entorno, que recoge la ley, da lugar a que los proyectos de Camino Escolar precisen ser entendidos como un recurso educativo que permite reflexionar colectivamente sobre un problema que no es de nadie y es de toda la sociedad: la infancia ha perdido la calle, incluso para algo tan cotidiano como ir de casa al colegio, responsabilizando a las Administraciones educativas su liderazgo y coordinación.

LOMLOE insta al cumplimiento de los Derechos de la Infancia adoptados por las Naciones Unidas y ratificados por España, entre los que está la participación del menor en las decisiones que les afecten. Desde Primaria, el alumnado participará en el Consejo Escolar, haciendo ver que la infancia también es ciudadanía del presente y no solo del futuro.

Por último, esta ley educativa destaca la importancia de comprender los problemas internacionales sin descuidar la acción local, haciendo bueno el dicho ecologista: “Piensa globalmente, actúa localmente”. Si la clave de la calidad educativa está en la formación continua del profesorado, bien parece establecer que todo el profesorado reciba cualificación en metas de la Agenda 2030 antes de 2025.

Con estas palabras esperamos con ilusión que todas las personas apostemos prioritariamente por la educación y exijamos a la clase política más trabajo, cumplimiento y menos ruido.

Esto es  Ecológica aplastante

Exposición de la Patella en el Centro de Personas Adultas

«La lapa que da la lata», una exposición sobre una especie marina en peligro de extinción que se queda en Melilla

Posted on Actualizado enn

  • Más de 1000 estudiantes de Melilla están viendo la exposición en los tres centros donde se ha expuesto.
  • Guelaya agradece a las autoridades educativas del MEC y al CAMPUS de la UGR el apoyo recibido para la divulgación de la campaña en Melilla a pesar de las dificultades que los centros educativos han tenido que salvar.
  • El COVID-19 no ha permitido que todos los centros de la Ciudad puedan acceder a esta exposición y a las charlas informativas, pero Guelaya, como entidad territorial de Ecologistas en Acción, asegurará el acceso a todas las personas y centros interesados en cuanto sea posible.

De la mano de Guelaya-Ecologistas en Acción, llegó a Melilla esta exposición itinerante, fruto de una campaña de Ecologistas en Acción, centrada en la lapa ferruginosa (Patella ferruginea), una especie endémica del Mediterráneo con presencia en nuestras costas y que se encuentra en serio peligro de extinción.

La exposición comenzó su andadura en nuestra ciudad en octubre, en el IES  Virgen de la Victoria (Jardín Valenciano), que supo romper el fuego entre los centros melillenses que ya contaban con la autorización de la UPE del MEC, a lo que siguió la exposición en el centro de Personas Adultas Carmen Conde Abellán.

Como tercer evento, y no será el último, la exposición se encuentra en estos momentos en el Campus de Melilla de la Universidad de Granada. En la exposición se observan todas las medidas de seguridad necesarias para la prevención del contagio de COVID obligatorias que rigen en el centro. Todavía está pendiente el IES Miguel Fernández a la espera de recibir al exposición, lo que será posible cuando Guelaya concrete las fechas con el centro educativo.

Las especiales condiciones del inicio del curso en Melilla, con el desdoble de turnos, propició una retraso en las fechas previstas para la exposición, que no pudo comenzar a ser vista hasta finales de octubre, motivo por el cual la programación lleva un mes de retraso. Esto se va poder resolver al quedarse la exposición en Melilla custodiada por Guelaya, por lo que podrá seguir siendo vista después de terminar el 30 de noviembre la campaña propiamente dicha.

La campaña “La lapa que da la lata” cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP, y pretende concienciar del peligro que sufre esta especie abocada a desaparecer si no se la cuida y protege.

La lapa ferrugínea es una especie marina desconocida por gran parte de la población en general a pesar de ser una de las mayores lapas europeas. Presenta una concha muy característica, con unas fuertes costillas radiales muy gruesas y con los bordes festoneados, además de una característica mancha anaranjada en su interior que le da nombre.Todas estas curiosidades y más se pueden descubrir en esta exposición, cuyo fin es el de concienciar de la importancia de la recuperación, cuidados y protección de especies marinas amenazadas como esta lapa.

Los peligros que han llevado a la lapa ferruginosa al borde mismo de la extinción son la transformación y destrucción del litoral y la consecuente pérdida de su hábitat, así como la contaminación y la recolección ilegal con destino a la cocina o al coleccionismo, actividades todas muy presentes en nuestras costas.

Guelaya hace balance de los problemas del medio ambiente de Melilla a través del trabajo desarrollado en 2019

Posted on

  • Conservación de Biodiversidad, esencia del ecologismo, comenzó el año con el calendario de reforestaciones, siguió con las Jornadas de la gaviota de Audouin y terminó con el apoyo al proyecto de sensibilización dela Patella ferruginea

 

  • Vertidos, contaminación, calidad del aire y cambio climático, los grandes retos de la Melilla insostenible que no cesa, terminó con una doble esperanza, la movilización ciudadana y la declaración de emergencia climática de la Asamblea de la Ciudad.

 

  • La alianza estratégica con Melilla Conbici se mantuvo y se mantiene en el ámbito de la movilidad sostenible.

 

  • Una buena noticia. El proyecto de renaturalización del río de Oro, tras años de espera comenzó con titubeos hacia la vegetación autóctona que culminaron con la coordinación de todos los agentes implicados.

 

  • Ecofeminismo, derechos humanos y acción climática junto con otros agentes sociales crecieron en 2019 y marcan una sólida línea de trabajo de futuro en Guelaya.

 

El próximo 8 de febrero se celebrará la asamblea de soci@s de Guelaya donde se rendirá cuentas del trabajo realizado en el año 2019, pero una parte de ese trabajo es público, marcado por nuestros comunicados.

 

Si tenemos en cuenta los comunicados a los medios de Guelaya, puede concluirse en qué gastamos el tiempo en la organización territorial de Ecologistas en Acción en Melilla.

 

El año 2019 comenzó, como viene siendo tradicional ya, con la reforestación solidaria en la que Guelaya define su principio de “justicia social y ambiental». Con ello marcamos como primer gran bloque de preocupaciones ecologistas la conservación de la biodiversidad de la ciudad, tras años de deriva interminable en la que no existió ni la inversión necesaria ni el desarrollo de planes aprobados, en lo que respecta a los espacios naturales de la Red Natura 2000.

 

Si la gaviota de Audouin consigue ser en el año 2020 la primera especie protegida de Melilla que cuenta con un plan de conservación será sin duda por el esfuerzo que Guelaya realizó con esa especie tras seis años de seguimiento de sus colonias en Melilla, sin ningún apoyo oficial, y de las Jornadas sobre la especie realizadas en mayo con presencia de técnicos del MITECO, de la Junta de Andalucía y de observadores de SEO Ceuta y SEO Melilla.

 

El año terminó a su vez con el anuncio de la Fundación Biodiversidad de conceder una subvención al proyecto de sensibilización hacia la Patella ferruginea que desde Melilla apoyamos en el área marina confederal de nuestra organización.

 

A pesar de los avances en materia de biodiversidad que se han comenzado a dar con el nuevo  equipo de Gobierno, con la firma del acuerdo de colaboración sobre reforestaciones entre Guelaya y la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, y la firma de la declaración de emergencia climática en la Asamblea por unanimidad, los vertidos, la contaminación y el cambio climático son claramente la otra asignatura pendiente de la sostenibilidad de la ciudad.

 

La incineradora y Endesa, como principales fuentes contaminantes de la ciudad, junto con el tráfico, son frentes abiertos que mantenemos lejos todavía de haber conseguido los objetivos buscados.

 

Acabamos el año como único territorio español que no cuenta con equipo de medición de calidad del aire, algo inexplicable. Negar el derecho a saber lo que respiramos carece de fundamento jurídico y necesita de una decisión más política que técnica. Se trata de de defender la salud de las personas, no solo de los ecosistemas.

 

Sin datos concretos sobre como afecta a la calidad del aire Endesa o la incineradora, difícilmente vamos a conseguir autorizaciones ambientales para nuestras instalaciones industriales más rigurosas que las que tenemos, y que se están postergando todo lo posible con el único beneficio económico de multinacionales y empresas públicas. En el caso de la incineradora, la mala gestión de sus residuos acabó con una denuncia de Guelaya en la Fiscalía, a la espera de los resultados de los análisis que no llegan.

 

La falta de control del territorio ha seguido patente en la periferia de la ciudad, con especial gravedad en los cauces y ríos, y en la pista de carros en forma de vertidos de escombros. No queda más remedio que sancionar, instalar cámaras para ello y establecer barreras físicas para evitarlos.

 

La lucha contra el plástico, a pesar de que se han producido “gestos” como promover el uso de vasos reutilizables, continúa siendo un grave problema para la ciudad y su litoral, como ponen de manifiesto las múltiples limpiezas de litoral en las que hemos participado y en las que siguen recogiéndose cantidades ingentes de residuos sobre todo plásticos que el mar devuelve a nuestras playas cada vez que hay un temporal. Estos plásticos llegan al mar desde los cauces, diques y espigones, donde se siguen vertiendo con impunidad absoluta. El contenedor amarillo ha demostrado que el nivel de concienciación de l@s melillenses con el problema del plástico está por encima de la media, pero por ahora el porcentaje de material reciclado sigue estando lejos del óptimo. Faltan además campañas para desincentivar y reducir el uso del plástico en el hogar y en el comercio, como ya se está haciendo en muchas ciudades y países de nuestro entorno.

 

La otra fuente de contaminación, el tráfico rodado, también ha sido una preocupación para Guelaya todo el año.

La Comisión de Tráfico que se reúne a principios de año para aprobar su plan anual de seguridad vial siguió negándonos en enero de 2019 la posibilidad de participar con voz pero sin voto. En materia de movilidad hemos mantenido nuestra alianza estratégica con Melilla Conbici, con la que hemos realizado todas nuestras demandas, que se mantienen al final del año, como el acceso a la información sobre tráfico que la policía local no ha querido suministrarnos.

 

Mantenemos nuestro apoyo al Foro por la Movilidad y al desarrollo del PMUS, que ha tenido un un balance muy desequilibrado de resultados, con avances que quedan por implementar como el modelo de Ciudad 30 y la peatonalización del centro pero que necesitan medidas de acompañamiento que no son obras, especialmente orientadas al aumento de las modalidades sostenibles de movilidad que no le ganan terreno todavía al vehículo privado. El transporte público está reclamando desde hace años medidas para su mejora y aumento de usuarios. Por todo ello seguimos reivindicando la Avenida peatonal en las actividades de la Semana Europea por la Movilidad.

 

El carácter ecofeminista de Ecologistas en Acción, junto con la defensa de los Derechos Humanos también ocupó el tiempo de Guelaya, que apoyó a la plataforma del 25N en su lucha contra la violencia de género, aunque también organizamos actividades propias, especialmente vinculadas con las mujeres más vulnerables, las migrantes, cada vez más por causas climáticas, con actividades sobre trata de blancas en marzo y la conferencia de nuestra compañera Yayo Herrero en septiembre.

 

Tras años de espera, el proyecto de renaturalización del río de Oro, que no concitó ningún apoyo en las autoridades locales pero sí fue valorado en el ministerio de Transición Ecológica con el PP y el PSOE a propuesta de Ecologistas en Acción, arrancó por fin.

 

En el mes de noviembre comenzó el proyecto de renaturalización, en el que Guelaya aportará más de 10.000 plantas, todo un reto para nuestra asociación y también para Melilla, que va a ver en dos años aumentar significativamente su patrimonio natural. Tras unos comienzos con dudas sobre la interpretación del proyecto, todas las partes implicadas coordinamos nuestra participación en el mismo.

 

Finalmente, es motivo de satisfacción para Guelaya añadir a la ya tradicional acción colaborativa con otras entidades sociales, como habitualmente en la campaña mundial por la educación, el trabajo con nuevas formas de reivindicación ciudadana como 2020 Rebelión por el Clima Melilla y más recientemente con Teachers for Future nodo Melilla. La acción climática está integrando esfuerzos desde todos los rincones de la sociedad y en ello encontrarán sin duda a Guelaya.

 

patella comunicado.jpg

Guelaya EA y la Federación de AMPA de Melilla se unen para mejorar la biodiversidad en los centros educativos

Posted on Actualizado enn

Durante los próximos meses se realizarán ponencias y talleres sobre aves y construcción de cajas – nido para pájaros en las áreas verdes educativas

Hace ya bastante tiempo que Guelaya – Ecologistas en Acción viene realizando labores en pro de la naturaleza melillense, y no son pocas las veces que para ello se ha servido de nuestra mejor inversión social: la infancia. En esta ocasión, se está impulsado el presente proyecto con la FAMPA de Melilla, que impulsa económicamente el proyecto.

El coordinador de la actividad, es Francisco J. Pérez Ruiz “Fran”, maestro, ornitólogo y “padre” de esta idea tan pertinente en nuestra ciudad, para abordar varios temas como son la vinculación de los infantes con el medio ambiente a través de las aves, posiblemente el animal más común en la vida de estos. Instrumentalmente se pretenden construir cajas-nido que se instalarán en los propios centros y en zonas naturales de la periferia, consiguiendo así otro hito que es ayudar a estos animales alados a encontrar una posible casa donde criar, algo nada fácil en nuestra ciudad debido al deterioro de las zonas verdes, rurales y el pinar.

Con respecto a esto último, además de dificultar el anidamiento de los pájaros, este tipo de árboles alberga una peligrosa plaga: la oruga procesionaria del pino, cuya picadura puede ser bastante molesta e incluso mortal, y es aquí una vez más donde las aves no son de gran ayuda, pues las cajas a construir han sido diseñadas para albergar dos especies concretas. Los herrerillos y los carboneros, predadores incansables de la susodicha oruga, son los mejores aliados para el control de forma natural y ecológica.


El proyecto contará con tres fases diferenciadas. La primera de ellas pretende reconocer el terreno donde se instalarán dichas cajas en los centros participantes. La segunda parte constará de las ponencias y talleres, a realizar por las tardes, y donde tras una introducción inicial sobre la importancia de lo que se va a realizar, se procederá a construir diferentes cajas con las pautas marcadas por el Coordinador, la colaboración de FAMPA y de las distintas AMPA y el trabajo directo del alumnado, pretendiendo así vincularlos de forma más efectiva con la finalidad del proyecto.

La iniciativa quiere ser sostenible y sostenida en el tiempo con el cuidado y mantenimiento de las cajas instaladas, que serán reparadas y limpiadas de forma anual, cumpliendo así con un ciclo que permita participar en el mismo a los futuros educandos de estos centros educativos y sus familias, dándole así una durabilidad y proyección en el tiempo más extensa.


Es importante entender que el éxito de que los nidales sean ocupados por aves no está asegurado, pues estudios recientes consideran una buena noticia el hecho de que tras un año el 33% de los mismos haya sido ocupado. Aún así con el simple hecho de la asistencia a los talleres y la construcción de estos se aborda el principal objetivo de vincular a la infancia y juventud con el cuidado y respeto del medio ambiente, como parte activa del mismo, dando a sus acciones un valor real y una finalidad que puedan ver. La impronta que puede quedar si por ejemplo una sola caja fuera ocupada por centro, es más efectiva que todas las charlas que se puedan dar sobre ecologismo, y por eso el éxito de este proyecto está asegurado.


En las próximas semanas iniciarán de forma sucesiva las AMPA de los centros León Solá, Juan Caro Romero, Reina Sofía y Reyes Católicos, aunque se espera que durante toda la primavera se vayan sumando el resto de asociaciones de madres y padres. Se está intentando asegurar la gratuidad de las actividades para las asociaciones participantes desde la Federación de AMPA de Melilla y las respectivas Juntas Directivas, y solo existe la salvedad de que menores de 3º de Primaria que vayan a participar, habrán de asistir con compañía de algún progenitor.