Guelaya participará en el proceso de participación pública para la elaboración del Plan Estratégico de la Ciudad.

Posted on

  • Propone un diagnóstico ambiental como tercera pata de la sostenibilidad, junto al diagnóstico económico y social, para considerar sostenible al Plan Estratégico.


Como una oportunidad ven los ecologistas la participación en el nuevo Plan de
estratégico de la Ciudad porque permitirá al menos intentar corregir algunos de los
errores cometidos en el anterior, en donde el medio ambiente no fue considerado un eje
transversal.


En el anterior Plan las entidades sociales que no eran empresariales o sindicales no
fueron invitadas a las Jornadas de clausura en el Melilla Puerto, ni fueron informadas de
las conclusiones que se presentaban para su aprobación, ni siquiera las recibieron
después de aprobadas, demostrando que se trataba en el fondo de un plan económico
que evitaba considerar el contexto de emergencia climática y las obligaciones que ellos
conlleva en término de objetivos de reducción de emisiones.


En el caso de Guelaya, que fue invitada a participar “por su perfil” a dos grupos de
trabajo de los 8 que se constituyeron, si recibió el acta de las reuniones en las que
participó, pero no las restantes.


La estructura que se eligió de grupos de trabajo fue esta: 1) Metabolismo urbano; 2)
Regeneración urbana; 3) Bienestar social; 4) Nuevo modelo productivo; 5) Salud
ecológica del territorio; 6) Conectividad; 7) Relaciones con el entorno territorial con
Marruecos; 8) Turismo.


Con esa distribución de debates, es difícil apreciar como el medio ambiente atraviesa, o
si se prefiere, hace eje transversal que constituye una de las tres patas clásicas de la
sostenibilidad, es tratado en combinación con las otras patas de lo social y económico,
aunque perfectamente podríamos añadir la cuarta pata de lo cultural.


Por ello los ecologistas proponemos que la situación global de emergencia climática de
la que se desprende los compromisos del Estado español con los acuerdos de París, la
Europa verde, y la declaración de emergencia climática aprobada en la Asamblea de la
Ciudad, permitan una estructura de los debates en donde lo ambiental sea influyente en
el modelo productivo, que hasta el momento se basa en el cemento y el hormigón, en el
modelo energético, en la ordenación del territorio y en la apuesta por
megainfraestructuras faraónicas que pueden colapsar la inversión pública en una ciudad
que todavía tiene en obras el hospital universitario y muchos centros docentes
pendientes de construir.


El Plan Estratégico debe ser sostenible, y por ello debe pensarse que lo económico no
puede dirigir el futuro de la ciudad si no se encuadra en un proyecto ambientalmente
sostenible y socialmente justo, por ello no solo tendrá que basarse en la promoción de
los servicios públicos que tanto necesitamos, sino que tendrá que pasar finalmente una
evaluación ambiental ordinaria por lo que es mejor considerar desde el inicio a la
situación de emergencia climática como una dimensión básica para el conjunto del Plan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.