Área marina

La conservación de la Patella ferruginea tiene bases científicas

Posted on

alhucemas 12-05-2011 (234)

La semana pasada aparecieron dos noticias en los medios locales relacionadas con la Patella ferruginea. La presentación de alegaciones al Plan Hidrológico de Melilla (PHM) por parte de Guelaya Ecologistas en Acción y la presentación en el Campus de la Universidad de Granada de un libro sobre la Patella ferruginea (Juan A. González, Pedro Paredes, Carmen Enrique, Paola Calzado e Isidoro Bueno).

 

El Plan Hidrológico de Melilla incluye en su contenido las aguas costeras, los puntos de vertidos y contaminación, y el conjunto de medidas que se desarrollarán hasta el año 2022. Por otro lado, el equipo científico que ha publicado el libro de la Patella es, a su vez, el que ha sido contratado por la Autoridad Portuaria para los estudios de la Patella de cara a la ampliación del puerto, aunque el libro refleja el trabajo de 10 años de investigaciones.

 

Se crea, por tanto, la oportunidad de valorar si las alegaciones que ha presentado Guelaya en lo que respecta a las aguas costeras poseen base científica, de acuerdo al contenido del nuevo libro. Pero además de la información científica, también es útil contrastar el marco jurídico de referencia sobre la conservación de la especie.

 

Analizamos ahora las alegaciones relacionadas con la planta desalinizadora, los estudios pendientes de realizar y la Zona de Especial Conservación de los acantilados de Aguadú.  Dejamos para otra entrega la ampliación del puerto por su complejidad.

 

Las alegaciones presentadas por Guelaya sobre aguas costeras fueron estas:

 

-Ejecución lo antes posible del emisario submarino para la salida de salmuera.

 

-Adelantar de forma prioritaria los estudios sobre la identificación y estudio de zonas afectadas por especies invasoras. Igualmente está previsto llevar a cabo un análisis sobre la Patella ferrugínea”, incluyendo los estudios necesarios para el cumplimiento del Art. 56 de la Ley de Patrimonio Natural (Ley 42/2007) sobre especies en peligro de extinción y vulnerables, así como la inclusión de la Estrategia Nacional de conservación de la Patella ferruginea.

 

-Incluir las medidas que la autoridad ambiental, la Consejería de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma de Melilla, va a destinar en los próximos años a la conservación de la biodiversidad de hábitat y especies acuáticas, ya que en el programa de medidas no figura ninguna dependiente de la Consejería, especialmente en respuesta los requerimientos de la Ley de Patrimonio Natural sobre especies en peligro de extinción y vulnerables, y del plan técnico de gestión de recursos naturales aprobados en la Asamblea de Melilla.

 

El agua cargada de sales producto de la desalinización  de agua de mar vierte sobre el mismo cantil de rocas. Supone un punto de contaminación, junto al vertido de productos químicos, incluido en el PHM. A estos dos puntos de contaminación se añade ahora el vertido de contaminantes que la desalinizadora envía directamente a la costa de la Zona de Especial Conservación, en donde aparecen espumas grisáceas, comunidades de algas tionitrófilas y de afinidades portuarias, evidencia de vertidos, y ausencia en 60 metros de costa de Patella ferruginea y otras especies importantes.

 

La salida de salmuera ha provocado el desarrollo de poblaciones densas de percebes, que tapizan 20 metros de costa lineal en franjas de 80 cms de altura, entrando en competencia con la Patella ferruginea, que no puede colonizar esa franja.

 

La pesca en la punta de Rostrogordo, prohibida en los Planes técnicos en zonas periféricas de la ZEC, se sigue manteniendo. En algunos tramos, la Patella está disminuyendo. En cambio, en la zona ZEC, tras los daños ocasionados inicialmente por la construcción de la desalinizadora, y por la carretera que llega hasta el límite norte del territorio, se está recuperando por el efecto positivo de que no existe acceso público a la zona, de forma que las poblaciones de Patella aumentan, salvo en el tramo  de 60 metros afectado por los vertidos, ilegales entendemos nosotros, de materia orgánica y productos químicos.

 

La necesidad de elaborar planes de recuperación y de gestión de las especies en peligro de extinción y vulnerables es defendida por el equipo científico, que además apela a la coordinación de todas las administraciones que tienen competencias en el asunto.

 

Por ejemplo, solo mediante el seguimiento de las poblaciones, y prohibiendo la pesca en la punta de Rostrogrodo podremos saber si el descenso de poblaciones de Patella se debe a los pescadores, a la salida de salmuera o a las dos causas. Y no existe en la Consejería de Medio Ambiente ningún plan conocido de estudios, ni interés por hacer cumplir la prohibición de la pesca en la punta de Rostrogordo, al menos desde hace 2 años y medio.

 

Sobre la recuperación de la población de Patella que se perdió  en la construcción del paseo marítimo de Horcas Coloradas, entre 800 y 1.000, Guelaya ecologistas en Acción  presentó alegaciones en contra en su momento, y dudamos de que se recupere, mientras que el equipo científico cree que se colonizará la nueva escollera, si se mantiene el ritmo actual, para lo cual señalan dos condicionantes, que no se produzca contaminación de los aliviaderos de la red de aguas residuales que vierten en los dos extremos de la escollera y que se mantenga el reclutamiento de larvas de las zonas cercanas, incluyendo las altas densidades de la escollera exterior del puerto, pensamos nosotros. Desde luego, son condiciones necesarias para salir de dudas dentro de unos años.

 

En conclusión, la ejecución del emisario de salmuera en aguas abiertas fuera de la ZEC de Aguadú, los planes de recuperación y conservación de especies, los estudios de seguimiento sobre las especies que hay que proteger, y la puesta en marcha de las medidas aprobadas en los Planes técnicos de gestión de recursos naturales, tienen base tanto científica como jurídica, además de ser demandas ecologistas reiteradas en los últimos años.

 

Esperamos que la nueva autoridad ambiental haga algo al respecto, puesto que se trata de requerimientos derivados del Estado de Derecho, con fundamentos científicos, y en respuesta a la preceptiva participación social en materia ambiental.

 

 

 

 

 

 

Informe sobre la situación de la dársena pesquera del puerto de Melilla (bandera azul 2015)

Posted on

contención

Análisis de aguas portuarias

El Plan hidrológico de Melilla valora la calidad de las aguas tanto superficiales como subterráneas de la demarcación de Aguas de Melilla, entre las que se incluye las del puerto de Melilla (código UE MASp: ES160MSPF417050004).

El Estado de las aguas del puerto de Melilla no presenta un buen estado ecológico en 2015, según consta en la tabla 28 de la memoria de Plan Hidrológico de Melilla (pág. 102).

La Autoridad Portuaria de Melilla está desarrollando un Plan de Vigilancia Ambiental desde el año 2010 en sus aguas, pero a pesar de ello, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG)  mantiene en la revisión actual del PHM la consideración de aguas sin calificar a las aguas del puerto de Melilla.

Por lo tanto, no existen datos objetivos, a criterio de la Confederación Hidrológica del Guadalquivir, para poder calificar el estado ecológico de las aguas portuarias como buenas, ni en ningún otro sentido, en lo que respecta al estado ecológico, o en lo que respecta  al estado químico de las aguas.

 

Incidentes de contaminación

 Existe un aliviadero de aguas residuales, que vierte sus aguas en la propia dársena, que provoca, en casos de lluvias torrenciales la salida de agua sin depurar, ya que la red de aguas residuales y pluviales en Melilla está unificada.

Durante todo el mes de mayo de 2015 se han estado produciendo vertidos de aguas residuales sin depurar con restos flotantes de combustibles. Los vertidos han seguido saliendo, y se mantiene alrededor del aliviadero citado una protección mediante barrera flotante. Una vez comenzada la temporada de playas en Melilla, el pasado 22 de junio el aliviadero seguía vertiendo.

La zona de baño del Club Marítimo de Melilla se mantiene protegida por otra barrera flotante.

Por tanto, concluimos que no es posible otorgar una bandera azul a unas instalaciones que están sufriendo vertidos de aguas residuales y combustibles junto a una zona de baño, ya que han dejado de ser ocasionales, pues se mantienen en los últimos dos meses.

 

 

 

 

Guelaya participará un año más en el evento internacional “Limpiemos el Mediterráneo” organizando una limpieza en el dique sur de la playa de la Hípica.

Posted on Actualizado enn

 “Limpiemos el Mediterráneo” es un evento que se celebra simultáneamente en ciudades costeras de todo el Mediterráneo para concienciar de las graves consecuencias que los residuos que llegan al mar desde nuestras playas producen en la fauna marina. En Melilla nos daremos cita en el dique Sur de la playa de la Hípica este sábado día 23 de mayo a partir de las 10:30 de la mañana para participar en este evento.

cartel-2-2015
Para lograr este fin se hace un llamamiento a los ciudadanos para que colaboren en una limpieza simbólica de una playa de su ciudad. Con todos los residuos recogidos se recaban datos como el peso, el origen y el tipo de residuo (plásticos, vidrios, tapones…) y su origen (ríos, vertederos, mareas…) que se utilizarán con fines científicos y se almacenarán en una base de datos compartida con el resto de países y ciudades que participan en el evento.

Por segundo año consecutivo, para participar en este evento hemos elegido el dique Sur de la playa de la Hípica para realizar esta limpieza simbólica en Melilla, ya que esta zona es uno de los puntos del litoral melillense que más suciedad acumula y donde más residuos sólidos llegan al mar. Parte de estos residuos se depositan en el fondo de la bahía y son arrastrados por los temporales a las playas próximas. Otra parte considerable es arrastrada mar adentro por las mareas, donde terminará convirtiéndose en peligrosas trampas para la fauna marina o pasando a formar parte de la “sopa plástica” que degrada nuestros ecosistemas marinos. Nuestra labor servirá para dar un toque de atención a las autoridades y a los ciudadanos sobre el grave problema de los residuos que llegan al mar, pero también servirá para recordarnos que con nuestra aportación podemos ser parte de la solución.

Os esperamos en el dique Sur este sábado 23 de mayo en el dique Sur a partir de las 10:30, con todos los materiales necesarios para realizar la tarea; vosotros sólo tenéis que traer vuestra ilusión por un mundo mejor.

McDonalds en la Marina Seca

Posted on Actualizado enn

Guelaya considera un mal negocio arrebatar terreno al mar para construir una hamburguesería.

abejarucos 103El reciente  anuncio  por parte del gobierno de la ciudad de que se va a construir un McDonalds en la marina seca del puerto deportivo evidencia la mala gestión y la falta de coherencia de nuestros gestores.

Los melillenses tuvimos que ver  cómo nos arrebataban un buen trozo de playa para la construcción del puerto deportivo. La marina seca del mismo costó mucho dinero de las arcas públicas, y sus dimensiones debían obedecer a las necesidades del nuevo puerto deportivo. Resulta ahora que sobra sitio. No saben qué hacer con el suelo vacío y se decide permitir la ubicación de distintas empresas. Se barajaron como posibilidades una empresa de calzado, un supermercado y un establecimiento de comida rápida.

En Guelaya pedimos a nuestros gestores que expliquen por qué sobra sitio y cuánto dinero costó construir la marina seca.

Cada metro de terreno ganado al mar es carísimo y, solo debe hacerse esa inversión  si la expansión es ineludiblemente necesaria. El mismo criterio sostenemos en Guelaya para oponernos a la ampliación de un puerto que está infrautilizado. Amén de la evidente necesidad de defender  un patrimonio de incalculable valor, como es la gran colonia de Patella ferruginea que habita en la escollera Norte del puerto.

Podríamos decir, como dirán muchos, que lo hecho, hecho está y, si sobra sitio, habrá que rentabilizarlo. Y estamos de acuerdo en lo último, pero no podemos dejar de levantar la voz ante la nefasta gestión de nuestras playas y de nuestro dinero.

Por otro lado, es necesario analizar el tipo de empresa que interesa en la marina seca. Lo lógico sería dedicar el terreno a actividades relacionadas con la náutica. Nuestros gestores no son capaces de dedicar el terreno, por ejemplo, a la ubicación de un gran club de actividades  de vela ligera, piragüismo, snorkel, paddle surf… que podría atraer muchos visitantes en verano. Melilla cuenta con una bahía y un clima que la hacen privilegiada para la práctica de actividades deportivas náuticas y, al margen de la buena labor que hace el Club Marítimo, llama la atención  el poco interés que se presta a la Federación Municipal de Vela.

La apuesta por una vocación náutica de la ciudad podría generar muchos puestos de trabajo, sería saludable y sostenible.

La decisión final de autorizar un McDonalds no puede ser más contraria a la filosofía de un puerto que presume de tener bandera azul: la sostenibilidad. Se instalará un negocio que utiliza vasos, platos y cubiertos de usar y tirar. El mayor generador de residuos de todos los posibles negocios de restauración; y lo tendremos al lado de una bandera azul que aboga por no generar residuos y reciclar los que se generen.

Paralización de la ampliación del puerto de Melilla

Posted on

         

puerto tormenta

              La abogacía del estado niega la posibilidad de que se cumpla la palabra del presidente Imbroda.

Nuestra asociación ha recibido con alegría la paralización del proyecto de ampliación del puerto de Melilla, según anunciaron el sábado 28 de marzo algunos medios locales.

El hecho de que no haya empresas capacitadas para sacar adelante la redacción y asesoramiento de un proyecto que va en contra de la legislación española en materia de conservación de biodiversidad es para nosotros un asunto de sentido común.

Pero que sea ahora la Abogacía del Estado la que ponga un palo en las ruedas del proyecto dictaminando que las empresas que se presentaron al concurso no podían concursar, nos parece mucho mejor, porque creemos que el proyecto no viene a solucionar ningún problema en nuestra ciudad.

La Autoridad Portuaria de Melilla tiene que resolver el problema de sus cuentas, que son deficitarias según los informes públicos sobre las mismas; es el 2º puerto con más pérdidas de toda España. Este hecho ha motivado, en nuestra opinión, la entrega a empresas privadas de los terrenos de la Marina Seca, un espacio hasta ahora público, que se concedió para actividades de una empresa textil y de calzado y ahora finalmente parece que se van a destinar además a un McDonald´s.

La decisión de dejar desierto el concurso tendrá consecuencias. Una de ellas es que el presidente Imbroda no podrá cumplir con su palabra y, en cambio, lo afirmado por Guelaya Ecologistas en Acción se cumplirá al pie de la letra: No es posible que las obras empiecen este año.

El panorama es como sigue:

Hay que comenzar otra vez con el concurso público para contratar a quien haga el proyecto. Eso es cosa de meses.

Cuando se oferte nuevamente el concurso, con sus meses para presentar ofertas, y se vuelva a resolver, estaremos a finales de año, y en ese momento, cuando haya un proyecto técnico que valorar, comenzará la evaluación ambiental del proyecto, para el que hay un plazo de 18 meses, que ya está iniciado, y que debe empezar a poner nervioso a más de uno porque si se pasan los 18 meses, se acabó el proyecto.

Es decir, el proyecto de ampliación del puerto seguramente no se va a ejecutar porque va contra el sentido común, contra los intereses de los melillenses, contra el medio ambiente y contra la legislación española. Los reiterados anuncios por parte de nuestras autoridades de que el proyecto ya estaba en marcha y la ampliación no tenía marcha atrás tienen mucho que ver, en nuestra opinión, con un intento de captar votos y de desviar la atención sobre los muchos problemas judiciales que les acosan. Las estadísticas no mienten: La clase política melillense actual es una de las más imputadas de España.

Ampliación del puerto. ¡Esto no hay quién lo pare!

Posted on Actualizado enn

 

El pasado miércoles 4 de febrero los melillenses desayunamos delante de la noticia de la publicación del “Anuncio de la Autoridad Portuaria de Melilla de licitación de la asistencia técnica para la redacción del proyecto de ampliación del puerto de Melilla”.

La frase que lo resumía todo fue “ ¡Esto no hay quien lo pare!”

Además, sabemos que se trata de un proyecto de 180 millones de euros, que hasta comienzos del mes de marzo no termina el plazo de presentación de solicitudes, y que se hace por concurso público. ¡Faltaría más! ¡Como no podía ser de otra manera!

Si hay algo que nos ha llamado la atención es la llamada a la lealtad. Exactamente nos referimos a este titular: La Ciudad y el Puerto piden “lealtad y colaboración” en este “proyecto de ciudad”

Guelaya-Ecologistas en Acción quiere manifestarle su absoluta lealtad a la ciudad, y por ello, afirmamos lo siguiente:

Le debemos lealtad a la Constitución española y al Estado de derecho.

Le debemos lealtad a la Ley de Patrimonio Natural y a las modificaciones de la Ley de Evaluación ambiental, con la que discrepamos y no estamos de acuerdo, pero son el resultado de un proceso  democrático y, por tanto, de ineludible cumplimiento.

Le debemos lealtad a los ciudadanos de Melilla, de España, y de todo el mundo, porque la defensa del medio ambiente es un problema global.

Lealtad es explicar a los ciudadanos de Melilla por qué hay que gastar 180 millones de euros en ampliar un puerto que tiene mucho espacio vacío y en el que nunca hay un barco esperando la entrada.

Lealtad es nombrar esas empresas que estarían interesadas en ubicarse en Melilla en los terrenos de la ampliación y explicar por qué no tendrían sitio en otras zonas de la ciudad mucho más baratas de acondicionar.

Lealtad es explicar cuánto dinero nos costaría trasladar la empresa energética Endesa y la incineradora de sus actuales ubicaciones a los terrenos de la ampliación portuario como pretenden.

Lealtad es explicar a los ciudadanos por qué con la ampliación iban a venir muchos barcos con contenedores para ser transbordados a Argelia y no lo hacen ahora mismo cuando la terminal de contenedores del puerto no está, ni mucho menos, al cien por cien de capacidad y tiene mucho sitio para extenderse.

Lealtad es explicar por qué la estación marítima costó más del doble de lo inicialmente presupuestado y nadie se dio cuenta de que en su nueva ubicación no podía dar servicio a dos barcos simultáneamente.

Lealtad es explicar por qué en un puerto tan pequeño ha habido que construir una pasarela peatonal tan larga y tan cara para embarcar.

Lealtad es velar por el dinero público y la ampliación del puerto dudosamente responde a ese criterio.

El  presidente Imbroda puede contar con la lealtad de Guelaya-Ecologistas en Acción a estos principios.

Por ello  queremos manifestar lo siguiente, por duro que suene, pero por lealtad:

Las alegaciones que hemos realizado en el documento de síntesis del proyecto apelan a la sensatez y al sentido común.

Desde el punto de vista de la sostenibilidad económica, que los melillenses tengan claro que habrá que competir con el proyecto “real marroquí” de puerto al otro lado del Cabo Tres Forcas, porque estamos en una economía globalizada, y el capital no entiende de fronteras, y si Marruecos saca adelante su proyecto el nuestro está muerto. No hay  ningún dato aportado por la autoridad Portuaria de Melilla, una de las que acumula  los mayores déficits de todos los puertos de España, sobre ocupación de los muelles de Melilla que justifique una ampliación de este tipo.

Desde el punto de vista social, las empresas que hagan la obra, o el proyecto, no son de Melilla, por lo que nos tememos que no dejarán sus beneficios económicos en Melilla, contratarán a trabajadores transfronterizos, o abiertamente ilegales y, se podría asegurar sin miedo a errar, lo que dejarán serán migajas mediante subcontratas a empresas melillenses.

Desde el punto de vista ambiental, de todas las hipótesis que hemos recibido del MAGRAMA consideramos que solo sería necesario, y a largo plazo, plantear la reordenación del espacio interior del puerto, y, por supuesto, evaluar sus efectos ambientales.

Por último, debemos destacar que la frase “esto no hay quien lo pare”  choca frontalmente contra:

LEY 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

 Resolución de 13 de noviembre de 2009, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto Ampliación del puerto de Ceuta, fase tercera.

Orden FOM/2210/2010, de 19 de julio, por la que se aprueba el Plan de utilización de los espacios portuarios del Puerto de Melilla.

Resolución de 8 de febrero de 2011, de la Secretaría de Estado de Cambio Climático, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto Ampliación del puerto de Tarifa, Cádiz.

 Ley 11/2014, de 3 de julio, por la que se modifica la ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental.

 

Y todo esto en un comienzo de campaña electoral que decidirá si hay, o no hay, cambios en el poder político de la ciudad, esencia de cualquier posición democrática.

En conclusión, si se hace una gran obra pública, debe demostrarse  con anterioridad que es necesaria, de lo contrario no debe hacerse, porque de parecidos polvos sufrimos los lodos de todos conocidos, como autopistas sin coches, aeropuertos sin aviones, y ahora, previsiblemente, puertos sin barcos.

Guelaya Ecologistas en acción aceptará cualquier decisión  que cumpla con el Estado de derecho, pero, en caso contrario, hará lo que por lealtad tenga que hacer.

• Guelaya Ecologistas en Acción rectifica las declaraciones de Arturo Esteban sobre la ampliación del puerto.

Posted on

Asunto: Ampliación del puerto

Las declaraciones de Arturo Esteban sobre la ampliación del puerto no son ni precisas ni acertadas

 Ante las declaraciones aparecidas en los medios de comunicación locales hoy viernes 28 sobre el inicio del trámite del proyecto de ampliación del puerto de Melilla, y por “alusiones”, ya que hemos sido citados expresamente, queremos manifestar lo siguiente:

1.- Mantiene una línea que solo puede generar confusión en la opinión pública.

Año 2008: “El presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla, Arturo Esteban, recibió la noche del pasado miércoles el premio Ejecutivos, en la categoría Proyecto del Año, por el plan de ampliación del Puerto de Melilla hacia el mar…”

23.04.2009: “Puertos del Estado, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, ha confirmado a través de una nota remitida a esta Delegación (de Gobierno), que el proyecto de ampliación del puerto de Melilla presentado el pasado martes por la Autoridad Portuaria en el Palacio de la Asamblea no figura en el Plan Director de la entidad que preside Arturo Esteban.

14.05.10: “Estudio medioambiental: Por otra parte, el jefe del Ejecutivo local considera positivo que Puertos del Estado haya autorizado la realización del estudio de impacto medioambiental, un paso previo al proyecto técnico.”

14.07.12. “Las obras de ampliación del Puerto de Melilla comenzarán en 2015 después de que el proyecto se haya incluido en el programa de Puertos del Estado para el periodo 2013-2022. Así lo ha anunciado el presidente de la Ciudad, J. J . Imbroda.

21.06.13. “El presidente del Gobierno de Melilla, J. J . Imbroda, anunció ayer que las obras de la ampliación del puerto podrán comenzar en el año 2015, una vez se concluya el informe sobre impacto ambiental este año y se redacte el proyecto de ejecución.”

 Hace seis años que están rectificando lo que dijeron. Esto solo lleva a la confusión y a la pérdida de credibilidad. Ahora el proyecto comienza en el 2016.

2.- Proporciona datos erróneos

No existe 1 millón de Patella  ferruginea censadas en nuestro planeta, y mucho menos en Melilla. Ninguna publicación científica lo corrobora.

No se pretende ganar al mar 51 hectáreas. El documento de alcance habla de 35 en dos fases.

3.- Esconde datos reales. Instamos al presidente de la Autoridad Portuaria a que desglose los 175.000 euros que se ha gastado en informes medioambientales.

Que nosotros sepamos, la Autoridad Portuaria ha encargado a la Universidad de Granada un informe titulado “Estudio para la conservación de las poblaciones de Patella ferruginea en Melilla ante futuras obras de ampliación del puerto de Melilla”, que fue solicitado por nuestra asociación, se nos negó tener conocimiento del mismo, y posteriormente, cuando alguna persona apuntó a la Autoridad Portuaria que existe un derecho a la información ambiental ratificado por España, y que negarse a dar información ambiental no lo puede hacer ninguna entidad pública, se colgó en la web de la Autoridad Portuaria.

Además, conocemos de otro informe, también encargado a la Universidad de Granada, sobre las obras de mejora el puerto de Chafarinas,  que puede resultar esclarecedor sobre el efecto de trasladar a las lapas de sitio. Lo hemos pedido por escrito vía registro, y hasta el momento, siguen escondiéndolo.

Si se trata del proyecto Nereidas, nada tiene que ver con la Patella ni con la ampliación del puerto. El documento inicial encargado a una empresa no es un estudio medioambiental, es un requerimiento legal que la Autoridad Portuaria no ha querido encargar a su equipo técnico (¿desconfía Ud. de su equipo ambiental?) y prefiere “privatizarlo”, y que cueste más dinero público.  Entonces, ¿en qué se han gastado los 175.000 euros si los dos contratos con la Universidad de Granada apenas suponen una pequeña parte de esa cantidad?

4.- Las declaraciones son una prueba de que no se han leído los informes que se han encargado y que han costado dinero público.

La idea de que la especie se adapta a nuevos entornos no implica que se pueda hacer la ampliación en la escollera exterior. El informe encargado y pagado a la Universidad de Granada dice expresamente en su conclusión 2:  “La pequeña población de la nueva escollera del paseo marítimo de Horcas Coloradas pone de manifiesto la “juventud del sustrato”, pero también su idoneidad como hábitat conquistable. Pero ha de quedar claro que ese futuro pasa por la conservación de las poblaciones matrices  de los acantilados y la escollera NE del puerto comercial.”

Se puede apreciar que el informe encargado dice exactamente lo contrario de lo que el presidente de la Autoridad Portuaria ha entendido, en el remoto caso de que se haya leído las 109 páginas del informe, y haya llegado a la penúltima.

 

5.- Sigue aumentando el gasto público en un proyecto incierto

Debe quedar claro que los 600.000 euros que se van a gastar contratando a quién sea para que haga el proyecto, se hace sin ninguna garantía de que la evaluación ambiental que se inició en julio pasado sea positiva. El inicio de la evaluación ambiental está fijado por MAGRAMA en el plazo de 3 meses a partir de mediados de octubre. ¿Cómo vamos a evaluar el proyecto en el periodo de información pública a partir de enero si el proyecto que se va a redactar va a tardar casi un año en redactarse según el presidente de la Autoridad Portuaria?

6.- ¿Qué vamos a hacer?

El lunes por la mañana enviaremos al registro de la Autoridad Portuaria un escrito solicitando tener vista de los informes elaborados con los 175.000 euros, porque consideramos que nos corresponde, como sociedad civil, saber en qué se gasta el dinero público, y porque al tratarse de información ambiental, está sometido al derecho internacional sobre  información ambiental, ratificado por nuestro país.

 

La Autoridad Portuaria no es la única entidad que puede dirigirse al grupo de trabajo de la Patella ferruginea, en base a la “Estrategia de Conservación”. Nosotros también podemos, y no le quede la menor duda de que lo que decimos en Melilla, se sabrá fuera de Melilla.

Por último, Sr. Presidente de la Autoridad Portuaria de Melilla: Somos de Melilla, le estamos pagando su sueldo, y según nos dicen, Ud. pasa más tiempo en Sevilla que en Melilla. Haga el favor de enterarse de lo que está pasando, y justifique el sueldo que cobra.