Universidad de Granada en Melilla

“La lapa que da la lata”, una exposición sobre una especie marina en peligro de extinción que se queda en Melilla

Posted on Actualizado enn

  • Más de 1000 estudiantes de Melilla están viendo la exposición en los tres centros donde se ha expuesto.
  • Guelaya agradece a las autoridades educativas del MEC y al CAMPUS de la UGR el apoyo recibido para la divulgación de la campaña en Melilla a pesar de las dificultades que los centros educativos han tenido que salvar.
  • El COVID-19 no ha permitido que todos los centros de la Ciudad puedan acceder a esta exposición y a las charlas informativas, pero Guelaya, como entidad territorial de Ecologistas en Acción, asegurará el acceso a todas las personas y centros interesados en cuanto sea posible.

De la mano de Guelaya-Ecologistas en Acción, llegó a Melilla esta exposición itinerante, fruto de una campaña de Ecologistas en Acción, centrada en la lapa ferruginosa (Patella ferruginea), una especie endémica del Mediterráneo con presencia en nuestras costas y que se encuentra en serio peligro de extinción.

La exposición comenzó su andadura en nuestra ciudad en octubre, en el IES  Virgen de la Victoria (Jardín Valenciano), que supo romper el fuego entre los centros melillenses que ya contaban con la autorización de la UPE del MEC, a lo que siguió la exposición en el centro de Personas Adultas Carmen Conde Abellán.

Como tercer evento, y no será el último, la exposición se encuentra en estos momentos en el Campus de Melilla de la Universidad de Granada. En la exposición se observan todas las medidas de seguridad necesarias para la prevención del contagio de COVID obligatorias que rigen en el centro. Todavía está pendiente el IES Miguel Fernández a la espera de recibir al exposición, lo que será posible cuando Guelaya concrete las fechas con el centro educativo.

Las especiales condiciones del inicio del curso en Melilla, con el desdoble de turnos, propició una retraso en las fechas previstas para la exposición, que no pudo comenzar a ser vista hasta finales de octubre, motivo por el cual la programación lleva un mes de retraso. Esto se va poder resolver al quedarse la exposición en Melilla custodiada por Guelaya, por lo que podrá seguir siendo vista después de terminar el 30 de noviembre la campaña propiamente dicha.

La campaña “La lapa que da la lata” cuenta con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica, a través del Programa pleamar, cofinanciado por el FEMP, y pretende concienciar del peligro que sufre esta especie abocada a desaparecer si no se la cuida y protege.

La lapa ferrugínea es una especie marina desconocida por gran parte de la población en general a pesar de ser una de las mayores lapas europeas. Presenta una concha muy característica, con unas fuertes costillas radiales muy gruesas y con los bordes festoneados, además de una característica mancha anaranjada en su interior que le da nombre.Todas estas curiosidades y más se pueden descubrir en esta exposición, cuyo fin es el de concienciar de la importancia de la recuperación, cuidados y protección de especies marinas amenazadas como esta lapa.

Los peligros que han llevado a la lapa ferruginosa al borde mismo de la extinción son la transformación y destrucción del litoral y la consecuente pérdida de su hábitat, así como la contaminación y la recolección ilegal con destino a la cocina o al coleccionismo, actividades todas muy presentes en nuestras costas.

Charla de Javier Andaluz sobre el Clima en la UNED.

Posted on Actualizado enn

 

  • Javier Andaluz, responsable del área confederal de Clima de Ecologistas en Acción, impartirá una conferencia el jueves 18 a las 19 h en el aula 10 de la UNED.
  • Todas las personas están invitadas a la conferencia que inaugura las actividades conjuntas de la Semana Europea de Movilidad organizadas por la Ciudad Autónoma y las entidades sociales Rebelión por el Clima, Guelaya y Melilla ConBici.
  • El Salón de Actos del Campus de la UGR albergará un encuentro de estudiantes con el activista por el Clima a las 12 h. al que están invitadas igualmente todas las personas interesadas.

 

 

En una situación de emergencia climática como la que vivimos, la Semana Europea de Movilidad no podía dejar de recordar que la movilidad sostenible que prioriza los desplazamientos caminando, en bicicleta y en transporte público son una parte de la solución del problema.

Javier Andaluz es responsable del área de Clima de Ecologistas en Acción, que junto a la organización internacional “2020 we rise UP” forma parte de la Alianza por el  Clima, donde se reúnen hasta 300 organizaciones que apoyan la huelga mundial por el Clima el próximo 27 de noviembre.

La vinculación de la emergencia climática al transporte y a la movilidad es evidente en Melilla. La petición que las organizaciones sociales hemos realizado en Melilla a la Asamblea de la Ciudad Autónoma sobre la declaración de la emergencia climática va acompañada por un diagnóstico de las fuentes principales en nuestra ciudad de la crisis climática.

En primer lugar, la principal fuente de contaminación atmosférica, no solo causante de la crisis climática sino también de problemas de salud pública, es la produccción de electricidad, concretada en Melilla en las instalaciones de ENDESA, que utiliza el combustible fósil más contaminante, el fuel, con tecnología diesel y que es líder en contaminación atmosférica en España en cuanto al sector energético.

En nuestra situación, la sustitución de los vehículos de combustión por coches eléctricos supondría un aumento de la contaminación “diesel” en Melilla, por lo que con esta tecnología los avances del coche eléctrico en Melilla pueden calificarse como negativos. 

Ahora que la producción de electricidad utiliza en España un 4.5% menos a partir de combustibles fósiles, por el aumento de las fuentes renovables, en Melilla seguimos dependiendo de los combustibles fósiles más contaminantes.

El transporte es el sector más emisor en España con más del 26% del total, sin incluir el transporte aéreo y marítimo que haría incrementar esa cifra a un 32%. El uso de vehículo privado y de transporte por carretera son las principales fuentes de emisión en el sector.

Si tenemos en cuenta que miles de desplazamientos diarios se realizan en nuestra ciudad con un porcentaje superior al 50% en vehículo privado  frente a otros modos más sostenibles de movilidad podremos entender la importancia de una movilidad sostenible que debe reducir sus emisiones al menos un 7% anual durante los próximos 10 años para llegar a cumplir con los objetivos firmados en la cumbre de París, siguiendo criterios científicos.

Y al transporte terrestre en Melilla tenemos que añadir el marítimo y el aéreo, y en ambos casos Melilla no puede mirar para otro lado porque no puede evitar ninguno de los dos.

Tras las disminuciones de emisiones provocadas en el sector energético en España, aunque en Melilla no sea así, el sector del transporte es el que mayor contribución tuvo en 2018 en el inventario de emisiones nacional.

Nos toca recordar a la ciudad autónoma que la declaración de emergencia climática es urgente, porque incluye el compromiso de reducción de las fuentes contaminantes locales.

A las personas nos toca caminar más, ir en bici o usar el transporte público, y de eso va la Semana Europea de Movilidad, de que se anuncien avances en movilidad sostenible a favor de la seguridad vial y accesibilidad de las personas, para facilitar lo que es ya inevitable, la movilidad urbana sostenible segura y accesible para todas las personas.

 

javier andaluz