Los escolares están expuestos a niveles sonoros preocupantes en Melilla y en Madrid

Posted on

Con motivo del Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, Ecologistas en Acción publicó el informe ‘Análisis de la exposición a la contaminación acústica y atmosférica en los centros educativos de Madrid’.

 La principal alegación que Guelaya Ecologistas en Acción ha hecho en Melilla al mapa de ruidos ha sido precisamente que en los centros educativos de nuestra ciudad se admita el mismo nivel de ruido que en las zonas residenciales. No tiene sentido, por ejemplo, que en la residencia de mayores se tengan que cumplir los umbrales de ruido de zonas sanitarias y educativas, y en la acera de enfrente, en el colegio Enrique Soler se admita un nivel de ruido más alto, como si fuera una zona residencial, teniendo en cuenta que junto al colegio Enrique Soler está el IES Juan Antonio Fernández.

 De cara al debate público que se producirá cuando la consejería de Medio Ambiente tenga a bien publicar el Plan de acción sobre ruidos de Melilla y ponerlo a información pública, aportamos algunos argumentos sobre la necesidad de que los colegios tengan niveles sonoros de zonas educativas en Melilla, y no de zonas residenciales diurnas, ya que son menos exigentes.

 La población infantil y juvenil es especialmente vulnerable tanto a la contaminación acústica como atmosférica. De tenerse en cuenta los niveles recomendados como seguros por la OMS, pocos centros educativos estarían bajo niveles de ruido aceptables. Por esta razón, reclamamos un plan de acción urgente para proteger a nuestros niños y jóvenes en sus lugares de estudio y formación.

España es uno de los países europeos que expone a sus ciudadanos a un mayor nivel de ruido. ¿Vamos a hacer “oídos sordos” con este problema en Melilla?

 Al menos el 40% de los centros de educación infantil, primaria y secundaria de Madrid, (y casi la totalidad de los de Melilla) están expuestos a niveles de ruido que superan el objetivo de calidad acústica establecido para zonas con uso docente, según los datos recopilados de los mapas de ruido, correspondientes a la última actualización del año 2011. Así lo asegura un informe de Ecologistas en Acción, que reclama un plan de acción urgente del Ayuntamiento de Madrid.
En Madrid, como en Melilla,  la población de menos de 16 años pasa gran parte de su vida en los centros educativos. Son un colectivo especialmente vulnerable tanto a la contaminación atmosférica como al ruido, debido a su constitución física y en desarrollo, a la mayor actividad física que suelen realizar y al hecho de que pasan más tiempo al aire libre.

Otro punto a tener en cuenta es que si se hubieran utilizado como límites aquellos recomendados por la OMS (40 dBA), el resultado se hubiese visto muy incrementado, abarcando a la mayor parte de los centros educativos. Si, por ejemplo, usamos como límite 5 dB menos, 55 dBA, el 82% de los centros se vería afectado. Recordemos que a partir de los 50 dBA se empiezan a notar efectos por el ruido en las capacidades cognitivas de los niños, y el mapa de zonificación de Melilla parece que no lo considera importante en más del 82% de los centros de Melilla.

Las consecuencias de esta mayor exposición en los niños no solo se traduce en malestar físico o menor rendimiento académico, sino también en afecciones físicas. Así, los niveles de ruido altos aumentan el riesgo de padecer enfermedades respiratorias, como bronquitis, rinitis alérgica y asma, causan déficit de atención y de memoria, alteran la capacidad de lectura, disminuyen las capacidades cognitivas y afectan al rendimiento escolar. Todo ello unido a los impactos producidos por la contaminación atmosférica, cuyo principal responsable es el mismo agente, el tráfico rodado.

Ecologistas en Acción reclama un plan de acción urgente por parte del Ayuntamiento de Madrid, al igual que hemos reclamado, junto a Melilla ConBici, un plan de acción en Melilla. Es necesario aplicar medidas de protección, encaminadas a reducir el tráfico rodado en las vías próximas a los centros, tanto en cantidad de vehículos como en su velocidad de circulación. También resulta necesario incluir medidas encaminadas a reducir la movilidad motorizada para el traslado de alumnos y alumnas, con planes de camino escolar o políticas que favorezcan el acceso a los centros educativos próximos a la vivienda.

IMG-20150303-WA0026

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s