Los ecologistas realizarán actividades el viernes 16 de septiembre con motivo de La Semana Europea de la Movilidad

Posted on Actualizado enn

· Las actividades, que será lúdicas y musicales, tendrán como objetivo reivindicar la movilidad sostenible en Melilla

· Tendrá un especial papel el recuerdo a las víctimas de peatones y ciclistas provocados por la violencia vial que no cesa en la ciudad

Un año más Guelaya Ecologistas en acción organiza actividades con motivo de la Semana Europea de la Movilidad reivindicando la movilidad sostenible en Melilla. El objetivo de las actividades, que se celebrarán en la avenida Juan Carlos el próximo viernes 16 de septiembre de 18 a 21.30 y que se darán a conocer la semana que viene, es reivindicar el desarrollo de la movilidad sostenible promoviendo un cambio de cultura de la movilidad.

Las actividades forman parte de la campaña #ConfinemosLosCoches para reivindicar el uso abusivo que se hace del coche en nuestros desplazamientos diarios y recuperar el espacio público para las personas, peatones, ciclistas y transporte público, que son las modalidades de movilidad sostenible que deben aumentar en detrimento del uso del coche particular.

Desde hace dos años los ecologistas venimos recordando la obligación de crear las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en la Ciudad el próximo 1 de enero por imperativo legal. En Melilla solo sabemos que se ha contratado a una empresa para establecer la ZBE pero no tenemos noticias de que se haya iniciado la tramitación del reglamento que permita hacer cumplir las normas de la ZBE.

Esta campaña también contempla como objetivo el descenso de las emisiones derivadas del tráfico, no solo en el centro con las ZBE sino en toda las ciudad y todos los barrios, motivado tanto por el efecto positivo de la disminución de contaminación atmosférica tanto para el cambio climático como por la salud pública ya que se estima que la contaminación mata a 30.000 personas (en 2020) en el Estado Español.

No solo nos preocupan las víctimas del tráfico y del transporte por contaminación, un sector que sigue creciendo sus emisiones, sino también las víctimas del tráfico derivados de atropellos y de la violencia vial, que en Melilla siguen estando presentes en la parte más vulnerable, los peatones y los ciclistas. La percepción de violencia vial es uno de los motivos por los que muchas personas deciden hacer sus desplazamientos en coche y no caminando o en bicicleta por miedo a ser atropellados.

Además, en Melilla tenemos que añadir la necesidad de limitar los desplazamientos en coches en los entornos escolares ya que hemos puesto de manifiesto mediante mediciones realizadas este año que los centros educativos que están situados cerca de la red viaria principal presentan niveles preocupantes de óxidos de nitrógeno que aconsejan restringir el tráfico en sus alrededores.

La contaminación acústica también estará presente en las reivindicativas de la SEM ya que el diagnóstico de la zonificación acústica de Melilla estimó que el tráfico es la causa del 97% del ruido por encima de los niveles legales en la ciudad. Lo cual afecta a las zonas residenciales y según hemos podido constatar este año en la campaña de entornos escolares también afecta al ruido en los centros educativos

Actividades de Guelaya durante la semana de la movilidad en 2021

Melilla sigue abandonada ante la contaminación acústica

Posted on Actualizado enn

· La declaración del Consejero pone de manifiesto su irresponsabilidad ante el derecho de las personas a vivir en una ciudad sin contaminación acústica.

Este verano el consejero de Medio Ambiente realizó unas declaraciones afirmando que la acústica de la ciudad está dentro de los parámetros normales, confirmando con ello ignorar los problemas de contaminación acústica que arrastra la ciudad de Melilla y de los que la consejería es responsable, ya que las personas de Melilla somos merecedoras del derecho a un medio ambiente sano, y la contami-nación acústica, más que una molestia, es una fuente de enfermedades y deterioro de la calidad de vida y por tanto un problema de salud pública.

En Guelaya la contaminación acústica es un viejo caballo de batalla que ya en 2011 provocaba nues-tra denuncia pública, al igual que hemos hecho este verano con el campeonato de motocross, aunque hay otras cuestiones que criticar en este caso y no solo el ruido.

Desde entonces Guelaya ha trabajado para denunciar, dialogar y proponer soluciones que pasaban por cumplir la normativa ambiental sobre ruidos, que se cerraba en 2021 tras un largo paréntesis de 9 años en el que dos Gobiernos han participado.

En enero de 2021 Guelaya recibió la confirmación de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibi-lidad sobre la aprobación de la zonificación acústica, Plan de acción y actualización de la normativa en Melilla, en respuesta al escrito de alegaciones presentado por los ecologistas ante los presupuestos de la Ciudad. La publicación en el BOME de la Ciudad el 26 de febrero de 2021 cerraba un trámite iniciado por el anterior Gobierno 9 años antes con la publicación del mapa estratégico de ruido de la Ciudad Autónoma de Melilla encargado a la empresa CECOR.

En 2014 Guelaya criticaba la demora en el estudio y redacción del mapa de ruidos de Melilla. En 2016 junto a Melilla ConBici recordamos los 4 años de retraso del mapa de ruidos (desde la contrata-ción del estudio), algo que la Consejería debería haber hecho en ese momento por imperativo legal derivado de la nueva Ley de ruidos y sus reglamentos, que no han sido actualizados en este momento en Melilla. En 2020 Guelaya denunciaba el uso de los sopladores en el Parque Hernández, tanto por el daños a la biodiversidad urbana, como por el ruido que afecta a os vecinos y vecinas del barrio y todas las personas que cruzan el parque por la mañana.

La situación actual con respecto al ruido en Melilla es la siguiente:

Se mantiene la Ordenanza de protección del medio ambiente por ruidos y vibraciones (2001), que quedó obsoleta en 2003, fecha de publicación de la Ley de ruidos.

El diagnóstico actual sobre incumplimientos o superaciones de los niveles máximos de ruido permiti-dos es el siguiente: “En todas las zonas de evaluación seleccionadas, la adición de focos sonoros más significativos de cada estudio conlleva unos niveles de ruido globales por encima de los Objetivos de Calidad Acús-tica definidos para áreas urbanas existentes la zonificación acústica particular que corresponda a cada caso.”

Si se realiza ante la policía local una denuncia por los sopladores del parque Hernández como ha he-cho Guelaya, la respuesta es que la policía local no tiene capacidad técnica para ese tipo de denuncia porque no tiene aparato de medición, y solo podría señalar si el ruido denunciado se aprecia como molesto, sin medir los decibelios que la fuente sonora emite.

Si se denuncia ante la consejería de Medio Ambiente, como de hecho a hecho Guelaya, y se pide que se realicen mediciones, la consejería opta por el silencio y no contesta.

Si se trata el asunto de los sopladores en el despacho del Consejero y se solicita que medie con la empresa Tahler para que cambie los sopladores actuales por otros eléctricos y silenciosos como hizo Valoriza en la limpieza de la vía pública el Consejero contestó que por supuesto que hablaría con Tahler para que cambiaran a sopladores eléctricos, pero pasaron los años sin ningún cambio.

En definitiva, al igual que en otros problemas ambientales, presentar alegaciones, dialogar con el Consejero de Medio Ambiente, presentar denuncias públicas en los medios de comunicación o vía registro electrónico no funcionan con este Consejero, motivo por el cual creemos necesario una res-puesta más contundente de la sociedad civil a la que estamos obligados una vez más por la irrespon-sabilidad del Consejero que no solo no aporta soluciones sino que desconoce los problemas que afec-tan a las personas de Melilla en el ámbito de sus competencias.

Mapa estratégico de ruidos de Melilla señalando en rojo excesos de ruido en el centro

Guelaya apoya el estricto cumplimiento del real decreto de ahorro energético

Posted on Actualizado enn

· Cuando las medidas de ahorro eran por motivos ambientales eran recomendaciones pero ahora que son por motivos económicos son obligaciones

· Valora positivamente el diálogo socia y la concienciación y formación ciudadana para que el ahorro energético llegue a cada casa por emergencia climática.

En 2015 la cumbre de París sobre cambio climático aprobó un ahorro energético anual del 7% en Europa.

En 2019 la declaración de emergencia climática de la Asamblea de Melilla decidió ahorrar energia en la producción eléctrica de Endesa en la ciudad.

En 2020 ,el 21 de enero ,el gobierno por acuerdo de Consejo de ministros declaró la emergencia climática en España .

En 2022 , ei día 1 de agosto se aprobó el RD 14/2022 sobre medidas de ahorro, eficiencia energética y de reducción de dependencia del gas natural.

Desde 2015 a 2022 se han firmado acuerdos y recomendaciones que no han dado resultado alguno.

Ahora que el ahorro NO ES POR CAUSAS AMBIENTALES SINO POR CAUSAS ECONÓMICAS en toda Europa , se acabaron las recomendaciones y comienzan las obligaciones

Guelaya Ecologistas en Acción , que ha reclamado la producción de energías renovables y el ahorro del 7% de las emisiones GEI (de efecto invernadero),considera que las medidas de ahorro llegan tarde pero son necesarias y urgentes.

Esperamos que la Ciudad Autónoma apruebe un plan concretando los objetivos de ahorro y las medidas que va a tomar, incluyendo las de seguimiento, inspección y sanciones, que aseguren el cumplimiento del objetivo , que no es otro que disminuir la producción eléctrica de Endesa en un 7% durante la próxima década.

Durante los tres últimos años la producción eléctrica de Endesa en Melilla ha sufrido disminuciones que apenas sobrepasan el 1% por lo que ni la pandemia ni el cierre de frontera ni la disminución de la actividad económica han permitido ni acercarse al descenso del 7% al que está comprometida toda la Unión Europea.

Queda claro que no es posible cumplir los objetivos de ahorro que se imponen por decreto sin hacer un esfuerzo colectivo que en este caso no solo se trata de la emergencia climática sino del peligro de entrar en recesión económica, por lo que debemos esperar más de quien más tiene para resolver un problema de sostenibilidad ambiental, social y económica.

comercios con aire acondicionado y puertas abiertas

Nuevo riego en la plantación de la Cantera del Nano

Posted on Actualizado enn

De nuevo se ha colaborado con los niños y niñas de la asociación Cañada Viva.

Ayer lunes, el riego de la plantación de la cantera que realizamos con #CañadaViva! terminó como es habitual con una recogida de residuos de la zona que se está regenerando. La cantera del Nano es un sitio especial, pues por su ubicación sobre el valle del río de Oro es el último lugar de Melilla que ilumina el sol antes de ocultarse tras las colinas de Mariguari.

Los árboles que estamos poniendo allí siguen creciendo a buen ritmo, y la zona promete ser en el futuro uno de los rincones verdes más bonitos de la ciudad.

EL cangrejo azul invasor llega la costa de Melilla

Posted on Actualizado enn

Aparece una nueva especie en el litoral de Melilla, el cangrejo azul (#Callinectes sapidus), observado por Edu Martín en la playa de los Cárabos este mes de julio.

Esta especie procedente del litoral atlántico del continente americano, ha sido introducida en Europa, y desde la primera observación en España en 2012  ha conquistado ya gran parte de la costa española. Con esta observación se constata su presencia en la ciudad y probablemente en la Mar Chica, ya que además de costa también prolifera en humedales y albuferas.

Su presencia en las costas españolas data de hace unos 6 años y comenzó en el Levante. Se trata de una de las especies exógenas mas invasivas y dañinas para la fauna y los ecosistemas mediterráneos ya que por su gran tamaño y agresividad no tiene depredador natural y está poniendo en peligro muchas especies autóctonas como el cangrejo verde, almejas y coquinas tanto de la costa como de piscifactorías, por lo que supone además, una gran amenaza para los sectores económicos de las zonas que coloniza.

Su erradicación es prácticamente imposible. Como medida para luchar contra su proliferación y sus efectos medioambientales y económicos, se esta permitiendo su pesca recreativa en espacios protegidos y su comercialización tiene mucho éxito por el buen sabor de su carne, lo que de alguna manera se convierte en una justicia poética del depredador depredado.

El control de la patiamarilla y las mentiras del Consejero Mohatar

Posted on Actualizado enn

Guelaya lleva 6 años alertando a la Consejería de M.A. del problema de superpoblación de la gaviota patiamarilla y reclamando su control

Hemos ofrecido nuestra ayuda para la retirada de huevos de manera reiterada.

A Guelaya no le mueve otro objetivo que ayudar a proteger el patrimonio medioambiental de Melilla.

A la incompetencia manifiesta del consejero Hassan Mohatar para solucionar los problemas medioambientales de Melilla se le une últimamente una preocupante tendencia a atacar con falsedades a los colectivos que nos preocupamos por el medio ambiente de la ciudad.

Pero la mentira tiene las patas muy cortas. Mohatar ha declarado que «los ecologistas» obstaculizan el trabajo de control de la gaviota patiamarilla. No hay más que consultar nuestro blog para constatar que llevamos más de seis años reclamando el control de la población de gaviota patiamarilla en Melilla mediante la retirada de huevos, ofreciendo nuestra colaboración desde el principio para asegurar el éxito de las campañas de control y aportando toda la información que recabamos a través de los censos y estudios realizados sobre esta especie y sobre cómo afecta su expansión demográfica a otras especies tales como la gaviota de Audouin o las rapaces nocturnas y diurnas.

Respecto a la gaviota de Audouin, especie protegida y principal afectada por la explosión demográfica de la patiamarilla, hace cuatro años, al principio de la legislatura, colaboramos con la Consejería en la elaboración de un Reglamento de cuidado de esta especie Es un ejemplo de tantas aportaciones imprescindibles para el cuidado medioambiental de la ciudad que hacemos desinteresadamente y que duerme el sueño de los justos en un cajón de la misma.. Otro ejemplo, es el reglamento de arbolado y zonas verdes que presentamos hace mas de un año para evitar las catastróficas actuaciones en el arbolado y los parques de la ciudad y que no se han dignado tramitar.

Lo decimos siempre, y lo volvemos a decir: A lo largo de nuestra historia han sido muchos los ataques que hemos recibido por parte de distintas autoridades ambientales, ataques más intensos cuanto mayor era el grado de incompetencia de la persona que nos atacaba, y nunca han conseguido el objetivo de acallarnos. Y esta vez no es una excepción.

El 75% de la población de Melilla vive con menos zonas verdes que las recomendadas

Posted on

· Un estudio aplicado a Melilla estima en 8 muertes evitables al año las debidas a la falta de zonas verdes.

· No solo interesa el número de metros cuadrados de zonas verdes por habitante sino el reparto equitativo de zonas verdes de proximidad

· Guelaya espera que el nuevo PGOU sirva para mejorar la falta de zonas verdes en Meli-lla

En las alegaciones que Guelaya ha realizado sobre las zonas verdes de Melilla nos hemos referido a la falta de metros cuadrados de zonas verdes por habitante teniendo en cuenta que prácticamente la mitad de la superficie verde que refleja el PGOU está fuera de la superficie urbana, en los pinos de Rostrogordo.

Ahora queremos llamar la atención sobre la importancia de que las zonas verdes se distribuyan de forma equitativa en zonas verdes de proximidad y el acceso universal de la población a las mismas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en base a la evidencia científica existente, recomienda establece la meta de que haya un espacio verde de al menos media hectárea a una distancia a menos de 300 metros en línea recta desde cada domicilio.

En un estudio reciente publicado en la revista The Lancet Planetary Health realizado por un equipo de la “Iniciativa de Planificación, medio Ambiente y Salud” de ISGlobal ha estimado la mortalidad atribuible a la falta de espacios verdes de 978 ciudades y 49 áreas metropolitanas españolas utilizando el Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada (NDVI) como indicador principal a partir de imágenes de satélite.

En el caso de Melilla el 75% de la población vive con menos zonas verdes de proximidad recomendados por la OMS, y se estima en 8 personas las muertes evitables al año las que se producen por no seguir las recomendaciones.

Por eso el tratamiento de las zonas verdes en el PGOU no solo tiene que ver con la adaptación al cambio climático sino sobre todo con la salud pública.

Las zonas verdes están vinculadas con beneficios para las personas como menor mortalidad prematura, mayor esperanza de vida, mejoras en la salud mental, menos enfermedades cardiovasculares, mejor función cognitiva para la infancia y personas mayores.

También ayuda a mitigar la contaminación atmosférica y los niveles de calor y ruido; y brinda oportunidades para la actividad física y la interacción social.

La redacción de un nuevo PGOU es una oportunidad para comenzar a mejorar tanto la falta de zonas verdes de proximidad, que para que la población acceda cómodamente a ellas debe estar a 300 metros de la vivienda, como el reparto equitativo en todos los barrios, con zonas de sombra que permitan contrarrestar las islas de calor.

Guelaya espera que la Ciudad Autónoma asuma en concreto el Objetivo 11 de la agenda 20/30, “lo-grar que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sosteni-bles” y en especial la meta Meta 11.7:

“De aquí a 2030, proporcionar acceso universal a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusi-vos y accesibles, en particular para las mujeres y los niños, las personas de edad y las personas con discapacidad.”

Sería una irresponsabilidad que el nuevo PGOU de Melilla no incluya un Plan de adaptación al cam-bio climático que persiga de forma explícita una planificación concreta de esta meta para beneficio del 75% de los melillenses con carencias en zonas verdes.

Mucho hormigón y poca sombra. Paseo Marítimo con Palmeras washintonias que no dan sombra.

Los datos socioeconómicos no sustentan el modelo de ciudad que el PGOU mantiene desde 1995

Posted on Actualizado enn

  • La realidad social de Melilla no permite mantener un modelo de ciudad con máxima edificabilidad
  • No se puede concebir el PGOU como renovación o actualización del procedimiento iniciado hace una década porque las condiciones socio-económicas han cambiado

Mantener el mismo modelo de ciudad que en 1995 con un cambio de Plan es inviable porque las condiciones socio-económicas de la ciudad han cambiado. Esa es la conclusión a la que Guelaya Ecologistas en acción ha llegado y en base a la cual presenta sus últimas alegaciones al PGOU, incluyendo la necesidad de iniciar el procedimiento de evaluación ambiental según la Ley 21/213 de Evaluación Ambiental.

Así lo manifestó en la reuniones previas que Guelaya ha mantenido con el Consejero de Infraestrcutruas, Urbanismo y Deportes y así lo alega ahora, porque no es posible considerar este PGOU ni la continuación de un modelo de ciudad del siglo pasado, ni la actualización del iniciado hace más de una década porque las condiciones socioeconómicas han cambiado tanto que es imposible encontrar una continuidad entre el informe de sostenibilidad aprobado inicialmente en 2012 y el vuelto a aprobar otra vez inicialmente en 2021.

Las condiciones socioeconómicas que los informes de sostenibilidad elaborados en 2012 y en 2021 reflejan no responden al escenario actual, ya que suponen un crecimiento sostenido de población que no coincide con los datos actuales.

La población de Melilla, según el INE, se ha mantenido en 86.000 habitantes desde 2016 a 2019, subiendo a 87.000 en 2020 y bajando nuevamente a 86.000 en 2021. Por lo tanto, en los últimos siete años la población se ha estabilizado, o incluso ha disminuido. El saldo migratorio es 2019 fue negativo, -1%. Por tanto, el escenario demográfico actual no ha sido tenido en cuenta en la planificación urbanística.

En lo que respecta a la actividad económica, tampoco se recoge la situación actual fruto de una serie de circunstancias extraordinarias que afectan gravemente al futuro económico de la ciudad. Todos los datos que el informe de sostenibilidad recoge sobre actividad económica tanto en 2012 como en 2021 están alejados de la realidad y de la actualidad.

Si utilizamos la descarga de mercancías en el puerto de Melilla como indicador de la actividad económica de la ciudad, nos encontramos con que en diciembre de 2021 se desembarcó un 4.16% menos que en el mismo mes de 2020. Es decir, se desembarcó menos que en los momentos de pandemia, y aproximadamente la mitad que en años anteriores.

El tráfico de mercancías del puerto de Melilla comenzó a bajar en 2018 con el cierre de la aduana comercial que impuso Marruecos, y se desplomó definitivamente en 2020 con el cierre del contrabando. El contrabando era la vía que aportaba, con mucha diferencia, mayor afluencia de mercancías al puerto.

Por increíble que parezca, los datos socio-económicos que incluye el informe de sostenibilidad no incluyen terminan en 2015 en la mayoría de los casos, y apuesta  por un modelo de ciudad en crecimiento demográfico y económico constantes para justificar un modelo de máxima edificabilidad en una ciudad en una crisis económica profunda y con una tasa demográfica negativa.

Solicitamos que se desista de considerar el informe de sostenibilidad  de 2021 como una renovación o actualización del aprobado en 2012 ya que no actualiza los datos socioeconómicos y omite los datos más recientes que imponen condiciones extraordinarias y cambios significativos para la planificación urbanística. Debe actualizarse su contenido y por ello debe iniciarse el procedimiento de evaluación ambiental ordinaria de acuerdo a la Ley  21/2013

Ciudad densa y compacta sin zonas verdes de proximidad (1)

Nuevas alegaciones al PGOU de Guelaya

Posted on Actualizado enn

. El Plan de Movilidad Urbana sostenible debe ser un Plan Especial de obligado cumplimiento en el PGOU.

· El PMUS propone un cambio de modelo de movilidad que choca frontalmente con el modelo de ciudad que defiende el PGOU de máxima edificabilidad.

La declaración de intenciones del nuevo PGOU no puede ser más rancia, mantener el mismo modelo de ciudad que en 1995 tras 27 años como si no hubiera pasado nada en los criterios urbanísticos, climáticos, o de movilidad.

El caso del PMUS es muy claro en este sentido, se incluye en el nuevo PGOU como un elemento más, sin integrar ni relacionar con otras normas urbanísticas.

Los objetivos del PMUS invitan a pensar más bien en un cambio del modelo de movilidad, de acuerdo por otro lado a las tendencias contemporáneas y las directrices actuales sobre planificación urbanística. Por ello creemos que se producirán conflictos entre modelos de ciudad, que tendrán como consecuencia que el PMUS se vea obstaculizado en su desarrollo por las normas urbanísticas obsoletas anteriores.

Los conflictos ya se están produciendo con el PGOU en vigor. Tras la aprobación del PMUS, el carril bici diseñado para la plaza Torres Quevedo había desaparecido en la propuesta que la Consejería presentaba al Foro por la movilidad en mayo pasado. Y más recientemente en el anuncio de los accesos al hospital universitario realizado por la Consejería de Infraestructuras, Urbanismo y Deportes el carril bici bidireccional de la calle Donantes de Sangre había desaparecido también, aunque en el área de movilidad existe un anteproyecto.

Un Plan como el de movilidad sostenible que propone desde hace 8 años un cambio de modelo de movilidad que está siendo puenteado en todas las actuaciones de obras va a seguir siendo papel mojado si se mantiene como un elemento más en el PGOU.

Las normas urbanísticas deben respetar los criterios y proyectos planificados en el PMUS, y deben orientarse hacia un cambio del modelo de movilidad. Por eso Guelaya alega que solo si se considera el PMUS un Plan Especial que el PGOU deberá cumplir obligatoriamente estaremos actualizando la movilidad de la ciudad al siglo XXI y a la situación de emergencia climática.

Y en un segundo orden de cosas, “saltarse” por primera vez la pista de carros para crear en el extremo sur de la ciudad una zona deportiva no solamente parece peligroso para mantener el terreno urbano limitado por la pista de carros sino que se plantea totalmente innecesario dado que existen alternativas integradas en la trama urbana más centradas en la ciudad.

Desde Guelaya proponemos que las instalaciones deportivas deben ubicarse en lugares donde vive la gente, no cada vez más lejos, afuera de los polígonos industriales, obligando a los usuarios a utilizar el coche para recorrer la ciudad de lado a lado para hacer deporte.

La ubicación de unas nuevas instalaciones deportivas en el extremo sur de la ciudad producirá una mayor huella de carbono por los desplazamientos motorizados más largos que si se ubica en el interior de la trama urbana.

Por eso Guelaya alega que las nuevas instalaciones deportivas se ubiquen en los cuarteles que a su vez albergarán la futura ciudad universitaria ya que al incluir una Facultad de Ciencias de la Educación y el Deporte precisará de nuevas instalaciones deportivas

¿Qué es lo que más indigna de la desastrosa actuación de la Consejería de Medio Ambiente en Sidi Guariach?

Posted on Actualizado enn

Los muchos árboles que han muerto fueron plantados por niños y niñas de Melilla hace casi veinte años en sucesivas reforestaciones organizadas por Guelaya, y después de dos décadas era el mejor ejemplo de regeneración ecológica de un erial, que había pasado a ser un bosquete mediterráneo de alto valor ecológico.

Ni siquiera eso les ha parecido suficiente motivo para avisarnos antes de hacer este desastre, para haber intentado rescatar los árboles antes de que entrara la maquinaria pesada sin ningún respeto por la vida que albergaba esa zona. El señor consejero, cada vez que protestamos por sus muchos atentados a los árboles del casco urbano, nos suelta esa extraña sentencia de «no son especies protegidas». Esta vez la mayoría de los árboles sacrificados eran Tetraclinis articulata, una especie protegida, tal como haremos constar en la denuncia que enviaremos al SEPRONA. ¿Cuál es ahora su excusa para arrasar con estos árboles?

A la empresa ejecutora, precisamente una de las que más presumen de «sostenibilidad», ¿Qué trabajo le costaba contactar con nuestra asociación antes de arrasar todo para intentar buscar una solución?

¿Qué es lo que más nos indigna? Todo. En este nuevo desastre todo es indignante.