dióxido de nitrógeno (NO2)

Covid19 y medio ambiente en Melilla. 2.Promover las modalidades sostenibles de desplazamiento alivia la alerta sanitaria, ahorra dinero público y beneficia al medio ambiente

Posted on Actualizado enn

  • Dejar el coche aparcado beneficia a toda la sociedad.

 

  • Un menor uso del coche privado reduce el número de víctimas de tráfico pero no fue así el año pasado en Melilla.

 

  • Menos coches quiere decir mejorar la salud colectiva, disminuir los gastos sanitarios y mejorar la calidad del aire. Es el  momento de apostar por la modalidad sostenible  y aplicar las medidas del PMUS

 

  • La Ciudad debe apostar ahora por el plan de movilidad urbana y promover desplazamientos sostenibles desarrollando los corredores peatonales y para bicicleta y manteniendo a la COA y a los taxis como transporte público.

 

Los datos

 

Durante 2019 se registraron un total de un total de 371 accidentes de tráfico con víctimas, 21 más que en 2018, más del triple de afectados actualmente en la ciudad por coronovarinus. En 2018, sin embargo, el tráfico provocó tres fallecimientos, uno más que los actuales fallecidos por el coronovirus y esperamos que así se quede esa dramática estadística.

 

Sin embargo, el consumo de combustible en la ciudad viene disminuyendo en los últimos años, especialmente en el caso del gasoil, en parte por la disminución de actividad económica y comercial en la ciudad, que implica transporte interno de mercancías, y en parte por la tendencia del mercado a comprar menos coches diésel.

 

Sin embargo, esta disminución del consumo de combustible no ha venido acompañada de una disminución de víctimas del tráfico, que pueden significar incuso más fallecimientos anuales y más víctimas. El gasto sanitario que viene acompañado del tratamientos de las víctimas también es importante.

 

En el mes de marzo se ha detectado una disminución de combustible en gasolineras del 27%, aunque el dato del mes de abril servirá mejor para valorar la disminución del uso de coche privado en la ciudad. La disminución del consumo de combustible sí está mejorando la calidad del aire con una disminución de las emisiones contaminantes, especialmente en NO2. La disminución de contaminación atmosférica disminuye a su vez la letalidad del coronovarius.

 

Desgraciadamente la Ciudad no tiene información que ofrecer sobre porcentaje de disminución de tráfico en la ciudad.

 

Faltan datos. Guelaya los ha solicitado, porque el cálculo de la policía local que se utilizó para el diagnóstico del plan de movilidad urbana es de hace casi 2 décadas. Tenemos un plan de movilidad pero no se está evaluando y tampoco se está calculando el porcentaje de disminución de tráfico rodado como efecto del coronavirus.

 

Los datos sobre desplazamientos internos del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana no permiten comparar los datos de Melilla con otras provincias desde el 15 de marzo ni distinguen desplazamientos en coche, en bicicleta o andando.

 

En Melilla se ha reducido entre un 49% y un 63% el tráfico. En la mayoría de ciudades se ha reducido entre un 50% y un 60%, como por ejemplo Badajoz, Teruel o Pontevedra. Provincias con poca población con menos desplazamientos que Melilla también las hay, como Ávila o Segovia. Ciudades grandes intermedias como Sevilla, Zaragoza Valencia presentan reducciones más frecuentes entre -60% y 70% sobre todo la primera quincena de marzo. En ciudades grandes como Madrid y Barcelona disminuyen más los desplazamientos, hasta -84 y -81 con la mayoría de los días con reducciones de 70% o más, sobre todo la primera quincena de marzo.

 

En general los datos muestran una relación entre el tamaño de la población y los desplazamientos. La conclusión principal es que la reducción de desplazamientos es mayor en las grandes ciudades, pero estos datos no diferencian desplazamientos en coche, COA, caminando o bicicleta.

 

El PMUS incluye las medidas que hay que promover para disminuir el uso del coche privado, algunas a coste 0, está aprobado ya y cuenta con un Pacto por la Movilidad que lo apoya. No se entendería que ahora en pleno confinamiento no se promuevan los corredores peatonales y ciclistas para aumentar los desplazamientos sostenibles.

 

No terminar el itinerario ciclista ya comenzado por los “Altos de la Vía” o no preparar el PGOU para promover los itinerarios que van a las barriadas del norte y oeste de la ciudad sería  imperdonable.

 

También por estos motivos Guelaya Ecologistas en Acción hace un llamamiento a las personas de Melilla para promover la movilidad sostenible en tiempos de coronavirus y a sumarse a la acción global del viernes 24 a la 22 h que se desarrollará en todo el mundo para protestar por la inacción política ante los problemas que nos afectan a todas las personas.

 

bici confinada

 

 

La contaminación por NO2 disminuye en Melilla un 91 % con el estado de alarma, confirmando las tendencias de 24 ciudades españolas, según el informe de Ecologistas en Acción

Posted on Actualizado enn

  • Desde Ecologistas en Acción lamentamos que los buenos datos de contaminación sean debidos a la presencia en nuestras vidas de un virus indeseado.

 

  • Los datos apuntan a que el mayor responsable de la contaminación por NO2 es el tráfico, sin menospreciar la contaminación de Endesa y de la incineradora.

 

  • La ubicación de los equipos de medición en el almacén municipal no permiten sacar conclusiones definitivas sobre la contaminación que respiran los melillenses en términos absolutos pero aporta datos sobre la contaminación “de fondo”.

 

El jueves 2 de marzo se presentó en público el estudio sobre calidad del aire que Ecologistas en Acción había realizado en 24 ciudades españolas, con la conclusión principal de que la reducción drástica del tráfico se está traduciendo en una mejora sin precedentes de la calidad del aire. La organización ecologista, como hemos señalado ya en nuestra ciudad, subraya que esta reducción de la contaminación se ha producido en el marco de una situación extrema, en absoluto deseable, que está provocando muertes y graves problemas a muchísimas personas.

 

Guelaya ha realizado un estudio comparativo de las concentraciones de NO2 en Melilla en la segunda quincena de Marzo de 2019 y 2020, con datos de la Consejería de Medio Ambiente y Sostenibilidad, que cuenta con las limitaciones de los datos disponibles en nuestra ciudad (un año) frente a los de la mayoría de ciudades españolas capitales de provincia (una década en el estudio de Ecologistas en Acción).

 

Melilla tiene tres fuentes de contaminación atmosférica: Endesa, la incineradora (REMESA) y el tráfico. Los datos de consumo eléctrico en Melilla, que ya hemos solicitado junto con otros datos ambientales a la administración a través del portal de transparencia, suponemos que se han mantenido estables independientemente  del estado de alarma, debido a la falta de industria en nuestra ciudad.

 

Si la contaminación de ENDESA se mantiene constante estos días, con previsible desaparición de picos debido a la falta de desplazamientos laborales,  y la producción de residuos que se incineran se mantiene constante, o a lo sumo con una  ligera disminución, ya que las necesidades básicas de consumo están cubiertas, y los residuos comerciales no se  incineran,  la disminución de NO2 hay que atribuirla al descenso del tráfico, único factor contaminante que ha visto reducida su “actividad” de forma significativa como consecuencia de la emergencia sanitaria.

 

Es importante aclarar que, para hacer un estudio riguroso, sería preciso comparar los valores de marzo de 2020 con la media de marzo de varios años anteriores, no sólo de 2019, ya que hay factores, sobre todo los meteorológicos, que pueden contribuir a disminuir o aumentar los datos numéricos debido a la diferente dispersión de la contaminación que produzca un viento de levante, de poniente, o unos días de lluvia. Llama la atención que la ciudad no ofrezca en ese sentido información tan decisiva.

 

Estos días en los que España está observando con estupor cómo aumenta sin cesar el número de muertos por el COVID 19 y en los que superar la cifra de 10.000 fallecidos nos ha parecido una auténtica tragedia, quizás sean adecuados para recordar que, según el Instituto de Salud Carlos III, institución de gran prestigio que es, por ejemplo, la encargada de validar los test rápidos de detección que nos mandan desde China, la contaminación atmosférica es la causante en nuestro país de una media de 10.000 muertes anuales.

 

El  NO2 directamente está relacionado con numerosas enfermedades respiratorias, pero, indirectamente,  es el precursor de otros contaminantes, como el ozono troposférico y de la producción de partículas en suspensión menores de 2,5 micras (PM2,5), las más peligrosas.

 

También queremos resaltar que los datos que se ofrecen en Melilla sobre calidad del aire NO están reflejando la realidad del aire que respiramos en la ciudad, porque la ubicación del equipo de medida, en el extremo sur de nuestro territorio, alejado del tráfico y de ENDESA, más bien parece señalar la llamada “contaminación de fondo”, con posibles interferencias por la influencia de la contaminación procedente del puerto de Nador y del entorno marroquí de la ciudad.

 

Para disponer de datos más representativos, y poder valorar los porcentajes de contribución  de cada fuente contaminante, habría que trasladar el autobús que contiene los equipos de medida a un lugar más sensible a las distintas fuentes. Previsiblemente, se concluiría igualmente que el tráfico es la mayor causa de contaminación atmosférica por NO2, pero tendríamos un análisis más riguroso.

 

Medias NO2

 

 

Ecologistas en Acción presenta su informe anual 2019 sobre contaminación de ozono

Posted on

  • La Ciudad Autónoma de Melilla es la única parte del territorio español sin estaciones fijas de control de la contaminación.

 

  • El Informe anual de Calidad del Aire de Ecologistas en Acción no puede evaluar por ello la exposición de la población y del territorio de Melilla a unos niveles de contaminación que presumiblemente superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.

 

  • El cambio climático y el repunte en la quema de combustibles fósiles mantienen un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, pero también a los cultivos y espacios naturales.

El informe elaborado por Ecologistas en Acción analiza los datos recogidos en casi 800 estaciones oficiales de medición instaladas en todo el Estado español, ninguna de ellas situada en Melilla.

En lo que respecta a nuestra ciudad, entre sus principales conclusiones, el informe destaca:

– La última campaña de medición disponible en 2018 fue realizada en 2013 durante mes y medio en tres puntos de muestreo consecutivos. La ciudad de Melilla debería disponer de una estación de medición fija, ya que los niveles obtenidos en esa campaña rebasaron los umbrales de evaluación superior de partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y ozono troposférico (O3) establecidos en la normativa para indicar esta necesidad.

– Una vez que Ceuta se ha dotado de una estación fija, Melilla es la única parte del territorio español que no dispone de medidores continuos de contaminación, incumpliendo la normativa ambiental.

– Teniendo en cuenta la ubicación en Melilla de una planta incineradora, una central termoeléctrica, un puerto marítimo propio y el de Nador situado muy próximo, junto al continuo trasiego de vehículos a través de la frontera y un parque propio superior a 65.000 automóviles en doce kilómetros cuadrados, no sería extraño que en la ciudad hubiera niveles de contaminación relevantes.

– La contaminación del aire debería abordarse como un problema de primer orden. Cada año se registran hasta 30.000 muertes prematuras en el Estado español por afecciones derivadas de la contaminación del aire, según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA). La información a la ciudadanía no es ni adecuada ni ajustada a la gravedad del problema.

– Los costes sanitarios derivados de la contaminación atmosférica representan al menos 50.000 millones de dólares al año, un 3,5% del PIB español, según el Banco Mundial, sin considerar el coste de los daños provocados sobre los cultivos y los ecosistemas naturales.

– La única forma de mejorar la contaminación del aire en las ciudades es disminuir el tráfico motorizado, potenciando el transporte público, la bicicleta y el tránsito peatonal. También es necesario promover el ahorro energético, adoptar las mejores técnicas industriales disponibles, penalizar los vehículos diésel y declarar un área de control de las emisiones del transporte marítimo en el Mediterráneo como las del Báltico y el Mar del Norte y el decrecimiento del transporte aéreo.

Más información:

Miguel Ángel Ceballos (coordinador del informe), 653 072 277
Jose Cabo (Ecologistas en Acción de Melilla), 649140321

Informe completo y resumen: https://www.ecologistasenaccion.org/?p=96516

 

enddesa