evaluación de impacto ambiental

La ampliación del puerto es insostenible. Guelaya espera sensatez y una resolución ambiental negativa.

Posted on Actualizado enn

 

  • Todos los datos apuntan a una resolución negativa o a una obra técnicamente irrealizable

 

  • Hemos perdido una década en un camino equivocado

 

La reciente resolución de la evaluación de impacto ambiental del proyecto de ampliación de la desalinizadora ha puesto el listón muy alto. La presencia de Patella ferruginea en ese caso ha obligado a modificar el proyecto que además debe someterse a un calendario de trabajo muy apretado, ya que solo se podrán hacer trabajos marítimos desde el 16 de diciembre al 16 de agosto, para respetar el ciclo reproductor de la Patella. Y además, solo se podrá trabajar con buen tiempo, para asegurar que las barreras físicas retengan la turbidez.

 

Si en la ampliación del puerto se repiten estas obligaciones, prácticamente perderíamos los meses de diciembre a abril para trabajar, quedando unos pocos meses de trabajo al año que multiplicaría la duración de la obra de 3 años a 10.

 

El puerto-isla que se quiere hacer se fundamenta en crear una hipotética corriente que haga viables a las larvas de Patella de la escollera exterior, pero eso es una hipótesis que hay que probar, y los estudios que se sometieron a información pública no lo probaban, sino todo lo contrario.

 

Pero no solo son motivos ambientales y el sobrecoste que ello supone por lo que es insensato hacer esta obra, sino que económicamente también es insostenible.

 

Melilla ha pedido entrar en la unión aduanera. Con eso se acaba el puerto franco y las ventajas fiscales de una terminal de contenedores.

 

El Gobierno de Melilla ha decidido disminuir el contrabando, ajustándolo para que la frontera de Beni Enzar no se vea colapsada por porteadores y colas de coches, con lo que no existe previsión de aumento de mercancías en Melilla.

 

Las estadísticas de los últimos años apuntan a una disminución del movimiento tanto en viajeros como en mercancías. En el último trimestre la disminución de mercancías ha sido del 23.5%

 

La utilización de la ampliación para una terminal de cruceros ha quedado en suspenso recientemente en Melilla al saberse que el gremio profesional de los cruceros no considera a la ciudad preparada para una oferta competitiva de cruceristas.

 

El proyecto con el que tendría que competir el puerto de Melilla, el macropuerto de Nador West, sigue su curso.

 

El gasto que supone trasladar instalaciones a la nueva superficie portuaria si se hace, como Endesa, la incineradora o los depósitos de combustible ni siquiera se ha calculado.

 

El proyecto de ampliación es fruto de una mentalidad que ha provocado “pelotazos” y mucha corrupción, autopistas sin coches, aeropuertos sin aviones, terminales de contenedores vacías, y ahora puertos sin barcos en Melilla.

 

El Tribunal de Cuentas europeo valoró en uno de cada tres euros lo que se perdía en las obras portuarias europeas. Seguir con la ampliación del puerto es despilfarrar el dinero público.

 

Guelaya Ecologistas en Acción espera que no se presione a los técnicos que tienen que decidir sobre la evaluación ambiental, que son los que ha dispuesto el PP, ya que el periodo de alegaciones terminó el año pasado. Llevamos casi 6 meses de trámite y la resolución debe estar al caer.

 

En estas condiciones el Gobierno de España debe dejar de pensar en una quimera que solo ha provocado gastos millonarios y pérdida de tiempo porque se ha vendido todo el futuro de Melilla a la ampliación del puerto y ahora no hay ninguna alternativa prevista.

 

Con ello las inversiones urgentes que esperamos del Estado para educación, sanidad y asuntos sociales en el futuro no se verían retrasadas ni cuestionadas, y ya que no existe ninguna panacea para resolver el futuro económico de la ciudad, Guelaya propone hacer una economía circular e inversiones en medio ambiente, para variar.

puerto tormenta

 

 

 

 

¿Todavía no está claro lo que pasa con los Fondos Feder 2007-2013 en Melilla?

Posted on Actualizado enn

Ante la noticia aparecida recientemente en los medios nacionales y locales sobre irregularidades en los Fondos FEDER 2007-2013, en la Ciudad de Melilla, y otras dos CCAAs, con la consecuencia del bloqueo de los fondos, Guelaya-Ecologistas en Acción quiere manifestar lo siguiente:

Que denunciamos públicamente la modificación de los Fondos FEDER 2007-2013 hace un año, y que como consecuencia de las alegaciones presentadas por nuestra asociación en Melilla y en Madrid, ante el MAGRAMA y ante Hacienda, se ha reconocido que la modificación que se presentó incluía efectos significativos sobre el medio ambiente. Y este es para nosotros el problema principal, aunque ignoramos si existen otros problemas de tipo contable.

La Resolución de 18 de mayo de 2015, de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente, por la que se formula informe ambiental estratégico del programa Modificación del Programa Operativo FEDER de Melilla 2007-2013, publicada en el BOE el pasado 3 de junio del 2015,  permite aclarar  lo que está pasando con este dinero.

En la citada Resolución, el MAGRAMA resuelve que la  “Modificación del programa operativo FEDER de Melilla 2007-2013 puede tener efectos significativos sobre el medio ambiente, por lo que se considera necesaria la tramitación de la evaluación ambiental estratégica ordinaria….En cumplimiento de las previsiones del artículo 31.2 a) de la Ley de Evaluación Ambiental, se incluye, como anejo a esta Resolución, el Documento de Alcance del Estudio Ambiental Estratégico, lo que se comunica al Promotor del Programa para que continúe con la tramitación prevista en el artículo 20 y siguientes de la Ley de Evaluación Ambiental”.

La modificación se produjo a petición de PROMESA, como “ente instrumental”, que afirma en el documento de alcance hecho público por el MAGRAMA, no haber podido inyectar  dinero en las empresas locales en el plazo de 6 años asignados para ello, por lo que se propone pasar a promover con este dinero iniciativas de medio ambiente, defensa de biodiversidad y de la Red Natura 2000, entre otras.

Sin embargo, la Ciudad Autónoma, en contra de su propuesta, decide invertir el dinero en proyectos ya ejecutados y pagados años antes, como la remodelación del parque Hernández, lo que fue considerado por Guelaya Ecologistas en Acción una irregularidad y una estafa a los melillenses.

Por ejemplo, se quiere financiar el centro de interpretación Ramón Gavilán, cuando estaba construido desde hace algunos años, cerrado y finalmente, sustituido por el Museo del Fósil.

Para poder ahora realizar la evaluación ambiental de la modificación, se necesita, según la Resolución, un documento que incluya la siguiente información:

  1. Un esbozo de la modificación del PO de Melilla.
  2. Un diagnóstico ambiental del ámbito de aplicación.
  3. Una selección de alternativas y cómo influyen en el cumplimiento de los objetivos ambientales.
  4. Una propuesta de acciones que prevengan y reduzcan los efectos significativos adversos de las medidas contempladas en el Plan.
  5. El diseño de un programa de vigilancia ambiental para el seguimiento del cumplimiento y eficacia de las medidas adoptadas.
  6. Un resumen no técnico del EsAE, es decir, de la información facilitada en los epígrafes anteriores.

Y después, salir a información pública, para que los interesados presentemos nuestras alegaciones.

Quizás el problema haya sido pensar que la evaluación ambiental a la que obliga la Resolución se inicia de forma espontánea, o se puede obviar, o es una tontería de los ecologistas, incluso siendo dinero europeo.

Ahora solo es necesario saber quién es el organismo promotor que debe continuar el procedimiento, para que haga su trabajo y no se pierda este dinero, que por primera vez, se destina a conservación de biodiversidad.

¿Quién es el órgano promotor de los fondos Feder de la Ciudad de Melilla? Si se pierde el dinero, será su responsabilidad.

Rosa centro interpretación