Melilla sigue abandonada ante la contaminación acústica

Posted on Actualizado enn

· La declaración del Consejero pone de manifiesto su irresponsabilidad ante el derecho de las personas a vivir en una ciudad sin contaminación acústica.

Este verano el consejero de Medio Ambiente realizó unas declaraciones afirmando que la acústica de la ciudad está dentro de los parámetros normales, confirmando con ello ignorar los problemas de contaminación acústica que arrastra la ciudad de Melilla y de los que la consejería es responsable, ya que las personas de Melilla somos merecedoras del derecho a un medio ambiente sano, y la contami-nación acústica, más que una molestia, es una fuente de enfermedades y deterioro de la calidad de vida y por tanto un problema de salud pública.

En Guelaya la contaminación acústica es un viejo caballo de batalla que ya en 2011 provocaba nues-tra denuncia pública, al igual que hemos hecho este verano con el campeonato de motocross, aunque hay otras cuestiones que criticar en este caso y no solo el ruido.

Desde entonces Guelaya ha trabajado para denunciar, dialogar y proponer soluciones que pasaban por cumplir la normativa ambiental sobre ruidos, que se cerraba en 2021 tras un largo paréntesis de 9 años en el que dos Gobiernos han participado.

En enero de 2021 Guelaya recibió la confirmación de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibi-lidad sobre la aprobación de la zonificación acústica, Plan de acción y actualización de la normativa en Melilla, en respuesta al escrito de alegaciones presentado por los ecologistas ante los presupuestos de la Ciudad. La publicación en el BOME de la Ciudad el 26 de febrero de 2021 cerraba un trámite iniciado por el anterior Gobierno 9 años antes con la publicación del mapa estratégico de ruido de la Ciudad Autónoma de Melilla encargado a la empresa CECOR.

En 2014 Guelaya criticaba la demora en el estudio y redacción del mapa de ruidos de Melilla. En 2016 junto a Melilla ConBici recordamos los 4 años de retraso del mapa de ruidos (desde la contrata-ción del estudio), algo que la Consejería debería haber hecho en ese momento por imperativo legal derivado de la nueva Ley de ruidos y sus reglamentos, que no han sido actualizados en este momento en Melilla. En 2020 Guelaya denunciaba el uso de los sopladores en el Parque Hernández, tanto por el daños a la biodiversidad urbana, como por el ruido que afecta a os vecinos y vecinas del barrio y todas las personas que cruzan el parque por la mañana.

La situación actual con respecto al ruido en Melilla es la siguiente:

Se mantiene la Ordenanza de protección del medio ambiente por ruidos y vibraciones (2001), que quedó obsoleta en 2003, fecha de publicación de la Ley de ruidos.

El diagnóstico actual sobre incumplimientos o superaciones de los niveles máximos de ruido permiti-dos es el siguiente: “En todas las zonas de evaluación seleccionadas, la adición de focos sonoros más significativos de cada estudio conlleva unos niveles de ruido globales por encima de los Objetivos de Calidad Acús-tica definidos para áreas urbanas existentes la zonificación acústica particular que corresponda a cada caso.”

Si se realiza ante la policía local una denuncia por los sopladores del parque Hernández como ha he-cho Guelaya, la respuesta es que la policía local no tiene capacidad técnica para ese tipo de denuncia porque no tiene aparato de medición, y solo podría señalar si el ruido denunciado se aprecia como molesto, sin medir los decibelios que la fuente sonora emite.

Si se denuncia ante la consejería de Medio Ambiente, como de hecho a hecho Guelaya, y se pide que se realicen mediciones, la consejería opta por el silencio y no contesta.

Si se trata el asunto de los sopladores en el despacho del Consejero y se solicita que medie con la empresa Tahler para que cambie los sopladores actuales por otros eléctricos y silenciosos como hizo Valoriza en la limpieza de la vía pública el Consejero contestó que por supuesto que hablaría con Tahler para que cambiaran a sopladores eléctricos, pero pasaron los años sin ningún cambio.

En definitiva, al igual que en otros problemas ambientales, presentar alegaciones, dialogar con el Consejero de Medio Ambiente, presentar denuncias públicas en los medios de comunicación o vía registro electrónico no funcionan con este Consejero, motivo por el cual creemos necesario una res-puesta más contundente de la sociedad civil a la que estamos obligados una vez más por la irrespon-sabilidad del Consejero que no solo no aporta soluciones sino que desconoce los problemas que afec-tan a las personas de Melilla en el ámbito de sus competencias.

Mapa estratégico de ruidos de Melilla señalando en rojo excesos de ruido en el centro

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.