Áreas

Guelaya quiere consensuar con la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad los Fondos de Reactivación y Resiliencia sobre movilidad sostenible y seguridad vial.

Posted on Actualizado enn

  • El MITMA ha lanzado una convocatoria para solicitar fondos europeos que termina el 12 de marzo.
  • Ninguna de las herramientas de participación  existentes en Melilla se reunirá antes del 12 de marzo.
  • Guelaya apostará por el consenso entre entidades sociales como valor añadido a la propuesta de la Consejería.

El MITMA lanzó una convocatoria a los ayuntamientos españoles, todos ellos competentes en materia de movilidad sostenible, para gastar los millones de euros destinados a ese ámbito en el denominado “Componente 1 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia” que termina el próximo 12 de marzo. Recordamos que se trata de una bolsa de 148.000 millones de euros para España.

Esta inversión europea que el Gobierno central pone a disposición de los ayuntamientos españoles constituye una oportunidad que jamás la ciudad de Melilla ha tenido a su disposición para financiar y promover la movilidad sostenible.

Los objetivos del Plan coinciden con las demandas ecologistas en materia de movilidad sostenible, y permiten financiar tres ámbitos distintos:

  • Acelerar la implantación de zonas de bajas emisiones en los municipios de más de 50.000 habitantes o capitales de provincia.
  • Fomentar la transformación del transporte hacia una actividad de cero emisiones y reducir la utilización del vehículo privado en entornos urbanos y metropolitanos, priorizando el transporte público colectivo y la movilidad activa, contribuyendo así a los objetivos de cambio modal.
  • Impulsar la digitalización de la actividad de los servicios públicos de transporte de competencia municipal.

Ninguna de las herramientas de participación social existentes en la ciudad permitirán el consenso en las peticiones que la Consejería envíe al MITMA, debido a que el GT sobre  seguridad vial concluyó su reunión sin fecha fijada para la próxima convocatoria, negando en todo caso que sea mensual, por lo que no se espera convocatoria en marzo.

El Foro de la Movilidad, a su vez, ha retrasado su convocatoria al 17 de marzo, negando por segunda vez la petición de Guelaya de añadir un punto del orden del día sobre la seguridad, después de la escalada de siniestros y atropellos de las últimas semanas.

Guelaya se ha puesto en comunicación con el área de movilidad de la Consejería este lunes para enviar una propuesta de actuaciones, ya que se nos ha dado este fin de semana como margen para aportar “ideas” (*)  Puesto que el PMUS se considera un Plan “consensuado” consideramos que cualquier petición al MITMA debería basarse en ese Plan.

Guelaya pretende que ante la imposibilidad de reunirse para esto utilizando las herramientas de participación creadas, de la misma manera que para justificar propuestas de gastos de los fondos europeos se consideraba un valor añadido la existencia de un “consenso” basado en el Pacto por la Movilidad que ahora no podrá ser argumentado ante el MITMA, sean las entidades sociales, sindicales, deportivas, y en definitiva, la sociedad civil, la que consensúe con la Consejería la propuesta de actuaciones a financiar con fondos europeos con objetivos en movilidad sostenible.

(*) La propuesta que Guelaya ha enviado a la Consejería y está dispuesta a consensuar con otras entidades sociales se justifica de la siguiente manera:

1.- Si la movilidad sostenible no es segura no es sostenible. Las tasas de accidentalidad de Melilla se encuentran entre las más altas de España, tanto en datos de la DGT como en datos de UNESPA (siniestros de chapa y pintura/habitante).

2.- En Melilla el 100% de los siniestros graves afecta a colectivos vulnerables, peatones, ciclistas y motoristas.

3.- La DGT provincial es consciente de esto y encargó el “ Estudio de accidentalidad en la Ciudad Autónoma de Melilla 2014 – 2018” que se redactó en octubre de 2019 presentando numerosas recomendaciones para disminuir los siniestros viales específicamente en la ciudad de Melilla, entre los que se encuentran al menos 8 tipos de actuaciones dirigidas a los colectivos vulnerables.

4.- Melilla alberga un parque móvil de  68.403 vehículos (2019)  para una población de 84.473, lo que significa 1 vehículo por cada 1.23 habitantes. Los límites del territorio y el tamaño invariable del viario no permiten dedicar más espacio al coche. La disminución del uso del coche para pasar a modalidades sostenibles es la única solución físicamente posible.

5.- El PMUS de Melilla fue aprobado en 2014 por el Consejo de Gobierno de la CAM y cuenta con un consenso político y social, puesto que el Pacto por la Movilidad Sostenible ha sido firmado por partidos políticos del Gobierno y de la oposición, al igual que entidades sociales, sindicales, deportivas y ecologistas.

Solo las iniciativas planificadas técnicamente en el PMUS pueden justificar una manifestación de interés de la CAM ante el MITMA si quieren contar con el consenso social.

Atasco de coches en la carretera del Paseo marítimo con el carril-bici vacío

Guelaya y MelillaConBici plantean en la reunión del Grupo de Trabajo sobre Seguridad Vial sus objetivos y expectativas

Posted on Actualizado enn

  • El jueves se celebró la primera reunión del grupo de trabajo sobre seguridad vial y movilidad sostenible con representación por primera vez de entidades sociales
  • Las tasas de siniestralidad vial en Melilla están entre las más altas de España, y las entidades sociales reclamaron como objetivo aproximarse lo más rápido posible a las medias españolas.
  • La aportación de información pública denegada a las asociaciones en los últimos 3 años queda desbloqueada tras la convocatoria del grupo de trabajo.

El jueves 11 de febrero se desarrolló la primera reunión del Grupo de Trabajo sobre Seguridad Vial y Movilidad Sostenible (GT), una iniciativa de la Delegada del Gobierno, como presidenta de la Comisión Provincial de Tráfico y Movilidad Sostenible, consecuencia de las reiteradas peticiones de Guelaya y MelillaConBici por asistir a la misma desde antes del 2019.

La convocatoria de la reunión se hace a pocas semanas de la nota de prensa emitida por la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre la Comisión Provincial de Tráfico de Melilla  y sobre la disminución de los siniestros viales en Melilla.

El GT compartió la necesidad de pacificar el tráfico en la ciudad, ya que la disminución de siniestros en 2020 responde a efectos colaterales, como en toda España, que en Melilla son derivados del cierre de la frontera con Marruecos y de los meses de confinamiento que han reducido los desplazamientos en vehículos, criterio compartido por las entidades sociales y por el representante de la policía local.

Las entidades sociales presentes en el GT hemos podido compartir con todos los participantes nuestra preocupación  por disminuir las tasas de siniestralidad vial en Melilla, que nos sitúan, según UNESPA, la asociación de los seguros de automóviles, entre las 3 provincias de mayor siniestralidad durante los últimos 5 años.

Lo que a juicio de las entidades ecologistas es clave es la aportación de información sobre la siniestralidad vial, que sistemáticamente se nos ha negado a Guelaya y MelillaConBici en reiterados intentos. Solo desde el derecho a la información pública la sociedad civil puede hacer propuestas a las Administraciones públicas siguiendo el modelo de gobernanza europeo.

La DGT encargó un estudio sobre la siniestralidad vial de Melilla que envió al área de movilidad de la ciudad Autónoma. Las entidades sociales tuvieron vista de esa información y reclamaron que el estudio pormenorizado que desde hace más de un año envió la DGT a la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad  sea compartido y utilizado por parte de todas las personas que forman el GT para poder fundamentar las propuestas de medidas mas que en opiniones, en datos objetivos.

Las entidades sociales que participamos en el GT queremos valorar positivamente que por fin tras años de lucha se nos permita aportar soluciones complementarias a las que se aprueban todos los años en la Comisión provincial de Tráfico, y se nos permita hacerlas basadas en datos objetivos, porque hasta el momento los planes provinciales de Tráfico no hayan conseguido el objetivo de aproximar las estadísticas de siniestros viales en Melilla a las medias nacionales.

Apoyamos el desarrollo del plan de trabajo de la Comisión Provincial de Tráfico y Movilidad Sostenible para 2021, que hasta el momento no nos ha sacado de las mayores tasas de siniestralidad de España, y por ello valoramos positivamente que por fin a lo de “todos los años” se añada ”algo más” y que pueda salir de este GT.

Las denuncias de Guelaya ponen en marcha el proceso judicial del “caso Escoria”

Posted on Actualizado enn

Hoy jueves se han iniciado las diligencias previas en juzgados tras la remisión del caso por parte de la Fiscalía.

Guelaya denunció en 2018 una posible mala gestión de residuos en el vertedero que podrían afectar a la salud de los melillenses.

La investigación de la fiscalía ha desvelado concentraciones elevadas de arsénico y níquel frente al vertedero, y una potencial contaminación atmosférica por el polvo de escorias con metales pesados removidos por el viento en el paseo marítimo de Horcas.

            Hoy se ha iniciado el proceso judicial del “caso Escoria” después de dos años y medio de interponer la primera denuncia. Desde Guelaya mostramos nuestra satisfacción por el inicio de estas diligencias previas en los juzgados melillenses que van a poder arrojar luz a un asunto que consideramos de gran interés para todos los melillenses, ya que está relacionado con la salud pública. En el proceso judicial que ahora empieza se tratará de dilucidar si la gestión de las escorias de la incineradora ha sido la correcta desde sus inicios en los años 90 y hasta qué punto pueden haber afectado, o si siguen afectando, a la salud de los melillenses.

Antecedentes del hecho

            En agosto del año 2018 Guelaya interpone la primera denuncia ante la actitud de pasividad del gobierno local de entonces, del Partido Popular, plasmada en una resolución sobre el proyecto de almacenamiento temporal de escorias provenientes de la incineradora.

Ya entonces, Guelaya no compartió las conclusiones de una resolución que consideraba las escorias como “residuos inertes” y que por lo tanto podían almacenarse junto a los residuos de construcción y demolición.

Desde el principio, hemos creído que no es posible verter residuos no peligrosos en un vertedero de inertes. Dejaría sin justificación haber creado un vaso de residuos no peligrosos en 2015

Las denuncias de Guelaya pusieron en marcha una investigación de la Fiscalía en la que participó el SEPRONA de Melilla y que ha concluido con la remisión del caso a los juzgados y con el procedimiento que hoy se inicia.

La investigación que provocó el informe detalla igualmente la caracterización de un segundo residuo, los lodos de las escorias producidos en la incineradora, que son residuos peligrosos por su carácter corrosivo. Estos lodos húmedos se ha vertido igualmente en el vertedero de inertes y en la red de alcantarillado sin ningún tipo de gestión ambiental.

Lavarse las manos con las escorias

            Desde Guelaya consideramos que la administración local se ha lavado las manos con este asunto desde 2018, mirando para otro lado, y ahora la Fiscalía obliga a los poderes públicos a tomarse en serio un asunto que podría afectar seriamente a la salud pública.

Desde Guelaya consideramos que el informe aportado por la Fiscalía del Estado señala que las escorias no podían considerarse residuos inertes, porque sobrepasaban los niveles de sulfatos y cloruros y los metales pesados cromo, molibdeno y antimonio, y que el tratamiento de estos residuos no está siendo el correcto, dado que el proceso llamado de “maduración” no se realiza ni con el tiempo ni medidas suficientes.

Arsénico y níquel en el agua y metales pesados en el aire

Algunos de los datos aportados por la investigación de la Fiscalía nos parecen preocupantes. Por ejemplo, una potencial contaminación de la escollera frente al vertedero, en cuya “agua del litoral de la zona del paseo marítimo, las concentraciones de arsénico y níquel son un poco más elevadas”. Hay que recordar que este paseo marítimo es una zona de ocio habitual de numerosos ciudadanos que lo aprovechan para pasear, hacer deporte o, más preocupante incluso, para pescar.

Existen riesgos potenciales sobre la salud debido a la transferencia de polvo fino de las escorias provocadas por el viento, motivo por se ha solicitado un estudio para valorar el efecto de la contaminación atmosférica derivada de la dispersión eólica de los metales incluidos en las escorias que podrían afectar a las miles de personas que en Melilla utilizan el paseo marítimo de Horcas para pasear o realizar actividades deportivas.

La solución propuesta por Guelaya desde el primer momento ha sido la de enviar estos residuos a la península para su correcto tratamiento en plantas adecuadas, ya que en Melilla no se dan las condiciones para ello.

Ciclistas entrenando junto a las escorias de la incineradora de Melilla

Guelaya celebró el Día Mundial de los Humedales 2021 revisando los daños en las plantaciones del río de Oro

Posted on Actualizado enn

  • El 2 de febrero de 2021 se cumple medio siglo desde que se firmara el Convenio de los Humedales, un compromiso internacional para proteger las zonas húmedas del planeta.
  • El cambio de actitud de Europa hacia las zonas húmedas se hizo evidente con la aprobación de la Directiva Marco del Agua, que exige alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua en cantidad y en calidad.
  • Guelaya ha denunciado en la última semana ante todas las autoridades posibles los recientes daños a las plantaciones en el río de Oro en el proceso de renaturalización.

El dos de febrero de 2021 se cumplen 50 años desde que se firmara en 1971 el Convenio de los Humedales o Convenio Ramsar, llamado así porque se firmó en la ciudad iraní de Ramsar, a orillas del mar Caspio. Este convenio nació por la necesidad de proteger estos valiosos ecosistemas de políticas cortoplacistas e irresponsables que ya habían arrasado con buena parte de las zonas húmedas en todo el planeta.

Los humedales son vitales para frenar los dos principales problemas medioambientales que comprometen  el futuro de la Humanidad: el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Uno de los factores principales que los hacen tan valiosos para combatir el cambio climático es su papel como sumideros extraordinarios de CO2 , el elemento que de forma más activa está provocando el calentamiento del planeta.

Los países que conforman la Unión Europea dieron un giro definitivo con respecto a la gestión de estos espacios naturales con la aprobación de la Directiva Marco del Agua (2000/60/CE). En base a esta directiva, y con el apoyo del área de Agua de Ecologistas en Acción, Guelaya presentó un proyecto para renaturalizar el cauce del río de nuestra ciudad, el río de Oro, que tras muchas reticencias de las entidades locales fue finalmente aprobado en Madrid por el ministerio de Medio Ambiente hace unos años, y se encuentra en estos momentos aún en las fases iniciales de su ejecución.

El desarrollo del proyecto de renaturalización del río de Oro de Melilla, tras una primera fase de limpieza, ha continuado con la plantación de especies autóctonas que hasta el momento han sido suministradas por el vivero de Guelaya, gracias a la concesión otorgada por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

Sin embargo, en las últimas semanas se han producido invasiones en el cauce del río por parte de vehículos que han provocado daños inadmisibles con más de 100 plantas perdidas. Ha costado mucho trabajo y sacrificio sacar adelante estas plantas en el vivero en los últimos 2 años como para que ahora se pierdan porque no existe suficiente control del territorio por parte de las autoridades.

Guelaya ha presentado denuncias ante el Seprona, la CHG y la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad y luchará por defender la vida en el río de Oro aunque la Administración no sepa valorar el trabajo del voluntariado ecologista cuando le sale gratis.

El Día Mundial de los Humedales 2021 es una fecha que nos debe recordar la importancia de conservar estos ecosistemas, pero para Guelaya es una fecha para invitar a las personas de Melilla a la defensa de su patrimonio natural.

Por cada planta destrozada en el río de Oro, la sociedad  civil  de Melilla responderá con 2 plantas nuevas, porque miles de personas han  demostrado su apoyo a la defensa del patrimonio natural de Melilla en reforestaciones populares que ahora deberán dirigirse hacia los humedales naturales de nuestra tierra en nuestro río.

Guelaya acordó retirar las alegaciones a los presupuestos a cambio de garantías de un paquete de actuaciones medioambientales

Posted on Actualizado enn

  • La asociación ecologista ha mantenido varias reuniones con la vicepresidenta Gloria Rojas y el consejero Hassan Mohatar tras presentar las alegaciones el 13 de enero.
  • Guelaya acordó retirar las alegaciones tras un acuerdo sobre actuaciones medioambientales prioritarias

Guelaya anunció en diciembre la presentación de alegaciones a los presupuestos de la ciudad por considerar que los gastos del presupuesto de la Consejería de Medio Ambiente en varias partidas era inferior a las del año anterior, motivo por el cual valoraba que no se correspondía con las necesidades reales de la consejería.

Sin embargo, durante el mes de enero representantes de Guelaya han mantenido tres reuniones con la vicepresidenta Gloria Rojas y el Consejero Hassan Mohatar con la intención de conseguir un acuerdo sobre la financiación de algunas actuaciones medioambientales que los ecologistas consideran urgentes y prioritarias.

Tras llegar a un acuerdo, el pasado viernes 29 Guelaya envió a la Consejería de Hacienda un escrito retirando las alegaciones. En concreto las actuaciones medioambientales que se han acordado se refieren a tres áreas temáticas:

Conservación de la biodiversidad:

Retirada de especies invasoras de la Red natura 2000 y de las zonas verdes, aprobación de planes de conservación de especies protegidas  y de ejecución de las medidas (con urgencia el de la gaviota de Audouin), ampliación de la Red Natura 2000 con la figura de ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves) y estudios sobre biodiversidad en arbolado urbano.

Contaminación acústica:

Aprobación de la zonificación acústica, Plan de acción y actualización de la normativa en Melilla.

Movilidad:

Se acordó darle prioridad a la conversión de la ciclovía de Altos de la Vía en carril-bici, desarrollando un proyecto a partir del actual anteproyecto, que será financiado lo antes posible, a ser posible con el remanente de obras incluidas en el presupuesto de este año, ante la posibilidad de que las licitaciones se realicen a la baja.

Igualmente el Consejero manifestó su intención de poner en marcha otros proyectos ambientales este año con partidas presupuestarias complementarias al presupuesto aprobado para la Consejería.

Los ecologistas recuerdan que todo acuerdo implica flexibilidad y reducir las aspiraciones iniciales por lo que aceptar las actuales restrincciones presupuestarias no evita que se sigan demandando por parte de los ecologistas otras cuestiones que dependen de voluntad política más que de presupuesto, y de partidas económicas extraordinarias, por lo que seguirán solicitando de la Consejería nuevas inversiones.

A pesar de ello, Guelaya valora este acuerdo altamente positivo puesto que garantiza este año un paquete de iniciativas que han sido demandadas durante muchos años, sin cerrar las puertas a nuevos proyectos ambientales en el futuro inmediato.

Presentan al consejero propuestas para regular los usos de la Red Natura 2000 y frenar su deterioro.

Posted on Actualizado enn

Comunicado conjunto: Federación Melillense de Ciclismo (FMC), Federación Melillense de Montañismo y Escalada (FMME), Asociación Guelaya-Ecologistas en Acción Melilla

  • El consejero de medio ambiente y sostenibilidad recibió el jueves 28 de enero a representantes de las federaciones de ciclismo y montañismo y de Guelaya.
  • El aumento de la movilidad activa en Melilla  y el cierre de la frontera con Marruecos está provocando el deterioro ambiental de la Red Natura 2000.
  • La reunión concluyó con el acuerdo de la consejería en ejecutar con urgencia actuaciones medioambientales en la Red Natura 2000 con la participación de las entidades deportivas y ecologistas.

Las entidades deportivas y ecologistas expresaron su preocupación por el efecto de degradación ambiental potencial que tiene el aumento de uso de la Red Natura 2000, que no cuenta con un reglamento de normas de uso conocido.

Con el objeto de asegurar la práctica de actividades de movilidad activa sostenibles y el contacto con la naturaleza en paralelo con la conservación de los espacios naturales protegidos de Melilla, se presentaron al Consejero y al jefe de la oficina del medio natural la necesidad de tomar iniciativas para regular y asegurar su sostenibilidad como patrimonio natural común de los melillenses.

Las propuestas que se debatieron fueron las siguientes:

1.- Deben identificarse y balizarse con hitos de madera los caminos y senderos permitidos en la red Natura 2000 para la realización de actividades de movilidad activa (caminar, correr, ciclismo) en los que están permitidas las actividades deportivas y de tiempo libre, prohibiendo la apertura de nuevos caminos salvo los reservados para usos militares.

2.- Debe impedirse físicamente la entrada de vehículos a motor, tanto de coches como de quads y motos, en toda la Red Natura 2000.

3.- Debe lucharse contra la erosión de los caminos y senderos de la Red Natura 2000 con mantenimiento utilizando áridos reciclados del vertedero de inertes, no solo por el uso de los senderos con actividades deportivas, sino también por los efectos de las lluvias torrenciales.

4.- Deben aportarse servicios de limpieza con frecuencia semanal en los lugares donde no existen actualmente.

5.- Debe dotarse a la Red Natura 2000 de un mobiliario consistente en zonas de descanso con bancos, papeleras, y cartelerías informativas sobre las normas de uso y los valores naturales del lugar por donde transitan.

6.- Los códigos de conducta entre los usuarios de la Red Natura 2000 deben incluir el sentido común, la cortesía y la educación para hacer posible la coexistencia de las actividades de forma que las familias con menores tengan siempre prioridad de paso y los senderistas y ciclistas se cedan el paso mutuamente según las circunstancias si la anchura del sendero no permite el paso en doble sentido, evitando salirse del camino y abrir nuevas huellas.

7.- El incumplimiento de la regulación de usos deberá provocar las correspondientes sanciones. Deberá informarse mediante carteles a los usuarios estas normas.

El consejero comunicó su voluntad de asumir por parte de la Consejería las peticiones e integrarlas en los planes que se van a financiar con urgencia en los próximos meses, y acordó la participación de las entidades sociales en los proyectos que la oficina del medio natural ponga en marcha.

Las entidades deportivas y ecologistas valoramos positivamente la entrevista, porque supone la financiación de proyectos que hacen posible el uso de las personas de Melilla de su patrimonio natural al mismo tiempo que aseguran su conservación.

Senderos en la Red Natura 2000

Censo de aves invernantes, enero 2021

Posted on

  • Más de 2.000 aves y 25 especies fueron censadas en el periodo internacional de censos de aves acuáticas y marinas este año en Melilla.
  • Por cuarto año consecutivo el grupo local de SEO/BirdLife y Guelaya colaboraron en la realización de los censos.
  • La gaviota tridáctila en el mar y el colirrojo diademado en tierra son las principales novedades de este año en nuestro territorio.

Los censos de aves acuáticas obedecen a compromisos internacionales, tales como la Directiva de Aves y el Acuerdo AEWA del Convenio de Bonn, al tiempo que permiten disponer de información aplicable a los compromisos estatales de seguimiento de especies incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero) y nutrir de información al Inventario Español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Las CCAA que no poseen equipos propios para responder a estos compromisos cubren la información con los programas de ciencia ciudadana de SEO/BirdLife, a los que apoya en Melilla Guelaya-Ecologistas en Acción. Este año es la cuarta vez que se realiza un censo conjunto, lo que ha permitido coordinar los cuatro hábitats que se han censado.

Este año debido al coronavirus no hemos podido realizar la convocatoria pública de los censos para que las personas interesadas pudieran participar, pero se han formado 4 grupos para completarlos en la horquilla de fechas internacional, entre el 9 y el 24 de enero, aprovechando la coincidencia de fechas con el censo mensual de la Red de Aves Marinas (RAM) el sábado 9 de enero.

Entre las novedades del año cabe destacar la presencia el 9 de enero de algunas gaviotas tridáctilas, especie difícil de ver en la costa por sus hábitos pelágicos alejados de la costa.

La mayor cantidad de aves han sido dos especies marinas, la pardela balear, de las que se vieron 564 individuos, y el alcatraz atlántico, que entra a invernar al Mediterráneo desde sus colonias de cría en el norte de Europa, y del que se observaron 227. Esta especie marina fácilmente distinguible por su tamaño mayor que las gaviotas y su plumaje blanco con punta de las alas negras cuando es adulto, hace las delicias de cualquier persona con sus picados para pescar que estos días están siendo visibles tanto en la ensenada como en la zona de Horcas.

El embalse de las Adelfas mantiene su pequeño núcleo de patos azulones, y este año ha incorporado a su avifauna la presencia de un raro en Melilla archibebe claro. Al mismo tiempo que se censaban las aguas acuáticas se ha aprovechado para conectar el embalse de las Adelfas con la desembocadura del río de Oro haciendo un censo general de invernantes, en el que se censó la presencia de 33 especies, entre las que destaca la presencia ocasional este año del colirrojo diademado, especie invernante en los alrededores de Melilla pero que muy raramente se deja ver en la ciudad.

La desembocadura del río de Oro, a pesar de su carácter cada vez más artificial, sigue albergando aviafuna acuática, con varias especies de limícolas, como los chorlitejos chicos y los andarríos chicos.

Con las novedades mencionadas, el censado de este año se mantiene bastante estable con respecto al año anterior, salvo por la disminución a la mitad de las pardelas baleares, más bien debido al número excepcional visto en 2020, y al aumento de gaviota patiamarilla. Esta especie sigue aumentando sus efectivos, como ya se comprobó en el censado en época reproductora encargado por la consejería, y que se ha visto corroborado en la zona norte de los acantilados donde la especie cada vez es más abundante, lo que vendrá a entorpecer la ocupación de sus colonias a la gaviota de Audouin, cuando vuelva de su invernada en el Atlántico.

Guelaya centrará su participación en el próximo Consejo del Agua de la demarcación de Melilla en conseguir un río de Oro limpio, natural y vigilado.

Posted on

  • Todas las plantas que se están sembrando en el río de Oro son gratuitas y provienen del vivero de Guelaya.
  • La Confederación Hidrográfica ha atendido algunas de las alegaciones que Guelaya ha presentado al nuevo Plan Hidrológico.

Guelaya acudirá a la reunión del próximo Consejo del Agua de la demarcación de Melilla del próximo 21 de enero con mejor sabor de boca que el que nos dejó el anterior, celebrado en junio de 2018. Fue en ese último Consejo cuando presentamos un proyecto de renaturalización del río de Oro que fue rechazado. Posteriormente, este mismo proyecto lo elevamos directamente al Ministerio de Medio Ambiente y fue aprobado. Actualmente la Confederación Hidrográfica está llevando la obra de renaturalización del río de Oro por la que habíamos luchado.

Ninguna de las alegaciones que presentó Guelaya al anterior Consejo del Agua fue aceptada y, sin embargo, varias de las que hemos presentado para el nuevo Plan Hidrológico 2021-2027 sí se han aceptado.

Entre otras, la petición de un Plan de vigilancia, sanción y limpieza del río de Oro ha sido aceptada por la Confederación y en ella nos centraremos prioritariamente en el próximo Consejo del Agua.

Es muy importante conseguir que el esfuerzo que se está haciendo para limpiar el río de Oro y dotarlo de vegetación autóctona no caiga en saco roto por nuevos aportes de basuras, por lo que es fundamental conseguir cerrar las zonas por donde habitualmente se depositan.

Y es igualmente importante cerrar el cauce del río a la entrada de vehículos como motos, quads, bicicletas o todoterrenos, que, aprovechando las labores de limpieza, han empezado a circular con impunidad arrasando con parte de las plantas que se están plantando.

Para conseguir un Plan de vigilancia sobre vertidos de basuras e intrusión de vehículos consideramos que es importante contar con la implicación de la Ciudad Autónoma, que no puede quedarse al margen en la defensa del patrimonio natural que supone el río de Oro, por lo que la firma de un acuerdo de colaboración como se ha hecho en otros ríos con tramos urbanos no solo es posible sino recomendable.

La petición de Guelaya de renaturalizar la desembocadura del río de Oro, eliminando la fuente luminosa y retrobombeando agua del mar para evitar encharcamientos, no ha sido desestimada pero sí pospuesta hasta ver si la fuente cumple o no los fines para los que se construyó.

Desde Guelaya insistiremos en la evidencia de que la fuentes de colores no solo no ha servido para que le pongan al PP local una multa por hacerse una foto en periodo electoral, o evitar encharcamientos que a día de hoy siguen en su sitio, sino que añade nuevos problemas por acumular lodos y suciedad.

Y mucho menos podemos aceptar que la fuente de luces de colores se sustituya por un proyecto para hacer posible que el río sea navegable porque no es posible reconocer una inversión millonaria en esta ciudad para que alguien alquile embarcaciones a remo en Melilla en una desembocadura de un rio con la necesidad de inversiones que las personas de Melilla necesitan.

Guelaya pide la colaboración de los melillenses para desarrollar el proyecto de renaturalización del río de Oro.

Posted on Actualizado enn

  • En cuanto las normas COVID-19 lo permitan, Guelaya organizará jornadas públicas para “regar” los plantones del proyecto.
  • El ministerio de Transición Ecológica financia el proyecto que realiza la empresa pública Tragsa bajo la dirección técnica de la Confederación Hidrográfica del Guadaquivir (CHG)
  • Se han integrado en el cauce dispositivos para frenar la entrada de residuos de Marruecos en casos de riadas. Las basuras del Río no vienen de Marruecos, son nuestras responsabilidad.

Lo que hace pocos años era un sueño de Guelaya, contar con un río que no fuera un estercolero y restaurar los ecosistemas naturales de nuestro territorio, en contra del criterio de río urbano hormigonado de fuentes de colores, se está empezando a hacer realidad gracias en primer lugar a la aplicación de los criterios europeos de la Directiva marco de aguas, por un lado, y del impulso que se está produciendo en la renaturalización de ríos españoles por el trabajo del área de aguas de Ecologistas en Acción, que ha conseguido el inicio de 10 proyectos de renaturalización, desde el río Manzanares hasta el río de Oro.

El proyecto que desarrolla TRAGSA bajo la dirección técnica de la CHG ha pasado ya su primera fase de limpieza y desescombrado, y está actualmente cubriendo otros objetivos centrados en la recuperación hidrológico-forestal, materia en la que Guelaya tiene una amplia experiencia tras el proyecto de vivero forestal que cuenta con un historial de repoblaciones con especies autóctonas que ya ha superado una década.

Guelaya solicita el apoyo de la sociedad melillense en defensa de su río de muchas maneras y de forma positiva invitando a las personas que vienen apoyando año tras año la tradicional reforestación solidaria de Guelaya y que este año debido a la pandemia hemos retrasado. Queremos que los melillenses puedan venir a regar los plantones que se están plantando en el río de Oro para colaborar con la recuperación de un espacio natural de su territorio que además va a permitir crear un espacio para disfrutar en el tiempo libre. Pero no todo es positivo.

También tenemos que registrar públicamente las dificultades para mantener limpio nuestro rio de vertidos de aguas pluviales y fecales, que en la mayoría del casco urbano son redes unificadas, y de escombros y basuras en general en los lugares donde las infraestructuras instaladas para evitarlo no parecen ser suficientes.

Guelaya solicita encarecidamente el apoyo de las instituciones para recuperar el río evitando los vertidos de aguas residuales al río de Oro mientras la red de pluviales y la de fecales estén integradas.

A las personas de Melilla les pedimos que respeten el patrimonio natural:

NO tirar desde sus ventanas bolsas de basura a los cauces

NO dejar bolsas de escombros en los cauces

NO circular con motos, bicicletas eléctricas y quad por el cauce del río subiendo y bajando por los laterales habilitados para la recuperación hidrológico forestal.

La aportación de basuras de Marruecos, que ha sido atribuida a la suciedad del río durante décadas, ha sido tenida en cuenta en el proyecto de renaturalización y se han instalado unos “peines” para evitar que, por la falta de gestión ambiental del país vecino, los residuos sólidos de la cuenca marroquí del río de Oro se introduzcan en Melilla. Ahora el problema es ya solo nuestro.

Primera Carta a los Magos y Magas de la Guelaya

Posted on

  • Guelaya Ecologistas en Acción quiere comenzar el año deseando a todas las personas de Melilla que 2021 les trate mejor que 2020, y nuestra esperanza es que eso no va a ser difícil.
  • En lo ambiental, Guelaya quiere compartir con todas las personas de la ciudad su carta de deseos, que esperamos cumplir a lo largo del año.
  • Todavía nos queda que pasar la tercera oleada de pandemia pero la progresiva vacunación de la población permitirá que la declaración de emergencia climática deje de ser papel mojado.

Querid@s Mag@s:

El año 2019 terminaba con potentes manifestaciones en todo el mundo ante la emergencia climática y la COP25 de Chile/Madrid, y 2020 termina a la espera de que las vacunaciones acaben con la peor emergencia sanitaria del planeta.

Han pasado 25 COP (Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático), y 5 desde los acuerdos de París, y las emisiones que provocan cambio climático no han dejado de subir. En 2020 han seguido batiendo riesgos a pesar de los confinamientos severos de muchos países y la caída de la actividad económica global.

Nuestra esperanza es que en 2020 por fin acabemos con el COVID-19 para poder dedicarnos a la emergencia climática y recuperar el tiempo perdido, porque si el año pasado debíamos reducir las emisiones un 7% para subir la temperaturta solo 1.5º más, tras un año perdido y catastrófico ya debemos reducirlas un 7.6% al año.

Este año pedimos lo mismo que el año anterior, un plan de emergencia climática, porque nos hemos portado mal y nos han traído una pandemia que solucionar a corto plazo más que una emergencia climática a resolver en 2030.

Los políticos solo ven el tiempo hasta las próximas elecciones, así que han cometido el error de abandonar los objetivos a medio plazo para dedicarse a lo cortoplacista, cuando ambas crisis son dos caras de la misma moneda y el empleo verde y la economía circular le permitían crear puestos de trabajo.

Las peticiones sobre emergencia climática referidas exclusivamente a la conservación de nuestra especie son las que se encuentran en la declaración firmada e incumplida en la Asamblea. Dejaremos las peticiones sobre biodiversidad para una segunda carta, y sobre las medidas que afectan a nuestro futuro recordamos la urgencia de las siguientes:

Cambiar la tecnología de ENDESA por algo menos contaminante va a ser un proceso largo porque depende de inversiones del Estado, pero que suban las chimeneas de acuerdo con nuestras alegaciones aprobadas en 2018 para la Autorización Ambiental Integrada (AAI) sí va a ser una demanda ecologistas para 2021. También va a ser una exigencia que se instalen los equipos de medición de calidad del aire en Melilla, porque saber lo que respiramos es un derecho del siglo pasado.

En economía circular nos gustaría que se utilizaran los áridos del vertedero de escombros para vaciarlo y darle vida útil, utilizando la zahorra para luchar contra la erosión de caminos, pistas de carros y senderos de la ciudad. Sobre vertidos de escombros queremos ver en 2021 lo mismo que pedimos para 2020, que se comienzan a instalar cámaras en los puntos negros y se ponen multas.

En cuanto al agua, ya sabemos que en 2021 no podremos beber el agua del grifo porque seguirá siendo horrorosa, pero nos conformamos con que no haya cortes de suministro para nadie y que empecemos de una vez a gastar menos agua por habitante y día para acercarnos a la media española, que duplicamos en Melilla.

En residuos esperamos poder enviar a la península con cargo a las arcas del Estado lo que no podemos reciclar ni reutilizar en Melilla, especialmente si son residuos de la incineradora, aunque con un almacenamiento temporal lleno no haya más remedio que vaciarlo parcialmente para tener donde enviar las escorias de la incineradora. Se trata de un asunto judicial, y esperamos que la actual consejería se mantenga al margen de la judicialización de nuestra denuncia en 2018.

En movilidad, esperamos que el carril bici ya anunciado para sustituir a la ciclovía y las conexiones con los barrios del norte y oeste del centro de la ciudad se construyan, y que haya respuesta a nuestra petición de convocatoria del Foro de consenso en movilidad.