Área de consumo

Guelaya solicita la inclusión en los programas electorales de los partidos políticos de estos: “Cinco consejos para reducir la exposición a los contaminantes hormonales”

Posted on

  En comedores escolares y de hospitales, en los parques municipales y en la limpieza de espacios públicos, la reducción de contaminantes hormonales está también en manos de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. De cara a las elecciones locales y autonómicas de mayo, cerca de una veintena de organizaciones, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción, han elaborado un catálogo de cinco medidas para limitar la exposición a estas sustancias relacionadas con el incremento de enfermedades graves.

hormonales

Los contaminantes hormonales se encuentran en plaguicidas, plásticos, cosméticos, productos de higiene y otros artículos de uso cotidiano. Se caracterizan por alterar el funcionamiento normal de nuestro sistema hormonal, encargado, entre otras muchas funciones, de regular el desarrollo. Por ello es de especial relevancia reducir la exposición de mujeres embarazadas, niños y adolescentes a estas sustancias, por ser los sectores de población más vulnerables.

La exposición de la población a contaminantes hormonales presentes en el ambiente está relacionada con el incremento de importantes daños a la salud y enfermedades, incluyendo problemas de salud reproductiva (ej., infertilidad, malformaciones congénitas), tumores y otras enfermedades en órganos hormono-dependientes (mama, próstata, testículo, tiroides), enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad), enfermedades inmunológicas y alteraciones en el desarrollo del sistema neurológico, entre otras, según advierte un estudio reciente de la Organización Mundial para la Salud.

Tanto los ayuntamientos como las comunidades autónomas pueden y deben implantar medidas para reducir la exposición de la población a estos contaminantes. Cinco medidas sencillas, de bajo coste, pero de gran repercusión en la salud, deberían ser implementadas por gobiernos municipales y autonómicos con la participación de organizaciones sociales:

  1. Promover el uso de productos limpios a través de contratas y compras públicas

Las Administraciones públicas españolas gastaron en obras, bienes y servicios 165 mil millones de euros en 2011, siendo, con diferencia, el principal agente del mercado. La limitación de la presencia de contaminantes hormonales y otras sustancias preocupantes en las contratas y compras públicas, no solo reducirá la exposición de los trabajadores y usuarios de centros públicos, incluyendo centros escolares y sanitarios, además impulsará la presencia de productos más seguros en el mercado, y apoyará así a las empresas que se han comprometido ofreciendo productos más limpios y seguros.

  1. Fomentar el consumo de alimentos con baja presencia de contaminantes en guarderías, comedores escolares y centros hospitalarios

La alimentación es una de las principales vías de exposición a sustancias tóxicas. Una dieta variada, que persiga reducir el consumo de pescados y carnes grasas; favorecer alimentos orgánicos; evitar envases plásticos; y calentar y cocinar alimentos en envases y utensilios de vidrio o metal reduce la exposición a contaminantes hormonales. Las Administraciones municipales y autonómicas pueden implantar estas medidas directamente en todos los comedores escolares y de centros sanitarios bajo su responsabilidad y fomentar la aplicación de estas medidas en centros privados.

  1. Evitar el uso de plaguicidas en espacios públicos

La fumigación de parques y jardines, el uso de herbicidas en espacios públicos, la fumigación de centros escolares, centros sanitarios y otros espacios públicos cerrados exponen, innecesariamente, a la población a contaminantes hormonales. Existen numerosos métodos de lucha contra plagas y de control de malas hierbas que no utilizan sustancias químicas tóxicas. La implantación de estas medidas además favorecerá su uso también en espacios privados.

  1. Informar y formar a sanitarios, educadores y periodistas

Los profesionales en contacto con familias, jóvenes, niños y adolescentes, como son los médicos de familia, pediatras, matronas y enfermeras, deben estar adecuadamente informados de los riesgos para la salud de la exposición a contaminantes hormonales y estar capacitados para ofrecer recomendaciones para reducir la exposición a sustancias tóxicas, al igual que hacen ya en otros países europeos. También los periodistas y comunicadores deben estar informados y formados para poder ofrecer una información veraz y contrastada a la población.

  1. Reducir el uso del automóvil en desplazamientos cortos

Un 80% de la población española respira aire contaminado. Los desplazamientos en automóvil en nuestras ciudades son la primera causa de esta contaminación. Tanto los humos diésel, como otros contaminantes presentes en las emisiones de los coches, tienen capacidad de alterar el sistema hormonal. La información a la población sobre los efectos de la contaminación sobre la salud, las principales fuentes de contaminación del aire y medidas para reducirla, junto con el apoyo a la movilidad sostenible reducirán de forma ostensible este problema.

Firmado:

  • Amigos de la Tierra
  • ADAEC (Asociación De Afectadas de Endometriosis)
  • ADESPA (Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Aragón)
  • AFIGRANCA (Asociación de Fibromialgia de Gran Canaria)
  • Asociación de Estudios Geobiológicos (GEA)
  • Asociación Española de Educación Ambiental
  • Asociación Vida Sana
  • CAPS (Centro de Análisis y Programas Sanitarios)
  • CCOO (Comisiones Obreras)
  • CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios)
  • Colectivo otra Biología
  • Ecohabitar
  • Ecologistas en Acción
  • FENAER (Federación Nacional de Asociaciones de Enfermedades Respiratorias)
  • Fodesam (Fondo para la Defensa de la Salud Ambiental)
  • Fundación Alborada
  • Fundación Vivo Sano
  • UGT (Unión General de Trabajadores)

¿QUIÉN LIMPIARÁ ESTA BASURA?

Posted on

Playa San_Lorenzo_15_02_15_1

CADA AÑO OCHO MILLONES DE TONELADAS DE PLÁSTICOS VAN A PARAR AL MAR

 

El pasado domingo 15 de febrero la orilla de la playa de S. Lorenzo presentaba un aspecto desolador. A cincuenta metros de esta orilla todos los veranos ondea una bandera azul. Según la empresa privada que la concede testifica que la playa de Los Cárabos es una maravilla medioambiental y de servicios. Una foto similar a esta se podrá obtener en cualquiera de nuestras playas en más de un momento del año.

Nuestras playas acumulan cada año una cantidad creciente de residuos que, en parte, van siendo retirados por algunos planes de empleo y vuelven a salir, cada vez más, con los sucesivos temporales.

Buena parte de la basura llega a través del río; pero no es nada despreciable la ingente cantidad de envases, bolsas, excrementos de animales y basuras diversas que llegan procedentes de nuestras manos en los diques, en la orilla, en la arena…

El nuevo gobierno que entre en la ciudad en las próximas elecciones locales y autonómicas debería tener como prioritario un plan integral de limpieza y mantenimiento de nuestras costas y fondos marinos.

El principal problema de este basurero no es el estético. Según revela un reciente estudio científico de universidad de Georgia de Estados Unidos cada año ocho millones de toneladas de plásticos van a parar al mar.

En los océanos la contaminación por materiales plásticos, es ya la más preocupante de todas. Los plásticos, en forma de pequeñas partículas  alcanzan los sedimentos marinos para quedarse durante centenares de años, producen la muerte de muchos animales marinos y se incorporan a la cadena trófica con la que nos alimentamos los humanos. No es descabellado suponer  que con las sardinas y las merluzas nuestros hijos comerán poliestireno; y no sabemos las consecuencias.

  • En el ámbito local se pueden adoptar medidas que ya están en marcha en el resto de España o en Europa:
  • Es preciso disminuir radicalmente el uso de bolsas de plástico. Una práctica que funciona muy bien es obligar al consumidor a pagar por cada bolsa de plástico. Esto promueve que el comprador vaya con su propia bolsa a la compra.

Reduce, reduce, reduce. Las tres erres ecologistas se refunden en una sola.

Posted on

día sin compras

El actual modelo consumista constituye un privilegio del 20% de la población mundial que se asienta sobre el agotamiento de los recursos naturales y el empobrecimiento de la población restante. El consumismo es una expresión más de la organización social y económica del mundo globalizado, que se caracteriza por la concentración de la riqueza, la exclusión de la mayoría por una minoría privilegiada y la destrucción de los recursos naturales con la finalidad de obtener un lucro a corto plazo.

Además, la tiranía consumista ha creado en los países del Norte una sociedad hedonista, pasiva y acrítica, insatisfecha consigo misma, que necesita seguir comprando compulsivamente y de forma repetitiva con el triste objetivo de conseguir el producto que llene el hueco que ha generado el propio sistema.

El 28 de Noviembre en Ecologistas en Acción proponemos  el día “sin compras”. Con ello queremos resaltar la importancia de  que como consumidores no nos dejemos arrastrar por la vorágine del “consume hasta morir”.

En Guelaya-Ecologistas en Acción si tuviéramos que elegir entre las tres famosas erres de Recicla, Reutiliza, Reduce, elegiríamos como más importante, sin lugar a dudas,  la de REDUCE.

El sistema neoliberal que nos guía ya ha demostrado con creces su capacidad de engullir las críticas y volverlas a escupir, adaptadas a sus principios devoradores. Esto se puede constatar fácilmente en la moda sin ir más lejos.

La ropa usada y gastada que vestían tantos asalariados que luchaban por los principios de igualdad se nos ha comenzado a vender nueva, con simulaciones de rotos, de pliegues marcados a precios desorbitados. Los cambios ideológicos que tratan de surgir a partir de movimientos de base, se nos devuelven descafeinados y adornados por elementos que se nos incita a comprar.

Te aconsejan que cambies de coche antes de los diez años, así podrás comprar uno que contamina menos. Nos contaminan el agua para vendérnosla embotellada, pero, para que no te preocupes te ponen al lado contenedores para reciclar. El reciclado está adoptándose como excusa para poder comprar más.

La R de “reutiliza” también está siendo absorbida por el sistema. Podemos ver infinidad de  adornos innecesarios aprovechando otras tantas cosas inútiles. Reutilizar puede ser muy “fashion” y es importante hacerlo, pero lo más importante, lo verdaderamente importante  es reducir el consumo de materias primas.

No podemos comprar tantos productos con envase de usar y tirar, no podemos consumir tanta energía, no podemos tirar a la basura tanta comida, no podemos comprar ropa nueva cada temporada, no podemos irnos de viaje a miles de kilómetros cada vacaciones, no podemos gastar tanta agua, no podemos cambiar de móvil y de ordenador continuamente, no podemos hacer muchas cosas porque estamos engordando la más peligrosa de las burbujas, la de la sostenibilidad. Y cuando estalle, que lo ha empezado a hacer ya, la crisis medio ambiental la pagaremos todos, pero sobre todo la pagarán más encarecidamente los más débiles.

Hoy día tenemos muchas necesidades malamente cubiertas: educación, sanidad, vivienda, pensiones; pero, al mismo tiempo nos sobra de todo. Nos hemos dejado aletargar por el consumo y hemos olvidado nuestra capacidad de lucha. Nos engañan y nos dejamos engañar.

No podemos seguir consumiendo al ritmo actual porque nuestro planeta no es infinito. Para que todos podamos vivir es preciso que algunos vivamos con menos. Y puede hacerse.

El cuento chino de la bandera azul

Posted on Actualizado enn

 

La bandera azul que ondea en la playa de los Cárabos es un signo que, según la empresa privada que lo concede, en nuestro caso Adeac, debería ir asociado a unas aguas de baño y una playa impecables desde el punto de vista de sostenibilidad ambiental, limpieza, participación ciudadana y seguridad. La empresa Adeac considera imperativos esos requisitos hasta el punto de que si un año no se cumple alguno de ellos, el año siguiente no se concede la bandera azul.

Guelaya-Ecologistas en Acción quiere denunciar a la opinión pública que en nuestras playas, ninguna cumple no uno sino muchos de los requisitos necesarios para que ondee la bandera azul; a saber y sin ser exhaustivos:

El agua de baño debe ser analizada al menos ocho veces al año. El punto de recogida de la muestra de agua debe estar marcado públicamente en la costa y los resultados de los análisis deben exponerse en una zona muy visible para los bañistas, preferiblemente en las pasarelas  de acceso a la playa o junto a los socorristas. En Melilla hay un cartel junto a una de las casetas del personal de playa, en el que nadie o casi nadie repara y donde las casillas en que debe figurar la fecha del análisis y los resultados de indicadores de aguas fecales están perpetuamente vacíos. No se hacen análisis o no se exponen los resultados.

En el control de los parámetros físico-químicos del agua de baño se especifica que debe existir ausencia de de contaminación flotante como plásticos, botellas, vidrios, contenedores y cualquier otra sustancia. Los melillense a veces tenemos que apartar con la mano los cúmulos de suciedades flotantes que hay en el agua para poder meternos en ella. No es raro ver a los bañistas andar por la orilla hasta encontrar un sitio limpio para entrar al agua. Nuestras aguas de baño están sucias muchas veces.

Debe haber ausencia de vertidos o de basura que puedan afectar a la playa o su entorno. El río de Oro es objeto de numerosos vertidos de escombros y basura por parte algunos melillenses. Esto unido a las basura que vienen de Marruecos lo convierten en un enorme foco de contaminación para la playa y su entorno. Nuestros gestores no mueven un dedo por solucionar este problema.

Las rieras y salidas de agua de tormenta a la playa deben estar permanentemente limpias. Tras lluvias intensas la limpieza de la zona debe ser diaria. Después de un fuerte levante o de lluvias torrenciales la desembocadura del río de Oro, y de toda la playa es un enorme cúmulo de basura que permanece allí durante muchos días.

 

Debe constituirse un Comité de Gestión de la Playa constituido por autoridades locales, sector hotelero, ONGS, socorristas y trabajadores de educación medioambientalEste comité estaría encargado de hacer auditorías ambientales. ¿Alguien lo conoce?

 

La playa y su entorno deben estar limpios y bien mantenidos en todo momento. Como bien sabemos los melillenses la playa solo está limpia en verano, y algún aspecto de su entorno, como los diques que se adentran en el agua, están llenos de basura todo el año.

 

Cuando vemos que la bandera azul no debería ondear y sin embargo ondea, en Guelaya nos preguntamos qué hay detrás de este engaño. ¿Sucede en Melilla como se rumorea de otros municipios que las banderas azules se compran? ¿No es más ético y daría mejor servicio a la ciudadanía hacer un plan integral de limpieza de nuestro litoral y nuestros territorios periféricos?

¿Cuándo se limpiarán los enormes cúmulos de bolsas de plástico que hay depositados en el fondo de nuestra bahía? ¿Cuándo se establecerá un plan de limpieza y vigilancia permanente de vertidos en el río? ¿Cuándo se hará una limpieza a fondo de los diques y se perseguirá que nadie deposite basuras en ellos? ¿Cuándo se controlarán los residuos de los botellones en la playa? ¿Cuándo se hará una campaña de concienciación ciudadana? Guelaya estaría encantada de participar en una auténtica política medioambiental de nuestras playas. Mientras tanto seguiremos denunciando los cuentos chinos con que quieren dormirnos.

DSC00707 DSC00709 DSC00716

La contaminación está dentro de nuestros cuerpos. Un nuevo problema ambiental, los disruptores endocrinos

Posted on

La contaminación está dentro de nuestros cuerpos. Un nuevo problema ambiental, los disruptores endocrinos

Guelaya-Ecologistas en Acción Melilla

Nuestra asociación, como parte de Ecologistas en Acción, junto con organizaciones de consumidores y sindicales españolas, se han unido al llamamiento de 3.800 investigadores y profesionales de la salud pública españoles que exigen la reducción de la exposición a sustancias que alteran el sistema hormonal.

En una carta remitida a la ministra de Sanidad, Ana Mato, y al titular de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, los firmantes han expresado su honda preocupación por los efectos sobre la salud humana y ambiental causados por los EDC (siglas en inglés de disruptores endocrinos). Están relacionados con problemas de salud reproductiva (infertilidad, malformaciones congénitas), tumores y otras enfermedades en órganos hormono-dependientes (mama, próstata, testículo, tiroides),enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad), enfermedades inmunológicas y alteraciones en el desarrollo del sistema neurológico, entre otras.

 

La preocupación es compartida por la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS), que reúne 12 sociedades científicas y 3.800 profesionales y científicos del campo de la Salud Pública. En un escrito reciente, destacaban que “numerosos estudios han mostrado la presencia de decenas de EDC en la población española, incluyendo mujeres embarazadas y niños. En España los niveles corporales o concentraciones en el organismo de las personas de ciertos EDC (la llamada ‘contaminación interna’) son muy superiores a los de otros países”.

 

Guelaya Ecologistas en Acción quiere recordar a la opinión pública que los estudios científicos sobre el peligro de los EDC vienen de lejos : La OMS ha publicado en 2012 un informe sobre “Estado de la Ciencia de los Disruptores Endocrinos Químicos”. En él se considera demostrado a través de estudios de laboratorio que la salud humana, así como la de algunas especies de animales, está siendo afectada adversamente por la exposición a los disruptores endocrinos.

Por otro lado, después de muchos retrasos, el Comité de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo respaldó la eliminación parcial de compuestos químicos cancerígenos y otros disruptores endocrinos de los dispositivos médicos. A partir de 2020, los materiales empleados en el tratamiento de recién nacidos, embarazadas y lactantes no podrán contener estos compuestos. Se deberán eliminar también de los demás dispositivos médicos si existen alternativas. Y por otro lado los trabajos efectuados por la comunidad científica desde 2002, publicados en reportajes por la Agencia Europea de Medio Ambiente, concluyen que hay evidencias de procesos reproductivos adversos como infertilidad, cáncer, malformaciones, por exposición a los EDC, así como otros efectos de disfunciones en el tiroides, el cerebro, la obesidad y la insulina.

Los EDC aparecen en numerosas sustancias tales como pesticidas, aditivos de los plásticos y cosmética. Algunos ejemplos serían: La Atracina, presente en herbicidas utilizados en agricultura, afecta al desarrollo sexual masculino, el metoxicloro, utilizado como insecticida en la agricultura, afecta al sistema inmune, el metilibencilideno, presente en protectores UVA, afecta al sistema inmunológico, el nonilfenol, presente en detergentes, afecta al metabolismo de la tetosterona, los parabenos, utilizados en productos de cosmética y de higiene , afectan a la organización el tejido uterino.

Según el informe de la OMS, los efectos de los EDC dependen de dos factores: tiempo y etapa humana de exposición, siendo especialmente crítica la del desarrollo, tanto infantil como embrionario, que sería el caso del embarazo. En estas etapas producen lesiones irreversibles, pero se ha observado que los efectos de la exposición grave a los EDC pueden no aparecer hasta muchos años después, incluso los efectos de la exposición dentro del útero a los EDC pueden hacerse evidentes en la descendencia en lugar de los individuos expuestos. Parece ser que muchos cánceres hormonales como el de mama, próstata, testículo, ovario y endometrio pueden tener su origen en la elevada sensibilidad a los EDC durante la etapa fetal y la pubertad.

Los EDC no afectan solamente al los humanos, hay muchas evidencias de etapas vulnerables en muchos animales como los saltamontes, anfibios y reptiles, que son extremadamente sensibles a la exposición de los EDC.

No es posible establecer un umbral de exposición segura, un límite tal que para dosis de exposición inferiores pudiéramos considerar que los EDC no son perjudiciales porque la sensibilidad a los efectos varía de un individuo a otro. En cualquier caso se ha comprobado que dosis elevadas no significan necesariamente mayores efectos adversos. Pueden provocar efectos tóxicos a dosis altas, ningún efecto a dosis intermedias y efectos adversos a dosis bajas o viceversa. Por otra parte también se ha comprobado que el efecto negativo puede ser el resultado de la acción combinada de diversos compuestos, que a nivel individual no presentan efectos negativos, pero que combinados pueden desencadenar los efectos adversos.

Por todo Ecologista en Acción junto con el resto de organizaciones firmante de la carta reclaman a la ministra de Sanidad que es urgente implantar políticas para reducir el riesgo que los alteradores hormonales causan en la salud, incluyendo:

  • Formación de profesionales sanitarios y del ámbito educativo, en particular de aquellos en contacto con mujeres embarazadas y niños.
  • Información ciudadana sobre medidas para reducir la exposición a EDC.
  • Eliminación del uso de EDC en contratas y compras públicas (Ej. mantenimiento de edificios y carreteras, jardinería, guarderías, colegios, etc.).
  • Prohibición de la exposición laboral a EDC de trabajadoras embarazadas y lactantes.
  • Campaña de prevención de la exposición laboral a EDC.
  • Prohibición de EDC en materiales y productos en contacto con alimentos y en artículos y productos de uso infantil.
  • Apoyar la investigación sobre exposición a EDC en España y cómo prevenirla.

.