Día: 3 agosto, 2020

La Patella ferruginea de Melilla quedó afectada por el vertido de combustible del 18 de julio por la falta de respuesta de todas las Administraciones públicas de la ciudad

Posted on Actualizado enn

  • El Plan territorial de Contingencia contra la contaminación marina ni se ha aprobado ni tiene director que lo active Melilla.

 

  • El borrador del plan presenta como grave deficiencia no considerar vulnerable la costa melillense por la presencia de la segunda mayor concentración de Patella ferruginea del mundo.

 

  • Guelaya Ecologistas en acción exige un periodo de información pública para que las entidades públicas y privadas interesadas podamos subsanar las deficiencias del Plan antes de que se apruebe el actual borrador que no aparece publicado en el BOME.

 

El vertido de combustible que llegó a las playas de Melilla el 18 de julio entró en contacto con la población de Patella ferruginea, contaminando todo lo que hay en la franja infralitoral donde se alimentan las lapas.

 

El instrumento del Estado-autonomía-municipio-costa local que debía evitarlo no funcionó porque no está activado. Una vez más Melilla es la última de la fila en dotarse de instrumentos que coordinen a todos los niveles las autoridades en defensa no solo de las personas y de los bienes sino también del medio ambiente.

 

Guelaya denuncia públicamente que la defensa del medio ambiente no se cumplió el 18 del julio en Melilla porque desde la aprobación del  RD 1695/2012 las autoridades locales han vuelto a pecar por omisión en sus obligaciones en varias legislaturas pasadas.

 

No es posible que un plan que en Ceuta se aprobó en 2013, en Andalucía en 2008 y que en Galicia se ha actualizado en 2015, no se haya aprobado en Melilla todavía, a pesar de estamos en el marco de la demarcación marina Estrecho Alborán, la que mantiene un tráfico marítimo de más de 300 buques diarios, en el mismo país donde ocurrió el desastre del Prestige.

 

Lo que es una obligación en defensa de personas e instalaciones, tenemos que recordar que también lo es en el caso de la protección del medio ambiente y de las especies que legalmente deben ser protegidas, como los centenares de Patella ferruginea que se han censado en los espigones del paseo marítimo y las 25.000 de la escollera exterior del puerto que dependen de los kilómetros de barreras flotantes que la autoridad portuaria tenga en Melilla.

 

El plan territorial que abarca toda la costa debe incluir la vulnerabilidad que tiene el puerto de Melilla, con varios kilómetros de escollera con la mayor densidad medida hasta ahora de Patella ferruginea por m2, con independencia de que el plan de contingencia ante la contaminación marina del puerto de Melilla lo señale.

 

Siendo la contaminación marina una de las tres causas de extinción de la Patella ferruginea, y no existiendo en Melilla todavía el obligado Plan de Recuperación que como especie protegida en peligro de extinción le corresponde desde 2010, no estaría de más que desde las autoridades públicas existiera alguna iniciativa visible en defensa de la Patella ferruginea.

 

Del marisqueo y la recolección de Patella ferruginea ya existe un proyecto de concienciación financiado por la Fundación Biodiversidad y que Ecologistas en acción desarrolla en todos los lugares donde está presente la especie, y que ya ha tenido una primera actividad en Melilla a cargo de Guelaya pidiendo el apoyo de los pescadores desde la Federación melillense de pesca. Confiamos en el compromiso de la Consejería de aprobar un reglamento de pesca este año.

 

Patella ferruginea en espigones portuarios