Ozono

Informe sobre Contaminación por Ozono en 2021: resultados para Melilla

Posted on Actualizado enn


La Ciudad de Melilla es la única zona de España que todavía carece de
mediciones fijas de ozono
• Las escasas mediciones de la estación móvil en diversos puntos de la ciudad
registran por segundo año consecutivo una fuerte caída de los niveles de este
contaminante.
• La Ciudad ha contratado la adquisición de los equipos pero no ha licitado el
contrato de la empresa que los gestione por lo que hasta dentro de medio año
no podremos contar con información diaria sobre calidad del aire

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos entre el 1 de
enero y el 31 de octubre de 2021 en 480 estaciones oficiales de medición de ozono
repartidas por todo el territorio español, entre ellas la estación móvil de Melilla.


El ozono es un contaminante muy complejo, que no tiene una fuente humana directa
sino que se forma en la superficie terrestre en presencia de radiación solar por la
combinación de otros contaminantes denominados precursores, emitidos por el
transporte (en especial los vehículos diésel), las centrales termoeléctricas, ciertas
actividades industriales o la ganadería intensiva. Se trata por tanto de un contaminante
secundario que en verano afecta a las áreas suburbanas y rurales influenciadas por la
contaminación urbana e industrial.


El ozono troposférico sigue siendo el contaminante atmosférico que año tras año afecta
a más población y territorio, y el más estrechamente ligado al cambio climático, por su
relación con las altas temperaturas. Como en 2020, durante 2021 sus niveles se han
reducido de forma importante, interrumpiendo la tendencia estacionaria o al alza de los
últimos años, como consecuencia de la drástica disminución de las emisiones de sus
contaminantes precursores en la industria y el transporte, por efecto de la crisis de la
COVID-19.


Para la elaboración de informe en Melilla, sólo se ha dispuesto de los datos de la
estación móvil ubicada consecutivamente en el Parque Hernández, el Embalse de
Rostrogordo y el Campus de Melilla, entre los meses de marzo y julio, con una captura
de datos muy inferior a la mínima establecida legalmente, aun considerando agregados
los tres emplazamientos.


A pesar de que la Ciudad contrató la adquisición de los equipos, éstos tendrán que
esperar a que salga a licitación el contrato con la empresa que tiene que usarlos, porque
ha faltado personal en la Consejería para redactarlo por lo que los mnelillenses
tendremos que esperar todaqvía medio año para poder conocer la calidad del aire que
respiramos.

La contaminación por ozono debe abordarse como un problema sanitario de primer
orden. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, causa cada año entre 1.500 y
1.800 muertes en el Estado español. Las personas más afectadas son niñas y niños,
personas mayores, mujeres embarazadas y quienes padecen enfermedades
cardiorrespiratorias crónicas. El coste sanitario y laboral de la contaminación por ozono
fue de 5.000 millones de euros en 2013, un 0,33 % del PIB español, según el Banco
Mundial, sin considerar los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas
naturales.


Las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire por ozono son
la disminución del tráfico motorizado, la adopción de las mejores técnicas industriales
disponibles, la sustitución de los disolventes orgánicos por agua, el ahorro y la
eficiencia energética y el apoyo a las energías renovables. También es necesario ampliar
el Área de Control de Emisiones acordada para el Mar Mediterráneo, penalizar
fiscalmente a los vehículos diésel y una moratoria para las grandes explotaciones
ganaderas intensivas.

La crisis de la COVID-19 ha demostrado que la reducción estructural del transporte y la descarbonización de la industria son las mejores herramientas para mejorar la calidad
del aire que respiramos, en las ciudades y en las zonas rurales, también en el caso del
ozono. La dramática situación creada por la pandemia viene a corroborar que la
reducción de las emisiones de precursores sí es efectiva para combatir la contaminación
por ozono.


Informe completo y resumen: «La información por ozono en el Estado español durante el 2021»