colonia de gaviotas de Audouin en Melilla

Guelaya y SEO Melilla presentan sus propuestas conjuntas a la consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad sobre el Plan de conservación de la gaviota de Audouin

Posted on

 

logo SEO Melillalogo Guelaya (2)

 

 

 

  • La colonia de gaviota de Audouin de Melilla ubicada en el acuartelamiento Capitán Arenas desarrolla más pollos que en todas las colonias juntas del resto del mar de Alborán. En el peor año que se recuerda para la especie desde que se tienen registros de hace 45 años los 132 nidos del cuartel sacan adelante 69 pollos.

 

  • El futuro de la conservación de la especie en Melilla pasa por la colaboración de la Consejería con las autoridades militares para asegurar la conservación de la colonia existente en el cuartel con el fin de que pueda desde ahí recuperar su hábitat natural

 

SEO Melilla y Guelaya Ecologistas en Acción vienen colaborando en el equipo de seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin de la ciudad de Melilla y comparten la preocupación que hace días hizo pública la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad.

Tras siete años realizando el seguimiento de las colonias melillenses de la denominada localmente gaviota de pico rojo, nunca se había producido una disminución tan drástica del tamaño de la colonia como en este fatídico año de 2020.

De una población estabilizada en los últimos tres años por encima de 300 parejas, la población nidificante se ha reducido a 132 nidos, todos ellos fuera de la Red Natura 2000 y dentro de un cuartel, el Capitán Arenas, que por segundo año consecutivo ha demostrado que es posible compatibilizar las actividades normales de un acuartelamiento con la conservación de la biodiversidad local amenazada en el ámbito nacional e internacional con la categoría de “vulnerable”.

Los datos que el equipo de seguimiento han entregado a la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad apuntan a causas múltiples para explicar una pérdida del 60% de sus efectivos locales. El 30% de pérdida se atribuye a la falta de control de la población de gaviota patiamarilla, que ha duplicado su población dede 2017, año en que la picorojo anidaba en la ZEC.

El otro 30% se ha perdido por la falta de control del territorio circundante al acuartelamiento Capitán Arenas, por entrada de personas por el margen norte y de perros probablemente por ambos lados norte y sur.

Tras las reuniones de mayo de 2019 en el Campus de Melilla en el ámbito de la demarcación marina Estrecho Alborán, que provocó la reunión del grupo nacional en Almería en febrero de 2020, el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en la ciudad de Melilla se convierte en la primera herramienta de conservación que utiliza datos actualizados en el ámbito nacional, y que comparte con el resto de colonias nacionales las amenazas comunes y las soluciones que ya se han aplicado en otras colonias.

La coordinación de los equipos de seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin en la demarcación marina Estrecho Alborán es una necesidad que empieza a funcionar en el resto de las colonias del contexto geográfico del mar de Alborán-Estrecho, por los lazos que se mantienen con SEO Ceuta, por el seguimiento que desde Melilla se ha podido hacer a las colonias de Chafarinas en 2019 y por el apoyo a las autoridades ambientales de la Junta de Andalucía en Almería que hacen el seguimiento de la colonia de la isla de Alborán que se ha realizado este año desde Melilla.

Si el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en Melilla tiene que tener algún elemento singular o diferenciador del plan de conservación catalán, valenciano o balear, es la necesidad de que los terrenos militares que albergan colonias de gaviota de Audouin se impliquen en la conservación de la especie en nuestra demarcación marina y se coordinen con las autoridades ambientales de la Ciudad de Melilla, de Ceuta, de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico para que las colonias de los peñones de Alhucemas, de la Ciudad de Melilla y de Ceuta, de la isla de Alborán y de las islas Chafarinas puedan tener por parte de la administración pública el trato de “colonias europeas que cumplen la directiva Aves en el norte de África”.

SEO Melilla y Guelaya esperan que el Plan de conservación de la gaviota de Audouin en la Ciudad Autónoma de Melilla sirva como herramienta de coordinación y colaboración entre administraciones públicas diversas con la participación de entidades ecologistas.

 

 

pollo de gaviota de adouin anillado en melilla

 

Las gaviotas patiamarillas de Melilla siguieron aumentando en 2020 a pesar de los controles realizados

Posted on Actualizado enn

  • “El Gobierno local estudia nuevos métodos para controlar a las gaviotas” es un titular de prensa del 13 de septiembre de 2011. Desde entonces nadie ha conseguido resolver el problema. 

 

  • Nunca se han aplicado los “nuevos métodos” con eficacia por muchas razones diferentes.

 

La gente se indigna, e incluso pasa miedo con los picados de las gaviotas, pero el comportamiento de la gaviotas no es agresivo aunque lo parezca. Las gaviotas no atacan, defienden a sus crías de nosotros, se adaptan y ocupan los hábitats que les dejamos después de que hemos ocupado los suyos en las costas. Los cuidados parentales a la descendencia es un comportamiento evolutivo que ha sido adquirido por muchos animales mucho antes de que existieran las personas. Las gaviotas cuidan a sus crías antes de que la especie humana existiera y si anidan en los techos de la casas es porque no le hemos dejado otro sitio donde hacerlo libres de depredadores terrestres.

El aumento de la población mundial de gaviota patiamarilla se debe a que le hemos proporcionado  abundantes fuentes de alimento en forma de descartes de pesca y vertederos de basuras. En un censo de invierno de gaviotas patiamarillas en Melilla se pueden contar más de 1.000 pero el 70% se verán en el puerto pesquero de Nador a través de la valla en el dique sur.

 

En el año 2009 prácticamente no había gaviotas criando en el entorno urbano de Melilla aunque sí en muchas ciudades costeras peninsulares y europeas. En la costa melillense había 206 parejas de gaviotas patiamarillas censadas. El primer censo de gaviota patiamarilla encargado por la Ciudad Autónoma es de 2017, seis años después de que se reconociera el problema. Entre 2009 y 2017 las gaviotas pasaron de 206 nidos a 336, pero con más del 60% ya situados en la ciudad y no en los acantilados y algunas zonas que no pudieron visitarse hacen pensar que en realidad había más 336 nidos, probablemente casi 400.

 

Durante la campaña de control de gaviotas patiamarillas de 2017 se recogieron 202 nidos y 136 huevos de gaviota, datos totalmente insuficientes para controlar de forma efectiva a la población debido a la capacidad de hacer puestas de reposición. Si se le quita a las gaviotas 200 huevos en dos semanas serán sustituidos por otros tantos.

 

Por eso, y debido a que las gaviotas adquieren la madurez sexual al tercer año, en 2020 se percibe un aumento de gaviotas patiamarillas, porque el control en 2017 no fue suficiente, y en la Zona de Especial Conservación de Aguadú el aumento ha sido de más del 100%, porque de los 82 nidos que había en 2017 han pasado a ser 190 nidos este año.

 

Los próximos años van a ser peores por motivos diferentes. En 2019 se firma muy tarde el contrato de 2 años prorrogable 1+1, tan tarde que no había prácticamente huevos porque habían eclosionado ya la mayoría. Así que falló el control por falta de capacidad en la consejería para firmar el contrato a tiempo, a pesar de que lo estaba renovando.

 

En 2020 el confinamiento ha dejado libre mucha mayor superficie para que las gaviotas críen en ausencia de personas por todas partes. Muchas personas no sabían que existía una empresa contratada para retirar nidos. Ha fallado sin duda la comunicación y los huevos han eclosionado y dado lugar a pollos, que cuando está volantones y salen de las azoteas empiezan a verse por cualquier sitio en Melilla, calles, plazas, playas y paseos marítimos, sobre todo en junio.

 

Tampoco la educación ambiental en centros educativos ha sido posible este año, ni el pasado. En parte por eso todavía hay descampados donde se ve a la gente echar comida a las gaviotas, cuando al igual que a otros tipos de animales urbanos, no se les debe alimentar.

 

En 2021, el año próximo, una década después de comenzar el debate público sobre gaviotas en Melilla, tendremos 2 problemas por resolver, el del control de la población  y la consecuencia que ello ha provocado, la expulsión de la otra gaviota protegida, la de pico rojo, de la Zona de Especial Conservación de Aguadú, que ha sido totalmente ocupada por la gaviota patiamarilla, probable motivo por el cual ha desparecido en 2020 el 40% de la colonia de picorojos.

 

Guelaya está a disposición de la Consejería en este problema. Mantenemos el consenso con el grupo local de SEO sobre la necesidad de una solución bioética y no cruenta para resolver el doble problema originado por la falta de control de la población de gaviota patiamarilla actuando sobre los nidos evitando que nazcan los pollos. La próxima tramitación del Plan de Conservación de la gaviota de Audouin (picorojo) es una oportunidad que no podemos dejar pasar.

 

gaviota patiamarilla en la puerta de la consejeria de fomento

 

 

 

 

 

Guelaya y el grupo local de SEO/BirdLife acuerdan colaborar con la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad en el seguimiento de especies protegidas de forma voluntaria

Posted on Actualizado enn

logo Guelaya (2)logo SEO Melilla

 

  • Promover un plan de choque social no puede suponer el olvido de los temas ambientales y de la emergencia climática

 

  • La pandemia de coronavirus obligará a modificar los presupuestos del año recién aprobados con un plan social de choque para no dejar a nadie atrás que afectará a los temas medioambientales

 

  • El año pasado la conservación de la gaviota de Audouin le costó a la consejería casi 8000 euros y los ecologistas esperan que ese dinero de conservación de biodiversidad se destinen este año a suministrar al personal sanitario  lo que necesita para conservarnos vivos.

 

No ha costado mucho tiempo acordar entre los miembros de SEO/Birdlife y de Guelaya Ecologistas en Acción el ofrecimiento de realizar trabajo voluntario en el seguimiento de las poblaciones de especies protegidas de Melilla.

 

La pandemia del coronavirus demanda de las administraciones públicas una cantidad ingente de recursos que tienen que salir de algún sitio.

 

El presupuesto del año pasado ha incluido para la elaboración de un plan de conservación de la gaviota de Audouin un presupuesto de casi 8.000 euros, que ya han sido pagados. Aprobar un plan de conservación este año y no hacerle seguimiento carecería de sentido. Y sin embargo, técnicamente, el seguimiento ya ha empezado con la vuelta de la especie a sus colonias de reproducción.

 

Por ese motivo biólogos, naturalistas y ecologistas que venimos haciendo el seguimiento de especies protegidas en Melilla, no solo aves, sino también la jarilla cabeza de gato o Helianthemum caput felis, hemos ofrecido a la consejería de forma voluntaria nuestro trabajo de Ciencia ciudadana de forma que ambas especies protegidas queden cubiertas este año en cuanto a su seguimiento en el territorio melillense, ya que no solo están presentes en espacios protegidos de la Red Natura 2000 sino también fuera de ella y en espacios militares.

 

Para ello tanto Guelaya-Ecologistas en Acción como el grupo local de SEO/BirdLife mantendrán este año la colaboración necesaria para unir esfuerzos en la conservación de especies amenazadas locales.

 

Llueve sobre mojado; a una emergencia climática para la que necesitamos 10 años de trabajo continuado se superpone ahora la emergencia sanitaria de la pandemia de coronavirus que precisa de varios meses para contrarrestarla y ya veremos cuantos años para pagarla, y quien trabaja para luchar contra emergencias de recorrido de años entiende la urgencia de trabajar ahora de forma voluntaria en los próximos meses.

 

Vencer a la pandemia es solo cuestión de tiempo. Las medidas de confinamiento ya han demostrado ser eficaces en otros países. Quedarse en casa es ahora lo mejor que podemos hacer, porque sin duda nos sacará adelante.

 

Pero hay un después, y será más largo de lo que podemos imaginar y es también un objetivo prioritario que nadie se quede atrás, motivo por lo que se hace imprescindible hablar ya del paquete de choque social en toda España y también en Melilla.

 

pollo gaviota

 

 

Administraciones, científicos y organizaciones conservacionistas se ponen de acuerdo en Melilla para activar el grupo de trabajo sobre la gaviota de Audouin ante su grave declive poblacional.

Posted on Actualizado enn

 

  • El declive poblacional de la gaviota de Audouin con respecto a la década pasada se estima entre el 30% y el 50%

 

  • La jornada técnica de trabajo organizada por Guelaya el mes pasado culmina con unas conclusiones técnicas consensuadas. Existe consenso para afrontar un plan de trabajo.

 

  • Tras las jornadas técnicas de Melilla, se prepara una reunión nacional en otoño para valorar la situación de la gaviota de Audouin en España, donde la especie tiene el 90% de su población nidificante.

 

Guelaya Ecologistas en acción quiere congratularse, en el día del medio ambiente, del consenso conseguido sobre la necesidad de adoptar un plan de acción sobre la conservación de la gaviota de Audouin.

Tras las jornadas celebradas en Melilla en el mes de mayo sobre la gaviota de Audouin, los organizadores, Guelaya Ecologistas en Acción Melilla, han podido consensuar con los participantes una conclusiones sobre el declive poblacional de la gaviota de Audouin, que se han remitido a los equipos técnicos que trabajan en la especie en la isla de Alborán, Ceuta, Melilla, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN) y el Ministerio (MITECO).

Además de las administraciones, estuvieron presentes organizaciones medioambientales, en concreto SEO/BirdLife y los grupos locales de Ceuta y Melilla, ya que en ambos casos se encargan del seguimiento de las colonias.

No existen datos actualizados sobre el grado de declive de la gaviota de Audouin, pero se estima que la población ha disminuido desde la última década entre un 30% y un 50% con respecto a las 22.000 gaviotas que se censaron como población reproductora de la especie. Eso quiere decir que al menos se han perdido 7.700 aves que no se reproducen.

Ya se había observado en la demarcación marina Estrecho Alborán, sobre todo por la pérdida de nidos de la colonia de las islas Chafarinas, que hace pensar que la colonia está en peligro de seguir existiendo.

Pero se llegó al consenso de que merece la pena activar el antiguo grupo de trabajo de la gaviota de Audouin que coordinó las acciones de conservación en todas las CCAA españolas y que cuenta con la experiencia técnica necesaria para aportar soluciones que comienzan por estudiar las causas del declive, que no son bien conocidas, y por asegurar un seguimiento anual de todas las colonias, que actualmente nidifica en infraestrcuturas portuarias que pueden usarse en cualquier momento, empeorando la situación de la especie.

Para ello, las gestiones que se están haciendo van por buen camino y parece probable que en otoño se convoque una reunión para debatir una solución nacional. La reunión nacional, además de activar el grupo de trabajo en todas las CCAA y ciudades que tienen colonias de gaviotas de Audouin, debería servir para asegurar la coordinación técnica de los equipos de seguimiento y la financiación por parte de todas las Administraciones implicadas en el seguimiento anual de las colonias a partir de 2020.

En el caso de la demarcación marina Estrecho Alborán, en donde el declive ha sido importante y ha propiciado la reunión de Melilla, se cuenta con el equipo de seguimiento de la Junta de Andalucía en la isla de Alborán, pero las ciudades de Ceuta y Melilla deben asegurar el seguimiento de sus colonias a partir del año 2020.

Los grupos locales de SEO/BildLife, tanto de Ceuta como de Melilla, que han realizado el seguimiento de las colonias desde hace seis años, están coordinados ya con el seguimiento de las colonias de Alborán y Chafarinas, y esperan que las respectivas Ciudades decidan apoyar el seguimiento en años venideros.

Igualmente, y como la especie tiene una dimensión internacional que puede ser abordada desde la cooperación internacional de SEO/BirdLife, esperamos que se la conservación de la gaviota de Audouin se internacionalice, porque aunque es verdad que las colonias están ubicadas en territorio español en el norte de África, pescan en aguas marroquíes, en el caso de las de Melilla, o incluso de Argelia en el caso de las Chafarinas.

Las conclusiones detalladas de estas jornadas técnicas sobre la gaviota de Audouin en el mar de Alborán pueden ser consultadas en el siguiente enlace:

https://guelayaecologistasenaccion.com/2019/06/05/conclusiones-de-las-jornadas-tecnicas-sobre-gaviota-de-audouin-en-el-mar-de-alboran-celebradas-en-melilla-el-13-14-de-mayo-de-2019/

pico rojo en zec de aguadú

 

Se celebra la I Jornada Técnica sobre la conservación de la gaviota de Audouin en el Campus de Melilla de la Universidad de Granada

Posted on

    • La Facultad de Educación y Deportes alberga las Jornadas que se realizarán en la mañana del martes 14 de mayo que han sido organizadas por Guelaya Ecologistas en Acción.

     
    • Ha confirmado su presencia personal técnico del Ministerio de Transición Ecológica, de la Junta de Andalucía, de las ciudades de Ceuta y Melilla y de SEO/BirdLife.


El declive poblacional de la gaviota de Audouin en el mar de Alborán, en especial en su colonia histórica de las islas Chafarinas, ha encendido las alarmas de los equipos de seguimiento que trabajan con esta especie en la Demarcación marina Estrecho Alborán, donde las Estrategias marinas aprobadas hace seis años señalaban la falta de cumplimiento del objetivo de buen estado ambiental para esta especie, que mantenía en Chafarinas alrededor de 3.500 parejas.


El objetivo ambiental de mantener en Chafarinas al menos el 70% de la población de referencia, 3.500 parejas, que era dudoso hace seis años, ahora ya no es nada dudoso: la población de Chafarinas se ha desplomado y actualmente se estima tenga alrededor de 200 parejas.

 
A las jornadas asiste un miembro del personal técnico vinculado con estrategias y planes de conservación nacionales, Isabel López Pérez, S.G para la Protección del Mar (MITECO).

Igualmente asistirán los miembros del equipo de seguimiento de la colonia de la Isla de Alborán (Almería), Juan Carlos Nevado Ariza, Jefe del Dpto. de Geodiversidad y Biodiversidad, Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía,  y Mariano Paracuellos Rodríguez, del Programa de Emergencias, Control Epidemiológico y Seguimiento de Fauna Silvestre de Andalucía, Agencia de Medio Ambiente y Agua, Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

El declive de Chafarinas ha traído un nuevo mapa en el mar de Alborán que se está dibujando con la aparición hace seis años de colonias de gaviota de Audouin en las ciudades de Ceuta y Melilla, mientras la colonia del peñón de Tierra, en Alhucemas, se ha reducido a su cuarta parte. Las consejerías de Ceuta y Melilla han sido invitadas igualmente.


Los equipos que realizan el seguimiento de la especie son miembros de SEO-Ceuta, con la presencia de Joaquín Pérez, y de SEO-Melilla, con Francisco Pérez y Diego Jerez. SEO/BirldLife ha sido igualmente invitada, al igual que el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, por lo que contamos con la presencia de Jorge Fernández Orueta, responsable de Cooperación Internacional de SEO/Birldlife.


La dimensión internacional de la gaviota de Audouin deriva de una doble realidad; por un lado, la mayoría de la población de esta gaviota nidifica en territorio español, por lo que su declive es una responsabilidad internacional para España, como especie catalogada como vulnerable en nuestro Catálogo, y por tanto, con condición legal de protección. Por otro lado, la especie también está presente en otros países del Mediterrráneo occidental, en el norte de África, y recientemente, en aguas atlánticas de Portugal, y realiza migraciones que la llevan por la costa africana atlántica hacia el sur hasta Senegal y Gambia.


Por eso cobran importancia en el contexto del mar de Alborán las nuevas colonias, que apenas solucionan el declive porque no llegan sumando sus efectivos a los de la isla de Alborán, gestionada por la Agencia de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, y ni siquiera alcanzan la población nidificante de los años 80, cuando la colonia de Chafarinas albergaba el 60% de la población mundial de la especie.

El problema está encima de la mesa; ahora de lo que se trata es de conocer cuáles son las estrategias y los planes que existen, o deben existir, para garantizar el conocimiento suficiente sobre la evolución de la especie en el mar de Alborán, y si la misma situación está ocurriendo en el resto de colonias españolas de las distintas demarcaciones marinas, para poder tomar decisiones sobre las medidas que habrían de adoptarse para garantizar la conservación de la especie, tanto en el ámbito regional (el mar de Alborán) como nacional e internacional.

La gaviota de pico rojo saca adelante dos colonias en Melilla a pesar del ligero aumento de gaviota patiamarilla

Posted on Actualizado enn

  • Se mantienen dos colonias en Melilla con 369 nidos.

  • En julio han volado al menos 212 pollos

  • Las medidas adoptadas en la colonia del vertedero de inertes han sido positivas porque han permitido que más de 100 pollos estén volando ya.

El grupo de ornitólogos de Guelaya Ecologistas en Acción y SEO/Birlife que han realizado el seguimiento de las colonias de gaviota de Audouin, conocida en Melilla como la gaviota de pico rojo, da por terminado el seguimiento de las colonias, que han sido observadas todo el año.

En invierno no se observan muchas gaviotas de esta especie en Melilla, pero a partir de febrero empiezan a llegar de sus áreas de invernada y en marzo están ocupando las colonias.

Este año comenzó con la mala noticia de la desaparición de la colonia del dique sur. De esta manera, solo quedaba una colonia, la de la Zona de Especial Conservación de Aguadú.

Sin embargo, en abril se comenzó a ver a la especie en las inmediaciones del paseo marítimo de Horcas Coloradas, y tras unos dias de seguimiento se constató que la colonia del dique sur, que el año anterior había tenido enormes pérdidas por diversas amenazas (ratas, gaviotas patiamarillas, asaltos a la valla, pescadores…), se había trasladado al vertedero de inertes.

Finalmente las dos colonias, la más al norte con 226 nidos y la más al sur con 143 nidos, han conseguido salir adelante.

En el caso de la colonia de los acantilados de Aguadú, la principal amenaza era la presencia de nidos de gaviota patiamarilla, ya que esta especie compite con la gaviota de pico rojo por el espacio para instalar sus nidos. Al comienzo de la época de cría, en marzo, había de hecho más gaviotas patiamarillas que de pico rojo en Aguadú.

Quizá como efecto de la campaña de control de gaviota patiamarilla en el ámbito urbano de Melilla y por la instalación de dispositivos en las casas para evitar que las gaviotas pongan nidos en los techos y azoteas de las casas se ha observado un ligero incremento de gaviota patiamarilla tanto en Melilla la Vieja como en los acantilados de Aguadú.

Ante el incremento de gaviotas patiamarillas en Aguadú, la picorojo respondió trasladando algunos cientos de metros sus colonias, evitando la competencia.

La otra colonia, en el vertedero de inertes, con menos presión de la gaviota patiamarilla que solo tiene allí algunas decenas de nidos frente a los casi 100 que tiene en Aguadú, también consiguió sacar adelante más de 100 pollos.

Teniendo en cuenta la ubicación de la colonia y los trabajos diarios que se realizan en el vertedero de inertes, las medidas que se adoptaron para evitar molestias en la colonia han funcionado, permitiendo que la colonia salga adelante.

Acordadas medidas de seguridad para la colonia de gaviotas de Audouin del vertedero de inertes de Melilla

Posted on Actualizado enn

 

  • La colonia mantiene 143 nidos, y más de 300 aves adultas.

 

  • Las medidas de protección adoptadas por la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente se han consensuado con la empresa UTE reciclados Melilla y con Guelaya Ecologistas en Acción

 

Es una buena noticia. Tras el colapso de la colonia del dique sur el año pasado, la gaviota de picorojo, que en 2017 tenía en Melilla tantos nidos como en Chafarinas, se ha trasladado al vertedero de residuos inertes de la ciudad, manteniendo además otra colonia en la Zona de Especial Conservación de Aguadú.

 

En el mes de abril se empezaron a ver grupos de gaviotas en las inmediaciones del vertedero de residuos inertes. El grupo de ornitólogos de Guelaya y SEO/Birlife que hacen el seguimiento de las aves con status de protección legal consiguió identificar desde el exterior del vertedero de inertes un núcleo reproductor contabilizando alrededor de 300 aves adultas.

 

Algunas de las gaviotas que se reproducen en Melilla tienen anillas que pueden leerse a distancia. Gracias a ellas podemos conocer el origen de las gaviotas de picorojo que se están reproduciendo aquí. En concreto, según las anillas identificadas por Diego Jerez, de la Red de Aves Marinas, las colonias melillenses cuentan con ejemplares nacidos en Chafarinas, isla de Alborán, delta del Ebro y Menorca. La más longeva es un ave anillada como pollo en Chafarinas el 29 de junio de 1992, y que 26 años después está reproduciéndose en Melilla.

 

Gracias a las facilidades de la empresa UTE Reciclados Melilla y la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente, titular de las instalaciones, accedimos al vertedero, constatando la presencia de nidos.

 

La gaviota de pico rojo o de Audouin es una especie protegida, por lo que debían adoptarse medidas que ya se han puesto en marcha, con el balizamiento de la colonia, permitiendo el normal funcionamiento del vertedero, que deberá contar con estas medidas hasta mediados de julio.

 

Curiosamente la colonia no se levanta en presencia de los camiones que pasan a poca velocidad por las inmediaciones, pero sí lo hace cuando transitan personas. Las medidas para prevenir el polvo en los meses venideros deberán extremarse, por otro lado.

 

Sin embargo, es necesario realizar un seguimiento de la colonia para comprobar su normal desarrollo, y el efecto de depredadores naturales, especialmente gatos, ratas y gaviotas patiamarillas. Guelaya Ecologistas en Acción hará un seguimiento de la colonia, hasta constatar, ya a finales de junio, el número de pollos que vuelan.

 

Guelaya quiere agradecer a la empresa UTE Reciclados Melilla las facilidades para hacer el seguimiento, y también a la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente, especialmente por el compromiso de redactar un Plan de Conservación de la especie en Melilla, que ya lleva 5 años manteniendo colonias en la ciudad, y ser una vieja aspiración de nuestra asociación.

 

comunicado gaviota

 

 

 

 

La gaviota de Audouin comienza a nidificar en el vertedero de inertes de Melilla

Posted on Actualizado enn

Alrededor de 300 gaviotas de pico rojo o de Audouin (Ichthyaetus audouinii) han comenzado desde hace unas semanas a nidificar en el vertedero de inertes

Proceden de la antigua colonia del dique sur, que este año está abandonada.

Es una buena noticia. Ante la reciente disminución de nidos de gaviota de Audouin en las islas Chafarinas, donde solo quedaban el año pasado 300, las colonias de Melilla cobran una especial importancia para la conservación de la especie en el mar de Alborán, donde se mantiene estable una colonia con alrededor de 800 nidos.

En la costa marroquí solo se conocen algunas decenas de nidos. La aparición de dos colonias hace 8 años en los peñones de Alhucemas, con 800 parejas, también está disminuyendo sus efectivos, ahora solo tiene una colonia.

Miembros del grupo local de trabajo sobre aves de Guelaya están realizando el seguimiento de la colonia y han podido constatar la presencia de nidos en el vertedero de inertes, gracias a la colaboración de la empresa adjudicataria.

Se mantienen por tanto dos colonias de la especie en Melilla. La del vertedero y la de la Zec de Aguadú.

La gaviota de Audouin comenzó a nidificar en la ciudad hace 5 años, estableciendo el primer año una sola colonia, que posteriormente se convirtieron en dos.

La colonia del dique sur el año pasado apenas sacó unas decenas de pollos, de los cientos que eclosionaron. El robo de pollos por embarcaciones del puerto de Beni Enzar, la presencia de ratas, la depredación por gaviotas patiamarillas o incluso un asalto a la valla son las posibles causas que han provocado el abandono de esta colonia.

El origen de las gaviotas que nidifican en Melilla se puede conocer por las anillas de plástico que llevan en sus patas y que se pueden leer con telescopios. Por ejmplo, así sabemos que las gaviotas de Melilla proceden de las islas Chafarinas, de la isla de Alborán y del delta del Ebro, al menos.

La estrategia de la especie en España parece dirigirse hacia el desarrollo de colonias de tamaño pequeño o mediano cerca de puertos, o en los mismos, como en el caso de Tarragona o Castellón, debido a la vinculación que la especie tiene con la pesca para alimentarse.

No ha sido así en el caso del puerto de Ceuta, en donde comenzó a criar pero la falta de medidas de protección provocó el abandono de la colonia, que el año pasado se había instalado en acantilados ceutíes.

La gaviota de Audouin está incluida en la lista de especies amenazadas de España con la categoría de vulnerable. Esa categoría quiere decir que es necesario actuar para evitar que la especie pase a la categoría de “en peligro del extinción”.

Goza por tanto de protección legal, y según lo previsto por la Ley de Patrimonio Natural, como todas las especies vulnerables, debe contar con un plan de conservación (las especies en peligro de extinción, como la Patella ferruginea, requiere planes de recuperación).

Guelaya ha solicitado de la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente la aprobación de estos planes para establecer las medidas de protección oportunas, y mantiene contactos con la consejería con el objetivo de conseguir un plan de conservación para la gaviota de Audouin, ahora más necesario que nunca, ya que las colonias que se iniciaron hace 5 años parece que se están estabilizando con más de 400 nidos, teniendo en cuenta además que la otra colonia de la especie está ubicada en la Red natura 2000, y la disminución de efectivos de la especie en las islas Chafarinas.