Plan Operativo de los fondos FEDER

COA gratis para que la gente venga al centro SÍ es sostenible. Parking gratis NO es sostenible ni coherente con la reprogramación de fondos FEDER y el PMUS

Posted on Actualizado enn

  • Promover el coche privado, los humos y las colas en el tráfico no es sostenible en una situación de emergencia climática

 

  • Las consejerías responsables del plan de movilidad urbana sostenible deben coordinar transversalmente sus objetivos para promover las modalidades sostenibles de movilidad y transporte.

 

  • A la Unión Europea se le justifica dinero de fondos FEDER para conseguir  la reducción del número de coches utilizados en la zona centro de la ciudad, pero en realidad se promueve lo contrario.

 

  • Los parking gratis ya han demostrado en años anteriores que no son la solución de los problemas del comercio del centro. Los problemas de frontera no se pueden esconder con más contaminación

 

  • EL 43% de la población española no tiene carnet de conducir y muchas personas que lo tienen no tienen coche. El transporte público gratuito es una propuesta de equidad.

 

Los problemas del comercio local no dejan de preocupar a los melillenses. Promover que los consumidores vengan en coche al centro para comprar es una medida inútil para resolver el problema si pensamos que viene aplicándose desde hace años sin conseguir resolverlo. Hay otra medidas como promover el transporte público.

 

Lo que sí produce invitar a los melillenses a venir al centro en coche ofreciendo parking gratis es contaminación, humos y colas.

 

La reprogramación de los fondos FEDER 2014-2020 establece indicadores para evaluar el dinero que se gasta en el plan de movilidad urbana sostenible, que cuenta en el plan con varios millones de euros, alrededor de 5, algo más porque se han visto incrementados debido a la falta de capacidad de gestión para instalar placas fotovoltaicas en los edificios públicos de la ciudad durante el año pasado.

 

El objetivo del plan de movilidad urbana sostenible de Melilla (PMUS) es bastante explícito: promover las modalidades sostenibles de movilidad, que son el transporte público, la bicicleta y caminar. El vehículo privado  a motor no es sostenible ni en Melilla ni en ningún lugar de este planeta ya.

 

Para intentar igualarnos a los españoles en una situación previa a la emergencia climática tenemos que disminuir al menos en un 10% los desplazamientos en vehículos privado a motor que se producen en la ciudad.

 

Por eso la reprogramación de fondos FEDER establece objetivos de rendimiento para asegurar que el dinero que se destina a movilidad sostenible lo sea para lo que está previsto.

 

El objetivo que se incluye en el documento ambiental de la reprogramación se asigna con el código  “R044X”  y consiste en la reducción del número de coches utilizados en la zona centro de la ciudad.

 

Por ello Guelaya no presentó alegaciones al proyecto de reprogramación, porque el dinero que no se ha podido invertir en placas solares al menos se invierte en conseguir que disminuya el número de coches que viene al centro de la ciudad.

 

La medida de facilitar el transporte privado en vehículo a motor frente al transporte público es una incoherencia que pone encima de la mesa la descoordinación no sólo de la actual administración, sino también de la anterior, que venía utilizando este tipo de medidas para contentar al sector de comerciantes ante la imposibilidad de resolver los verdaderos problemas del comercio local. Además, no es una medida inclusiva, sino para los que más capacidad tienen para comprar y por ello, para pagar un parking.

 

El medio ambiente y el aire que respiramos no puede sufrir las consecuencias de un problema que poco tiene que ver con las modalidades de desplazamientos de los consumidores sino con la competencia de las ventas por internet y los problemas de la frontera.

 

cartel cumbra social del clima cop25 madrid

 

 

 

 

La Consejería de Fomento no ha sabido cómo invertir 638.871 euros en paneles solares para producción fotovoltaica entre julio de 2018 a junio de 2019

Posted on Actualizado enn

 

  • Rebelión por el Clima exige conocer el destino del dinero que no se ha podido gastar en energías renovables

 

  • La emergencia climática necesita de un cambio de rumbo en la gestión que se hace en Melilla, no solo firmar declaraciones de intenciones

 

  • La Unión Europea aporta dinero a Melilla para el uso de energías renovables en las infraestructuras públicas, incluidos los edificios públicos, que no se puede gastar porque no se llega a un acuerdo con la Comandancia General.

 

Esta semana los medios de comunicación van a divulgar -ya lo estaban haciendo la semana pasada- nuevos datos sobre el aumento de emisiones de efecto invernadero, sobre los efectos que está teniendo en el medio ambiente y en las sociedades humanas, sobre las consecuencias catastróficas de la subida de temperatura del planeta por encima de 1.5 grados y de la falta de cumplimientos de los acuerdos internacionales.

 

Pero mientras sigamos mirando lo que pasa como si Melilla no fuera una parte del problema, difícilmente pasaremos de firmar declaraciones bienintencionadas  que no se reflejan en presupuestos ni en acciones concretas.

 

En esta semana clave para el futuro de la humanidad con la COP25 en Madrid, la Cumbre por el Clima, además de mirarnos el ombligo hay que mirar lo que hacemos mal en nuestra ciudad.

 

Rebelión por el Clima y las entidades sociales y sindicales que firmaron la declaración de emergencia climática queremos poner ejemplos concretos de lo que no debe repetirse nunca más en nuestra ciudad.

 

No debe repetirse que una consejería tenga dinero para cubrir un objetivo tan necesario e imprescindible como aumentar el uso de las energías renovables para producción de electricidad y usos térmicos en edificación y en infraestructuras públicas, en particular favoreciendo la generación a pequeña escala en puntos cercanos al consumo, y no consiga gastarse el dinero que tiene para eso.

 

El dinero lo aporta la Unión Europea, a través del Plan Operativo (PO) de los fondos FEDER 2014-2020. No es dinero caído de  la nada, se sabía que se contaba con él desde hace años.

 

“Las actuaciones enmarcadas en este objetivo se refieren a la implantación de energía solar en edificios públicos. Uno de los proyectos previstos, a pesar de haber sido adjudicado provisionalmente en el mes de junio de 2018, se encuentra paralizado por el Ministerio de Defensa como consecuencia de su posible afección a las instalaciones del helipuerto. No se ha logrado finalmente una localización adecuada que permita la continuidad del proyecto.”

 

Es lo que dice el documento ambiental estratégico de la reprogramación del PO FEDER de Melilla.

 

Por este motivo la cantidad asignada de 1.703656 de euros se ha reducido en  638.871, quedando solo 1.064.785 para gastar. Exigimos saber a qué se destina ese dinero porque destinarlo a obras o a más hormigón sería estafar el dinero comunitario.

 

Pero si esto es ya de por sí escandaloso y vergonzoso, mucho más es que en la evaluación el objetivo se dé por cumplido. El indicador del objetivo (el R041D.) es el aumento del % de energías renovables en consumo energético final (hidráulica, eólica, solar, geotérmica, biomasa y biocarburantes). Y se declara como tal un aumento de 1.25 Mw.

 

¿De donde han salido 1.25 Mw de aumento de producción de energías renovables en 2018? El objetivo era 0.15Mw y de esta manera, dejando de invertir más de medio millón de euros, el objetivo se cumple un 833%. Muy ambiciosos no hemos sido.

 

Esta situación solo contribuye a que la ciudadanía pierda la confianza en la clase política y se rebele contra la ineptitud que hasta el momento solo ha conseguido llevarnos al callejón en el que nos han metido y que ahora nos toca arreglar a las personas.

 

placas solares.jpg