especies exóticas invasoras

El Helianthemum caput-felis o jarilla cabeza de gato, especie protegida española compartida con el Levante y Baleares.

Posted on Actualizado enn

  • La presión urbanística de la costa la ha diezmado en la península.

 

  • En Melilla se mantiene en terrenos militares y espacios protegidos y las especies invasoras son su principal amenaza

La jarilla cabeza de gato se denomina así porque alguien vio cierto parecido entre la forma de sus frutos y la cabeza de un gato. Su nombre científico es Helianthemum caput-felis, que  viene de Helios, sol, y caput felis, traducción latina de cabeza de gato. La jarilla es una especie heliófila que precisa de sol y no prospera por eso bajo los pinos. De hecho, plantar pinos en los lugares donde está sería una amenaza para ella.

 

Este arbusto bajo existe en algunas costas mediterráneas occidentales, entre las que destacan las del norte de África, donde se encuentra en Marruecos, pero exclusivamente entre cabo de Agua y Cabo Tres Forcas, y Argelia, donde está presente en la playa “de los andaluces” en Orán.

 

En la península ibérica se encuentra también en el levante español y en Baleares, en puntos concretos donde ha sobrevivido a la expansión urbanística de la costa, que ha llegado a los barrancos, lugares habituales donde la especie prolifera en rodales que pueden ser de 800 pies de plantas en el caso de Melilla.

 

Estaba presente en las colinas y acantilados cercanos al mar y terrenos arenosos en lugares mediterráneos peninsulares, pero la urbanización de la costa ha diezmado su presencia. Comparando las cantidades presentes antes y después del boom de la construcción de la costa mediterránea el siglo pasado, que llegó hasta los barrancos y torrenteras más inclinadas, la población de Helianthemum caput-felis en el litoral español casi ha pasado a ser testimonial.

 

Por este motivo se la ha calificado en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como especie vulnerable. Si no se hace algo al respecto, entrará en el futuro en la categoría de especie en peligro de extinción, por lo que su estatus reclama la atención de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, la responsable de su conservación, junto con todos los melillenses como herencia recibida de las generaciones anteriores.

 

En Melilla cubría todo el norte de la ciudad, muy cerca de la línea de costa, en la ZEC de Aguadú, aunque encima de los acantilados está presente prácticamente desde  el polvorín hasta la valla perimetral, continuando por el barrando del Quemadero y de allí hasta el mismo río de Oro por las colinas que rodean al arroyo Tigorfaten a través de la segunda ZEC melillense, la del barranco del Nano.

 

Se trata de una especie a la que le gusta el sol, es heliófila, y por tanto, no prospera a la sombra de los pinos. En el caso de Melilla su ubicación en terrenos militares la ha librado de la especulación urbanística, que ha sido su amenaza principal en la península, pero no por ello está libre de amenazas.

 

No existe ningún estudio que sirva de base para la elaboración de un Plan de Conservación de la especie, obligatorio para todas las especies vulnerables según la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad española.

 

Pero Guelaya ha trabajado en su defensa estos años adaptando la técnica de viverismo desarrollado en la península para su reproducción desde semillas, pero comprobando además que es mucho más rentable el trasplante de esquejes, por lo que se han recogido semillas locales y esquejes y se han multiplicado y reintroducido para comprobar que en el caso de que sea necesario puede ser replantado en Melilla con genoma propio, ya que los estudios genéticos demuestran que presenta diferencias con las plantas del Levante, más relacionadas con las especie en las Baleares.

 

Replantar jarillas cabeza de gato con plantas de la península sería no solo un error, sino también un atentado contra su conservación por hibridarla con plantas peninsulares, ya que la polinización es cruzada gracias a insectos. Además no es necesario recurrir a plantas de la penísula porque Guelaya dispone de plantones para su reintroducción a disposición de la Ciudad.

 

Solo se ha realizado un censo global de la especie en Melilla por parte del grupo de especies protegidas del Campus de Melilla hace algunos años, con el que Guelaya colaboró en el trabajo de campo. Para conocer su tendencia en Melilla, si hay más o menos que antes, hay que volver a repetir el censo.

 

Llama la atención que cuando está presente la “vinagreta”, nombre con el que se conoce en Melilla a la Oxalis pes-caprae, una especie invasora, la jarilla desparece de la ZEC del barranco del Nano.

 

La “vinagreta” es propia de lugares nitrofilados, que ocupa junto con otras especies oportunistas en una explosión de flores tradicionalmente en enero-febrero, y con el cambio climático, antes. Su presencia impide que la jarilla prolifere, porque parece que compite mal por el suelo, estando presente donde apenas otras especies crecen en suelos pedregosos.

 

La vinagreta no solo nos informa sobre dónde están los suelos nitrofilados, sino que se trata de una especie incluida en el Listado Español de Especies Invasoras, por lo que su presencia en los espacios protegidos debería ser tenida en cuenta para su eliminación como medida de conservación, pero no existe ningún plan de manejo aprobado en la Ciudad sobre sus espacios protegidos.

 

helianthemum 2019 2

 

 

 

 

 

 

 

 

Actividades de laSemana de la Biodiversidad 2016

Posted on Actualizado enn

Este año Ecologistas en Acción ha celebrado la Semana de la Biodiversidad con múltiples actividades en todo el territorio nacional, y con un objetivo claro: dar a conocer el extenso patrimonio natural que aún conservamos para intentar frenar la pérdida de biodiversidad que nos afecta y que amenaza el mismo futuro de la Humanidad. Las actividades comenzaron el sábado 14 de mayo y terminaron oficialmente el domingo 22 de mayo, aunque sus frutos esperamos que permanezcan mucho tiempo más.

Martes 17. Barranco del Quemadero

En Melilla empezamos con las actividades previstas el martes día 17. Realizamos una visita a la ZEC del barranco del Quemadero, uno de los puntos calientes de biodiversidad de Melilla, pues conserva muchas especies singulares de flora que se han perdido en el resto del territorio, y también es un lugar privilegiado para la observación de aves, y la fauna reptiliana está también muy bien representada. Como ejemplos de biodiversidad de la zona pudimos observar escribanos soteños, papamoscas grises y lavanderas blancas (la subespecie local) entre otras aves,

 

además de hipéricos, centaureas y coris entre otras plantas interesantes.

Miércoles 18. Colonia de gaviotas de Audouin

El miércoles acudimos a un punto elevado de los acantilados de Aguadú para comprobar desde allí si una de nuestras especies más emblemáticas, la gaviota de pico rojo o Audouin, volvía a criar en nuestras costas, tal como pudo comprobar el año pasado el naturalista melillense Diego Jerez. Efectivamente, pudimos comprobar que las gaviotas de pico rojo, una especie que estuvo cerca de la extinción hace algún tiempo, han vuelto a criar numerosos pollos este año, y los alimentaban con total normalidad. La existencia de esta colonia exige que se activen en un futuro próximo los protocolos establecidos por las autoridades ambientales para estos casos, pero en todo caso es una feliz noticia para todos los amantes de la naturaleza.

audouin crías
Gaviota de pico rojo con sus crías

Jueves 19. IES Enrique Nieto.

El jueves algunos alumnos del Enrique Nieto acudieron a trabajar a los huertos del vivero de Guelaya, y pudieron conocer de primera mano de dónde salen las verduras que comemos y cómo se cultivan. Una jornada provechosa que de seguro tardarán en olvidar.

Viernes 20. Colegio Enrique Soler

En el colegio Enrique Soler hablamos de las especies más emblemáticas de nuestro entorno y mostramos imágenes de muchas de ellas para los estudiantes más pequeños, que disfrutaron de lo lindo de las fotografías y respondieron con el entusiasmo propio de su edad al juego de preguntas y respuestas que les propusimos para que recordaran lo aprendido.

Sábado 21. Jardines de la ciudad.

Uno de los principales problemas que aquejan al medio ambiente en la actualidad y que además está provocando un gran perjuicio económico a las arcas del estado es la propagación de especies exóticas invasoras. Una gran parte de estas especies que tanto quebranto producen llegaron a nuestro medio natural a través de la jardinería, y curiosamente algunas de las más peligrosas siguen plantándose en la actualidad en algunos ayuntamientos como el nuestro, demostrando con ello desconocimiento, irresponsabilidad y desidia a partes iguales. El sábado nos propusimos tomar nota de los jardines urbanos con presencia de estas plantas, algunas incluidas en el Catálogo de Especies Exóticas Invasoras del Ministerio de Medio Ambiente, y por tanto de obligada eliminación por parte de las autoridades ambientales locales. La idea es hacer un mapa de lugares con presencia de estas especies para informar de su presencia y exigir las actuaciones pertinentes. Uno de los lugares que marcamos fue en los Jardines del Agua, donde constatamos la presencia de Pennisetum setaceum, una planta ya muy conocida en algunas provincias españolas por su alto poder invasivo y lo dificultoso de su erradicación una vez que se ha extendido en el medio.

DSCN7271
Pennisetum setaceum

 

Domingo 22. Excursión por el cabo Tres Forcas

Aprovechando que aún estamos en mayo y que el cabo Tres Forcas es un lugar excepcional para ver el paso de aves rapaces en migración, despedimos la Semana de la Biodiversidad de este año 2016 recorriendo las cumbres y barrancos de la costa oeste del cabo con la esperanza de realizar algún avistamiento, y aprovechando para conocer y fotografiar algunos de los endemismos botánicos que crecen en estos riscos, además de comprobar que la población de tortugas moras sigue siendo abundante por fortuna.

 

Nada más comenzar el ascenso a estas cumbres un águila pescadora volaba en círculos sobre nosotros,y pudimos disfrutar del espectáculo durante bastantes minutos. Un bonito colofón a las actividades de este año.

pescadora
Águila pescadora

Esta semana final del mes de mayo empezamos ya de lleno con los temas marinos, pero muchas de las actividades que comenzamos la semana pasada con la biodiversidad como trasfondo tendrán su continuidad el resto del año.