Mes: diciembre 2021

CON ESTE COMUNICADO GUELAYA COMIENZA A REVISAR EL AÑO 2021 PARA EL MEDIO AMBIENTE EN VARIAS SALIDAS HASTA EL FIN DE AÑO.

Posted on Actualizado enn

La renaturalización del río de Oro ha sido una actividad fundamental para Guelaya en 2021 y lo será en 2022.

· El río de Oro debe recuperar el equilibrio natural y dejar de ser un problema. Todas las plantas que se están plantando en el río de Oro son gratuitas y provienen del vivero de Guelaya.

· Hay vecinos que lanzan la bolsa de basura desde su ventana hasta el río. De nada servirá el dinero y el esfuerzo invertido si no se establece un Plan de Vigilancia para evitar que se tiren basuras al río.

· Guelaya apoya el proyecto de la renaturalización del tramo urbano que está preparando la Consejería para el próximo año.

Poder pasear por nuestro río, observando la vegetación autóctona y las aves que vuelven a llenarlo de vida era el principal objetivo que se planteó Guelaya cuando presentó su Proyecto de Renaturalización del río de Oro y del Arroyo Farhana en una reunión del Consejo del Agua, pero fue rechazado. No desistimos de nuestro empeño y enviamos el proyecto al Ministerio de Medio Ambiente, donde fue aprobado. Actualmente la Confederación Hidrográfica está llevando la obra de renaturalización del río de Oro por la que tanto habíamos luchado.

En el primer semestre de 2021 Guelaya aportó gratuitamente 5000 plantas autóctonas para el río; adelfas, tarais, acebuches, retamas, lavandas, lentiscos y otras variedades de gran interés local ya están creciendo en nuestro río. Entre noviembre de 2021 y marzo de 2022 esperamos aportar 7000 plantas más. Nuestro río ha sido “maltratado” a lo largo de décadas, pero ya es tiempo de llenarlo de vida.

La empresa Tragsa, encargada de acometer las obras, está haciendo las plantaciones, limpiando basuras, poniendo mallas y recuperando el cauce en la cabecera del río. Otra actividad de singular importancia es la generación de una laguna, dotada de agua del freático, donde en breve tiempo podremos disfrutar con la observación de las aves que utilizan nuestra ciudad a modo de descanso en sus procesos migratorios.

Es muy importante conseguir que el esfuerzo que se está haciendo para limpiar el río de Oro y dotarlo de vegetación autóctona no caiga en saco roto por nuevos aportes de basuras, por lo que es fundamental que la Ciudad Autónoma, en colaboración con la Confederación Hidrográfica establezca un Plan de Vigilancia y Sanción de vertidos de basuras y escombros. Aunque parezca mentira, hay vecinos que tiran las bolsas de basura desde la ventana de su casa al río. Esta es la ciudad que tenemos, y hay que cambiarla con educación y con multas.

También es habitual ver algún coche o alguna moto que utilizan el río para cruzar de un lado de la ciudad a otro, o para hacer alguna pirueta acróbata. Se están poniendo medios para controlar estas incursiones, pero todavía queda camino por recorrer.

Guelaya ya ha comenzado a organizar visitas al río de Oro para que los melillenses podamos conocer y amar su maravillosa biodiversidad. En 2022 realizaremos al menos dos reforestaciones en el río. Queremos implicar a la ciudadanía en el compromiso de mantener con vida la vegetación autóctona.

Pero, el proyecto de renaturalización que se está llevando a cabo no implica todo el cauce del río, comprende el tramo que va desde su entrada en Melilla hasta el puente cercano al Tesorillo. Desde ése puente hasta la desembocadura, nos encontramos con la parte más cementada del río, y la parte final, la que va desde el último puente hasta la llegada al mar es la que se recementó hace poco, la que colocó una alcantarilla para evitar que el río llegara al mar y la que puso una fuente de colores colindante con la playa.

Actualmente el Ministerio de Transición Ecológica ha librado un presupuesto para que los municipios que lo deseen puedan acometer la renaturalización de los tramos urbanos de sus ríos. Parece ser que la Consejería de Medio Ambiente de Melilla está interesada en participar en esta oferta para renaturalizar el tramo cementado del río. Guelaya ha dejado claro que participará gustosa en este nuevo proyecto, siempre y cuando lo que se pretenda sea una renaturalización similar a la que se está abordando en el resto del río.

Pueden ser buenos tiempos para los escasos espacios naturales de Melilla, esperemos que sí.

Teléfonos de contacto:

Rosa González 617995616

Manuel Tapia 650097875

Guelaya presenta sus alegaciones al proyecto que pretende acabar con todo el arbolado del cuartel de Caballería

Posted on Actualizado enn

Guelaya se opone a un Proyecto que incluye acabar con casi doscientos árboles centenarios de nuestra ciudad.

La Consejería de Medio Ambiente parece ausente o incluso colaboradora en uno de los mayores atentados medioambientales en nuestra ciudad.

Los 153 árboles del cuartel de Caballería, el ubicado en la Hípica, están muy cerca de morir por la mano de la propia Ciudad Autónoma. ¿Ha dado la Consejería de Medio Ambiente autorización expresa para el traslado o apeo de los árboles del cuartel de Caballería?

01/12/2021. Guelaya está luchando por salvar la vida de los árboles centenarios del cuartel de Caballería. Son casi doscientos árboles, sobre todo ficus y palmeras, que se plantaron cuando se construyó el cuartel, a principios del siglo XX.

La Ciudad Autónoma pretende construir en esta zona un macro proyecto de hoteles y viviendas de 15 plantas de altura; y ello conlleva arrasar con toda la vegetación del cuartel. Como siempre se escudan en que no van a talar los árboles «sólo los van a trasplantar», pero todos sabemos que los árboles centenarios que se han trasplantado en Melilla han muerto, tenemos la experiencia de los que quitaron del antiguo Hospital Militar, o de la antigua carretera de Farhana, todos muertos.

En este proyecto se presentan, además de las barbaridades ambientales, otras variopintas, como echar abajo el actual colegio del Hipódromo, un edificio nuevo y en pleno funcionamiento, simplemente para cambiarlo de sitio. Lo mismo está previsto para el actual Club de Tropa y para una parte de las dependencias del Centro Gámez Morón; después presumen de defender la Economía Circular.

En el proceso de evaluación ambiental que se está llevando a cabo la Consejería de Medio Ambiente, lejos de vigilar por el cumplimiento estricto de la normativa de protección ambiental parece estar mirando para otro lado. De lo contrario no se explica que en la documentación que ha salido a información pública conste que el promotor del proyecto pidió en su día a la Consejería de Medio Ambiente que le hiciese una valoración del arbolado que se pretende apear, pero «hasta el momento no ha contestado» y, más que mirar para otro lado, parece incumplir claramente sus responsabilidades, ya que en la actual Ordenanza de protección de Zonas Verdes de Melilla se especifica claramente que está prohibido talar o apear cualquier árbol ubicado en zona pública sin la autorización expresa municipal. ¿Ha dado la Consejería de Medio Ambiente autorización expresa para el traslado o apeo de los árboles del cuartel de Caballería?

Hemos solicitado a la Consejería que presente algún informe técnico que avale la supervivencia de árboles centenarios trasplantados.

Hemos solicitado a la Consejería de medio Ambiente que haga una valoración expresa del arbolado del cuartel de Caballería.

Hemos solicitado a la Consejería de Medio Ambiente que revierta el actual proceso de evaluación ambiental simplificada y lo eleve a ordinaria, lo que permitiría un mayor control medioambiental del mismo.

Es lamentable que la defensa del escaso pero valioso Patrimonio Natural de Melilla tenga que estar en mano, exclusivamente, de la ciudadanía, porque nuestros responsables políticos no son capaces de compatibilizar protección ambiental y urbanismo.