Ya tenemos una fuente en lugar de un río

Posted on

  • 800.000 € de cemento para sepultar uno de los escasos reductos de vida natural que quedaban en nuestra ciudad.
  • Homigonar el río no crea ni el 10% de los puestos de trabajo de un proyecto de renaturalización, que lleva esperando en el Plan Hidrológico seis años.

La barbarie se reformula conforme una opinión pública, cada vez más comprometida con la protección medioambiental va creciendo: hasta hace poco tiempo el plan para nuestro río era taparlo con un techo, convertirlo en una enorme alcantarilla, ahora les vale con inundarlo de cemento.

La tendencia en Europa y en España es la renaturalización de los ríos, quitar hormigón, aumentar la vegetación, cuidar los ecosistemas acuáticos. Quienes hayan visitado recientemente Madrid  habrán podido comprobar la explosión de vida que ha tenido lugar en el Manzanares, donde simplemente levantando las compuertas que embalsaban el agua, simplemente dejando correr libremente al río, han aparecido los cormoranes, las garzas, los patos, ya florecen los carrizos y crecen, de forma espontánea, numerosos álamos.

En 2018 el ayuntamiento de Granada solicitó a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la renaturalización del río Darro, tan sepultado de cemento como nuestro río de Oro. Se podrían citar muchos ejemplos.

Pero nuestros políticos deciden que lo mejor es arrancar la escasa vegetación que había conseguido hacerse un hueco en el hormigón de nuestro río,  que permitía la reproducción de aves como el chorlitejo, la gallineta, la visita de garzas reales, de andarríos, de lavanderas. Teníamos vida y ahora tenemos cemento amarillo con una fuente de colorines. No se puede peor gestor ni más hortera.

La actuación sobre la desembocadura del río de Oro atenta contra la Directiva europea Marco de Agua que entre otras muchas cosas establece que “El agua no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal“. El primer objetivo de esta Directiva europea es que “se prevenga todo deterioro adicional y proteja y mejore el estado de los ecosistemas acuáticos y, con respecto a sus necesidades de agua, de los ecosistemas terrestres y humedales directamente dependientes de los ecosistemas acuáticos”.

En Guelaya nos preguntamos qué entenderá el gobierno de la ciudad por “prevenir todo deterioro adicional y proteger el estado de los ecosistemas acuáticos”.

Somos conscientes de que es preciso una actuación no sólo sobre la desembocadura del río sino sobre todo su cauce y hace dos años hicimos una propuesta de  renaturalización que supone aumentar la seguridad en caso de riadas,  eliminar y vigilar los puntos de vertidos de basuras, eliminar plantas invasoras, mantener las autóctonas y recuperar  los laterales del río como zonas de paseo en todos los tramos posibles de la ciudad.

Los objetivos del plan de renaturalización que debe ejecutar el Ministerio de Medio Ambiente (actual MITECO) la Confederación Hidrográfica del Gualdaquivir y los que han inspirado la obra de la desembocadura no pueden ser más opuestos: En unos se trata de mantener las plantas como el carrizo o  las eneas, que sirven para disminuir la velocidad del agua en las riadas, mientras que en el otro se eliminan estas plantas y se pone un suelo liso que aumenta la velocidad del agua, y conlleva un aumento del peligro en las avenidas de agua.

Si alguien consideraba que antes el río estaba sucio, lleva razón, lo que había que hacer era poner en marcha un programa de limpieza sistemática, como el que ha presentado Guelaya en el Consejo del Agua,  y si se pensaba que el agua estancada favorecía la presencia de mosquitos también lleva razón, pero éstos eran devorados en buena parte por las aves que sobrevolaban el río. Una sola golondrina puede comer 850 mosquitos en un día; vamos a ver qué pasa con las golondrinas y aviones que antes eran habituales  en la desembocadura.

Pues en lugar de golondrinas tenemos una fuente, eso sí, de colores, y el agua sigue estancándose con las subidas de las mareas, eso sí, nos hemos gastado 800.000 € en cemento, alguien habrá ganado algo, y seguirá ganando cuando en la próxima lluvia fuerte, porque alguna vez lloverá, se inunde el estanque de cieno y barro, y las bombas se colapsen bajo la avalancha de basura, tierra y cañas.

Guelaya hace sus propuestas a los partidos políticos que se presentan a las elecciones en Melilla sobre calidad del aire

Posted on Actualizado enn

  •  Valorar la calidad del aire de una ciudad por las medidas durante quince dias de una estación móvil periférica externa al casco urbano es tomar por tontos a las personas de Melilla.

 

  • ¿Cuantos días al año pueden superarse los valores máximos de contaminantes para enfermos con enfermdedades respiratorias?

 

  • Gane quien gane las elecciones de abril y mayo, Melilla necesita un equipo de medición de calidad del aire que garantice para cualquier persona la información pública y un plan en caso de emergencias

 

  • Guelaya no entiende por qué no se ha encargado al ministerio, con fondos del Estado, como en las tres ocasiones anteriores, la financiación de las mediciones.

Pedimos a todos los partidos que se comprometan con la salud de las personas y en el caso de llegar al Gobierno de la Ciudad adquieran un equipo fijo de registro de calidad del aire para hacer efectivo el derecho a la información en tiempo real de lo que respiramos en Melilla, cuales sean los contaminantes y vengan de donde vengan.

 

Guelaya Ecologistas en Acción, de acuerdo a las propuestas presentadas en su última asamblea ordinaria de socios, comienza a hacerlas públicas con las que afectan a la calidad del aire.

 

El argumento principal de la propuesta es que tras el mandato de cuatro años del actual equipo de gobierno, los derechos de las personas de Melilla sobre calidad del aire no se cumplen, y por ello, requerimos a los partidos políticos a que concreten en sus programas cómo van a considerar el derecho a la información sobre la calidad del aire de la que gozan los españoles, con exclusión de los españoles norteafricanos.

 

La propuesta de Guelaya en materia de calidad del aire es ésta:

 

-Adquisición de equipos fijos y móviles para evaluar la calidad del aire e información pública en tiempo real de la contaminación existente.

 

-Redacción de planes de calidad del aire

 

Es lo que dice la Ley, y es lo que, aunque parezca difícil de entender, el gobierno actual de la ciudad no ha tenido en cuenta.

 

Reiteramos que es imposible desde el punto de vista técnico, y mucho menos científico, extrapolar las medias mensuales o anuales de los contaminantes atmosféricos, sean cuales sean las causas que los provocan, con medidas tomadas en lugares distintos, que van variando según el capricho del consejero de turno, desde que en el siglo pasado se hizo público la toma de medidas de calidad del aire a cargo del Estado.

 

Reiteramos que el derecho a la información no se justifica por las medidas que se tomen en quince dias. Las medidas de ozono troposférico se deben tomar en verano cuando ese contaminante aumenta por el calor.

 

Este año no hay presupuesto previsto para adquirir el equipo de registro de calidad del aire, y el año que viene lo habrá dependiendo del equipo de Gobierno que salga de las lecciones, no de lo que diga ahora el Consejero de Coordidnación y Medio Ambiente.

descarga de graneles en el puerto de Benienzar que llega a Melilla como contaminación atmosférica
Descarga en el puerto de Beni Enzar de graneles que provocan contaminación del aire en Melilla

 

 

 

 

 

Guelaya apoya las reivindicaciones feministas del 8 de marzo en Melilla junto a la Plataforma 25N y todo el movimiento ecologista nacional

Posted on Actualizado enn

· Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF comparten los principios del ecofeminismo, un movimiento donde confluyen el ecologismo y el feminismo.

· La mirada ecofeminista destaca que la actual situación insostenible de crisis ecológica y crisis de los cuidados pone en peligro no sólo nuestra propia supervivencia como especie, sino también la del planeta y los seres vivos que lo habitan.

· Las organizaciones ecologistas señalan que el sistema económico actual invisibiliza el trabajos de cuidados realizado principalmente por mujeres y los servicios de los ecosistemas, todos ellos necesarios para el mantenimiento y reproducción de la vida.

Guelaya apoya las actividades organizadas en Melilla por la plataforma 25 N en favor de las reivindicaciones feministas e invita a todas las personas de Melilla a participar  en las acciones que se realizarán el viernes 8 de marzo.

La desigualdad de género también tiene sus manifestaciones en el terreno medioambiental. Las mujeres sufren con mayor intensidad la pobreza energética (el 26 % de las mayores de 65 años gasta más del 12 % de su presupuesto en energía), suponen el 80 % de los refugiados climáticos (pese a tener una menor huella de carbono) y son más vulnerables en las inundaciones, olas de frío o de calor.

Asimismo, las mujeres sufren de manera especial los efectos de tóxicos en muchos productos de limpieza o cosméticos, muchos de los cuales son disruptores endocrinos (vinculados a enfermedades como la endometriosis, la fibromialgia o el cáncer de mama). Y además dedican más del doble de su tiempo al trabajo no remunerado de cuidados que los hombres, sufriendo en muchos casos dobles jornadas de ocupación.

Todo esto se suma a una educación que no rompe con roles sexistas, a una brecha salarial inaceptable, una menor cuantía de las pensiones y una mayor precariedad laboral.

Por todo ello, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF comparten los principios del ecofeminismo. La simbiosis entre feminismo y ecologismo permite visibilizar y denunciar conjuntamente las reivindicaciones de igualdad de género con la sobreexplotación y el dominio de la naturaleza en un modelo económico insostenible, que obvia la importancia de preservar los ecosistemas.

Las principales organizaciones ambientales españolas defienden que el ecofeminismo cuenta con una gran fuerza transformadora y de emancipación social, que aporta solidez y consistencia a los movimientos ecologistas y feministas, que de manera aislada quedarían cercenados en sus planteamientos. Es necesario denunciar la trascendencia que la actuación humana tiene sobre los ecosistemas y también analizar cómo nos afectan los distintos sistemas de opresión, no solo a las mujeres sino a la población más vulnerable.

Se hace necesario construir una nueva cultura de la igualdad y de la sostenibilidad que ofrezca una alternativa justa y defendible frente a las políticas desarrollistas. Dichas políticas han tenido como resultado la situación de emergencia social y ambiental actual.

Por todo ello, Guelaya Ecologistas en Acción apoya las reivindicaciones del movimiento feminista en este 8 de marzo. ������������������������������������

Día Mundial de la Vida Silvestre: vida subacuática

Posted on

  • El  domingo, 3 de marzo, se celebra el día mundial de la vida silvestre auspiciado por la ONU y que este año está dedicada a la vida subacuática
  • Desde el Área de Medio Marino de Ecologistas en Acción nos sumamos a esta iniciativa en la medida que creemos que es indispensable tomar conciencia de la fragilidad de un medio y una vida extremadamente vulnerables.
  • Guelaya desarrolla actividades desde el área marina en defensa de la vida subacuática

La vida en el mar es muy variada, se han descrito casi 200.000 especies marinas, pero son muchas más las que pueblan nuestros mares, sin duda. No en vano tenemos más información de la superficie de la luna que del fondo marino por la complejidad de su estudio.

Los mares están amenazados principalmente por cuatro factores. La sobrepesca es uno de ellos. Según la FAO un tercio de las poblaciones de peces está en situación de sobrepesca, siendo el Mediterráneo el mar más sobreexplotado de todo el mundo. Además muchas especies que no son objetivo directo de la pesca están en peligro por las capturas accidentales.

Este es el caso de la Patella ferruginea, tanto en Melilla como en Andalucía, donde esta especie en peligro de extinción se marisquea ya sea para comerla ya sea para usarla como cebo de pesca.

La segunda amenaza es el cambio climático que se manifiesta de forma más severa, si cabe en el mar debido a su estrecha y compleja relación con la atmósfera. Los mares son los reguladores del clima en la Tierra pero el hecho de que estemos cambiando el clima va a tener consecuencias que aún no llegamos a entender del todo pero que ya se está comprobando que afecta a los seres que habitan en él y pone en riesgo su existencia.

La contaminación que generan nuestros residuos es la tercera amenaza global. Nunca antes había habido tantas pruebas de nuestra capacidad para que nuestros residuos alcancen las zonas más remotas del planeta. Desde la fosa más profunda hasta la zona polar más remota en todas ellas se han encontrado residuos procedentes de nuestras actividades diarias. Baste un dato para ver la magnitud del problema, hace menos de 100 años que existe el plástico y que, probablemente, algún trozo llegaría al mar, teniendo en cuenta que necesita cientos de años para degradarse, dentro de más de 100 años en el mar seguirán estando todos los residuos plásticos que hayamos generado y permitido que lleguen hasta el mar.

Guelaya desarrolla un programa de recogida de basuras marinas en playas que comenzó en dicmbre pasado y que continuará el próximo sábado 6 de abril con una nueva limpieza de la playa Horcas, siguiendo la frecuencia trimestral de este programa de ciencia ciudadana del ministerio de Transición Ecológica.

Por último la destrucción de los hábitats marinos son otra de las grandes amenazas de los mares y de la vida subacuática. En especial la costa alberga hábitats que son de especial valor pero que, al mismo tiempo, sufren una mayor presión y tienen mayor peligro de desaparecer, y con ellos las especies que los habitan.

En Melilla, por paradójico que parezca, Guelaya presentó alegaciones al proyecto de ampliación del puerto para defender la vida marina que unas infraestructuras portuarias habían propiciado y que el proyecto de ampliación amenaza.

Pero no todas las destrucciones de los hábitat son directamente observables. La presencia de contaminantes en cetáceos del mar de  Alborán justifican, por ejemplo, la necesidad del programa de seguimiento de especies marinas que desde Guelaya realizamos especificamente con avistamientos de cetáceos, aves y tortugas marinas.

Hay más amenazas que están poniendo en peligro la vida en los mares tal y como la conocemos: las especies invasoras, los procesos de eutrofización que crean zonas bajas en oxígeno… Pero también cada vez es mayor la conciencia de que no podemos permitir seguir sin hacer nada.

En palabras de Jules Verne, “el mar es todo. Cubre siete décimas del globo terrestre. Su aliento es puro y saludable. Es un inmenso desierto, donde la persona nunca está sola, porque siente vida por todos los lados.”  

Trabajemos para que esa vida no desaparezca por nuestras acciones ni por nuestras inacciones.

Guelaya EA y la Federación de AMPA de Melilla se unen para mejorar la biodiversidad en los centros educativos

Posted on Actualizado enn

Durante los próximos meses se realizarán ponencias y talleres sobre aves y construcción de cajas – nido para pájaros en las áreas verdes educativas

Hace ya bastante tiempo que Guelaya – Ecologistas en Acción viene realizando labores en pro de la naturaleza melillense, y no son pocas las veces que para ello se ha servido de nuestra mejor inversión social: la infancia. En esta ocasión, se está impulsado el presente proyecto con la FAMPA de Melilla, que impulsa económicamente el proyecto.

El coordinador de la actividad, es Francisco J. Pérez Ruiz “Fran”, maestro, ornitólogo y “padre” de esta idea tan pertinente en nuestra ciudad, para abordar varios temas como son la vinculación de los infantes con el medio ambiente a través de las aves, posiblemente el animal más común en la vida de estos. Instrumentalmente se pretenden construir cajas-nido que se instalarán en los propios centros y en zonas naturales de la periferia, consiguiendo así otro hito que es ayudar a estos animales alados a encontrar una posible casa donde criar, algo nada fácil en nuestra ciudad debido al deterioro de las zonas verdes, rurales y el pinar.

Con respecto a esto último, además de dificultar el anidamiento de los pájaros, este tipo de árboles alberga una peligrosa plaga: la oruga procesionaria del pino, cuya picadura puede ser bastante molesta e incluso mortal, y es aquí una vez más donde las aves no son de gran ayuda, pues las cajas a construir han sido diseñadas para albergar dos especies concretas. Los herrerillos y los carboneros, predadores incansables de la susodicha oruga, son los mejores aliados para el control de forma natural y ecológica.


El proyecto contará con tres fases diferenciadas. La primera de ellas pretende reconocer el terreno donde se instalarán dichas cajas en los centros participantes. La segunda parte constará de las ponencias y talleres, a realizar por las tardes, y donde tras una introducción inicial sobre la importancia de lo que se va a realizar, se procederá a construir diferentes cajas con las pautas marcadas por el Coordinador, la colaboración de FAMPA y de las distintas AMPA y el trabajo directo del alumnado, pretendiendo así vincularlos de forma más efectiva con la finalidad del proyecto.

La iniciativa quiere ser sostenible y sostenida en el tiempo con el cuidado y mantenimiento de las cajas instaladas, que serán reparadas y limpiadas de forma anual, cumpliendo así con un ciclo que permita participar en el mismo a los futuros educandos de estos centros educativos y sus familias, dándole así una durabilidad y proyección en el tiempo más extensa.


Es importante entender que el éxito de que los nidales sean ocupados por aves no está asegurado, pues estudios recientes consideran una buena noticia el hecho de que tras un año el 33% de los mismos haya sido ocupado. Aún así con el simple hecho de la asistencia a los talleres y la construcción de estos se aborda el principal objetivo de vincular a la infancia y juventud con el cuidado y respeto del medio ambiente, como parte activa del mismo, dando a sus acciones un valor real y una finalidad que puedan ver. La impronta que puede quedar si por ejemplo una sola caja fuera ocupada por centro, es más efectiva que todas las charlas que se puedan dar sobre ecologismo, y por eso el éxito de este proyecto está asegurado.


En las próximas semanas iniciarán de forma sucesiva las AMPA de los centros León Solá, Juan Caro Romero, Reina Sofía y Reyes Católicos, aunque se espera que durante toda la primavera se vayan sumando el resto de asociaciones de madres y padres. Se está intentando asegurar la gratuidad de las actividades para las asociaciones participantes desde la Federación de AMPA de Melilla y las respectivas Juntas Directivas, y solo existe la salvedad de que menores de 3º de Primaria que vayan a participar, habrán de asistir con compañía de algún progenitor.


Con el agua no se juega, ni en elecciones. Guelaya exige la reunión urgente del Consejo del Agua de Melilla.

Posted on

  • Todas las Administraciones implicadas tienen en el Consejo una mesa donde debatir soluciones sobre el abastecimiento de la ciudad..

 

  • No es responsable por parte de la Ciudad abrir un debate sobre la posibilidad de que falle el abastecimiento de agua de la ciudad en los medios de comunicación.

 

  • Los medios de comunicación no es el lugar adecuado para decir que los melillenses no tienen asegurado el abastecimiento de agua a partir del 7 de junio.

 

  • La política hidráulica se planifica, no se improvisa. El Plan Hidrológico de Melilla se aprobó para el ciclo 2016-2021 con el voto en contra de Guelaya y los votos a favor de todas las administraciones implicadas.

 

  • Guelaya califica de indecente el esperpento que la Ciudad está promoviendo cuando todas las Administaciones tienen la obligación de resolver el problema, no de convertirlo en un arma electoral.

 

  • Guelaya se ofrece a llevar la demandas de una nueva cultura del agua sostenible al Consejo del Agua en Melilla, que solo se puede fundamentar en el ahorro del agua y el control del territorio

 

No es un tema de narices como dice el consejero de coordinación y medio ambiente, es asegurar el abastecimiento de agua o evacuar. Así de sencillo. Con el agua no se puede jugar políticamente como esta haciendo la Ciudad Autónoma.

 

Por eso Guelaya califica de indecente el intento de aprovechar electoralmente un problema técnico por parte de una de las administraciones que es co-responsable del abastecimiento de agua de  Melilla junto con otras, y con los agentes sociales, como Guelaya, que somos miembros del Consejo del Agua, y que nos vemos obligados a pedir calma, sosiego y una mesa donde hablar los problemas, el Consejo del Agua de Melilla, del que formamos parte.

 

Es impensable que la ciudad se quede sin suministro de agua el 7 de junio. Solo sugerir ese escenario por parte de una de las administraciones públicas es de una bajeza incalificable. Si la ciudad tenía conocimiento de que no se bombeaba agua desde el río de Oro hasta el embalse de las Adelfas desde hace meses porque no estaban operativas las bombas, ¿que ha hecho para resolver el problema?

 

Lo que hay que hacer en Melilla en materia de agua se aprobó en el Plan Hidrológico de Melilla, para el ciclo de planificación 2016-2021, y se publicó  en el Real Decreto 1/2016, de 8 de enero. Si hay algo que no se ha respetado en estos seis años y la Ciudad lo sabe, o se denuncia o se calla para siempre como cómplice.

 

Guelaya nunca pensó que la ampliación del módulo de la desaladora fuera la solución, por eso votamos en contra de este Plan, porque no nos parecía que aseguraba el abastecimiento de agua de la ciudad de forma sostenible, y ahora, es precisamente el consejero de Coordinación y Medio Ambiente quien viene a darnos la razón, pero equivocándose de canal de comunicación.

 

Todas las Administraciones públicas implicadas estaban de acuerdo con el plan que se aprobó, ahora tienen que explicarnos a los agentes sociales que formamos parte del Consejo del Agua de Melilla donde se aprobó incialmente el Plan Hidrológico,  ¿por qué 6 años después no se ha ejecutado lo planificado, en todos los sentidos, ambiental, social y económicamente?

 

La directiva marco europea obliga a iniciar un nuevo ciclo de planificación 2021-2027. Guelaya, a sabiendas de las complejidades técnicas de las políticas hidráulicas seguirá haciendo alegaciones en defensa de una nueva cultura del agua sostenible, un objetivo que no consideramos que se haya conseguido en Melilla.

 

La cuestión es como participar en un ciclo de planificación hidraúlica para los próximos seis años si los objetivos de lo planificado para los seis años anteriores no se han cumplido. Guelaya se ofrece en ese sentido a trasladar las demandas de los melillenses a favor de una cultura del agua sostenible en los documentos de planificación hidráulica.

 

Ninguna política hidráulica en Melilla tendrá futuro ni será sostenible si no se fundamenta en el ahorro del agua y en las medidas dirigidas a disminuir la demanda en lugar de aumentar la oferta, como ya alegamos en el Plan Hidrológico de Melilla.

 

Y lo que no podamos hacer en Melilla, lo hará Ecologistas en Acción en Madrid, en el Consejo del Agua del Estado.

desaladora

 

 

 

Guelaya aplaude la decisión de adquirir un equipo de medición de calidad del aire y el consejero contesta las declaraciones con una cortina de humo

Posted on

  • Los argumentos de la consejería sorprenden a la asociación por parecer una cortina de humo para no entrar en el fondo de la cuestión.

 

  • Guelaya comprende que hasta el año que viene no se pueda adquirir el equipo de medición de calidad del aire porque en el presupuesto recién aprobado de este año no estaba previsto.

 

  • Los movimientos sociales ecologistas actúan a favor de los derechos de las personas y del medio ambiente y critican a los gobiernos, los interpelan y critican, pero no son oposición de nadie porque no se presentan a las elecciones.

 

A Guelaya las declaraciones del consejero de Coordinación y Medio Ambiente le han sorprendido porque se alejan de la cuestión principal, que es el compromiso de la Ciudad de informar a los melillenses sobre la calidad del aire, derecho adquirido en la Ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente (que incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE) y específicamente en el  articulado del Real Decreto 102/2011, de 28 de enero, relativo a la mejora de la calidad del aire.

 

Carece de sentido esperar que Guelaya hable ahora de falta de transparencia ya que de hecho ya hemos denunciado públicamente a la ciudad por ello, y específicamente en el último foro de la movilidad sostenible donde interpelamos al consejero de coordinación y medio ambiente, en su calidad de coordinador de la Ciudad, ante la ausencia del consejero de seguridad ciudadana, que se ausentó en el final de la reunión,  y que se niega a informar en cumplimiento  del reglamento de transparencia aprobado por la Asamblea de Melilla.

 

No hemos recibido la información, así que mantenemos la denuncia pública de falta de transparencia de la Ciudad, que es quien tiene finalmente que hacer efectivo el derecho.

 

El caso de la calidad del aire es distinto. La Ciudad no puede informar de algo que no conoce, porque no la mide, nos referimos a la calidad del aire todos los días.

 

El fondo de la  cuestión es que las personas de Melilla puedan saber día a día, hora a hora, cual es la calidad del aire en aquellos parámetros que la legislación europea y nacional obliga a la Administración a medir, porque los niveles de contaminación tienen consecuencias sanitarias y sobre los ecosistemas.

 

Y es obligación de la Ciudad tener previsto un plan de acción para que, llegado el caso, si algún parámetro supera los niveles máximos, ya sea por causas de los focos de contaminación locales asociados a condiciones atmosféricas adversas, como inversión térmica o calor en el caso de ozono troposférico, ya sea por causas añadidas como el polvo sahariano, las personas tengamos la información y podamos actuar en consecuencia.

 

Estos casos no es probable que se produzcan por elevadas medias anuales o mensuales que hay que cumplir, sino por picos horarios. Por eso es imprescindible tener equipos de medición midiendo en continuo.

 

Esto es lo único que Guelaya quiere conseguir. El derecho a tener información ambiental sobre calidad del aire en Melilla. No somos oposición de nada ni de nadie, actuamos a favor del medio ambiente y de los derechos de las personas.

 

Por eso criticamos que tras 4 años negándose a adquirir unos equipos de medición de calidad del aire, se comprometan ahora a hacerlo con el presupuesto del año que viene, después de unas elecciones que todavía no se han producido, porque es un brindis al sol. Y el derecho que tenemos a decirlo es el mismo que tiene el consejero a defenderse, pero no atacando al mensajero, sino con argumentos que nos tememos que no tiene.

puerto de Beni Enzar
puerto de Beni Enzar, un foco de contaminación local