Día de la Mujer

Guelaya y Melilla ConBici reivindican en el 8M el papel de la mujer en la movilidad sostenible

Posted on Actualizado enn

  • La brecha de género en el uso de la bicicleta debe desaparecer.
  • La Salud pública no nos ha permitido convocar la pedalada del 8M, pero reivindicamos la contribución de la mujer a la disminución de la violencia vial.

Este año no hemos podido convocar la pedalada del 8 de mayo que recuerda el papel de la mujer en la disminución de la violencia vial, pero el lema “No hay movilidad sostenible si las mujeres no cogen la bici”, que fue el utilizado el año pasado en la pedalada convocada por Guelaya y MelillaConbici, sigue estando vigente un año más.

Casi tradicional porque la del año pasado no fue la primera vez que las pedaladas en Melilla recuerdan el papel de las mujeres. Se han dedicado varias convocatorias del mes de marzo a ellas. Las pedaladas de marzo de Melilla ConBici los años 2014, 2015 y 2016 se dedicaron a la mujer con lemas como “Bicicleta tiene nombre de mujer”

Según datos de 2019, en los últimos 2 años las mujeres españolas han pasado de utilizar la bici un 37% de los casos a hacerlo un 43% según un estudio reciente de la Red de Ciudades por la Bicicleta, frente al 58,9% de los hombres.

Sin embargo, todavía el porcentaje total de los desplazamientos en bicicleta de hombres y de mujeres es bajo, y desde 2017 solo ha aumentado un 2% para situarse en 8,6% los desplazamientos cotidianos para ir a estudiar y un 2,2% para ir a trabajar.

En este tiempo donde la pandemia obliga a disminuir el número de desplazamientos en coche debido a los toques de queda y antes a las fases de confinamiento, y desde marzo de 2020 al cierre de la frontera de Marruecos que ha disminuido aún más significativamente en miles de coches los que circulan por la ciudad, el número de víctimas graves por violencia vial aumentó en 2020 con respecto a los años anteriores, 2019, año en el que UNESPA nos situó como la tercera provincia con más siniestros de “chapa y pintura” de España.

La conducción asociada a la masculinidad es más competitiva, agresiva e individualista, mientras que la femenina se asocia a más prudente, comprensiva y cooperativa. Por eso luchar contra la brecha de género de la bicicleta traerá ventajas a toda la sociedad en su conjunto porque hará las calles de Melilla más seguras para todas las personas.

Por eso, queremos reivindicar un año más el papel de la mujer en el avance de la movilidad sostenible en Melilla, porque cuantas más mujeres se incorporen a la bici más seguras serán nuestra calles para todas las personas y mayor pacificación del tráfico habremos conseguido.

En defensa de la mujer y en recuerdo de Berta Cáceres y Janeth Kawas, activistas ambientales asesinadas en Honduras recientemente

Posted on

Son muchas las mujeres activistas que están muriendo en el mundo en defensa de los derechos civiles.

berta cáceres 2

En el Día de la Mujer, Guelaya Ecologistas en Acción quiere recordar a Berta Cáceres, activista hondureña de 45 años y madre de 4 hijos, Premio Goldman del Medio Ambiente, que se enfrentó al Banco Mundial y a la empresa estatal china Sinohydro para proteger el río Gualcarque.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) había obligado en 2009 al Estado de Honduras a otorgarle protección policial por las frecuentes amenazas contra su vida como veterana lideresa del (no estatal) Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras.

En la madrugada del pasado jueves 3 de marzo, unos sicarios entraron en su casa de La Esperanza (Honduras) y la asesinaron.

Mismo final tuvo Janeth Kawas el pasado 6 de febrero, cuando  dos desconocidos le dispararon en la cabeza mientras, revisaba la contabilidad de la Fundación Ecologista que presidía, en Tela (Honduras).

No son las únicas mujeres muertas por defender derechos civiles. La colombiana Ana Fabricia Córdoba, activista por los derechos de las víctimas de la violencia, fue asesinada en 2011; la hondureña Margarita Murillo, activista por las comunidades campesinas, murió a tiros en 2013.

En El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Nicaragua se produjeron, sólo entre 2012 y 2014, 31 asesinatos y 39 intentos de acabar con la vida de mujeres que luchan por los derechos humanos, según el último informe de la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de los Derechos Humanos.

La “Iniciativa”, que tiene un registro de casos en la región, contabilizó también unas 1.700 agresiones diversas a estas mujeres: intimidación y hostigamiento, amenazas, campañas de desprestigio, violencia, detención irregular…

“Estas no son sólo simples agresiones a alguien que trabaja por los derechos, tienen un claro carácter de género. Nos enfrentamos a una realidad en la que nosotras, además de correr los mismos riesgos que enfrentan los defensores varones, corremos riesgos específicos, propios por ser mujeres”, dice Alda Facio, experta independiente de la ONU sobre discriminación contra la mujer. “Cuando nosotras defendemos los derechos humanos estamos desafiando a la vez las normas culturales, religiosas o sociales sobre la feminidad y el papel pasivo que debemos desempeñar en nuestras sociedades patriarcales. Y eso genera hostilidad”.

Amnistía Internacional señala que estas muertes muchas veces tienen su origen en las autoridades locales o nacionales, como la policía y el Ejército.

Según el último informe de Global Witness, en 2014 fueron asesinados 116 activistas medioambientales en 17 países, un 20% más que en 2013. Más de dos personas mueren cada semana en el mundo por defender sus tierras, sus ríos o sus bosques frente a la explotación.

Guelaya Ecologistas en Acción quiere recordar a estas personas que dejaron su vida por defender derechos civiles, para tenerlas vivas en el recuerdo.