Día: 19 junio, 2015

Nueva colonia de gaviota de Audouin en Melilla

Posted on Actualizado enn

El patrimonio natural de Melilla está de enhorabuena, pues se ha descubierto una nueva colonia de cría de gaviota de pico rojo o de Audouin (Ichthyaetus audouinii) en los acantilados de la zona norte de Melilla, en una zona incluida en la ZEC (Zona de especial Conservación) de los Acantilados de Aguadú, y por tanto dentro de la Red Natura 2000 de espacios europeos protegidos. Esta nueva colonia, descubierta por los melillenses Diego Jerez y Cristóbal Rosado, cuenta con al menos 16 nuevas crías de gaviota de pico rojo, una especie que estuvo en serio peligro de desaparecer hace unas décadas y que poco a poco va recuperando sus antiguos territorios de cría gracias a las medidas de protección que en su día se pusieron en marcha para evitar su extinción.

colonia Audouin

Con esta nueva colonia ya son dos las colonias de cría de gaviota de Audouin establecidas en Melilla, pues el año pasado Diego Jerez descubrió la primera colonia en la zona sur de la ciudad, que este año ha sacado adelante al menos a otras 18 crías.

Cuando la comunidad científica alertó del peligro de desaparecer que amenazaba a esta especie, sólo en las islas Chafarinas se concentraba el  60% de la población reproductora mundial, lo que otorgó a estas islas fama internacional. Las medidas de protección sobre la gaviota de pico rojo fueron dando poco a poco resultados y la población de esta especie fue aumentando en número y estableciéndose en nuevos lugares de cría, como el delta del Ebro e Isla Grosa. Posteriormente han surgido muchas nuevas colonias de pequeño tamaño, como las recién descubiertas en Melilla, en otros enclaves del Mediterráneo, como Isla de Tierra (Alhucemas) o Ceuta. Este escenario de pequeñas colonias distribuidas por la costa mediterránea, en vez de grandes colonias muy localizadas, es el mejor para la especie por varias razones:

-En primer lugar porque se evita la endogamia y se favorece la diversidad genética de la especie.

-En segundo lugar por el riesgo que supone una gran concentración de una especie amenazada, pues en caso de sufrir una catástrofe supondría la pérdida de un porcentaje muy alto de la población total.

-En tercer lugar porque estudios científicos realizados a lo largo de los años sobre esta especie demuestran que las grandes colonias de gaviota de pico rojo entran en conflicto con su principal competidor, la gaviota patiamarilla (Larus michahellis), llegando a comprometer seriamente el éxito reproductor de la colonia. En cambio, en las pequeñas colonias la convivencia entre estas especies no entraña ningún problema serio.

El importante aumento de la población de gaviotas de pico rojo desde que se decretaran medidas protectoras para salvar la especie nos demuestra lo importantes y necesarias que son estas medidas para proteger nuestro legado natural, y nos da aliento para seguir luchando porque estas medidas se sigan aplicando sobre esta y otras muchas especies, hasta que logremos convivir con ellas sin suponer ninguna amenaza a su supervivencia.

El hecho de que esta colonia se encuentre cerca de una hura habitada por una familia de zorros, y de que en sus proximidades anide también una pareja de halcones con sus crías, sin que la depredación de estas especies haya puesto en peligro el éxito de la colonia, es una constatación de que los peligros reales para esta especie son la alteración del medio natural y la acción de los desaprensivos.

La presencia de esta colonia de gaviotas de pico rojo viene a enriquecer de forma importante el patrimonio natural de los espacios protegidos de Melilla, pues esta especie está incluida en el Catálogo Español de Especies Amenazadas bajo el status de “Vulnerable”. Desde Guelaya-Ecologistas en Acción Melilla queremos recordar a las autoridades ambientales de Melilla que la legislación española establece la obligación de realizar un plan especial de gestión de esta colonia, tanto por el status de protección de la especie como por su presencia en un espacio natural protegido.

Evaluación ambiental de la reprogramación de los Fondos Feder: El ministerio nos da la razón

Posted on

PROMESA no fue capaz de gestionar  1,396 millones de euros de los fondos FEDER 2008-2013 en apoyo de empresas melillenses

A punto de perderse casi 2 millones de euros de los fondos FEDER debido a la incapacidad de PROMESA para gastarlo en apoyo a las empresas melillenses y de la Consejería de Medio Ambiente en invertir 663.000 euros en la ampliación de la estación Depuradora.

Ahora deberá invertirse ese dinero en proyectos medioambientales.

La secretaria de Estado de Medio Ambiente da la razón a Guelaya-Ecologistas en Acción en el BOE del 3 de junio y resuelve que para la modificación del Programa Operativo FEDER 2007-2013 de Melilla, propuesta por la Ciudad Autónoma, es “necesaria la tramitación de la evaluación ambiental estratégica ordinaria”, de acuerdo a las alegaciones ecologistas.

Las alegaciones de la propuesta de la Ciudad Autónoma establecían que: “La Oficina Técnica del Control de la Contaminación Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente, Servicios Comunitarios y Barriadas de la Ciudad Autónoma de Melilla expuso que la justificación de la modificación del Programa Operativo (PO) responde a la no disponibilidad de capacidad por parte del ente instrumental adscrito a la Consejería de Economía y Hacienda de esta Ciudad para ejecutar completamente la totalidad de las inversiones previstas antes del 31 de diciembre de 2015 (PROMESA) y que la reprogramación no supone la introducción de nuevos proyectos o actividades, sino el ampliar la dotación financiera para proyectos ya contemplados en la programación previa del PO FEDER de Melilla y que se encuentran materialmente finalizados, al tratarse de operaciones finalizadas entre los años 2009 y 2012.”

En la redistribución de temas propuesta por la Ciudad Autónoma, se abandona la inversión prevista de ampliación de la Estación Depuradora de Aguas de Melilla (0,663 millones de euros) y estos fondos se destinan a unas obras de saneamiento que, por otra parte, ya están ejecutadas.

También llama la atención que el Centro de Interpretación de la Naturaleza se quisiera financiar ahora con fondos FEDER cuando tras varios años cerrados se ha reconvertido en el Museo del Fósil, consiguiendo con ello que Melilla sea el único territorio español que no tiene ningún aula de naturaleza para divulgar los valores ecológicos locales y autonómicos.

Guelaya Ecologistas en Acción valora positivamente que se destine dinero de los fondos FEDER 2008-2013 al medio ambiente.

Ahora no es momento de improvisar, sino de poner en marcha proyectos incluidos en el Plan Hidrológico de Melilla, y en los Planes técnicos de Ordenación y Gestión  de recursos naturales, que no se han querido realizar por el argumento de falta de financiación.

Los 663.550 euros previstos para “Fomento de la protección de la biodiversidad y la naturaleza (incluido el programa Natura 2000)” deberían utilizarse para evitar la contaminación por el agua de rechazo o salmuera de la planta desalinizadora en la Zona de Especial conservación (ZEC) de los acantilados de Aguadú, , que contaba con un emisario submarino en el proyecto que no se ejecutó, y que afecta a una especie en peligro de extinción, la Patella ferruginea, y probablemente sea el responsable del retroceso drástico del coral anaranjado en la ZEC, especie vulnerable.

emisario desaladora 026

Los 1.396.000 euros destinados ahora a “Otras medidas para la protección del medio ambiente y la prevención de riesgos” deberían igualmente contemplar el equipamiento del barranco del Nano (ZEC), los estudios y planes de seguimiento pendientes de realizar, la elaboración de  los Planes de recuperación y conservación de las especies locales incluidas en peligro de extinción y vulnerables en el Catálogo Nacional de especies amenazadas, así como el inicio de la recuperación ambiental del Río de Oro.

Estas alternativas tendrían como consecuencia garantizar que el impacto ambiental de la reprogramación sea positivo y la evaluación ambiental se apruebe sin problemas.

Guelaya Ecologistas en Acción teme que si en un periodo de 6 años no se ha tenido capacidad para gestionar este dinero, ahora, con la situación política postelectoral, tampoco se consiga tramitar en tiempo y forma la Evaluación ambiental de la reprogramación, y finalmente Melilla pierda casi 2 millones de euros de inversión pública en medio ambiente.