Guelaya presenta denuncia por el vertido de aceites usados al arroyo Mezquita

Posted on

El pasado miércoles nuestra asociación presentó ante el SEPRONA y ante la Consejería de Medio Ambiente denuncias sobre los vertidos ilegales que se producen en el cauce del arroyo Mezquita, a la altura del puente que une el polígono industrial con la carretera de circunvalación.

 

Se trata de aceites usados probablemente producidos por cambios de aceite de coches (aceites de lubricación) vertidos desde el polígono industrial, mezclados con aguas residuales sin depurar, por el llamativo y característico olor a huevos podridos que desprende la zona.

 

Los aceites industriales usados son un residuo peligroso y durante su uso pueden contaminarse con hidrocarburos, metales, fenoles, azufre y un largo etc.

 

Por este motivo, hay que considerar al cauce del arroyo Mezquita como suelos y tierras contaminados, y por tanto, no podrán ser simplemente extraídos y depositados en otro lugar, sino que deben ser tratados, al igual que se hace con los lodos de depuradora, lo que tendrá el correspondiente gasto de extracción, transporte y tratamiento, que recaerá en todos los melillenses.

 

No es la primera vez que se denuncian estos hechos ni los vertidos ilegales al cauce del arroyo Mezquita

 

Tanto Guelaya Ecologistas en Acción, como EQUO presentaron denuncias sobre estos hechos en febrero de 2014. Además, el 28 de octubre realizamos una acción de limpieza de residuos comerciales en el arroyo Mezquita. Recordamos que la limpieza se produjo semanas después de que una máquina limpiara el cauce, llenándose otra vez de residuos en dos semanas.

 

La acción de limpieza de Guelaya provocó la respuesta de la consejería de seguridad ciudadana para vigilar por parte de la policía local el vertido ilegal de residuos al cauce, lo que tampoco ha resultado efectivo.

 

El plan de empleo anunciado por la Consejería de medio Ambiente que empezaría a trabaja el 1 de noviembre en la zona tampoco ha evitado que persistan los vertidos ilegales.

 

Los aceites usados no son residuos comerciales achacables al comercio atípico y deben investigarse

 

En este caso no se trata de comerciantes y compradores, sino de vertidos que debe investigarse su origen, ya que al mezclarse con aguas residuales, hace pensar que son tirados a las alcantarillas.

 

El problema reside en que el polígono industrial tiene dividida la red de pluviales y la de aguas residuales. Entonces ¿como llega a formarse un charco de orilla a orilla del cauce con mezcla de las dos redes?

 

Algo tiene que cambiar si queremos parar los vertidos ilegales en cauces que producen contaminación por residuos industriales peligrosos

 

No hay excusas, no es la frontera, nos cuesta dinero a los melillenses y nos seguirá costando en el futuro si no se toman medidas.

Estos hechos apuntan a varias causas:

 

La falta de civismo de los que las provocan

La falta de control de las autoridades que anima a los que no tienen civismo

Las posibles diferencias entre lo que se ejecuta y se planifica en las obras públicas, en este caso, con relación a las redes pluviales y fecales que vierten, con autorización o sin ella al arroyo Mezquita, y que deben ser investigadas.

 

Guelaya recoge parte de la enorme cantidad de basura del arroyo Mezquita

Posted on Actualizado enn

 

Una veintena de voluntari@s de Guelaya-Ecologistas en Acción hemos recogido en la mañana del 27 de Octubre una enorme cantidad de basuras en el arroyo Mequita.

El arroyo Mezquita constituye, hoy por hoy, el principal foco de basura de nuestra ciudad; no sabemos si es porque no se ve, porque no se recoge sistemáticamente, porque no se vigila, porque no se sanciona o, como nosotr@s suponemos, por todo esto a la vez.

 

La basura que hemos recogido no provenía de Marruecos. Estaba ubicada en una repisa situada a unos tres metros de altura sobre el cauce. Junto a esta repisa hay un murito que rodea todo el arroyo a su paso por el polígono industrial, en él se sientan las personas dedicadas al contrabando para hacer descansos mientras llenan los coches de mercancías. Gran parte de los plásticos y de los flejes de las cajas que compran los tiran directamente al cauce del arroyo, una parte se engancha en alguna mata y permanece en el muro del río, y otra parte se queda encestada en las zonas donde hay una repisa. Lo mismo ocurre con los cartones de los embalajes.

Pero no solo se acumula basura por el contrabando, también colaboran vertidos ilegales. Todo el polígono industrial, en las cercanías del arroyo, es un vertedero.

 

El cauce del arroyo Mezquita lo ha limpiado la CHG hace pocos días, se han llevado no solo la basura, sino también la vegetación. Probablemente era la forma más rápida de limpiar, pero ya empiezan a aparecer residuos por todos lados.

 

Desde Guelaya llamamos la atención sobre este enorme problema. Es enorme por la ingente cantidad de basura y porque, cuando llueve fuerte, todos los vidrios, plásticos y demás suciedades van al mar, Somos un gran foco de basura para nuestra bahía.

 

Nos preguntamos también porqué no se ha elaborado ya un plan para solucionar este desastre. No sabemos si la limpieza del cauce es competencia de la CH  y la de los alrededores lo es de la Ciudad Autónoma, pero ni uno ni otro tienen un plan de vigilancia, para evitar que se tiren basuras, de sanción, para multar a quien se pille tirándolas, ni de recogida sistemática, para no tener que esperar a que pasen por allí los planes de empleo una vez al año, o a que la CHG tenga a bien mantener limpio el cauce.

 

No es esta la primera vez que Guelaya realiza una limpieza. Hemos recurrido a este método para resaltar áreas negras de nuestra ciudad en numerosas ocasiones: Dique Sur, puerto Noray, Aguadú, cala de Trápana, cala de Galápagos… pero en ningún punto se acumula la basura con tanta rapidez como en el arroyo Mezquita.

 

Sabemos que en breve se sacará a la luz el Pliego de condiciones de recogidas de basuras en nuestra ciudad. Sería un buen momento para incluir en la nueva normativa un plan integral de lucha contra las basuras en los cauces y toda la periferia de la ciudad. Nos estamos convirtiendo en una ciudad-vertedero y solo respondemos con limpiezas ocasionales. ¿No habrá nadie que piense en cómo solucionarlo?

 

¿Consumir más nos hace más felices? 1 día sin compras y 364 de consumo responsable

Posted on Actualizado enn

Con motivo de la celebración el 25 de noviembre del Día sin Compras, Guelaya quiere visibilizar los impactos del consumismo irresponsable del Viernes Negro (o “Black Friday” en inglés) y quiere proponer como alternativa un consumo transformador.

Desde hace veinticuatro años, cada último viernes de noviembre se celebra a nivel internacional el Día sin Compras, una jornada que, coincidiendo con el Viernes Negro, cuestiona el actual modelo de producción y consumo y apunta hacia un sistema que ni hace felices a las personas ni está destinado a satisfacer sus necesidades..

Guelaya pretende alertar al público sobre la tiranía que supone el modelo de consumo actual basado en la obsolescencia y el endeudamiento. Pretendemos que las personas consumidoras se planteen hasta qué punto necesitan y desean todo aquello que compran. Para ello nos unimos  a esta  huelga simbólica de compradoras y compradores que se celebra cada año desde hace más de dos décadas, coincidiendo con una de las jornadas más consumistas en Estados Unidos, el llamado “Black Friday”.

De manera creciente en los últimos años, las cadenas comerciales españolas se apuntan a las promociones especiales. Les ayuda el mensaje oficial, según el cual la recuperación de la crisis económica llegará a través de la incentivación del consumo. Para Guelaya este modelo de crecer y comprar está lejos de solucionar la crisis e ignora, además, los límites del planeta.

El Día sin Compras critica un modelo de producción y consumo a la medida de las grandes empresas y de sus objetivos de maximización de beneficios. Un modelo en el que la mayor parte de los productos se fabrican en lugares cuyas personas no podrán disfrutar de ellos, y que trabajan en condiciones de semiesclavitud. Miles de kilómetros de injusticia social con grandes impactos medioambientales llegan en forma de oferta en el Viernes Negro.

Frente a este esquema, desde Guelaya defendemos un cambio de sistema que no explote al planeta. El consumo transformador y responsable; un consumo que se cuestione no solo los costes económicos sino también los sociales y medioambientales.

Es preciso recordar que nuestro consumo desmesurado es, en buena parte, el origen de los grandes problemas que nos afectan: cambio climático, falta de recursos naturales, escasez de agua potable,  basuras marinas, contaminación atmosférica…

Un nuevo modelo comercial es posible y, desde Melilla, también podemos poner nuestro granito de arena si los consumidores nos  erigimos como llave del cambio.

Desde Guelaya querríamos aportar algunas sugerencias:

 

  • Pedimos a los melillenses que piensen si son más felices comprando más o siendo capaces de vivir con menos.
  • Pedimos que se minoricen las compras por internet a las grandes empresas que no pagan sus impuestos en España.
  • Pedimos que, mayoritariamente, los productos se compren en el pequeño comercio local, que es el que revierte sus beneficios en Melilla y el que no queremos que huya del centro de la ciudad por la salvaje competencia de los grandes centros comerciales.
  • Pedimos que no se compren productos usar y tirar.
  • Pedimos que se desechen los productos con envoltorios innecesarios.
  • Pedimos que se vaya a la compra con bolsa propia para no acumular más bolsas de plástico en nuestras casas.
  • Pedimos que se elijan los productos que han recorrido menos kilómetros hasta llegar a nuestras manos.

 

Pedimos que, como consumidores, seamos conscientes de que la única salida posible a la debacle ecológica en la que estamos inmersos es un consumo reducido, responsable y transformador.Cartel contra consumismo

 

 

 

El nuevo carril bici costará siete veces más que lo previsto en el PMUS

Posted on Actualizado enn

 

El nuevo carril bici nos costará casi un 750% más que la valoración económica realizada en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible

 

  • La buena iniciativa del Gobierno está quedando empañada una vez más por una mala gestión.
  • El carril bici es el 23% del proyecto de obras hidráulicas que se van a ejecutar

 

Ante las noticias que se están produciendo en los últimos días sobre la construcción del nuevo carril bici en el Paseo marítimo, Guelaya Ecologistas en Acción Melilla lamenta que esta buena noticia quede a medias por una gestión ineficaz.

 

El proyecto que se desarrolla en el paseo marítimo es una obra hidráulica para instalar  tuberías desde la estación de bombeo de la desembocadura del Río de Oro hasta la depuradora de la Hípica, y viceversa. El carril bici, anunciado ya por el anterior consejero, se paralizó precisamente para hacerlo coincidir con las obras hidráulicas de renovación de las conducciones de aguas pluviales y residuales.

 

El presupuesto de ejecución material — el precio real, sin impuestos ni presupuesto de licitación— es de 1.598.780,95€. De todo ello, solo el 23.26% (unos 371.872,91€)  corresponden al desarrollo del PMUS. Teniendo en cuenta que la construcción de un carril bici requiere únicamente pintar el asfalto e instalar separadores (bolardos) para separar el tráfico motorizado de la zona exclusiva de ciclistas,  no concebimos cómo el PMUS debe proveer un presupuesto de tal cantidad.

 

El propio PMUS ya recoge el presupuesto de creación de un tramo de carril bici muy parecido al que se quiere instalar. De hecho, el proyecto contemplado en los documentos refleja un carril bici más extenso que el que la Consejería de Coordinación pretende construir. Sin embargo, la valoración económica del carril tiene un presupuesto detallado de 48.494€. La diferencia entre lo presupuestado en 2017 y el primer carril previsto en el PMUS tiene una diferencia de 323.378,91€.

 

No será el primer carril bici de la historia

 

Guelaya Ecologistas en Acción Melilla quiere aclarar ante la opinión pública que el carril bici anunciado por Manuel Ángel Quevedo no será el primero que tenga la ciudad. En los años 90 y hasta febrero de 1998, Melilla contó con un carril bici en el Paseo Marítimo, por lo que no es una vieja aspiración, sino recuperar lo que ya teníamos.

 

Veinte años después de la desaparición del carril bici, las cosas han cambiado; se ha aprendido mucho desde entonces, y las buenas prácticas sobre movilidad sostenible se han actualizado. A lo que aspiramos es a poner en marcha medidas de pacificación eficaces, porque “el mejor carril bici sea el que no se necesita”, tal y como sostiene Melilla ConBici. Melilla es una ciudad perfectamente compatible con una red de itinerarios ciclistas, y así lo recoge el PMUS, que contempla 23 Km de recorrido.

 

Propuesta de Guelaya

 

Como miembros de la Mesa por la Movilidad Urbana, Sostenible y Universal, reivindicamos el Decálogo de medidas consensuadas en la Mesa, que en este punto contempla el modelo de Ciudad 30 —limitación máxima a 30km/h con zonas especiales aún más restringidas a 20km/h y a 10km/h— como fórmula de pacificación de grandes resultados en otras comunidades de España.

 

La no inclusión del Dique Sur como parte del recorrido del carril bici obligará a las bicicletas a coexistir con los coches una vez finalice el proyecto. Por ese motivo, solicitamos que se valore la posibilidad de aplicar un máximo permitido de 20km/h para  garantizar la seguridad del ciclista, dadas las características del tramo. El Paseo Marítimo es ya una zona 30 Km/h, pero ello no evita que se produzcan accidentes debido al exceso de velocidad.

10513480_498611446906224_4988555752115132333_n

 

 

Guelaya-Ecologistas en Acción limpiará el arroyo Mezquita el próximo sábado 27 de octubre

Posted on Actualizado enn

Todas las personas interesadas en participar podrán hacerlo a partir de las 11 horas, concentrándose en la gasolinera del polígono SEPES.

 Toda la basura que hay en nuestros cauces acabará en el mar en la próxima riada. Es más barato mantener un servicio público de recogida de basura en los cauces de Melilla que limpiezas extraordinarias después cuando la playa se llene de punta a punta de residuos.

Es mejor prevenir que curar, por eso vamos a limpiar el arroyo Mezquita a su paso por el polígono industrial.

 

 Crónica de la nula gestión ambiental de nuestros cauces.

El 24 de noviembre de 2011 el Secretario de Estado de medio rural y agua firmaba favorablemente el informe de viabilidad del proyecto emitido por la Confederación hidrográfica del Guadalquivir (“proyecto de restauración, restitución de márgenes e integración medioambientalde arroyos de Melilla, CLAVE: ME(DT)-4119”) por valor de algo más de 1 millón de euros, consistente en obras de construcción para resolver, entre otros, el problema siguiente:

“en el arroyo Mezquita y en el tramo paralelo a la carretera de Hidum hasta el puente delTesorillo, se presentan situaciones similares con espesa vegetacion y acumulación de basuras.”

“El proyecto tiene como objeto los siguientes aspectos: Eliminar los factores que hacen de estos margenes lugares insalubres.”

El informe favorable fue aprobado por la secretaria de Estado de medio rural y Agua, con las siguientes condiciones:

“Una vez finalizada la ejecución material de las actuaciones, se debe llegar a un acuerdo con las entidades territoriales competentes en el que se establezca la responsabilidad respecto a los gastos de mantenimiento, explotación y conservación”.

Hablamos de hace 6 años, ¿qué ha pasado con el millón de euros invertidos para “eliminar los  factores que hacen que estos márgenes sean lugares insalubres”?

En 2013 Guelaya denunció ante la fiscalía a la CHG por los destrozos en el río de Oro. La vegetación autóctona se quita y las basuras y escombros del cauce se dejan donde están.

En 2014 se produjeron denuncias de vertidos de aceites usados en el propio arroyo Mezquita.

En abril de 2015 volvimos a denunciar los vertidos en cauces, anunciando nuestro escepticismo sobre las medidas que las autoridades tomarían.

En junio de 2015 presentamos nuestras alegaciones al Plan hidrológico de Melilla, solicitando la recuperación ambiental de los cauces.

El 20 de enero de 2016 la consejería de Medio Ambiente anunciaba intensificar la lucha contra los vertidos ilegales.

En este año, 2017, el 28 de enero denunciamos “niveles históricos” de suciedad del arroyo Mezquita. El 11 de febrero se reiteraron las denuncias sobre la basura del arroyo mezquita.

El 9 de agosto se incendió el cauce del arroyo Mezquita, tuvieron que intervenir los bomberos, pero lo que prendió no era la vegetación, sino la basura. No es el primer incendio que se provoca en verano, ya hubo otro anterior en 2016.

A comienzos del mes de octubre, una máquina entró a recoger basura en el cauce del arroyo Mezquita, y limpió la vegetación de una buena parte del cauce, dejando especies invasoras que deberían haber quitado, en lugar de quitar solo la vegetación oportunista. Tras unos días, la basura volvió al cauce, y el dinero invertido en su limpieza se tiró, propiamente, a la basura.

Guelaya demanda una policía de cauces que vigile los 365 días del año el buen estado de los mismos, que se multen los vertidos, ya sean de aceites usados, de embalajes o de latas de cerveza, y que la Confederación  Hidrográfica y la Ciudad Autónoma firmen un convenio para asegurar la limpieza todo el año.

arroyo mezquita

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué Melilla tiene más basura marina que el resto de localidades españolas que participan en la campaña internacional Clean up the Sea?

Posted on Actualizado enn

Las basuras marinas en Melilla han llegado desde tierra, mejor prevenir que curar

 El informe de Ecologistas en Acción sobre la campaña Clean up the Sea en España nos situó como lideres nacionales en basura marina.

¿De donde viene tanta basura? Pues sencillamente de la costa y en concreto, de lo que sale por los cauces de Melilla al mar cuando hay riadas. Fácil es decir que la basura viene de Marruecos. Pero no es así. Es basura en su mayoría de productos nacionales consumidos en Melilla.

 

La Confederación hidrográfica del Guadalquivir y la consejería de Medio ambiente deben establecer de una vez un protocolo de vigilancia y seguimiento de los cauces de Melilla

 Nadie vigila nuestro cauces, ni siquiera nadie vigila nuestros espacios protegidos, que también tienen cauces, como el barranco del Nano. Tras la aprobación en 2013 de los planes de gestión de recursos naturales por parte de la Ciudad Autónoma, no se ha contratado a nadie.

Prevenir es mejor que curar. Vigilar y multar los vertidos en los cauces de la ciudad es más barato que limpiar con planes de empleo porque al día siguiente de la limpieza empieza a acumularse otra vez la basura.

El Pliego de condiciones técnicas sobre recogida de limpieza viaria que aprobó de forma provisional la asamblea de la ciudad el lunes 16 de octubre incluye todo el territorio de Melilla y todos los tipos de residuos, no solo los residuos sólidos urbanos que producimos en nuestras casas.

La aprobación provisional no ha impedido que en el perfil del contratante se hayan expuesto los pliegos de condiciones técnicas y administrativas desde el 16 de octubre hasta el 1 de diciembre.

Entendemos que cualquier intento por parte de Guelaya Ecologistas en Acción de presentar  alegaciones al pliego aprobado provisionalmente, o por parte de cualquier otra entidad o persona física, para lo cual tenemos un mes, no va a ser atendido, ya que supondría modificar el proceso de licitación, es decir, cambiar las reglas del juego a las empresas que se presenten al concurso, que ya están en el perfil del contratante.

La aprobación del pliego de condiciones para la recogida viaria también nos hace pensar que el Plan integrado de Residuos de Melilla 2017-2022, que todavía no ha salido a información pública, se quedará como está, pues su modificación tendría efectos en la empresa que se adjudique la recogida, al no tener que cumplir lo que no está en el contrato.

 

Resulta al menos llamativo que siendo el objeto del contrato la limpieza de todo el “término municipal de Melilla” no se incluyan los cauces y arroyos en el objeto de la limpieza.

Guelaya Ecologistas en Acción conoce la postura de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, que no es otra que decir que es un asunto controvertido, tomando como referencia la legislación vigente y algunas sentencias judiciales (citando al tribunal superior de justicia de Castilla y León) de lo que concluyen que no son responsables de la limpieza de cauces y arroyos de Melilla,  pero que a petición de la consejería de Medio Ambiente lo han hecho, y por cierto, provocando una denuncia de nuestra organización, por hacerlo en época de reproducción de aves, lo que no debería pasar si se acepta la legislación de la UE, arrasando con vegetación autóctona además.

 

¿Quién tiene que limpiar el cauce del Rio de Oro y los arroyos de Melilla, si los planes de empleo de la Ciudad autónoma llevan haciéndolo desde hace años esporádicamente?

 Parece evidente que el responsable de evitar la acumulación de basuras que se depositan TODOS LOS DIAS en nuestros cauces y arroyos es la consejería de Medio ambiente de Melilla.

¿Cómo es posible que no se incluya en el pliego de condiciones de recogida de basuras de Melilla ni los cauces ni los espacios protegidos?

Las consecuencias para las personas que vivimos en Melilla son una peor calidad ambiental de nuestros cauces, llenos de basuras, y por tanto, afectando a vecinos que viven cerca del rio, dejando que las especies invasoras llenen los cauces, incluso en espacios protegidos por la Red Natura 2000, como en el caso del barranco del Nano, y que las basuras lleguen al mar tras la siguiente riada, gastando en recogerla más dinero que lo que cuesta prevenir los vertidos.

 

Y lo que se queda en los fondos, para eso están los voluntarios.

cauce sucio

 

 

 

 

Solidaridad y denuncia ante la ola de incendios del noroeste

Posted on Actualizado enn

Guelaya Ecologistas en Acción denuncia las causas de los incendios en España y Portugal y se solidariza con las víctimas y  afectados por los incendios

 Que se investiguen los incendios, que los investigadores hagan su trabajo con independencia, que los culpables cumplan condena y que se indemnice a las víctimas y afectados.

 Ponemos en primer lugar a las personas, y por ello queremos enviar desde Melilla y desde Ecologistas en Acción como organización nacional nuestra solidaridad a las familias de las víctimas, y nuestro apoyo a los afectados, en Galicia, León, Asturias y Portugal.

Una vez más, las personas han tenido que salir a la calle para resolver sus problemas, en este caso apagar los fuegos, igual que antes salieron a limpiar la costa de chapapote. El noroeste  peninsular tendrá de nuestra parte todo el apoyo que le podamos dar.

 

Es necesario pensar tanto en las causas como en las consecuencias, para paliar daños y para que no vuelva a pasar

Desde el punto de vista de las consecuencias ambientales de la ola de incendios, Ecologistas en Acción trabaja para crear y apoyar iniciativas solidarias que tengan el objetivo de recuperar la biodiversidad perdida, los bosques quemados, y los recursos naturales que la gente explotaba de forma sostenible en las comunidades rurales.

 

Lo que ha pasado era de esperar

 Como demuestran los datos del último decenio (2001-2010), en el noroeste peninsular el 70,26% de los incendios son intencionados, mientras que en las regiones del mediterráneo, Canarias y comunidades interiores los porcentajes de incendios intencionados son del 31,41%, el 29,40% y el 29,43% respectivamente. Sin embargo, las administraciones no toman las medidas necesarias para evitar dicha intencionalidad. Este es precisamente uno de los grandes retos de las administraciones del noroeste peninsular: una revisión de su política forestal, una nueva política de desarrollo rural y hacer frente al cambio climático.

La regla 30/30/30 es clara. Las probabilidades de los grandes incendios forestales aumentan significativamente si la temperatura es igual o superior a 30º, la humedad relativa del aire es igual o inferior a 30%, y el viento es igual o superior a 30 Km/h. El cambio climático está aumentando la frecuencia de tener esas condiciones y los meses en los que se pueden dar estas condiciones han aumentado.

 

¿Cómo ha respondido la Administración ante el aumento de frecuencia de las condiciones 30/30/30 y ante la intencionalidad de los incendios del noroeste?

 El problema más grave ahora no es la recalificación del terreno quemado, que debería estar previsto antes del incendio, y que se debería realizar de forma excepcional (cosa que  comprobaremos en el futuro), sino la disminución de recursos humanos y materiales para apagar los fuegos que de forma inevitable van a seguir apareciendo regularmente, y con el cambio climático, durante más meses de riesgo alto al año.

En Galicia, los contratos de 436 brigadistas contraincendios de la temporada de verano de este año terminaron el 1 de octubre. El 11 de octubre tuvieron que contratarlos de nuevo. Sin embargo. Sin embargo, en Galicia y en Asturias no se han renovado los contratos de   1.116 bomberos forestales y brigadistas. La Xunta consideró que un efectivo de 5.600 brigadistas, más la Unidad militar de Emergencias, UME, eran suficientes, pero no lo han sido. Todos hemos visto a la gente de la calle  apagando incendios estos días.

Los presupuestos globales que la Xunta de Galicia dedica a la lucha contra incendios, según un informe de la Universidad de Vigo, en 2017 siguen siendo inferiores al presupuesto del año 2009. Ocho años después no hemos recuperado el nivel de financiación contraincendios que la crisis recortó.

En Castilla León se despidió al 70% del personal dedicado a las tareas de extinción por terminar la temporada de incendios antes del puente del Pilar, a pesar de que era conocida la situación del huracán Ophelia que lanzaría fuertes vientos sobre el noroeste de la península.

 

No todos perdemos con los incendios forestales. La corrupción gana con los incendios

 Veinte empresas aeronaúticas españolas, englobadas en la Asociación española de compañias aéreas (AECA) están siendo investigadas judicialmente en una causa en la que Ecologistas en Acción se ha personado y en la que se puede leer en las diligencias previas lo siguiente:

Queda “suficientemente acreditada la existencia de una organización, englobada en el conjunto de catorce empresas asociadas en AECA, que (…) alteraban el precio de los concursos públicos tanto en relación a aviones de ala fija como de helicópteros (en ambos casos aparatos contraincendios), tanto a nivel nacional como autonómico, para o bien dejar desiertos los concursos, a los efectos de incrementar el precio de licitación, o acudiendo en la mayor parte de los concursos tan solo una empresa, por el precio máximo de licitación y por ende, adjudicándoselo por dicho importe, o presentando varias ofertas, de las que previamente eran conocedoras cuál iba a ser la adjudicataria…”

La Audiencia Nacional cifra en 250 millones de euros la cantidad manipulada en 20 años. Esta es la conclusión a la que se llega si se estudian las investigaciones por corrupción en la adjudicación de contratos públicos de extinción de incendios realizadas en Valencia, Andalucía, Baleares, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia, Canarias, Cataluña y Aragón.

foto incendios.jpg