contaminación marina

La Patella ferruginea de Melilla quedó afectada por el vertido de combustible del 18 de julio por la falta de respuesta de todas las Administraciones públicas de la ciudad

Posted on Actualizado enn

  • El Plan territorial de Contingencia contra la contaminación marina ni se ha aprobado ni tiene director que lo active Melilla.

 

  • El borrador del plan presenta como grave deficiencia no considerar vulnerable la costa melillense por la presencia de la segunda mayor concentración de Patella ferruginea del mundo.

 

  • Guelaya Ecologistas en acción exige un periodo de información pública para que las entidades públicas y privadas interesadas podamos subsanar las deficiencias del Plan antes de que se apruebe el actual borrador que no aparece publicado en el BOME.

 

El vertido de combustible que llegó a las playas de Melilla el 18 de julio entró en contacto con la población de Patella ferruginea, contaminando todo lo que hay en la franja infralitoral donde se alimentan las lapas.

 

El instrumento del Estado-autonomía-municipio-costa local que debía evitarlo no funcionó porque no está activado. Una vez más Melilla es la última de la fila en dotarse de instrumentos que coordinen a todos los niveles las autoridades en defensa no solo de las personas y de los bienes sino también del medio ambiente.

 

Guelaya denuncia públicamente que la defensa del medio ambiente no se cumplió el 18 del julio en Melilla porque desde la aprobación del  RD 1695/2012 las autoridades locales han vuelto a pecar por omisión en sus obligaciones en varias legislaturas pasadas.

 

No es posible que un plan que en Ceuta se aprobó en 2013, en Andalucía en 2008 y que en Galicia se ha actualizado en 2015, no se haya aprobado en Melilla todavía, a pesar de estamos en el marco de la demarcación marina Estrecho Alborán, la que mantiene un tráfico marítimo de más de 300 buques diarios, en el mismo país donde ocurrió el desastre del Prestige.

 

Lo que es una obligación en defensa de personas e instalaciones, tenemos que recordar que también lo es en el caso de la protección del medio ambiente y de las especies que legalmente deben ser protegidas, como los centenares de Patella ferruginea que se han censado en los espigones del paseo marítimo y las 25.000 de la escollera exterior del puerto que dependen de los kilómetros de barreras flotantes que la autoridad portuaria tenga en Melilla.

 

El plan territorial que abarca toda la costa debe incluir la vulnerabilidad que tiene el puerto de Melilla, con varios kilómetros de escollera con la mayor densidad medida hasta ahora de Patella ferruginea por m2, con independencia de que el plan de contingencia ante la contaminación marina del puerto de Melilla lo señale.

 

Siendo la contaminación marina una de las tres causas de extinción de la Patella ferruginea, y no existiendo en Melilla todavía el obligado Plan de Recuperación que como especie protegida en peligro de extinción le corresponde desde 2010, no estaría de más que desde las autoridades públicas existiera alguna iniciativa visible en defensa de la Patella ferruginea.

 

Del marisqueo y la recolección de Patella ferruginea ya existe un proyecto de concienciación financiado por la Fundación Biodiversidad y que Ecologistas en acción desarrolla en todos los lugares donde está presente la especie, y que ya ha tenido una primera actividad en Melilla a cargo de Guelaya pidiendo el apoyo de los pescadores desde la Federación melillense de pesca. Confiamos en el compromiso de la Consejería de aprobar un reglamento de pesca este año.

 

Patella ferruginea en espigones portuarios

 

Guelaya inicia la campaña “orillas sin colillas” instalando paneles con ceniceros en las playas de Melilla

Posted on Actualizado enn

 

 Guelaya ha iniciado la campaña “orillas sin colillas’, una campaña que promueve la limpieza de playas a través de la instalación de unas estructuras compuesta por tablas de madera reutilizadas que sujetan latas colgadas de cuerdas a modo de ceniceros, del que los fumadores pueden recoger uno de ellos, y una vez utilizados, colocarlos de nuevo para que otro usuario fumador pueda hacer lo mismo. Las mismas estructuras así lo indican con el mensaje “LLÉVALOS, ÚSALOS Y DEVUÉLVELOS”

Se trata de una una iniciativa que aunque en muchos lugares del mundo ya la han llevado acabo, en Melilla es pionera y tiene por objetivo evitar que las colillas acaben contaminando las aguas de nuestras playas y mares.

Cada colilla que se deposita en la orilla puede contaminar hasta 50 litros de agua. Añádele el hecho de que por su composición química tardan desde un año hasta diez en degradarse, lo que provoca daños tanto en los fondos marinos como en las especies que los habitan.

Con estos paneles informativos queremos informar sobre la necesidad de que las personas fumadoras no dejen las colillas en las playas, y hacer reflexionar sobre la repercusión que tiene el abandono de esas colillas en el medio ambiente.

Es muy necesario que los ciudadanos se impliquen en mantener limpias nuestras playas, ya que la contaminación que generan acaba afectando a las especies marinas y acaba formando parte de la cadena trófica.

Esta no será la única actividad; continuaremos colaborando con acciones y proyectos que propicien la concienciación medioambiental de los ciudadanos, y hemos solicitado que la Ciudad Autónoma convoque la comisión de gestión de playas y la inclusión de Guelaya y del resto de organizaciones vinculadas con la protección del medio ambiente costero en dicha comisión para facilitar esta labor de concienciación y protección de nuestro litoral.

En todas las playas hemos instalado el panel a modo informativo del cual cuelgan ceniceros hechos con latas recicladas.

Ahora solo falta que con un pequeño gesto protejamos y cuidemos nuestras playa. ¡No os olvidéis  de devolverlos al panel!

 

IMG-20200628-WA0016IMG-20200628-WA0024

Guelaya se suma a la campaña europea “Salvemos Nuestros Mares”

Posted on Actualizado enn

  • En el Día Mundial de los Océanos Ecologistas en Acción alerta de las amenazas a las que sometemos a nuestros mares.
  • El cambio climático, la contaminación de todo tipo y la sobrepesca están alterando los ecosistemas marinos con consecuencias desconocidas y nuevas amenazas se ciernen en el horizonte, como la minería de aguas profundas.

 

El 8 de junio es el Día Mundial de los Océanos con el que se pretende que, al menos por un día, dirijamos nuestras miradas a este medio que ocupa más de dos tercios de la superficie del planeta, más allá de para ver la belleza de su superficie al observar desde la costa.

Este año, además, es especial en el ámbito europeo puesto que se trata de la última celebración antes de un año clave como el 2020. Existen numerosas directivas entre cuyos objetivos se incorporaron algunas metas de cara a revertir el deterioro que se venía observando en el medio marino.

Una de las leyes cuyos objetivos han de cumplirse y que afecta directamente a la ciudad de Melilla para el 2020 es la Directiva sobre las Estrategias Marinas. Esta directiva estableció como objetivo del conjunto de paises de la Unión Europea que todos los mares debían alcanzar el Buen Estado Ambiental para dicho año. Para ello existen diversos parámetros que se están monitorizando: desde la biodiversidad hasta la basura marina, parámetros naturales y ecológicos y los que miden los impactos causados por la actividad humana. Por desgracia los últimos informes dicen que estamos lejos de cumplir los objetivos marcados. “Unos mares sanos son una garantía de resiliencia ante amenazas que no podemos parar como el aumento de la temperatura del mar; cuanta menor polución haya en nuestros mares, cuantos más peces contengan, más preparados estarán para afrontar los cambios asociados al cambio climático o a eventos extremos” ha asegurado Eneko Aierbe portavoz del Área Marina de Ecologistas en Acción.

Guelaya Ecologistas en Acción ha llamado la atención recientemente sobre la pérdida de biodiversidad en la demarcación marina Estrecho Alborán, especialmente por la disminución de gaviotas de Audouin.

Además de la pérdida de biodiversidad el problema de las basuras marinas y especialmente de los plásticos sigue latente en Melilla. Las continuas limpiezas de playas que se realizan por una diversidad de entidades y organizaciones así lo atestigua. Es hora de empezar a plantear medidas preventivas para que las basuras no lleguen al mar.

Es cierto que por medio de esta directiva se ha avanzado en el conocimiento y en la medición de las amenazas a las que nuestras actividades someten a los mares, pero creemos que no es suficiente. Con el tiempo transcurrido desde su aprobación, debería haberse avanzado más, sobre todo, teniendo en cuenta que ambas leyes tienen objetivos de obligado cumplimiento para el 2020.

Es por ello que Ecologistas en Acción ha decidido sumar sus fuerzas a otras 17 organizaciones europeas con el objetivo de recabar el máximo número de firmas para que los ministros de Pesca y Medio Ambiente europeos tomen las medidas oportunas para que el año 2020 puedan cumplirse los objetivos fijados en las distintas normas.

“Salvemos Nuestros Mares”, así es como se denomina la campaña, a la que animamos a todas las personas preocupadas por los océanos a sumarse. Puedes firmar en la siguiente dirección: http://labur.eus/salvemos-mares. Esperemos que el 8 de junio de 2020 podamos hablar de la belleza que atesoran nuestros océanos.

pareja anillada vertedero melilla 11.5.18
Pareja de gaviotas de Audouin anilladas