Día: 24 noviembre, 2017

Guelaya presenta denuncia por el vertido de aceites usados al arroyo Mezquita

Posted on

El pasado miércoles nuestra asociación presentó ante el SEPRONA y ante la Consejería de Medio Ambiente denuncias sobre los vertidos ilegales que se producen en el cauce del arroyo Mezquita, a la altura del puente que une el polígono industrial con la carretera de circunvalación.

 

Se trata de aceites usados probablemente producidos por cambios de aceite de coches (aceites de lubricación) vertidos desde el polígono industrial, mezclados con aguas residuales sin depurar, por el llamativo y característico olor a huevos podridos que desprende la zona.

 

Los aceites industriales usados son un residuo peligroso y durante su uso pueden contaminarse con hidrocarburos, metales, fenoles, azufre y un largo etc.

 

Por este motivo, hay que considerar al cauce del arroyo Mezquita como suelos y tierras contaminados, y por tanto, no podrán ser simplemente extraídos y depositados en otro lugar, sino que deben ser tratados, al igual que se hace con los lodos de depuradora, lo que tendrá el correspondiente gasto de extracción, transporte y tratamiento, que recaerá en todos los melillenses.

 

No es la primera vez que se denuncian estos hechos ni los vertidos ilegales al cauce del arroyo Mezquita

 

Tanto Guelaya Ecologistas en Acción, como EQUO presentaron denuncias sobre estos hechos en febrero de 2014. Además, el 28 de octubre realizamos una acción de limpieza de residuos comerciales en el arroyo Mezquita. Recordamos que la limpieza se produjo semanas después de que una máquina limpiara el cauce, llenándose otra vez de residuos en dos semanas.

 

La acción de limpieza de Guelaya provocó la respuesta de la consejería de seguridad ciudadana para vigilar por parte de la policía local el vertido ilegal de residuos al cauce, lo que tampoco ha resultado efectivo.

 

El plan de empleo anunciado por la Consejería de medio Ambiente que empezaría a trabaja el 1 de noviembre en la zona tampoco ha evitado que persistan los vertidos ilegales.

 

Los aceites usados no son residuos comerciales achacables al comercio atípico y deben investigarse

 

En este caso no se trata de comerciantes y compradores, sino de vertidos que debe investigarse su origen, ya que al mezclarse con aguas residuales, hace pensar que son tirados a las alcantarillas.

 

El problema reside en que el polígono industrial tiene dividida la red de pluviales y la de aguas residuales. Entonces ¿como llega a formarse un charco de orilla a orilla del cauce con mezcla de las dos redes?

 

Algo tiene que cambiar si queremos parar los vertidos ilegales en cauces que producen contaminación por residuos industriales peligrosos

 

No hay excusas, no es la frontera, nos cuesta dinero a los melillenses y nos seguirá costando en el futuro si no se toman medidas.

Estos hechos apuntan a varias causas:

 

La falta de civismo de los que las provocan

La falta de control de las autoridades que anima a los que no tienen civismo

Las posibles diferencias entre lo que se ejecuta y se planifica en las obras públicas, en este caso, con relación a las redes pluviales y fecales que vierten, con autorización o sin ella al arroyo Mezquita, y que deben ser investigadas.

 

Guelaya recoge parte de la enorme cantidad de basura del arroyo Mezquita

Posted on Actualizado enn

 

Una veintena de voluntari@s de Guelaya-Ecologistas en Acción hemos recogido en la mañana del 27 de Octubre una enorme cantidad de basuras en el arroyo Mequita.

El arroyo Mezquita constituye, hoy por hoy, el principal foco de basura de nuestra ciudad; no sabemos si es porque no se ve, porque no se recoge sistemáticamente, porque no se vigila, porque no se sanciona o, como nosotr@s suponemos, por todo esto a la vez.

 

La basura que hemos recogido no provenía de Marruecos. Estaba ubicada en una repisa situada a unos tres metros de altura sobre el cauce. Junto a esta repisa hay un murito que rodea todo el arroyo a su paso por el polígono industrial, en él se sientan las personas dedicadas al contrabando para hacer descansos mientras llenan los coches de mercancías. Gran parte de los plásticos y de los flejes de las cajas que compran los tiran directamente al cauce del arroyo, una parte se engancha en alguna mata y permanece en el muro del río, y otra parte se queda encestada en las zonas donde hay una repisa. Lo mismo ocurre con los cartones de los embalajes.

Pero no solo se acumula basura por el contrabando, también colaboran vertidos ilegales. Todo el polígono industrial, en las cercanías del arroyo, es un vertedero.

 

El cauce del arroyo Mezquita lo ha limpiado la CHG hace pocos días, se han llevado no solo la basura, sino también la vegetación. Probablemente era la forma más rápida de limpiar, pero ya empiezan a aparecer residuos por todos lados.

 

Desde Guelaya llamamos la atención sobre este enorme problema. Es enorme por la ingente cantidad de basura y porque, cuando llueve fuerte, todos los vidrios, plásticos y demás suciedades van al mar, Somos un gran foco de basura para nuestra bahía.

 

Nos preguntamos también porqué no se ha elaborado ya un plan para solucionar este desastre. No sabemos si la limpieza del cauce es competencia de la CH  y la de los alrededores lo es de la Ciudad Autónoma, pero ni uno ni otro tienen un plan de vigilancia, para evitar que se tiren basuras, de sanción, para multar a quien se pille tirándolas, ni de recogida sistemática, para no tener que esperar a que pasen por allí los planes de empleo una vez al año, o a que la CHG tenga a bien mantener limpio el cauce.

 

No es esta la primera vez que Guelaya realiza una limpieza. Hemos recurrido a este método para resaltar áreas negras de nuestra ciudad en numerosas ocasiones: Dique Sur, puerto Noray, Aguadú, cala de Trápana, cala de Galápagos… pero en ningún punto se acumula la basura con tanta rapidez como en el arroyo Mezquita.

 

Sabemos que en breve se sacará a la luz el Pliego de condiciones de recogidas de basuras en nuestra ciudad. Sería un buen momento para incluir en la nueva normativa un plan integral de lucha contra las basuras en los cauces y toda la periferia de la ciudad. Nos estamos convirtiendo en una ciudad-vertedero y solo respondemos con limpiezas ocasionales. ¿No habrá nadie que piense en cómo solucionarlo?

 

¿Consumir más nos hace más felices? 1 día sin compras y 364 de consumo responsable

Posted on Actualizado enn

Con motivo de la celebración el 25 de noviembre del Día sin Compras, Guelaya quiere visibilizar los impactos del consumismo irresponsable del Viernes Negro (o “Black Friday” en inglés) y quiere proponer como alternativa un consumo transformador.

Desde hace veinticuatro años, cada último viernes de noviembre se celebra a nivel internacional el Día sin Compras, una jornada que, coincidiendo con el Viernes Negro, cuestiona el actual modelo de producción y consumo y apunta hacia un sistema que ni hace felices a las personas ni está destinado a satisfacer sus necesidades..

Guelaya pretende alertar al público sobre la tiranía que supone el modelo de consumo actual basado en la obsolescencia y el endeudamiento. Pretendemos que las personas consumidoras se planteen hasta qué punto necesitan y desean todo aquello que compran. Para ello nos unimos  a esta  huelga simbólica de compradoras y compradores que se celebra cada año desde hace más de dos décadas, coincidiendo con una de las jornadas más consumistas en Estados Unidos, el llamado “Black Friday”.

De manera creciente en los últimos años, las cadenas comerciales españolas se apuntan a las promociones especiales. Les ayuda el mensaje oficial, según el cual la recuperación de la crisis económica llegará a través de la incentivación del consumo. Para Guelaya este modelo de crecer y comprar está lejos de solucionar la crisis e ignora, además, los límites del planeta.

El Día sin Compras critica un modelo de producción y consumo a la medida de las grandes empresas y de sus objetivos de maximización de beneficios. Un modelo en el que la mayor parte de los productos se fabrican en lugares cuyas personas no podrán disfrutar de ellos, y que trabajan en condiciones de semiesclavitud. Miles de kilómetros de injusticia social con grandes impactos medioambientales llegan en forma de oferta en el Viernes Negro.

Frente a este esquema, desde Guelaya defendemos un cambio de sistema que no explote al planeta. El consumo transformador y responsable; un consumo que se cuestione no solo los costes económicos sino también los sociales y medioambientales.

Es preciso recordar que nuestro consumo desmesurado es, en buena parte, el origen de los grandes problemas que nos afectan: cambio climático, falta de recursos naturales, escasez de agua potable,  basuras marinas, contaminación atmosférica…

Un nuevo modelo comercial es posible y, desde Melilla, también podemos poner nuestro granito de arena si los consumidores nos  erigimos como llave del cambio.

Desde Guelaya querríamos aportar algunas sugerencias:

 

  • Pedimos a los melillenses que piensen si son más felices comprando más o siendo capaces de vivir con menos.
  • Pedimos que se minoricen las compras por internet a las grandes empresas que no pagan sus impuestos en España.
  • Pedimos que, mayoritariamente, los productos se compren en el pequeño comercio local, que es el que revierte sus beneficios en Melilla y el que no queremos que huya del centro de la ciudad por la salvaje competencia de los grandes centros comerciales.
  • Pedimos que no se compren productos usar y tirar.
  • Pedimos que se desechen los productos con envoltorios innecesarios.
  • Pedimos que se vaya a la compra con bolsa propia para no acumular más bolsas de plástico en nuestras casas.
  • Pedimos que se elijan los productos que han recorrido menos kilómetros hasta llegar a nuestras manos.

 

Pedimos que, como consumidores, seamos conscientes de que la única salida posible a la debacle ecológica en la que estamos inmersos es un consumo reducido, responsable y transformador.Cartel contra consumismo