arbolado de los cuarteles

Guelaya presenta sus alegaciones al proyecto que pretende acabar con todo el arbolado del cuartel de Caballería

Posted on Actualizado enn

Guelaya se opone a un Proyecto que incluye acabar con casi doscientos árboles centenarios de nuestra ciudad.

La Consejería de Medio Ambiente parece ausente o incluso colaboradora en uno de los mayores atentados medioambientales en nuestra ciudad.

Los 153 árboles del cuartel de Caballería, el ubicado en la Hípica, están muy cerca de morir por la mano de la propia Ciudad Autónoma. ¿Ha dado la Consejería de Medio Ambiente autorización expresa para el traslado o apeo de los árboles del cuartel de Caballería?

01/12/2021. Guelaya está luchando por salvar la vida de los árboles centenarios del cuartel de Caballería. Son casi doscientos árboles, sobre todo ficus y palmeras, que se plantaron cuando se construyó el cuartel, a principios del siglo XX.

La Ciudad Autónoma pretende construir en esta zona un macro proyecto de hoteles y viviendas de 15 plantas de altura; y ello conlleva arrasar con toda la vegetación del cuartel. Como siempre se escudan en que no van a talar los árboles «sólo los van a trasplantar», pero todos sabemos que los árboles centenarios que se han trasplantado en Melilla han muerto, tenemos la experiencia de los que quitaron del antiguo Hospital Militar, o de la antigua carretera de Farhana, todos muertos.

En este proyecto se presentan, además de las barbaridades ambientales, otras variopintas, como echar abajo el actual colegio del Hipódromo, un edificio nuevo y en pleno funcionamiento, simplemente para cambiarlo de sitio. Lo mismo está previsto para el actual Club de Tropa y para una parte de las dependencias del Centro Gámez Morón; después presumen de defender la Economía Circular.

En el proceso de evaluación ambiental que se está llevando a cabo la Consejería de Medio Ambiente, lejos de vigilar por el cumplimiento estricto de la normativa de protección ambiental parece estar mirando para otro lado. De lo contrario no se explica que en la documentación que ha salido a información pública conste que el promotor del proyecto pidió en su día a la Consejería de Medio Ambiente que le hiciese una valoración del arbolado que se pretende apear, pero «hasta el momento no ha contestado» y, más que mirar para otro lado, parece incumplir claramente sus responsabilidades, ya que en la actual Ordenanza de protección de Zonas Verdes de Melilla se especifica claramente que está prohibido talar o apear cualquier árbol ubicado en zona pública sin la autorización expresa municipal. ¿Ha dado la Consejería de Medio Ambiente autorización expresa para el traslado o apeo de los árboles del cuartel de Caballería?

Hemos solicitado a la Consejería que presente algún informe técnico que avale la supervivencia de árboles centenarios trasplantados.

Hemos solicitado a la Consejería de medio Ambiente que haga una valoración expresa del arbolado del cuartel de Caballería.

Hemos solicitado a la Consejería de Medio Ambiente que revierta el actual proceso de evaluación ambiental simplificada y lo eleve a ordinaria, lo que permitiría un mayor control medioambiental del mismo.

Es lamentable que la defensa del escaso pero valioso Patrimonio Natural de Melilla tenga que estar en mano, exclusivamente, de la ciudadanía, porque nuestros responsables políticos no son capaces de compatibilizar protección ambiental y urbanismo.

Los ecologistas solicitan la evaluación ambiental ordinaria e información adicional para poder valorar ambientalmente el PERI del cuartel de Caballería

Posted on Actualizado enn


 El grupo promotor de Melilla por el Clima decidió coordinar las alegaciones que se presenten por parte de todas la entidades interesadas.
 Discrepamos en la convocatoria de la evaluación ambiental simplificada y en el escaso margen de tiempo, 20 días, por lo que solicitamos la reconversión del procedimiento a evaluación ambiental ordinaria y la ampliación del plazo de presentación de alegaciones.

El pasado sábado se celebró la primera reunión del grupo promotor de Melilla por el Clima, que cuenta ya con el apoyo de 12 entidades sociales y sindicatos. Entre los acuerdos adoptados, se decidió enviar escrito a la Consejería de Medio Ambiente discrepando de la convocatoria de evaluación simplificada y del plazo otorgado a las entidades para presentar alegaciones, solo 20 días hábiles en un asunto de
gran complejidad como es un PERI.

La elección por parte de la Consejería del procedimiento simplificado deja de manifiesto que los técnicos de la Consejería no han previsto conceder valor ambiental al extenso inventario de arbolado del cuartel porque si lo hubieran hecho estaba en su mano convocar la evaluación ordinaria de acuerdo con el criterio 1d del anexo V de la ley de evaluación ambiental 21/2013, que permite determinar si un plan o programa debe someterse a evaluación ambiental estratégica ordinaria debido a “Problemas ambientales significativos relacionados con el plan o programa”

Lo que las entidades de Melilla por el Clima consideramos “problemas ambientales significativos” es la imposibilidad de trasplantar a otros lugares la inmensa mayoría del arbolado, que tiene más de 10 metros de altura y más de 1 metro de diámetro. Creemos que la Consejería no va a encontrar a ningún técnico que firme un informe asegurando que esos árboles van a sobrevivir a un trasplante, porque la posibilidad de que eso pase es improbable a la vista del resultado del traslado de la mayoría de los árboles del hospital militar a otros lugares ya que no han sobrevivido.

Guelaya, representando a Melilla por el Clima, ha registrado un escrito solicitando la conversión del proceso de evaluación ambiental en ordinario. Además, ha solicitado dos informes técnicos necesarios para evaluar el PERI dada la importancia del arbolado no solo desde el punto de vista ambiental sino histórico, ya que ese cuartel tiene aproximadamente un siglo de existencia y ya contaba con arbolado en la década de 1930. Hemos requerido a la Consejería a que aporte un informe técnico que asegure que se
puede realizar el trasplante del arbolado sin riesgos y la cuantía de la operación.

Finalmente hemos solicitado un informe técnico que proporcione el inventario de árboles trasplantado en el hospital militar, el lugar donde fueron trasplantados y su estado actual señalando explícitamente el porcentaje de árboles que se han perdido en la operación.

Forman parte de Melilla por el Clima:
Rebelión por el Clima, SATE/STEs, MelillaconBici, Movimiento en defensa del arbolado de Melilla,
, MPLD, Teacher for Future Melilla, Ampa León Solá, Comisiones de
sostenibilidad de la Facultad de la Salud y de Educación y Deportes de la UGR
CGT, CCOO y Guelaya Ecologistas en Acción,

Ejemplares de Ficus jardines de Caballería

El proyecto de actuación en el cuartel de caballería confirma los peores augurios: Se va a hacer tabla rasa con el arbolado centenario

Posted on Actualizado enn

-En el cuartel de caballería de Alcántara hay una arboleda centenaria compuesta especialmente por palmeras canarias y ficus de gran porte, un patrimonio natural de una riqueza extraordinaria que va a desaparecer si este proyecto finalmente se lleva a cabo tal como está proyectado.

– El proyecto prevé el «trasplante» de estos ejemplares a otras zonas de la ciudad, algo absolutamente inviable como ya se comprobó con el traslado de la arboleda del antiguo hospital militar a otras dependencias, y que terminó con la muerte de la gran mayoría de árboles trasplantados.

Las autoridades de Melilla siguen sin entender el valor de estos árboles para la ciudadanía en un situación de emergencia climática como la actual y se escudan en la ausencia de una normativa que los proteja para tratarlos como un obstáculo para sus fines especulativos, sin tenerlos en cuenta en absoluto a la hora de diseñar los planos de las nuevas construcciones.

El proyecto de remodelación del antiguo cuartel de caballería, el acuartelamiento «Primo de Rivera», ha confirmado nuestros peores presagios, pues prevé una partida presupuestaria para trasplantar todos y cada uno de los árboles y palmeras que hay en la actualidad dentro del cuartel, un total de 183 ejemplares. Este verdadero «arboricidio» lo han decidido justo cuando representantes de todos los países se reúnen en Glasgow para debatir sobre las soluciones a la grave crisis climática que vive el planeta, y con la advertencia de los principales científicos del mundo de la necesidad de conservar y aumentar el arbolado en ciudades y pueblos para paliar las consecuencias del cambio climático. Está claro que las autoridades de Melilla son expertas en actuar contracorriente y hacer caso omiso a cualquier recomendación lógica que se les plantee.

Nuevamente y como ya ocurrió en otros recintos militares cuando pasan a manos de la ciudad, el proyecto de remodelación de este cuartel se ha hecho sobre un plano «en blanco», sin tener en cuenta en lo más mínimo las hileras de árboles y palmeras centenarias que se han mantenido y cuidado durante más de cien años por el estamento militar. Estamos otra vez ante un patrimonio natural que desaparece en cuanto el recinto pasa de manos militares a civiles. Hay que recordar los tristes antecedentes de otras zonas donde ya ha ocurrido esto, como en el antiguo hospital militar, cuya entrega a la ciudad supuso el desmantelamiento y traslado de toda su arboleda centenaria a otros lugares como el cuartel de la Legión, para terminar muriendo sin remedio, pues el «apeo» de árboles centenarios de gran porte, además de un sinsentido, trae como consecuencia la muerte o graves secuelas que acortan la vida de dichos árboles en la gran mayoría de los casos.

La soberbia y el desprecio con el que se trata a estos árboles en Melilla están respaldados por la ausencia de una normativa específica que los proteja, y la administración se sigue escudando en eufemismos como el de «no son especies protegidas» o «luego vamos a plantar un jardín» para cometer estos arboricidios que en absoluto tienen justificación.

Esta nueva amenaza a los árboles centenarios de Melilla está teniendo ya contestación por parte de la ciudadanía, y debe marcar un punto de inflexión en que l@s melillenses digamos «basta», y demostremos a las autoridades, con las acciones que sean necesarias, que no vamos a consentir que se hipoteque el futuro de la ciudad destruyendo una de sus más valiosas pertenencias, su patrimonio arbóreo, que se ha conservado dentro de los acuartelamientos para que podamos seguir disfrutando de su sombra y del oxígeno que necesitamos para respirar.